Creando Lazos (Apertura) - Promesa de Nifl

- Ylgr: Buenos días, Gunnthrá.
- Gunnthrá: ¿Cómo es que estás despierta tan temprano, hermanita? ¿Has tenido una pesadilla?
- Ylgr: No, pero sí un sueño extraño... Era de noche y nosotras, Fjorm y Hríd estábamos sentados al calor de una fogata en un bosque. Había alguien más, pero no reconocí quién era. Llevaba una capucha...
- Gunnthrá: ¿Juntos alrededor de una fogata? Qué agradable... Mmm, ¿quién sería la misteriosa figura encapuchada?
- Ylgr: No sé, pero estaba observándonos. No es que diera miedo, pero tampoco se comportaba de forma normal.
- Gunnthrá: Hermanita..., me pregunto si no tendrás el mismo poder sobre los sueños que yo. Esa persona podría ser importante para nosotros más adelante.
- Ylgr: ¿Crees que lo tengo? En ese caso, si vuelve a aparecer en mis sueños, le preguntaré quién es.
- Hríd: Saludos de buena mañana, Gunnthrá... ¡e Ylgr!
- Ylgr: ¡Hríd, Fjorm! ¡Buenos días!
- Fjorm: ¡Qué raro! Normalmente, a estas horas todavía estás durmiendo.
- Hríd: Gunnthrá, tenemos que hablar, hermana mía. Parece que nuestros temores se han hecho realidad... Surtr avanza hacia nosotros con las hordas ígneas de Múspell.
- Gunnthrá: ¡No! Tenía la esperanza de que mis temores fueran infundados... ¿Qué será de Nifl ahora?
- Ylgr: ¿Habrá una guerra, Hríd?
- Fjorm: Estate tranquila, Ylgr. Nifl, la dragona de hielo, nos protege.
- Hríd: Nuestro reino está rodeado de montañas nevadas que han repelido invasiones durante milenios.
- Ylgr: ¿Ah, sí? Entonces, ¿de verdad no tenemos nada que temer?
- Fjorm: Lo mejor que puedes hacer es rezar, Ylgr. Por Nifl, por nuestra familia, por la paz.
- Ylgr: ¡Cuenta con ello! Haré lo que me digas con tal de ayudar.
- Gunnthrá: Espero que esta tormenta pase sin mayores consecuencias, pero... Yo...
- Hríd: Hermana...

Creando Lazos (Apoyos) - Promesa de Nifl

» Princesa glacial Fjorm
[Apoyo C]
*Fundido a blanco*
- Fjorm: ¡Aaah! ¡Cómo quema! ¡Aaah! ¿Dónde estoy? ¿Qué es este océano de llamas?
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Sois una panda de debiluchos. ¡Merecéis morir abrasados!
- Hríd: ¡Aah!
- Gunnthrá: ¡Au!
- Ylgr: ¡Hríd, Gunnthrá, Fjorm! ¡Ayudadme!
- Fjorm: ¿Ylgr? ¡Hríd, Gunnthrá! ¿Dónde estáis?
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! ¡Sentid cómo las llamas devoran vuestras almas!
- Fjorm: ¿Cómo puedes ser tan cruel? ¿Cómo eres capaz de reírte de tus víctimas? No eres humano, ¡eres un demonio!
- Surtr: Los débiles deben morir, así es como debe ser. ¡Y ahora os toca a vosotros! ¡Os voy a reducir a cenizas!
- Sharena: ¡Ni lo sueñes!
- Anna: ¡No lo permitiremos!
- Fjorm: ¿Quiénes…?
- Alfonse: ¡Debemos salvar a la princesa Fjorm! ¿Qué propones, Avatar?
- Fjorm: ¿Habéis venido a… salvarme? ¿Quiénes sois? ¿Quiénes…?
*Fundido a blanco*

[Apoyo B]
- Fjorm: Ylgr, ¿podemos hablar?
- Ylgr: Pues claro, Fjorm. ¿Qué pasa? Si necesitas algo, solo tienes que decírmelo.
- Fjorm: Quería preguntarte por ese sueño del que me hablaste.
- Ylgr: ¿Ese en el que vi a una persona desconocida?
- Fjorm: Sí, ese. Dijiste que en tu sueño estaba con nosotros. Me gustaría saber de quién se trata.
- Ylgr: Hemos hablado muchas veces en sueños, pero cuando me despierto se me olvida todo. Desde que tuve ese primer sueño hemos vuelto a hablar varias veces, pero aún no sé quién es. ¿Por qué quieres saberlo? ¿Tú también has tenido un sueño extraño?
- Fjorm: Sí y mucho. Pero no recuerdo casi nada. Lo único que recuerdo es que alguien me salvó de un gran peligro.
- Ylgr: Vaya, qué miedo. Si quieres podemos dormir juntas hoy. Así no estarás sola.
- Fjorm: No hace falta, estoy bien, pero gracias, hermanita.
- Ylgr: A lo mejor hemos soñado con la misma persona…
- Fjorm: Sí. Gunnthrá tiene más control que nosotras sobre los sueños. Quizá ella sepa de quién se trata. Sospecho que su futuro y el de Nifl están estrechamente ligados.

[Apoyo A]
- Fjorm: ¿Tú también has tenido sueños extraños?
- Hríd: Sí. Sueño que estoy teniendo una conversación muy intensa con alguien. Creo que sobre el futuro de Nifl, pero cuando me despierto no recuerdo ni una palabra. Todo desaparece.
- Fjorm: A mí me pasa lo mismo. Creo que estos sueños son importantes, pero tampoco puedo recordarlos.
- Hríd: Hablé de esto con Gunnthrá y cree que poseemos una pequeña parte de su poder onírico. Me dijo que estos sueños podrían darnos pistas sobre el futuro de Nifl.
- Fjorm: Eso quiere decir que la persona que se nos aparece en sueños es importante para el futuro de Nifl. Múspell podría invadirnos mañana mismo. Quizá estos sueños nos están advirtiendo de que pronto va a darse una situación crítica.
- Hríd: Los sueños no dejan de ser eso, sueños. No cambian la realidad. Aunque tratemos de interpretarlos… Lo mejor que podemos hacer es prepararnos para luchar en el mundo real.
- Fjorm: Por supuesto, tienes razón. Es nuestra responsabilidad defender Nifl y a su gente.

[Apoyo S]
*Fundido a blanco*
- Fjorm: Me siento… rara. ¿Estoy soñando? Me acuerdo de ti. ¡Ah, sí, eres Avatar! ¿Qué tienes que ver con Nifl? ¿Llegaremos a conocernos algún día?
- Alfonse: Sí, os conoceréis.
- Fjorm: También me acuerdo de ti… y de todos vosotros. Una vez me salvasteis en un sueño.
- Anna: Princesa Fjorm, te esperan muchos encuentros y separaciones.
- Sharena: Y desde el punto en el que estamos ahora, no podemos divisar el futuro.
- Fjorm: ¿Qué queréis decir?
- Alfonse: Que el futuro no está escrito y todavía no sabemos de qué forma se cruzarán nuestros caminos.
- Anna: Lo que podemos asegurarte es que somos tus aliados. No te rindas pase lo que pase.
- Sharena: Cuando por fin nos encontremos, te ayudaremos en todo lo posible, no lo olvides.
- Fjorm: Estos sueños no son malos… Me has traído aliados y parece que traerás más. Gracias, Avatar. Aunque sea inevitable que Múspell arrase nuestro reino, no perderé la esperanza. Seguro que olvidaré todo esto al despertar, pero vuestras palabras se me quedarán grabadas. No me doblegaré ante Múspell. Me enfrentaré al destino y avanzaré segura hacia el futuro. Sé que hay esperanza, aunque puede que se encuentre más allá de las llanuras nevadas de mi tierra…
*Fundido a blanco*

» Voz de ensueño Gunnthrá
[Apoyo C]
- Fjorm: ¡Gunnthrá! Hoy es la noche del rito onírico, ¿no?
- Gunnthrá: He ido al templo a rezarle a Nifl, la dragona de hielo.
- Ylgr: Me muero por saber quién es esa persona a la que vas a ver en tus sueños… En cuanto me despierto se me olvida todo lo que he soñado, pero con tus poderes seguro que tú te acuerdas. ¡Qué envidia! Tiene que ser muy guay.
- Hríd: El rito onírico siempre ha estado ligado al destino de Nifl. Espero que consigas mucha información que pueda sernos útil.
- Ylgr: ¡Buena suerte!
- Gunnthrá: Gracias, Ylgr. Quizá esté a punto de conocer a la misma persona con la que has estado hablando en sueños.
- Fjorm: Rezaré porque todo vaya bien, hermana.
- Gunnthrá: Gracias, Fjorm. Tengo ganas de encontrarme con esa persona que está ligada a mi destino.

[Apoyo B]
*Fundido a blanco*
- Gunnthrá: ¿Dónde estoy? Este reino…
¡Ah! Eres tú. Encantada de conocerte.
Soy la princesa mayor de Nifl, el reino de hielo. Me llamo Gunnthrá.
Gracias a un antiguo rito puedo hablar contigo en mis sueños.
Estamos dentro de mi sueño, pero… tú también lo estás soñando, ¿verdad?
Te encuentras en otro lugar, muy lejos de Nifl, mi hogar.
Te veo con total nitidez.
Veo tus rasgos, tu ropa, cada mínimo detalle.
Agradezco que hayas respondido a mi llamada.
A partir de ahora solo tú aparecerás en mis sueños.
Empiezo a despertar…
Debemos despedirnos…
Hasta pronto…
*Fundido a blanco*

[Apoyo A]
*Fundido a blanco*
- Gunnthrá: Estás aquí…
Esperaba que volviésemos a vernos en sueños.
Siento que posees un gran poder, muy diferente del que pueda hallarse en Nifl.
Aunque estamos aquí hablando, eso no quiere decir que tu presente y el mío sean el mismo.
Creo que puedes hablarme desde cualquier dimensión temporal: pasado, presente o futuro.
En estos momentos, nuestro reino, Nifl, corre un gran peligro…
Pero tú sabes qué nos depara el futuro, ¿verdad?
¿Podrías ayudarme a que sea un buen futuro?
Daría lo que fuera a cambio de salvar Nifl. Dejaría nuestro futuro en tus manos.
Por favor, guía a mis seres queridos, a mi hermano, a mis hermanas y a mi madre. Te lo ruego.
No te pido más que eso.
Por favor…, trae esperanzas a Nifl.
*Fundido a blanco*

[Apoyo S]
*Fundido a blanco*
- Gunnthrá: ¿Cuántas veces nos hemos encontrado en sueños?
No soy más que una de las muchas personas de distintos mundos que te piden ayuda.
Y aun así me has elegido a mí.
Me aferro a ese hilo de esperanza, a este milagro que nos une.
Algún día nos encontraremos aquí, en Nifl.
Para prepararnos para ese día, necesito saber tu nombre, que quedará escrito en nuestros destinos.
¿Te llamas Avatar?
Sí, Avatar… No olvidaré ese nombre. Nuestros destinos están unidos.
Cuando nos encontremos, tú nos allanarás el camino a la victoria y yo lo daré todo para lograrla.
Estoy segura de ello.
No me asusta lo que me pueda ocurrir. Tengo ganas de conocerte en persona, Avatar.
*Fundido a blanco*

» Hoja glacial Hríd
[Apoyo C]
*Fundido a blanco*
- Hríd: Qué sensación tan extraña… ¿Estoy soñando?
¡Quién anda ahí? Esa capucha…
Eres la misma persona que se le aparece a Ylgr, ¿verdad?
Aunque esto solo sea un sueño, quizá sea importante.
Yo soy Hríd, príncipe de Nifl. ¿Cómo te llamas tú?
Así que Avatar… Es la primera vez que nos vemos, pero me resultas familiar.
Siento una conexión entre nosotros. Es como si te conociera de antes, y tú también pareces conocerme.
*Fundido a blanco*

[Apoyo B]
*Fundido a blanco*
- Hríd: Hola, Avatar.
Parece que solo nos vemos en sueños…
Es extraño… Al despertar me olvido de ti, pero en cuanto vuelvo a soñar, de repente lo recuerdo todo.
Está claro que no comparto el poder onírico de mi hermana Gunnthrá.
Perdona si he sido seco contigo. Una terrible amenaza acecha mi país y no puedo pensar en otra cosa.
Tú en cambio pareces tranquilo. Imagino que en tu mundo no hay guerras.
No, ya veo que me equivoco. Sí que sabes lo que es la guerra.
Ningún mundo está libre de conflictos.
La gente de mi reino, Nifl, no es combativa.
Evitamos los conflictos porque no queremos perder ni una sola vida.
*Fundido a blanco*

[Apoyo A]
*Fundido a blanco*
- Hríd: Hace tiempo que no hablamos, Avatar.
Es curioso, solo te me apareces cuando estoy preocupado.
Surtr, el rey de Múspell, nos ha invadido y no sé si Nifl será capaz de detenerlo.
Sobre mí recae la responsabilidad de salvar Nifl y a mi familia.
La verdad es que creo que, por mucho que nos preparemos, no lograremos derrotar a Surtr.
Cuando despierte tendré que atender mis deberes y levantar la moral de la gente.
Este es el único lugar donde puedo confesar mis dudas acerca de nuestras posibilidades.
Cuando estoy contigo no soy capaz de esconder mis sentimientos.
¿Será porque estoy en un sueño? ¿O es que me tiras de la lengua?
Supongo que te me apareces por algún motivo.
Sea cual sea, no me cabe duda de que el futuro de Nifl depende de tí.
*Fundido a blanco*

[Apoyo S]
*Fundido a blanco*
- Hríd: Nos encontramos una vez más, Avatar.
Me alegro. Es posible que sea la última vez que nos veamos así.
Surtr nos ha invadido y mañana debo partir hacia el campo de batalla.
Su ejército es mucho más poderoso que el nuestro, pero si lográsemos acabar con Surtr, Nifl podría resistir.
Debo derrotar a Surtr aunque me cueste la vida.
Me sacrificaría sin pensarlo con tal de proteger a la gente de Nifl.
Todo está a punto. He entregado Leiptr, la lanza de hielo, a Fjorm.
Mis hermanas están preparadas para liderar a las tropas de Nifl si algo me ocurriera a mí.
¿Por qué niegas con la cabeza?
¿Que tire mi vida por la borda?...
¿Y si no me queda otra alternativa? Debo proteger a mi familia, y con tal de lograrlo estoy dispuesto a morir.
¿Crees que, si unimos nuestras fuerzas, no tiene por qué morir nadie? Tal vez tengas razón.
Me he centrado en pensar en cómo podía protegerla, pero quizá haya otra forma de hacer las cosas.
Gracias, Avatar. Me has tranquilizado.
Debo sobrevivir para que el reino de Nifl siga existiendo.
Espero que algún día nos veamos en la vida real.
Soy consciente de que es posible que eso no llegue a ocurrir jamás.
Aun así, si algún día nos encontramos en medio del fragor de la batalla, me gustaría que lucharas a mi lado.
Sé que olvidaré esta conversación al despertar…
Pero quiero creer que el recuerdo de estos sueños queda guardado en algún rincón de mi ser.
Seguiré tu consejo; haré todo lo posible por sobrevivir.
Mis hermanas y yo lucharemos por el futuro de Nifl.
*Fundido a blanco*

» Princesa nívea Ylgr
[Apoyo C]
*Fundido a blanco*
- Ylgr: ¡Qué suavecito!
Un momento… ¿Estoy soñando?
¡Ah, ya me acuerdo de ti! Te me has aparecido en sueños últimamente…
¿Quién eres? De Nifl no eres, desde luego.
Se nota que eres buena persona.
¿Que cómo puedo estar tan segura? Se te nota, sin más. Irradias calidez.
No sé por qué, pero cuando estoy contigo me siento segura.
Es como si fueses de los nuestros, parte de la familia. Ji, ji.
Soy Ylgr, la princesa menor de Nifl. ¿Cómo te llamas tú?
Mmm… Avatar, ¿eh?
Vuelve a verme, por favor.
Aún no sé nada de ti… ¡La próxima vez tenemos que contarnos más cosas!
*Fundido a blanco*

[Apoyo B]
*Fundido a blanco*
- Ylgr: ¡Qué bien! ¡Has vuelto!
Oye, Avatar…
Qué raro… Conozco ese nombre, pero al despertar no lo recuerdo.
Por mucho que me esfuerce en recordar mis sueños, siempre se me olvidan.
A mi hermana Gunnthrá le pasa lo contrario.
Ella recuerda sus sueños gracias al rito que realiza, pero yo no puedo.
Aunque al volverte a ver recordé tu nombre… ¡Con eso me conformo!
Es curioso… El simple hecho de estar a tu lado hace que me invada una sensación de calidez.
Dame la mano.
Sí, sí, noto como el calor de tu cuerpo me recorre de arriba abajo.
¡Eres como el sol!
Sé que contigo estaré siempre calentita y protegida.
Parece que el mundo se desvanece… Me voy a despertar pronto.
Espero acordarme de ti incluso cuando esté despierta, Avatar.
*Fundido a blanco*

[Apoyo A]
*Fundido a blanco*
- Ylgr: Al despertar no consigo recordar tu nombre. ¡Qué frustrante!
Lo único que recuerdo es que conocí a alguien, pero no sé a quién.
En Nifl nunca deja de nevar y rara vez sale el sol, así que me encanta poder verlo.
Y verte a ti me gusta tanto como ver el sol. Ji, ji.
¿Que por qué no me voy a un sitio más cálido? Mmm…
La verdad es que me gustaría ir a algún lugar muy soleado.
Una vez leí un libro que hablaba de una isla tropical…
¡Hay tantos sitios a los que me gustaría ir!
Me gustaría explorar otros reinos y conocer a gente de todo tipo.
Ahora mismo Nifl y Múspell están en guerra…
Pero seguro que hay alguien en Múspell con quien podría llevarme bien.
Ojalá viviésemos todos en armonía y sin preocupaciones. Tú piensas lo mismo, ¿verdad?
Mi mayor deseo es que todo el mundo sea feliz.
*Fundido a blanco*

[Apoyo S]
*Fundido a blanco*
- Ylgr: ¿Qué hago, Avatar?
Mis hermanos intentan convencerme de que todo saldrá bien, pero yo estoy preocupada.
Estás intentando animarme, ¿verdad? Te lo agradezco.
En un sueño me preguntaste si quería ir a un sitio más cálido.
Incluso después de despertarme seguía acordándome de la pregunta y dándole vueltas.
Me di cuenta de que, en realidad, mi hogar es muy cálido.
Allí está toda mi familia: mi madre, Gunnthrá, Fjorm y Hríd.
Aunque todo esté cubierto de nieve, si estoy con ellos, me arropa su calor.
También me gustaría estar contigo en la vida real, no solo en mis sueños.
Espero poder conocerte pronto.
Y te presentaré a todas las personas importantes para mí.
Prométeme que un día nos conoceremos. ¡Seguro que lo pasaremos muy bien!
*Fundido a blanco*

Creando Lazos (Historia) - Promesa de Nifl

[Apoyo C]
- Gunnthrá: Fjorm, no paras de entrenar… No te esfuerces demasiado.
- Fjorm: No te preocupes, Gunnthrá; conozco mis límites. Solo quiero asegurarme de que, cuando llegue el momento de actuar, seré capaz de desempeñar mi papel. Hablando de esforzarse demasiado… Has realizado el rito onírico varias veces. ¿No estás agotada?
- Gunnthrá: Estoy bien, pero gracias por preocuparte por mí, Fjorm. Estoy inquieta hermana. Mientras esté a salvo, debo seguir realizando el rito, por el bien de Nifl.
- Fjorm: Espero que no llegue a ocurrir nada, pero entiendo tu preocupación.
- Gunnthrá: En mis sueños me encuentro con alguien que puede influir de forma decisiva en nuestro destino. Si el rito surte efecto, sabré que estoy siendo de ayuda para que Nifl salga adelante. Yo no sé luchar, así que esta es mi forma de contribuir.
- Fjorm: Pero ¿qué dices? Tu magia es extremadamente poderosa. Yo jamás lograría derrotarte.
- Gunnthrá: Yo no estoy tan segura, hermanita. Tu fuerza ha ido creciendo. Llevo observándote desde que eras pequeña. Sé que harás todo lo posible por proteger Nifl y a su gente y quiero que lo logres, Fjorm.
- Fjorm: Haré todo cuanto esté en mi mano.

[Apoyo B]
- Fjorm: Hoy he tenido un entrenamiento productivo, hermano.
- Hríd: Muy bien, Fjorm. Los soldados progresan más cada día. Hemos vivido en paz tanto tiempo, que me preocupa que hayamos perdido nuestros instintos guerreros. Espero que podamos salir adelante...
- Fjorm: ¿Puedo preguntarte algo, Hríd?
- Hríd: ¿Que por qué te entregué Leiptr?
- Fjorm: Sí. Hasta ahora la lanza de hielo y su poder divino habían permanecido ocultos. ¿No deberías empuñarla tú?
- Hríd: No, Fjorm, estoy convencido de que eres tú quién debe blandirla.
- Fjorm: Pero si siempre me ganas cuando entrenamos juntos...
- Hríd: Es verdad que mi técnica es mejor, pero tú tienes una voluntad de hierro. Es como un muro de hielo.
- Fjorm: ¿Sí? ¿Tú crees?
- Hríd: Te he ganado muchas veces y, a pesar de eso, jamás te has rendido. No te saltas el entrenamiento ni un solo día y siempre luchas para ganar. Incluso en la más difícil de las situaciones, no vacilas ni un instante. Estoy seguro de que no te amilanarías ni ante las llamas del mismísimo Surtr. Tu voluntad es inquebrantable, y tu objetivo es la victoria.
- Fjorm: Hríd...
- Hríd: Fjorm, si me ocurriese algo, debes proteger a nuestra madre y a nuestras hermanas.
- Fjorm: ¿Qué? No… ¿Por qué dices eso? No te a pasar nada, Hríd.
- Hríd: Tranquilízate, hermana. Tengo que avisarte por si acaso; no es que quiero morir. Haré todo lo posible por sobrevivir hasta que Nifl esté a salvo.
- Fjorm: De eso no me cabe duda, hermano.

[Apoyo A]
- Hríd: Nuestros informadores nos han enviado noticias. Dicen que el ejército de Múspell, con Surtr a la cabeza, avanza hacia la capital.
- Gunnthrá: Por fin ha llegado la hora.
- Ylgr: Su ejército es mucho mayor que el nuestro, ¿verdad? Y Surtr… me aterra.
- Hríd: Ha ido calcinando aldeas a su paso. No ha quedado ni rastro de ellas…
- Fjorm: No puedo permitir que esto siga ocurriendo. ¡Vamos a enfrentarnos a ellos, hermano!
- Ylgr: ¿Tenemos alguna posibilidad de ganar? No podemos hacer nada contra la llama eterna de Surtr.
- Gunnthrá: No tengas miedo, Ylgr. Nifl, la dragona de hielo, nos protegerá.
- Hríd: Tenemos que proteger nuestro reino y nuestro pueblo a cualquier precio. Somos la familia real de Nifl y ese es nuestro deber. Gunnthrá, Fjorm, Ylgr, juntemos las manos y realicemos un juramento.
- Fjorm: Sí, hagamos un juramento sagrado, como se ha hecho en nuestra familia desde tiempos inmemoriales.
- Hríd: Nifl, dragona de hielo, somos hijos tuyos. Hoy ante ti juramos hacer lo imposible por ganar la guerra y proteger a la gente de Nifl.
- Gunnthrá: Lo juramos por el bien del pueblo.
- Fjorm: Lo juramos por la paz.
- Ylgr: Lo juramos por nuestro futuro.
- Gunnthrá: Ya está. Si los cuatro unimos nuestras fuerzas, venceremos. Y esa persona misteriosa que conocí en sueños acudirá en nuestra ayuda.
- Fjorm: Ha llegado el momento. Debemos ganar esta batalla por el futuro de Nifl.
- Ylgr: Haré todo lo que esté en mi mano para lograrlo.
- Hríd: Que Nifl nos proteja en todo momento, sea lo que sea a lo que nos enfrentemos.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes