Desvío 18 - Un montón de amor

Parte 1 - Hijos fieles

>>Apertura
- Alfonse: ¿El Día de la Devoción? ¿Qué es eso?
- Sharena: ¡Es un festival! Si hay alguien que sea importante para ti, le haces un regalo con todo tu cariño. Y si hay alguien que sea muy especial... ¡puedes confesarle tus sentimientos! ¡Me muero de ganas!
- Alfonse: Siempre me resulta fascinante descubrir los rituales sociales de los jóvenes de hoy en día.
- Sharena: Alfonse... ¿Eres consciente de que tú...? En fin, da igual. Me rindo.
- Anna: ¡Deberíamos estar hablando de sacar tajada! Estos festivales son una gran fuente de ingresos. ¿Que por qué? ¡Pues por los dulces! Podemos vender montones de caramelos. ¡Montañas de caramelos!
- Sharena: ¡Tú eres peor todavía! Le estás quitando todo el romanticismo al Día de la Devoción... Escucharos es desesperante. ¡Vamos al festival antes de que se me quiten las ganas!

>>Inicio de la batalla
- Lilina Valentin: ¡Mira, Roy! Esa tienda vende pegasos esculpidos con azúcar. ¡Qué monada! Y allí hay una que vende caramelos de todos los colores. Son preciosos.
- Roy Valentin: ¡Es una pasada! Creo que aquí hay más dulces de los que podría haber imaginado...
- Lilina Valentin: Roy... Si alguien fuera a hacerte un regalo, ¿qué te gustaría que fuera?
- Roy Valentin: Mmm... ¡Cualquier cosa! Me haría ilusión el hecho de que alguien tenga ese detalle conmigo. Me preocupa más el torneo. ¡Tenemos que prepararnos! Mi padre y lord Hector también participarán, y quiero asegurarme de que no los decepciono.
- Lilina Valentin: Ay, Roy... ¿No preferirías disfrutar del festival? Yo sí.

>>Fin de la batalla
- Lilina Valentin: ¡Uy! El regalo...
- Roy Valentin: Lilina, ¿estás bien? ¡No te preocupes! Ya llevo yo el regalo. Tú preocúpate por retirarte y ponerte a salvo.
- Lilina Valentin: Gracias, Roy.

Parte 2 - Padres fieles

>>Inicio de la batalla
- Hector Valentin: Perdón por llegar tarde. ¿Me he perdido algo?
- Lyn Valentin: Llegas justo a tiempo, Hector. Eliwood y yo nos estamos preparando para el torneo.
- Eliwood Valentin: Pero debes recordar una cosa, Hector... Estamos en un festival. Estas no son armas normales. Están diseñadas para ser bonitas, no para luchar de verdad. Son un poco delicadas, así que ten cuidado.
- Lyn Valentin: ¡Y tan delicadas! Mira el paquete de regalo que me han dado a mí. Aunque así será más divertido. ¿Tú con qué lucharás, Hector?
- Hector Valentin: Con la Armads.
- Lyn Valentin: ¿Te has traído un hacha de guerra al festival del amor?
- Hector Valentin: Pues claro. Me dijisteis que íbamos a competir en un torneo. ¿Qué esperabais? De hecho, me estaba preguntando... ¿Por qué usáis esas armas? ¡Así no vais a ganar!
- Lyn Valentin: Me estoy empezando a sentir mal por quien tenga que enfrentarse a nosotros...

>>Fin de la batalla
- Lyn Valentin: Retiro lo dicho. No me siento mal por nuestros contrincantes. Odio admitirlo, pero les ha ido bien. Si tuviera el Mulagir o la Sol Katti...
- Eliwood Valentin: Lyndis... No empieces tú también. Tratad de mantener la calma, amigos. Por ahora, retirémonos.

Parte 3 - Fervor y verdad

>>Inicio de la batalla
- Hector Valentin: Ha llegado la hora de ajustar cuentas. Esta es la última batalla del torneo; no os contengáis. Pero antes... Eliwood, tengo que hablar contigo.
- Eliwood Valentin: ¿Qué ocurre?
- Hector Valentin: He visto a mi hija saliendo de una tienda con un regalo en la mano y una sonrisa de oreja a oreja. Te lo preguntaré sin rodeos: ¿para quién crees que es?
- Eliwood Valentin: No sabría decirte... ¿Por qué no se lo preguntas a Lilina?
- Hector Valentin: La he visto paseándose todo el día con tu hijo, Eliwood. ¿No será para él el regalo?
- Eliwood Valentin: No hay forma de saberlo, Hector. ¿Por qué estás preocupado por eso? Podría ser para otra persona.
- Hector Valentin: ¡De eso nada! ¡Seguro que piensa dárselo a tu chico! Que quede muy clara una cosa. Somos buenos amigos, pero no pienso dejar que mi niña se case con nadie. ¡Ni aunque sea de tu familia!
- Lyn Valentin: Dejaos de tonterías. ¡Es hora de luchar!

>>Fin de la batalla
- Sharena: ¡Viva! ¡Hemos ganado!
- Hector Valentin: Maldita sea... Nos han vencido. ¿Cómo puede haberme fallado la fuerza?
- Lilina Valentin: Padre, ¿estás herido?
- Hector Valentin: No, estoy bien. Solo tengo herido el orgullo por no haberle podido demostrar mi fuerza a mi niña.
- Lilina Valentin: No es verdad, padre. Tu fuerza brilla en el campo de batalla. ¡Ah! Antes de que se me olvide... Toma, te he comprado un regalo.
- Hector Valentin: ¿A mí? ¿Esto es para mí?
- Eliwood Valentin: ¡Qué detalle! ¿Verdad, Hector?
- Hector Valentin: Eh... Sí. Gracias. ¿Estás... segura de que quieres dármelo a mí?
- Lilina Valentin: Claro. Mi mayor ilusión hoy era poder hacerte un regalo. Porque es que...
- Hector Valentin: Ah, ya lo entiendo... En el mundo del que procedes, yo ya estoy muerto. Lo siento mucho. Nada me apenaría más que hacer llorar a mi niña. No quiero que me eches de menos...
- Lilina Valentin: No te preocupes.... No es eso. Es solo que estoy muy feliz de poder disfrutar juntos de este festival. Para mí, es un sueño hecho realidad. De verdad. Muchas gracias por todo, padre.
- Hector Valentin: Lilina...
- Sharena: El Día de la Devoción no va solo de comer dulces, sino de contar a tus seres queridos cómo te sientes. Es algo precioso, ¿verdad? ¡Ahora me toca a mí repartir mis regalos! Empezando por Kiran. Este regalo está envuelto con mucho amor. Me da un poco de vergüenza decirte esto, pero... Muchas gracias por todo lo que haces. Eres muy importante para mí. ¡Espero tenerte siempre cerca!

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes