Capítulo 04 - Resolución ardiente

Parte 1 - El deber de proteger

>> Apertura
- Alfonse: Ha llevado más de lo que esperábamos, pero me alegra que el pueblo haya vuelto a la normalidad.
- Fjorm: A mí también. Ver a la gente tan alegre me sube la moral. Están muy agradecidos. Príncipe Alfonse, ¿acudes al rescate de la gente de Askr a menudo?
- Alfonse: Los miembros de la familia real no solemos actuar de forma tan directa. De hecho, cuando decidí unirme a los Guardianes de Askr, muchos se opusieron. Mi padre entre ellos. Se enfadó mucho conmigo. Todavía se niega a verme cuando estoy en palacio.
- Fjorm: Qué lástima...
- Alfonse: En el fondo, sé que mi padre y yo estamos de acuerdo sobre este reino y su gente. Está guiando a los caballeros a la batalla para salvar nuestro reino ahora mismo. Y yo debo ayudar.
- Sharena: ¡Alfonse! ¡Kiran! ¡Princesa Fjorm! ¡Mirad! Los lugareños me han dado un montón de manzanas. Es su manera de darnos las gracias.
- Alfonse: Qué amables.
- Sharena: Un anciano me ha pedido que os diese esto. Es un puñado de heno de color extraño. ¿Para qué sirve?
- Alfonse: Es un favor que le he pedido...
- Sharena: Pero si nosotros no comemos heno.
- Alfonse: No es para comer. Al quemarlo despide humo de colores. Nos servirá como señal de emergencia.
- Anna: ¿Todos listos para partir? ¡Adelante!

>> Inicio de la batalla
- Alfonse: Hay enemigos por todas partes. Se están concentrando en esta zona.
- Fjorm: Ya casi hemos llegado a la salida, pero me temo que el trecho que falta va a ser muy peligroso.
- Anna: Eso significa que vamos bien. Quieren impedir que lleguemos a Nifl cueste lo que cueste. ¡A por ellos!

>> Fin de la batalla
- Anna: Bien hecho. Aprovechemos la situación. Avanzad con sigilo. ¡Llegaremos antes de que nos detecten!

Parte 2 - Centella Carmesí

>> Inicio de la batalla
- Marisa: Creo que me toca. ¿A quién tengo que rebanar? ¿Por aquí o por allí? Ha llegado el momento.

Parte 3 - Princesas en las tinieblas

>> Inicio de la batalla
- L'Arachel: ¡Seres malditos, os lo advierto! Yo, L'Arachel, os otorgo el honor de morir entre mis benditas manos. Eirika, ¡al ataque!
- Eirika: Mientras dure este contrato, no nos queda otra que luchar.

Parte 4 - La joven dragona

>> Inicio de la batalla
- Fjorm: ¿Ves esa puerta? Por ahí se llega hasta Nifl. ¡Vamos allá!

>> Fin de la batalla
- Sharena: Alguien tiene que hacerlo, así que ¡allá voy! Vaya. No ha pasado nada.
- Fjorm: El rito que solía celebrar aquí... Tal vez ha pasado demasiado tiempo y el poder se ha disipado... No pasa nada. Puedo volver a abrir la puerta, pero necesito tiempo.

>> Cierre
- Alfonse: Parece que a la princesa Fjorm le va a llevar un rato completar el ritual y despejar el camino a Nifl... Tenemos que mantener la posición mientras tanto.
- Sharena: Voy a preparar algo de comer mientras tanto.
- Alfonse: No podemos bajar la guardia. No parece que nos hayan detectado, pero eso podría cambiar... No queda otra que aguantar hasta que la princesa Fjorm acabe.
- Anna: ¡Preparaos para la batalla! ¡De inmediato!
- Sharena: Comandante Anna, ¿qué ocurre?
- Anna: ¡Ha llegado Surtr!

Parte 5 - Resolución ardiente

>> Inicio de la batalla
- Surtr: Así que os dirigís a Nifl, ¿eh? Pondríais en peligro a vuestro pueblo con tal de escapar. Penoso.
- Alfonse: Surtr...
- Fjorm: ¿Ponerlos en peligro? ¡Jamás! Cuando sepamos cómo derrotarte volveremos. Y lo pagarás.
- Surtr: Creéis que podéis derrotarme y que llegaréis con vida a Nifl. Aunque así fuera... Dime, príncipe, ¿ves aquel pueblo? ¿Acaso no está lleno de ciudadanos de Askr?
- Alfonse: Grrr...
- Surtr: Abandónalos si quieres. Pero si lo haces, quedarán reducidos a cenizas. Todos morirán. Me encargaré personalmente de ello. Mujeres, niños... Arderán uno detrás de otro. Te lo prometo.
- Alfonse: ¡Surtr!
- Surtr: Te voy a contar algo que puede que no sepas... Morir calcinado es una de las muertes más dolorosas que hay. Primero se quema la piel, después se desprenden los músculos... Todos gritan: «Por favor, ¡mátame! ¡Mátame!»
- Alfonse: ¿Qué alimenta tu locura?
- Surtr: ¿Quieres ayudarlos, chaval? Pues arrodíllate ante mí y sacrifícate por ellos. Pide clemencia. Si lo haces, tal vez decida dejar a tu pueblo en paz. Solo lo sabrás si lo haces.
- Alfonse: Grr...
- Surtr: ¿Qué me dices? ¿Proteges a tu gente o la dejas morir? ¡Tú decides!

>> Fin de la batalla
- Fjorm: ¡La puerta se ha abierto! ¡Deprisa!
- Sharena: Si nos vamos ahora, Surtr dice que...
- Alfonse: Grr...
- Anna: Sé cómo te sientes, Sharena. Pero tenemos que mantener la cabeza fría. Piénsalo: si nos enfrentamos a Surtr, nos matará a nosotros y después al resto.
- Sharena: Pero si nos vamos, los estamos enviando directos al matadero.
- Alfonse: Tenemos dos opciones: defender a la gente o abandonarla. Luchar y morir, o huir y volver para luchar.
- Anna: Alfonse...
- Alfonse: La decisión está tomada: iremos a Nifl.
- Sharena: ¡Alfonse!
- Alfonse: Asumo toda la responsabilidad. No sigo ciegamente las órdenes de nadie. Decido dejar atrás a mi gente y poner rumbo a Nifl. Y juro que venceremos a Sutr.

>> Cierre
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Parece que a los hijos de Askr les queda un poco de sangre en las venas. Habría sido muy decepcionante que tomaran la absurda decisión de morir noblemente por su gente.
- Veronica: Tus amenazas han fracasado.
- Surtr: Podría decirse que sí, pero nos ha dado la excusa para divertirnos un poco. ¡Al pueblo! Vamos a hacerlos arder como le prometí al joven príncipe.
- Xander: ¡El enemigo ha huido! No ganamos nada con eso.
- Surtr: Aquí las órdenes las doy yo. Las lenguas de fuego siguen hambrientas... ¡Necesitan carne! Tú quédate aquí si quieres, que ya me encargo yo de que todo arda. ¡Van a ver quién es el rey! ¡Ja, ja, ja!
- Veronica: ¡No puedo permitirlo!
- Surtr: ¿Qué has dicho?
- Veronica: Askr debe sucumbir. Pero una vez que conquistemos sus tierras, su gente se unirá a Embla. Un gobernante se debe a su pueblo.
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Qué risa... ¿Me estás dando órdenes, princesa? ¿Y cómo me vas a obligar?
- Veronica: Grr...
- Surtr: Esta alianza me ha decepcionado. Ha llegado la hora de ajustar cuentas. Vas a ver quién manda aquí.
- Xander: Como gustes. Prepárate para vértelas conmigo.
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Será un placer machacaros a todos.
- Loki: Ay, mi señor. ¿De verdad merece la pena luchar por esto?
- Surtr: No te metas, Loki. En el calor de la batalla, mis llamas podrían alcanzarte.
- Loki: Ásame, cuéceme o fríeme. Me da igual. Pero que sepáis que el pueblo por el que peleáis está desierto.
- Surtr: ¡¿Qué?!
- Loki: Parece que el príncipe Alfonse dio una señal de alerta. Tan joven, y tan preocupado por su gente. ¡Qué rico!
- Surtr: Así que las ratas han huido. Qué fastidio.
- Loki: Será mejor que sigamos adelante. Los habitantes de Askr tienen tiempo para aprender sobre el fuego. También tenemos que pensar en el rito de las llamas de Múspell.
- Surtr: Es verdad. Debo mantener a esa chica con vida... por ahora.
- Veronica: ¿Eh?
- Surtr: ¡Laevatein!
- Laevatein: Dime.
- Surtr: Encuentra a la familia real de Askr y no pares hasta acabar con todos ellos.
- Laevatein: Sí, señor.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes