Capítulo 11 - Príncipe glacial

Parte 1 - Enemigo de mi enemigo

>> Apertura
- Ylgr: ¿Y ahora qué?
- Anna: Tenemos que huir, no nos queda otra. Si Surtr nos atrapa, podemos darnos por muertos. No podemos contra él.
- Ylgr: Vale, huimos. ¿Y luego qué?
- Fjorm: Cof...
- Sharena: ¡Princesa Fjorm! Esa tos cada vez está peor. Apóyate en mí.
- Alfonse: No podemos rendirnos. Juré que derrotaría a Surtr y salvaría a Askr. Para eso vinimos a Nifl. Hasta que cumplamos ese objetivo, no dejaré de luchar.
- Anna: Alfonse... Tienes razón. ¡Ya es hora de demostrarle de lo que somos capaces los Guardianes de Askr!
- Sharena: ¡Esa es la actitud! Pero... ¿qué hacemos?
- Alfonse: Pues... hay algo que me escama. Hasta ahora los soldados del enemigo han tratado de acorralarnos.
- Anna: Sí, eso dicen nuestros informadores.
- Alfonse: Sin embargo, hay un grupo de soldados al este que no nos está atacando. Creo que buscan a otros.
- Ylgr: ¿Ah, sí? ¿A quiénes?
- Alfonse: No lo sé. Pero está claro que no son amigos de Múspell.
- Anna: Como se suele decir, los enemigos de mis enemigos son mis amigos. ¡Venga! Vamos a investigar, tropa.

>> Inicio de la batalla
- Hríd: ¡No! No puedo rendirme ahora...
- Fjorm: ¿Cómo...? ¿Qué hace él aquí?
- Anna: Debemos salvarlo antes de que Múspell acabe con él. ¡No hay tiempo que perder!

>> Cierre
- Hríd: Gracias por acudir en mi ayuda.
- Sharena: Vaya quemaduras... No te muevas, tienes muchas heridas.
- Fjorm: ¡Hermano!
- Ylgr: ¡Hríd, eres tú!
- Hríd: Fjorm, Ylgr... Me alegro de ver que estáis sanas y salvas.
- Fjorm: ¡Yo también me alegro de verte! No sabía si estabas vivo... ¿Qué haces en Múspell?
- Hríd: Cuando cayó Nifl, viajé a Múspell en secreto. Hice creer a todo el mundo que había muerto para así poder asesinar a Surtr, aunque me costase la vida. Sin embargo, no pude derrotarle... y encima me infligió todas estas quemaduras.
- Fjorm: Ay, Hríd...
- Hríd: Pero no podemos rendirnos. Hay una forma de acabar con Surtr...: con el rito del fuego, la fuente de su poder. Sus llamas permiten a Surtr resucitar. Debemos apagarlas para siempre.
- Anna: ¿Dices que resucita? Es justo lo que ocurrió cuando luchamos contra él...
- Hríd: El rito del fuego se materializa en forma de fogata. Si nada alimenta las llamas, se extinguen y Surtr no puede revivir.
- Fjorm: Si lográsemos arrebatarle ese poder...
- Hríd: Podríamos acabar con él. Me lo contó un caballero embliano enmascarado. Creo recordar que se llamaba Zacharias.
- Alfonse: ¿Zacharias está aquí?
- Hríd: Me dio este antiguo mapa de Múspell. Al sur, cerca de la frontera, mantienen viva la fogata mediante ofrendas.
- Anna: Pues ya sabemos adónde ir. Si esa información viene de Zacharias, es fiable. ¡Por fin encontramos la clave para derrotar a Surtr!

Parte 2 - Deshojando margaritas

>> Inicio de la batalla
- Sumia: Sí... No... Sí... Ah, hola. Estaba deshojando una margarita para saber si me libraré de este contrato.

>> Cierre
- Laegjarn: ¡Laevatein! Tenemos nuevas órdenes de padre. Los Guardianes han huido a Múspell. Tenemos que encontrarlos y eliminarlos.
- Laevatein: Iré contigo.
- Laegjarn: Gracias, hermana. Helbindi, tú también vienes.
- Helbindi: No tan rápido... Yo no os debo nada.
- Laevatein: ¿Por qué salvamos a este tipo? Nos hace el mismo servicio vivo que muerto.
- Laegjarn: No digas eso, Laevatein. Es verdad que es un maleducado y un desagradecido...
- Helbindi: ¡Oye!
- Laegjarn: Pero lucha por su hermana pequeña. Eso quiere decir que podemos confiar en él.
- Helbindi: Has estado investigando sobre mí, ¿eh?
- Laegjarn: Te derrotaron en la Fortaleza cinérea. Si padre te encuentra, eres hombre muerto. Y si te encuentra Loki, será peor aún. Amenazará con decírselo a padre y te hará trabajar a cambio de su silencio hasta que mueras de agotamiento. Pero si demuestras lo que vales luchando ahora mismo, vivirás, y tu hermana también.
- Helbindi: Grrr... Ya lo sé, no hace falta que me lo expliques. Los mataré a todos. Son ellos o nosotros.

Parte 3 - Salido del infierno

>> Inicio de la batalla
- Helbindi: ¡Ajá! Conque aquí es donde os escondíais, ratas inmundas. ¡Hoy es mi día de suerte! Sé que queréis morir a manos del mejor, así que he venido del infierno solo para concederos ese deseo.

>> Fin de la batalla
- Helbindi: ¡Idos al infierno! No pienso... morir...

Parte 4 - Danza celeste

>> Inicio de la batalla
- Olivia: Eh, ¡que estoy aquí arriba! ¡Aaah! No estoy muy... acostumbrada a volar. ¡Uy! ¡Para, por favor!

Parte 5 - Desfiladero del Osario

>> Apertura
- Hríd: Según el mapa, por esta senda se llega al Desfiladero del Osario. Zacharias me dijo que el enemigo no sabe de su existencia. Va directa al lugar en que se encuentra el rito del fuego.
- Sharena: Zacharias jamás nos engañaría. ¡Vamos!

>> Inicio de la batalla
- Laevatein: Nuestro padre ha ordenado que os detengamos.
- Laegjarn: Hubiese preferido luchar contra vosotros en una batalla justa que tenderos una emboscada... Pero bueno, vamos a acabar con vosotros de todas formas.
- Anna: ¿Cómo habéis...?
- Sharena: Pero... Zacharias...
- Alfonse: Esto pinta muy mal. ¡Estamos totalmente rodeados!
- Anna: No podemos permitir que Surtr nos atrape. ¡Nos mataría! ¡Tenemos que escapar!

>> Fin de la batalla
- Alfonse: ¡Mirad! ¡Hay un hueco en las filas enemigas!
- Anna: ¡Rápido! Hay que atravesarlo antes de que vuelvan a sus puestos.

>> Cierre
- Anna: Nos hemos librado por poco...
- Alfonse: Sí, pero por ahora parece que no nos persiguen.
- Sharena: Pensaba que no lo lograríamos... No me puedo creer que Zacharias nos diese información errónea...
- Anna: Aquí pasa algo raro... El enemigo tuvo tiempo de planear y ejecutar la emboscada. Eso quiere decir que no nos encontraron por casualidad, sino que ya sabían la ruta que íbamos a tomar.
- Hríd: Sí, no ha sido casualidad. Tenemos que descubrir cómo ha pasado.
- Anna: ¿Se te ocurre algo?
- Hríd: Zacharias podría habernos indicado este camino a propósito...
- Alfonse: ¡Imposible! Es nuestro aliado; no nos traicionaría jamás. Esa explicación queda descartada.
- Hríd: Además, me salvó la vida. La verdad es que me costaría creer que se haya aliado con Múspell. Pero está claro que el enemigo sabe dónde estamos.
- Anna: Si no se lo ha dicho Zacharias...
- Hríd: Alguien ha tenido que hacerlo.
- Ylgr: Pero ¿quién?
- Hríd: Cabe la posibilidad de que haya un traidor entre nosotros. Creo que alguno de los aquí presentes colabora con Múspell.
- Sharena: ¿Qué? Pero...
- Fjorm: No puede ser. ¿Quién iba a traicionarnos?
- Hríd: Quiero creer que nadie. Pero quizás alguien se esté aprovechando de nuestra confianza. No hemos estado muy vigilantes... Ha habido oportunidades para que uno de nosotros se escabullese y enviase un mensaje. Yo las he tenido.
- Ylgr: Yo también...
- Fjorm: ¿Qué insinúas? Todos los que estamos aquí, tanto de Nifl como de Askr, somos de fiar.
- Hríd: Ya lo sé, hermana. Eso pienso yo, pero ¿cómo podemos estar seguros? Si hay un traidor entre nosotros, no seguiremos vivos por mucho tiempo.
- Alfonse: Mmm...

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes