Capítulo 12 - Ponzoña arraigada

Parte 1 - Sospechas

>> Apertura
- Anna: ¿Crees que el príncipe Hríd tiene razón? ¿Crees que alguien nos ha traicionado, Kiran? Es una idea inquietante...
- Sharena: ¡Yo no lo creo! Somos todos aliados, incluso Fjorm y el resto. Y además somos amigos; confío en ellos.
- Alfonse: Sharena...
- Anna: Aunque es poco probable, no podemos descartar esa posibilidad, porque si hay algún traidor... Será nuestro fin, como dijo el príncipe Hríd. ¿Quién podría ser? No es ninguno de nosotros tres. Ni tampoco Kiran, eso está claro. Los Guardianes de Askr son de fiar. Estoy segura de que no hay ningún traidor entre nosotros.
- Sharena: ¡Desde luego que no!
- Anna: De los aliados de Nifl... Fjorm no creo que sea, así que solo quedan la princesa Ylgr y el príncipe Hríd.
- Fjorm: No os preocupéis por ellos, jamás nos traicionarían.
- Anna: ¡Princesa Fjorm! Lo siento, no es que desconfiemos de Nifl...
- Fjorm: No hace falta que te disculpes. Estoy de acuerdo con mi hermano. Aunque es poco probable, no hay que descartar esa posibilidad. Solo quería deciros que podéis confiar en mí y en mis hermanos. Hicimos un juramento.
- Sharena: ¿Un juramento? ¿Y qué jurasteis?
- Fjorm: Juramos por Nifl, la dragona de hielo, que lucharíamos contra Múspell. Fue un voto sagrado. Lo pronunciamos cuando Múspell invadió nuestro reino... ¡Cof, cof!
- Sharena: Princesa Fjorm, no hagas esfuerzos innecesarios.
- Fjorm: Quizá creáis que un juramento no son más que palabras, pero no es así. Para la realeza de Nifl, romper un juramento es algo impensable, la peor clase de deshonra. Creedme cuando os digo que los hijos de Nifl somos vuestros aliados. ¡Cof, cof, cof!
- Sharena: Yo te creo, princesa Fjorm. Todos te creemos, ¿verdad, Alfonse?
- Alfonse: Por supuesto.
- Fjorm: Y no me imagino que pueda haber un traidor de Askr.
- Anna: Exacto. Por eso no entiendo cómo puede habernos traicionado alguien.

>> Inicio de la batalla
- Hríd: El rito del fuego requiere de cierto tipo de... leña. Surtr planea arrojar a dos chicas a la hoguera para alimentar su poder de resurrección. Y Zacharias me dijo que una de ellas es su hermana.
- Alfonse: ¿Su hermana? ¡La princesa Veronica! Solo Surtr sería capaz de algo así...
- Sharena: Nos ha fastidiado tanto como ha podido, pero ahora me da lástima.
- Ylgr: ¿Y quién es la otra?
- Hríd: Zacharias no lo sabía. Quizá sea alguien de la familia real de Múspell, o tal vez alguien de otro reino... Sea quien sea, más vale que nos demos prisa. Si no las rescatamos, están perdidas.
- Anna: ¡Debemos apresurarnos!

>> Fin de la batalla
- Hríd: El camino sigue por aquí. A partir de ahora no podremos evitar a nuestros enemigos. Preparaos para luchar.

Parte 2 - El vástago de una cruzada

>> Inicio de la batalla
- Quan: Mi país, Leonster, es pequeño, pero lo gobiernan los descendientes de Njörun, la cruzada. Mientras tenga en mi poder a Gáe Bolg, nadie podrá derrotarme.

Parte 3 - Una bestia al acecho

>> Inicio de la batalla
- Helbindi: ¿Aún seguís vivos, malditos gusanos? ¡Os voy a aplastar!

>> Fin de la batalla
- Helbindi: Conque no os rendís, eh, panda de escoria... ¡Pues yo tampoco!

>> Cierre
- Helbindi: No soy capaz..., pero tengo que hacerlo. No tengo elección. Si no lo hago, él...
- Laegjarn: Helbindi.
- Helbindi: ¿Qué quieres?
- Laegjarn: Puedes bajar el hacha. Ya has cumplido con tu deber.
- Helbindi: ¿Cómo? Todavía me quedan muchas ratas por matar.
- Laegjarn: Nosotras nos encargamos. Esto es responsabilidad de la realeza de Múspell. Puedes abandonar el campo de batalla. No te preocupes, no le diré a padre que estás vivo.
- Helbindi: Me habías dicho justo lo contrario. ¡Exijo una explicación!
- Laegjarn: (...) Helbindi... Hablamos con padre tras tu derrota en la Fortaleza cinérea... Quería imponerte un castigo ejemplar y quemó tus suburbios. Todos los que vivían allí murieron. Al parecer, tu hermana estaba entre ellos...
- Helbindi: (...)
- Laegjarn: Siento tener que decirte esto, pero ya no podemos contar contigo. No hay motivo para que sigas luchando. Por favor...
- Helbindi: (...)
- Laegjarn: Helbindi...
- Helbindi: Vaya, ahora lo entiendo todo...
- Laegjarn: (...)
- Helbindi: Bien, pues a partir de ahora... Yo...

Parte 4 - Siguiendo la brisa

>> Inicio de la batalla
- Lewyn: No soy más que un díscolo bardo.

>> Fin de la batalla
- Hríd: Ya estamos cerca de nuestro destino. Hagamos noche aquí.

>> Cierre
- Ylgr: ¡Fjorm! ¡Despierta!
- Fjorm: ¿Qué pasa, Ylgr...?
- Ylgr: Solo quería darte las gracias por defendernos frente a los Guardianes de Askr.
- Fjorm: No tienes que darme las gracias por eso. Eres mi hermana, es normal que te defienda.
- Ylgr: Ji, ji... Ya, pero bueno, siempre te has preocupado por mí.
- Fjorm: ¡Pues claro!
- Ylgr: Y yo te lo pago así...
- Fjorm: ¿Qué? Cof, cof... ¿Ylgr..., de qué...?
- Ylgr: Es una medicina, ji, ji. Huele fatal, ¿verdad? Con solo olerla, desfalleces. Seguro que no puedes ni levantar la lanza.
- Fjorm: ¡Cof, cof! ¿Qué... qué haces, Ylgr?
- Ylgr: Ji, ji. Querida hermana, yo soy la traidora.
- Fjorm: ¿Qué? No... Es imposible...
- Ylgr: Lo siento. Encima de que me defendiste... Surtr te va a torturar igual que a nuestra difunta hermana, Gunnthrá.
- Fjorm: ¡Ylgr! No puede ser... Ylgr, no lo hagas... ¡Aquí tienes muchos aliados! ¡Son tus amigos!
- Alfonse: Bien dicho.
- Fjorm: ¿Qué...?
- Alfonse: Tienes razón. Y Kiran ha descubierto la verdad.
- Fjorm: ¿Qué? ¿De qué hablas? Dímelo, Kiran... No entiendo nada... ¿Qué? ¿Era un sueño...? Debo de estar agotada para tener sueños tan perturbadores.
- Hríd: Fjorm.
- Fjorm: ¿Hríd?
- Hríd: Es Ylgr.
- Fjorm: ¿Qué?
- Hríd: La traidora es Ylgr, seguro.
- Fjorm: ¿Ylgr? No...
- Hríd: Entiendo cómo te sientes... Ven, te lo voy a explicar. Por aquí...
- Fjorm: Vale, Hríd.
- Alfonse: Princesa Fjorm.
- Fjorm: Príncipe Alfonse... Escucha, mi hermano me ha dicho... que quien nos ha traicionado...
- Alfonse: Lo sé. Tenía mis sospechas... De hecho, estaba seguro de que eran nuestros enemigos los que nos la estaban jugando.
- Fjorm: ¿Nuestros enemigos?

Parte 5 - La traición

>> Apertura
- Alfonse: Empecé a dudar cuando Ylgr conoció a Kiran. Cuando fuimos a Múspell y vimos a la princesa por primera vez. En teoría ella no debería haber sabido quién era Kiran. Sin embargo reconoció su cara y dijo su nombre. ¿Acaso se conocían de antes? Me pareció extraño, pero podía ser que hubiese oído algo de Kiran en la prisión. ¿O quizá sí se conocían...?
- Fjorm: Entonces empezaste a sospechar.
- Alfonse: Sí, no se trataba de un error. Era una trampa. Lo dijo a propósito para sembrar dudas. Y gracias a eso deduje quién estaba detrás de eso.
- Hríd: Tenías que habérnoslo dicho antes. Debo encontrar a Ylgr cuanto antes.
- Alfonse: Príncipe Hríd... Espera, hay algo que no me cuadra.
- Fjorm: ¿Qué?
- Hríd: ¿Eh?
- Alfonse: Veo que estás de acuerdo con que el comportamiento de la princesa Ylgr fue sospechoso... Pero ella no es la única sospechosa. Ahora mismo me preocupa más tu comportamiento.
- Fjorm: ¿Cómo dices?
- Alfonse: Ya conocemos tu truco. Puedes transformarte en cualquier persona. Primero fue la comandante Anna, luego la princesa Ylgr y ahora el príncipe Hríd.
- Fjorm: ¿Qué...?
- Alfonse: Es verdad que la princesa Ylgr nos ha dado motivos para sospechar de ella, y eso ha distraído nuestra atención. Mientras tanto, tú has estado lanzando preguntas al aire para confundirnos. Has estado burlándote de nosotros en nuestra cara. Eso es justo lo que querías conseguir.
- Fjorm: Hermano... ¿De verdad? No puede ser... A menos que...
- Hríd: No te creas lo que dice Alfonse, Fjorm. Confía en mí.
- Alfonse: Aléjate de él, princesa.
- Fjorm: ¡Ya está bien! ¿Tú que opinas, Kiran? ¿Qué hago?
- Alfonse: ¡Alto ahí!
- ??? (Disfrazada de Alfonse): ¡Ja!
- Fjorm: ¿Qué? ¿Otro príncipe Alfonse?
- Alfonse: He intentado estar alerta, pero no había previsto esto... Ya te has divertido suficiente con el caos que has sembrado. Es hora de acabar con esto, Loki.
- ??? (Disfrazada de Alfonse): Vaya...

>> Inicio de la batalla
- Loki: Por fin me habéis descubierto. Vaya chasco...
- Alfonse: Te infiltraste en el grupo haciéndote pasar por la princesa Ylgr desde el principio. La verdadera princesa debe de ser la otra ofrenda para el rito del fuego... Zacharias solo nos dijo el nombre de una de las víctimas.
- Loki: Pues claro, querido. La arrojarán a la hoguera con Veronica. Ahora solo te queda un misterio por resolver... ¿Cómo pensáis derrotarme? Estoy deseando oír tu respuesta.

>> Fin de la batalla
- Loki: Vaya... Me has derrotado. No debería haber dudado de tu capacidad, Kiran. Ji, ji.

>> Cierre
- Loki: Bueno, queridos, sabía que antes o después me descubriríais. Os habéis ganado una recompensa... El rey y la pobre Veronica os esperan en el templo donde se lleva a cabo el rito del fuego. Solo lograréis llegar a tiempo si usáis una entrada secreta... Aquí tienes, Kiran. Este mapa indica cómo llegar hasta ella. Será mejor que os deis prisa; no sé cuánto tiempo de vida le queda a Veronica.
- Alfonse: Tú sirves a Surtr. ¿Por qué nos das esta información?
- Loki: Cierto, pero soy más que una simple sierva. Y para qué engañarnos, la princesa Veronica es irresistible. No quisiera verla morir tan pronto...
- Alfonse: Sí, seguro...
- Loki: Creo que ya he cumplido con mi misión. Ahora os toca enfrentaros a Surtr. Tanto si vencéis como si perdéis, estaré observando el espectáculo desde las alturas. Buena suerte, queridos.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes