Capítulo 13 - El camino a casa

Parte 1 - La princesa Laegjarn

>> Apertura
- Surtr: Laevatein... Te dije que no descansaras hasta acabar con todos ellos.
- Laevatein: Ya, y hemos... ¡Aaah!
- Surtr: Siguen vivos.
- Laevatein: ¡Au! ¡Aaah!
- Surtr: Y tú aquí sin hacer nada. Eres una vergüenza para Múspell. ¡Los débiles solo merecen la muerte!
- Laevatein: Padre, lo sie... ¡Aaah!
- Laegjarn: ¡Padre! ¡Para, por favor! La vas a...
- Surtr: ¿A qué? ¿A matar? ¿Y a ti qué te importa?
- Laegjarn: Padre...
- Surtr: Laevatein, te voy a dar una última oportunidad. Entrégate a las llamas de Múspell. Da igual que el combustible sea de mala calidad; el fuego no lo nota.
- Laegjarn: ¿Las llamas de Múspell? Pero eso significa...
- Surtr: Que va a morir como merece.
- Laegjarn: Padre, por favor... Échame a mí al fuego en vez de a ella. Así seré yo quien arda y quien destruya a nuestros enemigos. Te lo ruego.
- Surtr: Que así sea. Morirás tú primero, pero si no da resultado, tu hermana irá a la hoguera después de ti. Venga.
- Laegjarn: De acuerdo, padre.

>> Inicio de la batalla
- Anna: Esta entrada secreta está muy bien escondida. Si Loki no nos hubiese dado este mapa, no la habríamos encontrado jamás.
- Alfonse: Aquí se encuentra prisionera la princesa Veronica. ¡Tú!
- Laegjarn: Grrr...
- Fjorm: ¡Princesa Laegjarn!
- Alfonse: Espera, princesa Fjorm. Aquí pasa algo raro.
- Laegjarn: Múspell, dragón de fuego, te ofrezco mi carne. Acepta mis brazos, mis piernas, mi cabeza y mi corazón como alimento. ¡Devórame! ¡Ah! Aaah... ¡Aaah! ¡Ah! ¡Aaaaaaah!

>> Fin de la batalla
- Laegjarn: Laevatein, tienes que... Por favor...

>> Cierre
- Fjorm: Laegjarn...
- Laegjarn: No quiero tu compasión. Ya no hay vuelta atrás. Quienes se entregan a las llamas de Múspell reciben un poder enorme pero efímero... y luego mueren.
- Fjorm: Pero... seguro que podemos...
- Laegjarn: Si queréis ayudarme, encontrad a Laevatein y protegedla. Es todo lo que tengo.
- Fjorm: Entendido. Haremos todo lo posible por rescatarla.
- Laegjarn: Gracias, princesa Fjorm. Mis ojos... Las llamas de Múspell me los han quemado. No veo nada. Pero solo ahora puedo verte de verdad. Qué curioso, ¿no crees? Princesa Fjorm, si no hubiésemos arrasado Nifl, ¿crees que habríamos podido llegado a ser...?
- Fjorm: Laegjarn...

Parte 2 - Los sacrificios

>> Inicio de la batalla
- Nina: De repente, un hombre misterioso me invocó y, sin comerlo ni beberlo, ¡tenía que obedecerle por contrato! ¡Y eso es solo el primer capítulo! Estoy deseando saber cómo continúa. ¡Je, je!

>> Cierre
- Veronica: Ay...
- Ylgr: ¿Estás bien?
- Veronica: No.
- Ylgr: Normal. Con el calor que hace aquí, noto que cada vez tengo menos energía. Antes o después nos sacrificarán en el rito del fuego, ¿verdad? Vamos a morir.
- Veronica: Seguramente.
- Ylgr: ¡Pero yo no quiero morir! Quiero conocer más mundos... No puedo rendirme... Seguro que mis hermanos están viniendo a rescatarme. ¡Tienen que venir!... ¿Verdad?
- Veronica: ¿Siempre hablas tanto?
- Ylgr: ¿Eh? Ah, lo siento. Es que si no viene alguien a rescatarnos ya, vamos a...
- Helbindi: Deja de lloriquear, mocosa.
- Ylgr: ¿Eh? ¡Ah, eres tú! ¡Sigues vivo! Creía que...
- Helbindi: ¡Calla! Este sitio está plagado de guardias. Vamos, rápido. Tenemos que salir de aquí antes de que Surtr se dé cuenta de que hemos huido.
- Ylgr: ¿Nos vas a liberar? ¿Por qué?
- Helbindi: No hagas tantas preguntas y siéntete afortunada. No tengo ni idea de por qué os ayudo, ¿entendido?

Parte 3 - Criada glacial

>> Inicio de la batalla
- Flora: Soy Flora. Debo eliminaros por orden de mi señor y por el contrato que me vincula a él.

>> Cierre
- Helbindi: Eh, mocosa. Si no queréis morir, más vale que os deis prisa tu amiga y tú. Seguro que los guardias ya han notado vuestra ausencia. Es posible que nos atrapen.
- Ylgr: ¡Ay! ¡Estas ruinas son un lío!
- Veronica: Sí, son como un laberinto. Quizá por eso no nos han atrapado todavía.
- Ylgr: ¡Qué cansancio! No paramos de subir y bajar.
- Helbindi: Si tienes fuerzas para protestar, también las tienes para correr. Seguid adelante vosotras, ahora os alcanzo.
- Ylgr: ¿Qué? ¿Y qué pasa con...?
- Helbindi: ¡Que sigáis! De lo contrario, os partiré en dos con mi hacha.
- Ylgr: Vale...
- Helbindi: ¿Por qué no obedece sin rechistar? En fin, vamos allá.
- Surtr: Creía que estaba oyendo a una rata, y resulta que eres tú. El animal al que ordené vigilar la frontera. No me he olvidado de ti.
- Helbindi: Alteza...
- Surtr: Ahórrate las excusas, ya es demasiado tarde. ¿Cómo osas rebelarte contra mí? Eres estúpido, inútil y débil. Ha llegado tu hora. No eres más que una rata de alcantarilla. Y en Múspell a las ratas las quemamos, como bien sabe tu hermana.
- Helbindi: ¡Grrr!
- Surtr: ¿Tienes algo que decir? ¿Unas últimas palabras? ¡Habla!
- Helbindi: ¿Quieres que diga algo? Pues escúchame bien, vas a cosechar lo que has sembrado.
- Surtr: ¡Maldita rata!
- Helbindi: Corre, mocosa, no te pares...

Parte 4 - La princesa Laevatein

>> Apertura
- Ylgr: ¿Hacia dónde vamos? ¿Dónde está la salida? ¿Por aquí? ¿Qué hacemos? Si no nos damos prisa, Surtr nos alcanzará y... ¡No! ¡No podemos permitirlo! ¡Soy demasiado joven para morir! Ni siquiera me ha dado tiempo a enamorarme...
- Veronica: No te callas ni debajo del agua.
- Ylgr: Perdón...
- Veronica: Por aquí, rápido.
- Ylgr: Ah...
- Laevatein: (...)
- Veronica: Tú eres la hija de Surtr, Laevatein, ¿me equivoco?
- Laevatein: ¿Hija? No soy más que un instrumento para él.
- Veronica: ¿Vienes a capturarnos?
- Laevatein: Sí, y a buscar a nuestros enemigos. Van a venir aquí porque es la única forma de derrotar a padre.
- Veronica: Imagino que Laegjarn ha muerto.
- Laevatein: No hables así de mi hermana ¡o te mato!
- Veronica: Adelante, destruye el sacrificio que tu padre necesita para sobrevivir. Prefiero morir a que me use Surtr. Al menos mi hermano no tendrá que arriesgar su vida para salvarme. Si crees que puedes matarme, inténtalo.
- Laevatein: Serás...
- Bruno: ¡Basta!
- Veronica: ¡Bruno! ¡Has venido!
- Laevatein: Aparta de en medio.
- Fjorm: Ylgr, ¿estás ahí?
- Ylgr: ¡Estoy aquí, Fjorm!
- Sharena: Dada la situación, vamos a ayudarte, princesa Veronica. Pero solo por esta vez.
- Veronica: Askr...

>> Inicio de la batalla
- Laevatein: ¡Vosotros! ¿Dónde está mi hermana? ¿La habéis matado?
- Fjorm: Pues...
- Laevatein: No os lo perdonaré jamás... Haré lo que ordenó mi padre. Os mataré a todos, pero no por él, sino por lo que le habéis hecho a mi hermana.

>> Fin de la batalla
- Laevatein: Aah... Grr... Todavía puedo luchar... ¡Llamas de Múspell!

>> Cierre
- Laevatein: Múspell, dragón de fuego, te ofrezco mi carne.
- Fjorm: ¡Para!
- Laevatein: Acepta mis brazos, mis piernas, mi cabeza y mi corazón como alimento. ¡Devórame!
- Fjorm: ¡Para! ¡Esto no es lo que quería Laegjarn!
- Laevatein: ¿Qué? ¿Cómo lo...?
- Fjorm: La última voluntad de Laegjarn era que vivieses. No acabes con tu vida. Respeta la voluntad de tu hermana. Algún día la guerra entre Nifl y Múspell cesará y por fin habrá paz en nuestros reinos.
- Laevatein: ¿Me ordenó... vivir?
- Fjorm: No, Laevatein, no te ordenó nada. Simplemente te quería, y su deseo antes de morir era que sobrevivieses.
- Laevatein: Laegjarn...
- Bruno: Veronica, siento haber tardado tanto.
- Veronica: No importa, Bruno. ¿Sabes algo de Xander?
- Bruno: No te preocupes por él, está a salvo.
- Alfonse: Gracias, Zacharias, nos has vuelto a salvar.
- Bruno: Soy yo quien debe darte las gracias, Alfonse. Tú me salvaste hace mucho tiempo. Últimamente me viene a la mente ese recuerdo.
- Alfonse: Ya hablaremos luego, Zacharias. Ocúpate de poner a salvo a Ylgr y a tu hermana. Nosotros nos encargamos de Surtr. Sin ofrendas, el rito del fuego no puede protegerlo. Es hora de terminar lo que hemos empezado.

Parte 5 - Surtr, el rey ígneo

>> Inicio de la batalla
- Fjorm: ¡Venimos a por ti, Surtr!
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Por fin me han encontrado los cachorritos extraviados.
- Alfonse: Surtr, rey de Múspell... Invadiste Nifl y Askr, y acabaste con la vida de muchos inocentes. Como príncipe del reino de Askr y miembro de los Guardianes... ¡Voy a acabar contigo aquí y ahora!
- Surtr: ¡Adelante, enfréntate a mí! Solo puede haber un rey. Esa lección te va a quedar marcada a fuego.
- Alfonse: ¡Tú no eres un rey! Un gobernante al que le da igual su pueblo no merece tal título. Lo que eres es un tirano, y ha llegado tu hora.
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Tengo que admitir que eres gracioso. Todos los reyes son tiranos. Hago lo que se me antoja. Todos viven por mi gracia y eso me convierte en rey.
- Fjorm: Según esos principios no eres un rey.
- Surtr: ¿Cómo?
- Fjorm: Ya no podrás seguir gobernando solo porque creas que es tu derecho. Pondremos fin a tu reinado ¡y a tu vida!
- Surtr: ¡Ja, ja, ja! Bonitas palabras, hija del hielo. La llama de la venganza ha derretido tu debilidad. ¡Así me gusta! Gracias al sufrimiento, tu hielo se ha convertido en fuego.
- Fjorm: ¡Vaya tontería!
- Surtr: Basta de charlas. Las llamas que hay en mi interior claman batalla. ¡Os desafío a vida o muerte! ¡Ja, ja, ja!

>> Fin de la batalla
- Surtr: Grr... No... Es imposible... Iba a mataros a todos y... ¿Cómo...?
- Fjorm: ¿Quieres saber por qué seguimos con vida? Porque eres débil, Surtr.
- Surtr: ¡¿Cómo te atreves?! ¡Vosotros no estáis a mi altura!
- Fjorm: Tú nos arrebataste lo que más nos importaba. Es imposible hacerte pagar por todo ello. Pero esta vez seremos nosotros quienes te despojaremos a ti de todo lo que posees.
- Surtr: ¡Aaah! Grrr... (...)
- Fjorm: Madre, hermana..., por fin lo logramos.
- Alfonse: Sí, esta vez sí.
- Anna: Por fin hemos cumplido con nuestro deber.
- Sharena: ¡Tenemos que contárselo a todo el mundo!
- Alfonse: Sí, volvamos a casa. A Askr...

>> Cierre
- Fjorm: Gracias por tu ayuda, hermano.
- Hríd: ¿Y ahora qué harás, hermana?
- Ylgr: Fjorm..., no te volverás a ir, ¿verdad? Prométeme que no te irás. Ahora que por fin estamos todos juntos, podríamos volver a Nifl.
- Fjorm: Lo siento, Ylgr, pero... Estoy en deuda con alguien y debo saldarla por mi honor. Le debo mucho a los Guardianes y a Kiran. Sé que es egoísta irme ahora, pero quiero devolver el favor a los Guardianes. Hríd, quedas al mando de Nifl. Sé que serás un buen rey. Y que algún día lograrás la paz con Múspell, que estará en manos de Laevatein. Cof...
- Hríd: ¿Se lo has dicho, Fjorm? ¿Les has dicho que eres una ofrenda para el rito del hielo?
- Fjorm: (...)
- Hríd: Igual que el rito del fuego, el del hielo también se cobra vidas.
- Fjorm: Nuestra madre y Gunnthrá se sacrificaron para salvarnos. Seguramente si sigo viva, es gracias a Gunnthrá. Y ahora me toca ayudar a mí. Nada me gustaría más que poder hacer algo por Kiran.
- Hríd: Hermana...
- Fjorm: No sé cuánto tiempo de vida me queda, así que quiero aprovechar cada minuto.
- Hríd: Me duele decirlo, pero no te queda mucho.
- Fjorm: Lo sé, Hríd... Es raro. Tenía muy claro que cuando destruyésemos a Surtr yo podría morir en paz... Pero cuando recuerdo todo lo que he vivido con los Guardianes de Askr... se me encoge el alma. Me gustaría quedarme con ellos, aunque solo fuese un poco más. Ay, Kiran...
- Hríd: Entiendo cómo te sientes, hermana. Ve adonde tengas que ir. Rezaré porque no te pase nada.
- Fjorm: Gracias, Hríd. Debo irme. Debo partir hacia Askr para poder seguir ayudando a Kiran.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes