Capítulo 01 - Muerte

Parte 1 - Llegan los muertos

>> Apertura
- Henriette: ¡Alfonse! ¡Sharena!
- Alfonse: ¿Madre?
- Sharena: ¡Madre! ¿Qué haces aquí?
- Henriette: Mis niños... Veo que estáis bien, me alegro mucho.
- Anna: ¡Majestad! ¿Habéis estado paseando por palacio sin escolta?
- Henriette: ¡Comandante Anna! Cuánto tiempo. Gracias por cuidar de Alfonse y de Sharena. ¡Me encanta el castillo! Es precioso... ¡y está lleno de héroes!
- Alfonse: Madre, te presento a [nuestro invocador,nuestra invocadora], Kiran.
- Henriette: ¡Conque tú eres [el famoso,la famosa] Kiran! Sharena me ha hablado mucho de ti. Me alegro de conocerte en persona. Has ayudado enormemente a Askr. Yo soy Henriette. Te agradezco mucho todo lo que has hecho por mis hijos.
- Alfonse: Madre..., ¿para qué has venido?
- Henriette: He venido a buscaros. Tu padre quiere hablar contigo.
- Alfonse: ¿Ah, sí? Por lo que dijo la última vez que hablamos, creía que no quería volver a verme.
- Henriette: No te preocupes, ha sido él quien me ha pedido que viniese. Quiere hablar contigo en privado.
- Alfonse: ¿Qué querrá decirme tan importante como para tener que hacerlo en persona? - Henriette: Ya lo conoces... Enseguida lo sabrás. Coged lo que necesitéis. Debemos irnos cuanto antes.

>> Inicio de la batalla
- Alfonse: ¡Enemigos!
- Sharena: ¿Aquí, en Askr? ¿Cómo puede ser? Si ni siquiera estamos cerca de la frontera.
- Anna: Ni nuestros informadores ni los grupos que vigilan las fronteras nos han dado ningún aviso. Pero es un ejército gigantesco... ¿Cómo habrá llegado hasta aquí?
- Alfonse: Fijaos en los uniformes. Parecen soldados de Embla.
- Henriette: No, son de Hel.
- Alfonse: ¿De Hel?
- Anna: ¡Atrás, Majestad! No hay tiempo para explicaciones. ¡Todos en guardia! Nos enfrentaremos a ellos.

>> Fin de la batalla
- Alfonse: Desaparecen como si fuesen fantasmas... ¿Qué está pasando?
- Henriette: Están muertos. Son soldados de Embla caídos en combate. Ahora sirven en las filas del ejército del reino los muertos. Qué desdicha...
- Alfonse: ¿Has dicho «reino de los muertos»?
- Henriette: Sí. Hay quienes al morir van a un lugar mejor. Otros descienden al reino de la oscuridad eterna. Se llama Hel y es el reino de los muertos. Vuestro padre os lo explicará.
- Alfonse: Así que de esto es de lo que quiere hablarme...
- Henriette: Sí. Y me temo que es más urgente de lo que creía. Démonos prisa.

Parte 2 - Askr en tinieblas

>> Sin diálogos

Parte 3 - Espadachín letal

>> Inicio de la batalla
- Lif: ¡Eh!
- Alfonse: ¿Eres un soldado del reino de los muertos?
- Lif: Me llamo Líf.
- Alfonse: ¿Líf? No puede ser...
- Sharena: ¿Qué pasa, Alfonse?
- Lif: Temblad ante Sökkvabekkr, la espada de la perdición, y observad cómo asolo el mundo con ella.

>> Fin de la batalla
- Anna: El enemigo ha desaparecido...
- Alfonse: Líf...
- Sharena: ¿Lo conoces?
- Alfonse: No, pero sé quién es. Su nombre aparece en muchos libros. Seguro que lo has leído alguna vez. El rey Líf fue quien inició el linaje de la familia real de Askr. Hizo un pacto con Askr, el dragón divino, quien le otorgó poder para abrir portales a otros mundos. Y así Líf se convirtió en el primer rey de Askr.
- Sharena: ¿El primer rey de Askr? Entonces..., ¿cómo puede estar vivo?
- Alfonse: Recuerda que estamos luchando contra muertos. Es posible que nos encontremos con alguno de nuestros ancestros.
- Sharena: ¿Y tendremos que luchar contra ellos?
- Alfonse: El rey Líf fundó Askr y se convirtió en un héroe gracias al poder de la sangre del dragón. No sabemos de lo que es capaz. En las próximas batallas debemos ser precavidos.

Parte 4 - Bruja omnicida

>> Inicio de la batalla
- Thrasir: En posición.
- Sharena: Hermano, ¡el enemigo está aquí mismo!
- Thrasir: Soy Thrasir, general del reino de los muertos, también conocida como Bruja omnicida. He venido a eliminar cualquier rastro de vida...

>> Fin de la batalla
- Sharena: El enemigo ha desaparecido otra vez. Thrasir... Ese nombre me suena.
- Alfonse: Fue la primera emperatriz de Embla.
- Sharena: ¿Es una antepasada de la princesa Veronica?
- Alfonse: Eso parece. Era una bruja tan poderosa que podía devastar mundos enteros. Líf y Thrasir... Los reyes más importantes de la historia se han convertido en nuestros enemigos.

Parte 5 - Muerte piadosa

>> Apertura
- Eir: Madre...
- Hel: Eir.
- Eir: Haré todo lo posible por ayudarte; cualquier cosa, por pequeña que sea.
- Hel: No eres suficientemente fuerte, Eir. Nuestros enemigos llegarán pronto y no estás preparada para enfrentarte a ellos.
- Eir: Pero, madre...
- Hel: Si quieres morir, adelante, pero hay una alternativa: podrías unirte a los vivos.
- Eir: ¿Qué? ¿Por qué?
- Hel: Únete a su ejército, obedéceles y entrégate por completo a su causa. Cuando te hayas ganado su confianza, te daré la orden para que acabes con ellos.
- Eir: Madre...
- Hel: Esas son mis órdenes y las obedecerás te gusten o no.
- Eir: Sí, madre.

>> Inicio de la batalla
- Eir: Sois de Askr...
- Alfonse: ¿Y tú de dónde eres?
- Eir: Me llamo Eir y soy la princesa del reino de los muertos.
- Alfonse: Entonces, estás en el ejército de Hel.
- Eir: Sí, pero...
- Alfonse: ¿Pero qué?
- Eir: No me importa el resultado de esta batalla. Vamos a luchar.

>> Fin de la batalla
- Eir: He perdido. Debéis matarme...
- Alfonse: Yo no...
- Eir: ¿No vas a matarme? ¿Por qué?
- Alfonse: No puedo acabar con la vida de un rival que se rinde. Además, hay varias cosas que quiero preguntarte...
- Eir: ¿Entonces me tomáis prisionera? Está bien.

>> Cierre
- Henriette: ¿Vamos, Alfonse? Tu padre te está esperando.
- Alfonse: Sí, madre.
- Henriette: Y a ti también, Sharena. Pero solo vas a observar.
- Sharena: Pretendo pasar desapercibida. Cuando padre se enfada...
- Anna: Buena suerte a los dos. Vamos a buscar un lugar donde esperar, Kiran. Mientras, tenemos que averiguar qué hacer con esta chica...
- Eir: Quiero unirme a vosotros.
- Anna: ¿Cómo? ¿Pero tú no luchas con el ejército de Hel?
- Eir: Luchaba. Ahora que me he escapado, no puedo regresar.
- Anna: ¿La princesa de Hel deserta de su propio ejército? ¿Cómo es eso?
- Eir: No puedo explicártelo.
- Anna: ¡Todo esto me suena a engaño! Si tú no confías en nosotros, nosotros tampoco lo haremos en ti.
- Eir: Es verdad, no tengo derecho a pediros nada... Aun así, me gustaría unirme a vosotros. Si alguna vez os inspiro desconfianza, matadme de inmediato.
- Anna: Me das mala espina, pero seguro que sabes mucho del ejército de Hel, y esa información es muy valiosa. Dejemos las cosas claras: puedes unirte a nosotros, pero si tengo la mínima sospecha de ti, se acabó.
- Eir: De acuerdo.
- Anna: Qué rara es, ¿verdad? Es tan apática... No parece que nos tenga ningún rencor. Vigílala de cerca, Kiran.
- Eir: Haz lo que tengas que hacer, Kiran.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes