Capítulo 08 - Revelación abrupta

Parte 1 - El reino en ruinas

>> Apertura
- Anna: ¿Cómo deberíamos proceder a continuación? No tenemos tiempo que perder... La cuestión es esta: ¿servirá de algo seguir explorando este mundo? Puede que nuestra mejor opción sea regresar al reino de los muertos...
- Alfonse: Comandante Anna, si te parece bien, me gustaría investigar la biblioteca del castillo.
- Sharena: Pero cuando buscamos en nuestra biblioteca no logramos encontrar ninguna pista para derrotar a Hel... ¿Crees que quizá tendríamos más suerte en este mundo?
- Alfonse: ¡Así es! E incluso si no descubrimos cómo vencer a Hel, seguro que aprenderemos más sobre este Askr. Aunque sean cosas simples, como en qué año estamos o qué es lo que sucedió exactamente...
- Anna: Mmm... Sí, es una buena opción. Si Hel es quien devastó este Askr, podríamos descubrir algo crucial. Estoy segura de que, si vamos, desentrañaremos algunos misterios sobre Hel. ¡En marcha!

>> Inicio de la batalla
- Thrasir: Sois tenaces, pero la muerte lo es aún más. Tarde o temprano, todos pereceréis.

>> Fin de la batalla
- Sharena: Me conozco este lugar como la palma de la mano. Apenas puedo distinguir entre este mundo y el nuestro... ¿Qué os parece si pasamos la noche en el fuerte que hay en la cima de esa colina? ¡Así estaremos cómodos!

>> Cierre
- Alfonse: Askr, nuestro querido reino, reducido a ruinas... Me cuesta aceptar lo que ven mis ojos. Además, hay algo en particular que me inquieta... Sospecho que... ¡¿?!
- Lif: ¡Prepárate para morir!
- Alfonse: ¡Líf! Argh...
- Sharena: ¡¿Alfonse?! ¡No te atrevas! Si quieres matar a mi hermano, antes tendrás que pasar por encima de mi cadáver.
- Lif: Tú... Fuera de mi camino.
- Anna: ¡Enemigo avistado! ¡Nos atacan!
- Lif: (...)
- Alfonse: ¡Se ha esfumado! ¿Qué mosca le ha picado? Lo siento mucho. No me esperaba que intentara asesinarme y he bajado la guardia sin querer...
- Sharena: No te preocupes por eso. ¿Te encuentras bien?
- Alfonse: ¡Gracias a ti, sí! Me he dado cuenta de algo que había pasado por alto...
- Sharena: ¿De qué hablas?
- Alfonse: Líf ha vacilado unos segundos antes de apuntarte con su arma. ¿A qué se habrá debido?
- Sharena: Tienes razón... Puede que sus convicciones le impidan luchar contra una mujer...
- Alfonse: Mmm... No me parece probable, la verdad. Ha de haber otro motivo...

Parte 2 - El último taguel

>> Inicio de la batalla
- Yarne: Soy el último de los taguel. Como madre y padre ya no pueden luchar, debo pelear en su nombre. ¡Lo haré por ellos!

Parte 3 - Una fragancia sempiterna

>> Inicio de la batalla
- Kjelle: Debo entrenar y volverme más fuerte. Juro que algún día recuperaré todo lo que he perdido...

>> Cierre
- Eir: ¡Espera, Líf!
- Lif: ¿Qué quieres?
- Eir: Sabes... Sabes algo de mí, ¿verdad? Algo que he olvidado. ¡Dímelo, te lo ruego! Creo que me queda muy poco para recordar algo. Algo muy importante...
- Lif: ¡Ufff!
- Eir: Las flores que colocaste en aquella aldea eran una ofrenda, ¿verdad? Todo esto me resulta muy familiar... Pues... Sí...
- Lif: Díselo a Hel. Se encargará de borrar esos recuerdos. Borrará todos y cada uno de ellos...
- Eir: Aun así, puedo ver una profunda tristeza reflejada en tu rostro mientras hablamos. ¿Por qué? Espera un segundo... ¿Podría ser que tú...?

Parte 4 - Heraldo del futuro

>> Inicio de la batalla
- Nah: Me llamo Nah... ¿Que tengo un nombre muy raro, dices? Sí, puede que sea un tanto extraño...

Parte 5 - Una premonición funesta

>> Apertura
- Alfonse: Por suerte, la mayoría de la biblioteca está en perfecto estado a pesar de la tragedia que asoló este reino. Por lo que he podido leer, en este Askr han pasado más años que en el nuestro.
- Sharena: ¿En serio? Entonces, ¿conoceré a una versión anciana de mí misma?
- Alfonse: Mucho me temo que no... Según mis investigaciones, la Sharena de este Askr ya ha fallecido.
- Sharena: ¡¿Cómo dices?! ¿Mi otra yo ha muerto? Jo... Aunque tampoco me sorprende. Este lugar es inhóspito. Solo queda la sombra de lo que un día fue...
- Anna: Alfonse, ¿has logrado descubrir qué desató el caos y la destrucción aquí?
- Alfonse: He encontrado unos fragmentos muy intrigantes. Dejadme que os los lea... «La vida del gran monarca llegó a su fin por culpa de la maldición de la soberana de los muertos. »Conforme se desató el caos, unimos fuerzas con los emblianos para buscar el corazón prohibido...»
- Anna: ¿El corazón prohibido? ¿A qué demonios se referirá el libro con eso?
- Alfonse: No lo tengo claro, pero parece ser la clave del ritual que hicieron Askr y Embla para luchar contra Hel. «El ritual del corazón es el único modo de abatir a la soberana de los muertos.»
- Anna: ¡Vaya que si has dado con una pista! Sea lo que sea ese corazón, puede acabar con Hel. Diría que ya tenemos un objetivo...
- Alfonse: No te apresures, comandante. También tengo malas noticias. «Aunque el corazón tiene el poder de vencer a Hel, también puede suponer el final de quien lo usa. »Con cada uno de sus latidos, arrebata una vida inocente. »Fue así como la muerte desoló nuestro hogar en un abrir y cerrar de ojos reduciéndolo a cenizas. »Humanos, bestias... La muerte no hizo distinción ninguna y acabó con todos y cada uno de ellos. »Gran dragón Askr, ten clemencia con nosotros a pesar de haber cometido un pecado imperdonable. »Solo te pedimos una cosa: ¡sálvanos!»
- Anna: ¡¿Entonces, eso es lo que sucedió en este mundo?! ¿Debe nuestro Askr correr el mismo destino si queremos derrotar a Hel? Si ese es el caso..., es un precio que no estoy dispuesta a pagar.
- Alfonse: Qué tragedia...

>> Inicio de la batalla
- Sharena: ¿Y ahora qué quieres?
- Lif: ¡Mpf!
- Alfonse: Líf, ¿por qué nos persigues con tanta insistencia? ¿Es que debemos morir?
- Anna: ¡En guardia!

>> Fin de la batalla
- Lif: Aaah...
- Alfonse: ¡Espera, Líf! Tengo una pregunta que hacerte. Líf no es tu verdadero nombre, ¿verdad? Estoy seguro de ello.
- Sharena: ¿Alfonse?
- Lif: ¡Mpf!
- Alfonse: Hubo un tiempo en que creí que eras mi ancestro, el primer rey de Askr, tal y como nos dijiste... Pero es mentira, ¿verdad? Al fin y al cabo, conoces a Sharena. Y no solo eso... ¡Te preocupas por ella! No acabaste con ella cuando tuviste la oportunidad e hiciste una ofrenda con sus flores favoritas. Eso deja claro que eres de nuestra época, no de un pasado remoto. Además, puedes abrir portales a otros mundos como la realeza de Askr.
- Lif: ¿Y qué?
- Alfonse: Que, según todo lo que sabemos de ti, solo puedes ser una persona. Sé cuál es tu nombre, el verdadero.
- Lif: ¡Calla!
- Alfonse: Alfonse... Así te llamas en realidad.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes