Capítulo 09 - Séquito mortuorio

Parte 1 - Un alto al fuego

>> Apertura
- Sharena: ¡¿Alfonse?! ¿Cómo vais a ser Líf y tú la misma persona?
- Alfonse: Puede que Líf no lo haya confirmado, pero tampoco lo ha negado. Mucho me temo que estoy en lo cierto... No es el primer rey de Askr, ni mucho menos. Es mi yo de otro mundo... ¡Y seguro que sabe algo sobre el ritual del corazón!
- Veronica: ¿El ritual del corazón? ¿Y eso qué demonios es?
- Anna: Con ese nombre, bien podría tratarse de un rito embliano... Un segundo... ¡Princesa Veronica! ¿Qué haces aquí? ¿Y cómo te las has apañado para encontrarnos?
- Veronica: El avance del ejército de Hel es imparable y Embla está en peligro, ¡así que aquí estoy! Además, Loki me ha echado una mano para llegar hasta aquí.
- Alfonse: Ya veo... ¿Has venido para ayudarnos a derrotar a Hel?
- Veronica: ¡Así es! Hel debe ser aniquilada. Hasta que lo logremos, podréis considerarme vuestra aliada.
- Sharena: ¡Qué sorpresa, princesa Veronica! Pero espero que no acabes dándonos una puñalada trapera...
- Veronica: Shhh... El enemigo se aproxima por aquel flanco. ¡En guardia!

>> Inicio de la batalla
- Veronica: El ejército de los muertos... Lo dejo en vuestras manos. Cuando hayáis terminado, seguiremos con esta conversación. Yo iré a echarme una cabezadita. El viaje ha sido muy largo y estoy algo cansada...
- Sharena: ¡Menudo morro! Pero no sé ni por qué me sorprendo... ¡Ya sabía yo que no ibas a ayudarnos!

>> Fin de la batalla
- Veronica: Así que el ritual del corazón es una ceremonia con la que se puede matar a Hel... Mmm...
- Alfonse: Así es. Sin embargo, eso es todo cuanto sabemos. En el fragmento no se especificaban más detalles...
- Veronica: ¿A qué esperamos para partir, entonces?
- Sharena: ¿Cómo? ¿Adónde sugieres que vayamos a continuación?
- Veronica: ¡Pues a Embla, evidentemente! Si en el Askr de este mundo quedan vestigios del rito, puede que también los haya en Embla.

Parte 2 - Protector noble

>> Inicio de la batalla
- Dimitri: Soy Dimitri Alexandre Blaiddyd, príncipe heredero del Sacro Reino de Faerghus. Que te quede claro: ¡yo jamás me arrugo ni me contengo ante nadie!

Parte 3 - Soñador astuto

>> Inicio de la batalla
- Claude: ¡Soy Claude! Mira, todo el tema estratégico lo llevo fetén, pero lo que se dice luchar... no es mi fuerte. No me exijas demasiado, profe.

>> Cierre
- Eir: Hay algo que debo contarte, Kiran. Acabo de recordar algo... ¡Algo de extrema importancia! Príncipe Alfonse, princesa Sharena, escuchadme vosotros también. ¡Nos habíamos conocido antes! Coincidimos hace mucho tiempo, pero no en el mundo del que venís, sino en este Askr...
- Sharena: ¡Encantada de conocerte! Me llamo Sharena y este es mi hermano mayor, Alfonse.
- Alfonse: ¡Es un placer! Yo soy Alfonse, el príncipe de Askr.
- Eir: Así que sois la princesa Sharena y el príncipe Alfonse...
- Sharena: ¿Tú cómo te llamas?
- Eir: Pues... Yo...
- Sharena: Ah, no te preocupes. Si prefieres no decírnoslo, ¡no hay ningún problema! Pero, en ese caso, ¿cómo deberíamos llamarte? Mmm... ¡Ya lo tengo! ¿Qué te parece si pensamos un mote amistoso? Espero que no te importe... ¡Seguro que entre todos se nos ocurre uno precioso!
- Eir: Ji, ji, ji... Ay, princesa Sharena... ¡Eres de lo que no hay! La luz de la vida emana con gran fuerza de tu interior.
- Sharena: ¿D-de verdad? Vaya... Dicho de ese modo, me da un pelín de vergüenza...
- Eir: Disculpadme por no haberme presentado antes. Me llamo Eir. ¡Es un gran placer conoceros!

Parte 4 - Heredera ávida

>> Inicio de la batalla
- Edelgard: Soy la princesa heredera del Imperio de Adrestia, Edelgard von Hresvelg. Me encargaré de poner tu fuerza a prueba. ¡No esperes clemencia por mi parte!

Parte 5 - Pérdida de cordura

>> Apertura
- Veronica: El castillo de Embla se alza frente a nosotros. Es justo igual que el de mi reino... Voy a entrar. Vosotros esperad aquí.
- Sharena: E-esto... Estaríamos encantados de ayudarte con tu investigación, princesa Veronica.
- Veronica: Mmm... Mucho me temo que habéis malinterpretado mis palabras. Cooperaré con vosotros para vencer a Hel, pero solo cuando sea estrictamente necesario. ¡Me niego a dejar que mis enemigos campen a sus anchas por mi castillo!
- Sharena: Vaya... C-como prefieras...
- Veronica: Y ahora, espabilad. Tu rival ha llegado, príncipe Alfonse.
- Alfonse: ¡Es Líf!

>> Inicio de la batalla
- Lif: (...)
- Alfonse: ¡Líf!
- Lif: Alfonse... Tu mundo, el mío... Tomé una decisión y ahora no me queda más remedio que afrontarla. Yo... Si mato es para devolverle la vida a este mundo, aunque te cueste creerlo.
- Alfonse: ¿Qué quieres decir con eso? ¡No tiene sentido!
- Lif: Desaté una terrible maldición y celebré un ritual prohibido. Yo tan solo quería vencer a Hel... ¡Pero no fue más que un grave error! Todos los habitantes de Askr murieron por mi culpa.
- Alfonse: (...)
- Lif: Estaba desesperado por aniquilarla. Al final, tomé una decisión arriesgada y perdí. Todos perdimos menos Hel... Por si fuera poco, mató a mi pobre hermana. Sharena me protegió hasta su último aliento... Antes de cerrar los ojos, me dedicó estas palabras: "Sálvate, Alfonse."
- Alfonse: Sharena...
- Lif: Y al final, después de la tragedia, Hel me obligó a equilibrar las filas de su séquito. Cuando alguien de otro mundo muere, una de las víctimas de Hel logra salvarse. Y llegará el día en que parezca que el ritual nunca se celebró... Todos estarán vivos, ¡incluso Sharena! Por ese motivo, llegué a un acuerdo con Hel. Para salvar mi mundo... debo arrasar el vuestro.
- Alfonse: ¡No! Y pensar que somos la misma persona... ¿Te has vuelto loco?
- Lif: ¿Que si me he vuelto loco? ¿Cómo no iba a hacerlo? Todo fue culpa mía. El pueblo de Askr, Sharena... ¡Y también Kiran! Perdí la cordura cuando fallecieron.
- Alfonse: (...)

>> Fin de la batalla
- Lif: ¡No puedo permitirme perder en el campo de batalla! Tengo que pararles los pies y salvar a mi gente... Haré lo que haga falta para equilibrar las filas del séquito mortuorio.

>> Cierre
- Veronica: Vaya... Parece que tu enemigo ha puesto pies en polvorosa. ¡La venganza lo corroe por dentro! Y pensar que se trata del príncipe Alfonse de este Askr...
- Alfonse: Dinos, ¿has podido encontrar alguna pista sobre el ritual?
- Veronica: Sí. He averiguado qué necesitamos para llevar a cabo la ceremonia: el corazón de Angrboða. No solo es un ser que posee un poder inconmesurable, sino que también dio a luz a Hel. Si usamos el poder de Angrboða, lograremos aniquilar a la reina de los muertos.
- Alfonse: ¿Y qué hay de la maldición? ¿Has descubierto cómo funciona exactamente?
- Veronica: Así es. El corazón se encuentra sellado en las profundidades de un templo de sangre embliana. Si alguien rompe el sello, el corazón se cobrará una víctima con cada uno de sus latidos. En primer lugar, les arrebatará la vida a aquellos que lleven a cabo el ritual. Sin embargo, el resto del mundo acabará corriendo la misma suerte y, uno a uno, todos morirán... Finalmente, cuando no quede rastro de vida, el corazón volverá a entrar en un largo letargo.
- Anna: ¡Será mejor que nos olvidemos del ritual en ese caso!
- Veronica: Mmm... Me pregunto si...
- Anna: ¿En qué piensas, princesa Veronica?
- Veronica: Celebrar el ritual en nuestro mundo no es una opción que podamos considerar. ¡Pero en este mundo ya se ha llevado a cabo! Tiene que estar por aquí en algún lugar... El fruto del ritual del corazón... ¡El arma capaz de aniquilar a Hel!

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes