Tormenta - Morir en el campo de batalla

» Prólogo
- Lyn: Esta espiral de viento tan siniestra debe ser la entrada a la Tormenta.
- Marth (enmascarado): Lo es. Y dentro habrá una miríada de héroes con la intención de detenernos.
- Hector: Imagino que bastará con derrotarlos a todos. No perdamos más tiempo. ¡A por ellos!
- Eliwod: No nos precipitemos. Marth, ¿hay algo que debamos saber antes de entrar?
- Marth (enmascarado): Hay un héroe poderosísimo que aguarda en las profundidades de la Tormenta... Cuando lucha, es como si su hacha formara parte de su cuerpo. Lo llaman «berséker».
- Eliwod: Qué apodo tan temible...
- Hector: Luchar contra él será interesante. Pero, sea quien sea ese héroe, caerá ante mi acero. Segurísimo.
- Marth (enmascarado): Si otra persona dijera algo así, la tacharía de prepotente. Pero, si lo dices tú, Hector..., me lo creo. Sigamos avanzando. Debemos restaurar este mundo.

» Epílogo
- Marth (enmascarado): La Tormenta se está debilitando. Vuestro mundo está a salvo.
- Eliwod: Marth, debo preguntártelo... El tal «berséker» al que nos enfrentamos... ¿Era Hector?
- Hector: ¡Ja, ja! ¡Qué chiste más malo! ¿Cómo iba a ser yo? ¡Si estaba justo a tu lado!
- Lyn: Suena a chiste, pero es difícil no pensarlo. Solo hace falta ver su apariencia y su fuerza descomunal...
- Hector: ¿Y esas caras tan largas? Hemos ganado, y yo me siento de fábula. No hay de qué preocuparse.
- Marth (enmascarado): Hector tiene razón. No era el hombre que conocéis. No hay motivos para darle vueltas. Vamos a comprobar si nuestros esfuerzos han tenido el efecto deseado en vuestro mundo.
- Hector: Adelantaos. Quiero hablar con Marth un momento.
- Marth (enmascarado): ¿De qué quieres hablar?
- Hector: Dices que has visto el futuro... Entonces, ¿has visto el mío? ¿Sabes qué será de mí?
- Marth (enmascarado): Sí...
- Hector: Mi hacha se llama Armads, y perteneció a un tal «berséker». Recuerdo que una vez dijo: «¿Quieres fuerza? Pues prepárate. Cuando hayas adquirido mi poder... »Tu vida no terminará en una cómoda cama. »Morirás en el campo de batalla. En el jardín salvaje de las delicias de la sangre».
- Marth (enmascarado): El «berséker» contra el que luchamos recibió su poder forjando un contrato con Armads. Luego...
- Hector: Sé de qué hablas; yo hice lo mismo. Supongo que eso significa que moriré en el campo de batalla... No se lo digas a Eliwood ni a los demás, ¿de acuerdo? No quiero que se preocupen.
- Marth (enmascarado): Te lo prometo, Hector. Eres un verdadero héroe. Ha sido un honor haberte conocido.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes