Tormenta - Lazos invisibles

» Prólogo
- Chrom 2: Por fin... se ha acabado. Daraen, lo hemos logrado. ¡Hemos cambiado nuestro destino! Al fin hemos podido vencer.
- Daraen (F): Sí... ¿Qué es eso? Flash
- Daraen (Caído): Es verdad. Se ha alterado el curso del destino.
- Daraen (F): ¿Quién eres?
- Daraen (Caído): Las distorsiones fluyen por el espacio-tiempo... La causalidad se deforma y retuerce. Ahora la historia de este mundo se ha liberado. ¿Quién sabe cómo oscilará y se curvará?
- Chrom 2: ¿Eso qué diablos significa? No has contestado la pregunta de Daraen. ¿Quién eres?
- Daraen (Caído): ¿Que quién soy? Pues Daraen. Antes de que el destino cambiara, Chrom acabó conmigo... Ahora he renacido como Grima. He venido en busca de la persona que se hace llamar Marth.
- Daraen (F): ¿Dices que eres... yo? ¿De una línea temporal distinta?
- Daraen (Caído): Exacto. Somos la misma persona, aunque venimos de mundos distintos... Muy distintos. Tal vez sea una consecuencia de la intensidad de las fuerzas del caos... No esperaba encontrarme con una versión femenina de mí mismo.
- Daraen (F): Pues aquí me tienes.
- Daraen (Caído): Me pregunto si lo que siento cuenta como odiarse a sí mismo. Necesito matarte... Es una sensación increíble.
- Chrom 2: ¡No te atrevas ni a pensarlo!
- Daraen (Caído): Ah, Chrom... ¿Estabas aquí? Ni me había dado cuenta. Os habéis vuelto más fuertes. Tendré que desollaros un poco antes de devoraros. Acercaos... No tenéis alternativa. La única forma de escapar de la Tormenta es derrotarme. Soy el emisario de la destrucción, cuyo hálito de fuego siembra la devastación. Soy Grima, el Dragón Caído.

» Epílogo
- Marth (enmascarado): Debería haber sabido que tú estabas detrás de todo esto.
- Loki: Ups..., me has pillado. Pero ¿de verdad tienes tiempo que perder hablando conmigo? ¿No tienes cierto Dragón Caído al que asesinar? El príncipe Chrom parece tenerle mucho apego a esa jovencita. Ella también es Grima, ¿verdad? ¿No te da miedo que algún día se descontrole y mate a tu querido príncipe? Yo me preocuparía.
- Marth (enmascarado): Soy consciente de la situación. Una vez intenté acabar con ella con mis propias manos...
- Loki: Ah, ¿sí? Caray...
- Marth (enmascarado): Pero aprendí la lección. El vínculo que une a esos dos es inquebrantable... Nada puede romperlo. El destino se puede cambiar si nos lo proponemos.
- Loki: ¿Eso crees? Eres adorable. Pero dime una cosa... ¿Cómo puedes saber con seguridad que cambiar el destino lo arreglará todo? A mí me parece que es muy posible que por entrometerte acabes arruinándoles la vida a otros.
- Marth (enmascarado): (...)
- Loki: A lo mejor alguien tenía una vida perfecta..., pero lo perderá todo para que tú puedas ser feliz. Ese es el precio de cambiar el mundo. Solo piensas en escoger un futuro que te convenga a ti... ¿No te parece un poco egoísta? Si hasta yo soy consciente de eso, seguro que tú también.
- Marth (enmascarado): (...) Claro que soy consciente.
- Loki: En fin, al menos lo admites. No tienes nada de carisma, pero no tienes un pelo de tonta. Claro que... si eres demasiado lista..., a lo mejor debería matarte.
- Marth (enmascarado): ¿¡Cómo!?
- Loki: Ay, cariño, disculpa. No pretendía asustarte. Cálmate; ¡no pensaba matarte ya! Volveremos a vernos...

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes