Tormenta - Vida efímera

» Prólogo
- Fae(Navidad): ¡Cómo resbala el hielo! ¡Ah! ¡Miradme dar vueltas! ¡Yupiii! ¡Me encanta!
- Eirika(Navidad): Cuidado, no te vayas a caer. Se supone que es más vieja que cualquiera de nosotros, pero se comporta como una niña.
- Cecilia(Navidad): Claro que es más vieja. Los dragones viven mucho tiempo. Pueden vivir miles o incluso decenas de miles de años. Se dice que prácticamente son inmortales...
- Ephraim (Navidad): Sé de otra dragona que ha vivido muchos años: Myrrh. La verdad es que me da un poco de envidia que ellos puedan vivir tanto y nosotros no.
- Eirika(Navidad): ¿Por qué?
- Ephraim (Navidad): Porque con el tiempo limitado que tengo, no puedo ser guerrero y rey a la vez, tengo que elegir. Para sobresalir en un ámbito se necesitan décadas de esfuerzo y dedicación. Y, con todo, eso no es más que el principio del camino. Si pudiese seguir perfeccionando mis habilidades durante cientos o incluso miles de años... Entonces sí que podría llegar a conseguir algo extraordinario.
- Cecilia(Navidad): A lo largo de la historia, reyes y eruditos han tratado de lograr la vida eterna. Y muchos otros han intentado desvelar sus secretos. Entiendo lo que quieres decir. Yo sentí lo mismo cuando vi todos los libros que había en la biblioteca del palacio. Había tantos, que una vida no sería suficiente para leerlos todos. Es una pena, ¿verdad?
- Eirika(Navidad): Lo mejor que podemos hacer es aprovechar bien nuestras vidas, ¿no creéis? Yo...
- Fae(Navidad): ¡Eh, vosotros tres! ¡En marcha!
- Ephraim (Navidad): Sí, vamos. Debemos unir nuestras fuerzas para derrotar al enemigo que nos aguarda en la Tormenta.

» Epílogo
- Cecilia(Navidad): La Tormenta se ha disipado. Estamos a salvo.
- Fae(Navidad): ¡Ji, ji! ¡Lo conseguimos! Formamos un buen equipo.
- Ephraim (Navidad): Tienes razón. Y ahora somos buenos amigos, ¿no?
- Eirika(Navidad): Si alguna vez pasáis por Renais venid a vernos y os haremos una visita guiada.
- Cecilia(Navidad): Me encantaría.
- Fae(Navidad): A mí también. Me gusta mucho pasear.
- Ephraim (Navidad): Pues venid cuando queráis. Eirika... ¿qué pasa?
- Eirika(Navidad): Nada... Solo estaba pensando en lo que significa realmente vivir tanto tiempo...
- Ephraim (Navidad): ¿A qué te refieres?
- Eirika(Navidad): Pues a que ahora Fae tiene amigos, pero si vive eternamente, ¿no se quedará sola? Nosotros moriremos, pero ella nos sobrevivirá y aún le quedarán muchos años de vida. Imagino que sentirá pena al acordarse de nosotros...
- Ephraim (Navidad): Ya... Vivirá eternamente e irá perdiendo amigos por el camino, y llorará la pérdida de todos ellos, claro. Ese es el precio de vivir eternamente. Lo siento, Fae. No había pensado en eso. Me has dado una lección.
- Fae(Navidad): ¿Ah, sí?
- Ephraim (Navidad): Nuestras vidas son efímeras y debemos escoger muy bien en qué emplear el poco tiempo que tenemos.
- Cecilia(Navidad): Cierto. Pero no le des muchas vueltas, anda. Hazlo por tu hermana aunque sea.
- Eirika(Navidad): Tiene razón, Ephraim. Es hora de que madures un poco. El otro día...
- Ephraim (Navidad): Sí, sí, me ha quedado claro. Luego me lo cuentas, que ahora tenemos que irnos.
- Fae(Navidad): ¡Así me gusta! ¡Bien está lo que bien acaba!

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes