Tormenta - Paraíso ilusorio

» Prólogo
- Loki: Vaya... Dichosos los ojos, Helbindi. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos, ¿no crees?
- Helbindi (Verano): ¡Tú! ¡Serás...!
- Loki: Haz el favor de calmarte. ¡No hace falta que te sulfures! Encima de que vengo a traerte buenas noticias... Tu hermana pequeña está en un lugar mejor, ¿sabes?
- Helbindi (Verano): ¿Un lugar mejor?... ¿Qué demonios quieres decir con eso?
- Loki: Pues que, en el lugar donde descansa ahora, está libre de preocupaciones y malestares. ¡Menuda suerte tiene! Dime, Helbindi, ¿te gustaría verla de nuevo?
- Helbindi (Verano): (...) La princesa Laegjarn ya me avisó de que debo tener cuidado contigo. Según me contó, te encanta jugar con las mentes de los demás por mero entretenimiento. Me fio de su palabra porque es más lista que yo, así que mejor me tapo las orejas para no escucharte...
- Loki: Vaya, vaya... Si hubieses aprendido antes a cumplir órdenes a rajatabla, quizá tu hermana seguiría con vida...
- Helbindi (Verano): Tch... Maldita seas...
- Loki: En fin, ¡tu hermana quiere verte! No querrás hacerla esperar, ¿verdad? El amor fraternal es algo mágico... Y seguro que hasta tú te has dado cuenta de que no soy de Múspell, sino de un lugar mucho más lejano... Te aseguro que puedo llevarte junto a tu hermana, si eso es lo que deseas. ¡Así conocerás ese lugar mejor que he mencionado antes! Y la pobrecita se muere de ganas de verte después de tanto tiempo... ¿No te da lástima de ella?
- Helbindi (Verano): (...)
- Loki: Todo cuanto quiero a cambio es que me escuches. Tengo un favor que pedirte... Maldita sea, por ahí viene una pequeña entrometida. Seguiremos después con esta conversación...
- Ylgr (Verano): ¡Al fin te encuentro, Helbindi! Qué alegría... ¡Te he estado buscando por todas partes! Me sentía taaan sola que por un momento pensé que iba a morir de tristeza... Uy, ¿estás bien?
- Helbindi (Verano): Sí, no es nada. No tienes de qué preocuparte... ¡Salgamos de aquí! Todo cuanto tenemos que hacer es abrirnos paso a través de este maldito vórtice, ¿no?

» Epílogo
- Loki: ¡Basta de juegos! Si quieres ver a tu hermana, tendrás que hacerme un pequeño favor a cambio... Es hora de tomar una decisión, Helbindi. ¿Quieres que te lleve con ella o no? ¡Responde!
- Helbindi (Verano): No.
- Loki: Oh, vaya... Me sorprendes, cariño. ¿Y se puede saber por qué?
- Helbindi (Verano): Me crie en un estercolero e hice todo cuando estuvo en mi mano para sobrevivir. No dejé que nada se interpusiese en mi camino y aniquilé a quien intentó detener mi avance. ¡Así fue como logré escalar rangos sin cesar! Y, si llegué a la cima de ese modo, es porque no soy más que un despojo humano. Dices que mi hermana se encuentra en un lugar mejor en el que puede ser feliz y vivir despreocupada... Si ese es el caso, un gusano como yo no merece poner un pie allí.
- Loki: (...)
- Helbindi (Verano): Por mucho que te escuche y te ayude, nunca desaparecerán la fechorías que he cometido. ¿De verdad quieres hacerme creer que posees el poder de devolvernos la felicidad a mi hermana y a mí? ¿Que me conoces lo suficiente como para saber qué merezco y qué no? ¡Eso no son más que sandeces! ¡Eres una mentirosa! Y, si dijeses la verdad, me daría igual de todas formas. Me conformo con que ella sea feliz. Yo solo merezco arder en las profundidades del averno.
- Loki: Ay... ¡Me encanta cuando los mortales os las apañáis para sorprenderme! Ahora tengo incluso más ganas de someterte y de que seas mi siervo.
- Helbindi (Verano): Lo siento, pero me niego a servir a escoria como...
- Ylgr (Verano): ¡Toma ya! Al fin te encuentro. La próxima vez podrías esperarme... ¡Has echado a correr de repente! Te noto algo raro. ¿Seguro que estás bien?
- Helbindi (Verano): ¿Quieres cerrar el pico de una vez, mocosa? Me estás dando dolor de cabeza. Venga, larguémonos de aquí cuanto antes. Seguro que tienes muy preocupada a tu familia.
- Ylgr (Verano): Vale, vale... Como quieras. ¡Ji, ji!

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes