Tormenta - Temple heroico

» Prólogo
- (?): ¡Han derrumbado la puerta exterior! ¡El ejército de la Apóstol está irrumpiendo en el castillo!
- Micaiah (ETL): ¿D-dónde estoy?...
- (?): ¡Dama del Alba! El enemigo se aproxima. Por favor, ¡tenéis que retiraros!
- Micaiah (ETL): D-diría que he vivido esto ya... Las fuerzas de Daein estaban desalentadas y al borde de la derrota. Pero... ¿por qué están sucediendo de nuevo estos acontecimientos?
- Marth (enmascarado): El espacio y el tiempo se han entrelazado al difuminarse los límites que los separan. ¡De ahí el inmenso caos que emana de la Tormenta! Reina de Daein, los eventos que vivisteis hace mucho han sido engullidos por esta funesta vorágine. No me queda más remedio que pediros ayuda para que los habitantes de este mundo puedan vivir en paz.
- Micaiah (ETL): Pero si me encuentro en aquel preciso momento y lugar, entonces...
- Marth (enmascarado): Me temo que sí. Debéis enfrentaros al mismo enemigo una vez más: Ike, el Héroe Resplandeciente. Es un héroe audaz, justo como vos. ¡Sus incontables hazañas se han convertido en leyenda!
- Micaiah (ETL): El general Ike... Justo aquí fue donde nos derrotó en el pasado... Tiene una fuerza envidiable y está dispuesto a cualquier sacrificio si con ello salva una vida... En materia de héroes valerosos, ¡su nombre es el primero en venirle a la memoria a todo el mundo!
- Marth (enmascarado): Así es.
- Micaiah (ETL): Mucho me temo que mi heroicidad no está a la altura de este reto... Sin embargo, haré todo cuanto esté en mi mano para proteger al pueblo de Daein. Incluso si mi enemigo es nada más y nada menos que el Héroe Resplandeciente...

» Epílogo
- Marth (enmascarado): Por fin hemos logrado poner a salvo este mundo... ¡Y es todo gracias a vos! Contáis con mi gratitud.
- Micaiah (ETL): No, por favor. Soy yo quien debería daros las gracias. ¡Nada me importa más que el bienestar de Daein! Príncipe Marth, ¿me permitís una pregunta? Tengo mucha curiosidad... Habéis viajado a lo largo y ancho de muchos mundos y conocido a numerosos héroes, ¿verdad?
- Marth (enmascarado): Así es.
- Micaiah (ETL): En ese caso, aclaradme esta duda: ¿qué cualidades debe tener un héroe para ser considerado como tal?
- Marth (enmascarado): Mmm... Dejadme pensar...
- Micaiah (ETL): En mi caso, todo cuanto quería era acabar con el sufrimiento de mi pueblo. ¡Ese era mi ideal heroico! Sin embargo, llegó el momento en el que nos vimos envueltos en una batalla que no podíamos ganar. Fue entonces cuando me vi obligada a tomar una difícil decisión... Mis compañeros vieron en mí la luz de la esperanza, por lo que me apoyaron y lucharon en mi nombre. Sin embargo, fueron aniquilados uno a uno por ese mismo motivo... ¿Qué es una heroína en realidad? ¿Acaso diríais que yo soy una después de lo que os he revelado?
- Marth (enmascarado): Os pido disculpas. Mucho me temo que tampoco conozco la respuesta a esa pregunta. Yo también me vi en un terrible aprieto. Muchos guerreros fallecieron entonces y me sentí justo como vos... Aun así...
- Micaiah (ETL): Sí... Aun así, por más oscuro que todo se torne, no puedo hacer caso omiso a mis deberes. Sea cual sea mi destino, debo esforzarme por cumplirlo.
- Marth (enmascarado): (...)
- Micaiah (ETL): Quizá el general Ike se sentía igual... Al fin y al cabo, los héroes recorren un camino teñido por la sombra de la tristeza...

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes