Tormenta - Hasta el último acorde

» Prólogo
- Rinea (Bailarina): ¡Mi señor Berkut, date prisa! ¡Venga, vamos a bailar!
- Berkut (Bailarín): Tranquila, Rinea, que la fiesta no se va a ninguna parte.
- Rinea (Bailarina): ¡Es que llevo tanto tiempo queriendo bailar contigo que no puedo esperar ni un segundo más! Además, esta fiesta parece sacada de un cuento de hadas. Jamás hubiera imaginado que en otros mundos también se celebran bailes tan majestuosos...
- Berkut (Bailarín): Em, sí, esto no está nada mal, pero... ¿qué pensaría el emperador si me viera aquí? Debería estar haciendo picadillo a sus enemigos, no malgastando mi tiempo en danzas inútiles.
- Rinea (Bailarina): Mi señor Berkut... Divertirse de vez en cuando no tiene nada de malo.
- Berkut (Bailarín): Mmm... Puede que tengas razón. Al fin y al cabo, hemos acabado aquí por accidente, y no hay mucho que podamos hacer al respecto por ahora. ¡Venga, Rinea! Coge mi mano y demostremos a estos plebeyos cómo se baila en Rigel.
- Rinea (Bailarina): ¡Será un placer, mi señor!

» Epílogo
- Rinea (Bailarina): ¡Oh, no! Esta canción es...
- Berkut (Bailarín): Así es. Esta suele ser la última. Parece que la fiesta llega a su fin...
- Rinea (Bailarina): Vaya, ¡con lo bien que me lo estaba pasando! Ojalá esta velada no terminara jamás y pudiéramos seguir bailando juntos eternamente...
- Berkut (Bailarín): A decir verdad, a mí no me quedan fuerzas ni para bailar un vals. ¡Nunca me habían dolido tanto los pies!
- Rinea (Bailarina): Vaya, qué pena...
- Berkut (Bailarín): Sé que adoras la danza más que nada en el mundo, Rinea. Tu corazón late al son de la música en todo momento. ¡Pero no nos hace falta ninguna excusa para bailar juntos! Lo haré encantado siempre que me lo pidas.
- Rinea (Bailarina): M-mi señor...
- Berkut (Bailarín): Por muchos años que pasen, Rinea, yo siempre seré tu compañero. Me da igual lo que piense el viejo cascarrabias del emperador. Jamás lograría entender el arte de la danza... Si me lo permites, bailaré contigo hasta mi último aliento.
- Rinea (Bailarina): Mi señor Berkut... Nada me haría más feliz. Mi único deseo en esta vida es bailar contigo hasta el fin de mis días. E, incluso después, ni las alturas del cielo ni las profundidades del infierno bastarán para separarnos. A tu lado me siento capaz de superar cualquier infortunio que el futuro nos depare.

Ir a la sección de Fire Emblem Heroes