Diálogos de Akaneia Senki

Estos son los diálogos de los conocidos como BS Fire Emblem, incluídos en New Mystery en forma de textos. Traducción gracias a Vásquez-GT.

Episodio 1: La caída del Palacio

Introducción
Durante la guerra de las sombras... El palacio real de Akaneia, el más grande reino en el continente, estuvo en una verdadera situación desesperada, en el ataque despiadado del ejército doluniano, liderado por el Dragón sombrío Medeus. Como los pasos imperiales de los soldados imperiales comenzaron a resonar a través de los muros del palacio... El rey de Akaneia, sin otra alternativa, dio una orden secreta al obispo Boah.

Diálogo
- Boah: Princesa Nyna, tenemos poco tiempo antes de que el palacio milenario caigo ante el enemigo. Debemos escapar lo antes posible.
- Nyna: Pero, ¿qué hay de mi padre...?, no puedo sólo dejarlo.
- Boah: Princesa, esta es una orden de Su Majestad. Si logra escapar, seremos capaces de restaurar Akaneia en un futuro lejano. Así que, por favor, Princesa. Por el futuro de Akaneia...
- Nyna: Incluso si es una orden de mi padre, me niego a escapar sola. Permaneceré en el palacio, junto a mi padre hasta el final.
- Boah: Princesa Nyna... Por favor considere los sentimientos de Su Majestad. Estamos en contrarreloj, ahora.
- Nyna: No. No importa cuánto intentes persuadirme, permaneceré aquí.

*Entran Dolph, Tomas, Midia y Macellan*
- Dolph: ¡Obispo Boah! ¡Princesa Nyna! ¡Ahí está! El enemigo se aproxima con rapidez. Por favor escapen, ¡rápido!
- Boah: Ya veo... No se puede evitar. Dolph, Macellan. Tomen a la Princesa Nyna y llévenla lejos de aquí.
- Macellan: Sí señor.
- Nyna: ¡No, Boah! ¡Padre! ¡Padre...!
- Boah: ... Perdóneme, Princesa. Ahora, todos, ¡deprisa!

*Se van a la parte suroeste del mapa*
*Los soldados de Dolunia aparecen en la parte superior central*
- Gouber: ¡Juas, ja ja ja! Así que aquí se han oculta'o, sombras del ejército akaneo. ¿Porqué simplemente no se rinden? Perdonaré sus lamentables vidas si se rinden ante nosotros.

*La escena vuelve a Nyna, Boah y los demás*

- Boah: Oh cielos... ¿entonces esto es...?
- Nyna: Obispo Boah, ¿dónde estamos?
- Boah: En una cámara dentro del palacio. Lamento decirlo... estamos completamente rodeados por soldados imperiales... parece que fue una mala desición de mi parte. Princesa, le traje hasta acá de una forma grosera... Lo que hice es verdaderamente imperdonable.
- Nyna: No del todo. Me comporté cual niña mimada. Soy la única que debe disculparse. Como sea, obispo, ¿cuál es nuestro recurso ahora?
- Boah: Desafortunadamente, en este punto... No tenemos otra opción más que rendirnos. Negociaré con el enemigo para que no le pongan una mano encima.
- Midia: ¡Obispo Boah! ¿Está diciéndonos que nos rindamos sin luchar? ¡Me niego! ¡No aceptaré la posibilidad de rendirnos ante tipos como ellos!
- Boah: Midia, no seas egoísta. ¿Intentas meter a la Princesa Nyna en esta batalla? La princesa es la última esperanza de la gente de Akaneia. ¿Qué les dirías si algo le sucediera?
- Midia: Ya... ya veo... Perdone mi temeridad.
- Nyna: Obispo. Estoy de acuerdo con Midia. No importa qué destino sombrío nos espera, quiero que mantengamos nuestras cabezas en alto con orgullo hasta el final. Si Midia y los otros dicen que lucharán por mí, entonces quiero confiar en ellos con mi último deseo. Obispo, por favor haz mi deseo volverse realidad.
- Boah: Princesa... Si está lista para ir tan lejos, estonces no hay nada que pueda decir. Todo será como desee... Que nuestra deidad guardiana Naga nos proteja.
- Nyna: Te lo agradezco, obispo Boah. Midia, haz lo que debas hacer. Recordaré la imagen de tu valiente figura en mi mente.
- Midia: Princesa...
- Nyna: Dolph, Macellan, Tomas. Por favor, asistan a Midia. Jamás olvidaré alguno de ustedes.
- Dolph: ¡Si milady!
- Midia: Está bien, ¡vamos! ¡Enseñémosle a esos soldados imperiales que Akaneia todavía tiene verdaderos caballeros! Primero, deberíamos movernos todos a aquella sala del tesoro de ahí. Si Dolph, Macellan y yo guardamos la entrada, el interior estará seguro. ¡Apurémonos allí!


Durante la batalla

[Después del turno 4 pueden hacerse ciertas conversaciones]
[Boah-Midia]
- Boah: ¿Lo estás haciendo bien, Midia?
- Midia: Sí, por supuesto. No hay forma de que caiga antes de llevar a la princesa Nyna a un lugar seguro. Obispo Boah. Nosotros los paladines resistimos bien ante la magia. Me encargaré de los magos enemigos.
- Boah: Muy bien. Cuento contigo.

[Midia-Nyna]
- Midia: ¡Princesa! ¿Está segura?
- Nyna: Sí, estoy bien. Midia, cualquier cosa podría pasarme... Olvida todo esto. Sólo escapa con los demás.
- Midia: Pero...
- Nyna: No quiero perder a alguien. No a alguien como tú. ¡Midia, escúchame! Estás todavía buscando a Astram, ¿verdad? Así que, no se preocupen por mí. ¡Escapen!
- Midia: No hay desgracia peor que abandonarla a usted en el palacio, Princesa. Por favor sea paciente un poco más. Derrotaré a todos los enemigos, sin falta. Tiene mi palabra.

[Nyna-Boah]
- Nyna: Boah... ¿Cómo va la batalla?
- Boah: Hmm... Estamos en una entera desventaja. Me temo que estoy muy viejo para esto.
- Nyna: Obispo... Por favor descansa aquí por un momento. Me encargaré de todas las heridas en tu lugar.
- Boah: Pero Princesa...
- Nyna: No puedo simplemente hacer nada cuando todos están en peligro. Pelearé, también.


[Frases al ser derrotados (son diferentes en este capítulo)]
[Macellan/Dolph]
- Macellan/Dolph: Urg... Perdóneme... Princesa Nyna...

[Boah]
- Boah: No puedo morir aquí... Debo vivir y cumplir la order del rey...
- Nyna: ¡Obispo! ¿Estás bien?
- Boah: Princesa, por favor perdóneme... Seré una carga así... Me retiraré a la parte trasera...

[Nyna]
- Nyna: Así que este es el fin...

[Tomas]
- Tomas: Princesa Nyna... Perdone por... tanta inutilidad...

[Midia]
- Midia: ¡Gah! Esto no puede... terminar así...
- Nyna: ¿¡Midia!? ¡No! Por favor retrocede. ¡Por el bien de Astram, también, por favor...!
- Midia: Princesa... Lo siento tanto...


[Batalla contra Gouber]
- Gouber: ¡Ajajajaja! ¿Más tontos tratando resistir? ¡Entonces déjenme mostrarles mi poder!

[Derrota de Gouber]
- Gouber: Q-qué.. decepcionante...


Al terminar el mapa
- Soldado: ¡La Princesa Nyna está aquí! ¡Necesitamos refuerzos! ¡Traigan el batallón entero aquí y sométanlos! ¡No los dejen escapar!
- Midia: ¡No! Esto no puede ser... ¡Incluso más refuerzos!
- Nyna: Entonces... ¿esto es el fin?
- Soldado: ¡Escuchen bien, escoria akanea! No tienen esperanza de ganar. Ríndanse o sufran el dolor de la muerte.
- Nyna: ...

*Pantalla en negro, Camus llega*
- Camus: Oh, parece que llegué justo a tiempo. Está bien, ya fue suficiente. Ambos bandos, bajen sus armas.
- Soldado: Usted es... ¡General Camus! ¿Por qué está usted aquí?
- Camus: Escuché que la princesa de Akaneia está en este cuarto. ¿Esto es correcto?
- Soldado: ¡Sí señor! Pero pocos en número, sin embargo, algunos caballeros están con ellos. Nos dieron algunos problemas, pero la captura de la princesa fue inevitable.
- Camus: Ya veo. Buen trabajo. Pero ya han hecho suficiente, deben dejar el resto a mí.
- Soldado: ¡Sí señor!
- Camus: Escuchen bien, akaneos. Soy Camus, capitán de los caballeros de Grunia. Respeto su destreza en batalla, pero un baño de sangre no tiene ningún valor para ustedes o mí. ¿Podrían bajar sus armas? Deseo hablar con ustedes. No porto armas. Juro en el honor de Grunia que no los engañaré.

*Pantalla en negro*
- Nyna: Camus de Grunia... Aquel al que llaman Camus el Sable. ¡Él provocó la caída de Akaneia, y es responsable de la muerte de muchos...! Obispo... ¡Él es un enemigo odiado! ¡Jamás lo perdonaré!
- Midia: Princesa, por favor deje esto a mí. Voy a matar a Camus. Él mató mis padres. Nada me haría más feliz que hacer una batalla contra él, como mi soporte final.
- Boah: Espera, Midia, no te apresures. ¿Sabes qué tragedia podría sucederle a la princesa si hicieras eso? Puede que Camus sea nuestro enemigo, pero he eschuchado que es un caballero orgullos y excepcionalemnte fuerte. Incluso podría proteger a la princesa...
- Nyna: ¡Obispo! ¡No quieo ser protegida, especialmente por ése hombre!
- Midia: ¡Shh! ¡Camus viene!

*Pantalla en negro, Camus se acerca*
- Midia: ¡Muereeee!
- Camus: ¡Ja...! ¿... Una mujer? Sucedió tan de repente, no pude aguantar. Mis disculpas. No obstante, veo que los paladines tienen tácticas deshonorables. Pensando que van al acecho de un enemigo desarmado. No solo el ejército de Akaneia está decepcionando, sino que incluso los caballeros no tienen orgullo. No es de extrañar que su reino haya caído.
- Midia: ¡Maldito seas! ¡Solo estás hablando! ¡No recurriría a tales medios si mi oponente fuera alguien más que tú! ¿Orgullo, dices...? ¡De seguro estás bromeando! ¡Tu país traicionó Akaneia y se degradó como el esclavo de Dolunia! ¡¿Qué eres tú?! ¡El capitán de los perros de Dolunia, eso eres! ... Suficiente de esto. ¡Mátame! ¡No necesitas retroceder!
- Camus: No tengo intención de matarte. Más importante, Princesa Nyna...

*Pantalla en negro*
- Nyna: Si esto ha llegado hasta aquí, entonces...
- Boah: Princesa, ¡¿qué está haciendo?! ¡Por favor mantenga su mano!
- Nyna: ¡Obispo, no me detengas! Ahora que Midia falló, no tengo deseos de vivir...
- Camus: Tú eres la Princesa Nyna, ¿verdad? No solo tus caballeros, sino también tú ... ¿todos los akaneos son irresponsables? En Grunia, esta clase de comportamiento está reservada a los niños mimados solamente.
- Nyna: ¡Canalla insolente! ¿Por qué motivo me llamas irresponsable? ¡¿Y qué quieres decir con mimado?!
- Camus: Eres un miembro de la realeza. Ahora que tu rey ha muerto, debes tener responsabilidad de Akaneia. Deseando suicidarte sin considerar las consecuencias... Por favor, perdóname de este egoísmo. ... Morir es fácil. No obstante, ¿qué hará la gente después de que los dejes atrás? ¿Deveras intentas dejar atrás tu responsabilidad como parte de la realeza?
- Nyna: ¡Cómo te atreves a tratar de darme una conferencia! ¡T-tú llevaste a mi padre hacia su muerte...!
- Camus: Perdóname por lo que voy a decir... pero tu padre fue un lastre de rey. Se ahogó de placer, descuidó la política y finalmente abandonó a su pueblo. La miserable derrota de Akaneia fue su culpa. El único que llevó a su gente al abismo del desaparecimiento no fue otro que el mismo Rey de Akaneia. Es el deber del rey proteger su gente. El Rey de Akaneia pudo haber sido un gran padre para ti, pero fue un rey incompetente para su gente. Mis palabras pueden ser duras, pero solo estoy diciendo la verdad.
- Nyna: ... Siento lástima por mi gente. Advertí a mi padre una y otra vez, pero nunca escuchó. Sin embargo, Akaneia ya ha caído. ¡¿Qué sugieres que haga en este punto?!
- Camus: Por lo menos, el Emperador Medeus todavía no desea matarte, Princesa. Entonces, aún debes vivir, al máximo, y traer esperanza a los ciudadanos de Akaneia... Escuché que tus ciudadanos te aman. Para ellos, tú encarnas la esperanza de Akaneia.
- Nyna: ¡Ohh...!
- Camus: Princesa, esta desafortunada guerra ha terminado. Voy a regresar a Grunia, pero, en unos pocos meses, retornaré como el comandante del ejército de ocupación. No soy político, pero ver esta tierra desolada le duele a mi corazón... Deseo que el reino de Akaneia vuelva a ser la tierra verde que una vez fue, lo más pronto posible sería lo ideal. Princesa Nyna, ¿puedo contar con tu asistencia? ¿Te dignarías a reconstruir Akaneia, junto con tu gente?
- Nyna: ... Muy bien. Te daré el beneficio de la duda. Sin embargo, no creas que mi odio hacia ti ha desaparecido.
- Camus: Si deseas tener mi vida, tenla cuando sea. Si eso hace que te satisfagas.
- Nyna: No. Voy a soportarlo por ahora, por mi patria Akaneia. Sin embargo, un día, lideraré el ejército de la Liga de Akaneia y lucharé contra Dolunia. Si te interpones en mi camino cuando llegue ese momento, no tendré piedad. Recuérdalo.
- Camus: Entendido. ... Princesa. Pensé que tu gente te arodaba por tu belleza, pero parece que hay algo más que eso.
- Nyna: ... Hablas de manera descortés, pero aceptaré tu alabanza gentilmente.
- Camus: ... Jajaja, por favor excusa mi grosería. Es que como soy un soldado de tierras fronterizas, solo puedo hablar de esta manera rústica, entonces por favor perdóname.
- Nyna: No, está bien. Yo, también, debo volverme fuerte. Obispo, Midia, todos, por favor, presten atención, ya tomé una desición. No importa cuán espinoso pueda ser ese camino, un día, seguramente, recuperaré nuestra patria Akaneia del imperio. Sé que esto será difícil para todos, ahora, por favor soporten. Así que ese día, ¡vamos a reuinirnos en este palacio!
- Boah: Princesa...
- Midia: ¡Hurra Princesa Nyna...!

Y esa fue la historia de cómo el más grande palacio del continente cayó en el control del Imperio. ¿Podrá ser que la promesa de Nyna se cumpla? La respuesta a esta pregunta solo se podrá saber años después.



Episodio 2: Caballero dragón rojo

Por añadir...

Episodio 3: Ladrones justicieros

Por añadir...

Episodio 4: El comienzo

Por añadir...

Ir a la sección de Fire Emblem New Mystery of the Emblem