Finales

Al terminar el capítulo 5 verás lo que sucedió con los personajes que conseguiste, aunque luego puedes seguir jugando en el capítulo 6 antes del final propiamente dicho. Variantes de finales no hay como en otros FE, donde el tener apoyos hace que cambien, pero sí si cierto personaje sobrevive o no.

Finales al sobrevivir

Alm
Como primer soberano de Gran Valentia, Alm dedicó su vida a restaurar la gloria del continente. Las generaciones posteriores lo recordarían como Alm I, el Rey Santo, libertador del pueblo ante el yugo de los dioses y fundador de una dinastía que duraría mil años.

Mycen
Como nuevo canciller de Gran Valentia y mano derecha de Alm, sir Mycen se desvivió por devolver el esplendor al continente. A pesar de su nueva posición, Alm y Celica siguieron considerándolo como su abuelo.

Nomah
Tras conseguir la unificación de los cultos a Mila y Duma, Nomah pasó a ser el sumo sacerdote de la nueva religión. A pesar de ser venerado por decenas de miles de devotos, sus amigos aseguran que nunca dejó de ser un alegre bromista.

Lukas
Lukas se enroló en la Hermandad de Caballería de Gran Valentia. Tras retirarse, fundó una academia y se dedicó a la docencia. Su gran cultura y educación le granjearon numerosas amistades y nunca le volvió a faltar compañía.

Kliff
Al finalizar la guerra, Kliff se despidió de Alm y desapareció. Se cree que pudo haber ido a otro continente. Años más tarde, un joven que decía ser su hijo llegó a Valentia y se puso al servicio del rey. Se dice que tenía un enorme don para la magia.

Tobin
Tobin dedicó su vida a servir a su amigo, el rey Alm, como uno de los miembros más devotos de la Hermandad de Caballería de Gran Valentia. A su vez, el soberano le prestó su confianza y finalmente le concedió un título y un castillo.

Gray
Como miembro de la Hermandad de Caballería de Gran Valentia, Gray se dedicó en cuerpo y alma a la reconstrucción del continente y a cortejar a Clair. Finalmente batió a su amigo Tobin, ya que, como él decía, un gran corazón vale más que un bello semblante.

Clive
Clive fue el primer capitán de la Hermandad de Caballería de Gran Valentia. Su honradez y aptitud le ganaron el respeto tanto de nobles como plebeyos y su liderazgo fue muy fructífero. La pareja que formaba con su esposa fue la envidia de muchos.

Forsyth
Al término de la guerra, Forsyth se unió a los caballeros de Gran Valentia y trabajó con denuedo para mantener la paz. El tiempo atenuó su carácter mordaz. Sirvió largos años como atento y sereno lugarteniente de su amigo Clive.

Python
Python declinó un puesto en los caballeros de Gran Valentia para llevar una vida tranquila capitaneando un destacamento fronterizo. Su viejo camarada lo visitaba de vez en cuando para dar cuenta de una botella juntos.

Boey
De vuelta en el priorato de Novis, Boey inició un tempestuoso cortejo que acabó en boda con Mae. Juntos tuvieron una prole numerosa, lo que les dio multitud de ocasiones de discutir. La dicha puede tomar a veces formas muy extrañas, pero no se puede negar que Boey fue feliz.

Conrad
Al terminar la guerra, Conrad cambió las armas por la toga e inició una larga carrera como funcionario del reino. Sucedió a Mycen como canciller y dirigió con éxito los asuntos de Valentia. Permaneció soltero toda su vida, aunque no le faltaron pretendientas.

Kamui
Espoleado por la idea de Jesse, Kamui ayudó a fundar un reino de mercenarios, donde vivió feliz por un tiempo. Sin embargo, sus ansias de recorrer el mundo finalmente se impusieron y un día desapareció para no volver jamás.

Leon
Al unirse a la Hermandad de Caballería de Gran Valentia, Leon permaneció al lado de Valbar hasta que una herida lo retiró. Tras iniciar una nueva vida como mercader en la ciudad, fue feliz, libre y fiel a sí mismo hasta el final.

Valbar
A petición de Alm, Valbar se unió a la Hermandad de Caballería de Gran Valentia, donde se dedicó a formar a los nuevos reclutas. Su naturaleza honrada y amable le valió el respeto de todos y pasó el resto de sus días feliz y rodeado de amigos y admiradores.

Atlas
Atlas se reunió con sus hermanos en su hogar de las montañas y retomó su ocupación de leñador, aunque siguió manteniendo a raya a los bandidos. A pesar de haber dejado el ejército, siempre era el primero en acudir en auxilio de la reina en los momentos difíciles.

Jesse
Jesse demostró ser un gobernante sabio al fundar un próspero reino de mercenarios en la antigua tierra de Grieth. Ayudó a Alm a mantener la paz siempre que hubo conflictos. Se ganó el apelativo de "la Espada de las Dunas" y los relatos de su gran valerosidad perviven aún hoy.

Deen
Poco después de la guerra, Deen se marchó con su espada del valor sin dejar rastro. Se desconoce cuál fue su paradero posterior.

Saber
Saber ayudó a Jesse a fundar un nuevo reino de mercenarios. Durante años continuó siendo soldado de fortuna y en varias ocasiones acudió al auxilio de Gran Valentia junto a su hermosa mujer.

Luthier
Decepcionado con el poder de su magia, Luthier se hizo a la mar. No se sabe a ciencia cierta a qué se dedicó, pero lo cierto es que nunca dejaron de llegar a Valentia rufianes con intención de ajustar cuentas con un extraño mago...

Zeke
Los horrores de la guerra siguieron atormentando a Ezekiel, pero su amor por Tatiana le llevó a ocultarle su terrible pasado. Aunque él siguió sufriendo en silencio, ambos vivieron juntos felizmente.

Celica
Al casarse con Alm se convirtió en la primera reina de Gran Valentia y se dedicó a ayudar al rey con su sabiduría y compasión. Se la consideraba la reencarnación de Mila y se ganó el cariño del pueblo por su incesante labor en pro de la paz en su joven reino.

Faye
Incapaz de olvidar a Alm, Faye volvió a Villamardán y finalmente se casó con un pretendiente al que no le importaba su añoranza del rey. Sin embargo, su costumbre de desaparecer repentinamente durante días nunca dejó de inquietar a su nueva familia.

Clair
Como integrante de la Hermandad de Caballería de Gran Valentia, Clair se desvivió por su país. Con el tiempo, sucumbió a las atenciones de Gray se convirtió en esposa y madre. Sin embargo, nunca dejó de surcar los cielos a lomos de su pegaso.

Mae
Mae volvió a Novis y continuó su trabajo en el priorato con Boey. Nunca dejaron de andar a la gresca, tanto antes como después de su boda. Entre discusiones tuvieron tiempo de tener varios hijos. Ambos coincidían en una cosa: que no era posible ser más felices.

Silque
La guerra les dejó terribles secuelas a numerosos habitantes de Valentia, por lo que Silque fue al antiguo Rigel a sanar a cuantos pudiese. Se desconoce qué lugares visitó, pero por todo el continente pervive el recuerdo de las incontables vidas que salvó gracias a sus desvelos.

Genny
Tras enamorarse repentinamente, Genny se casó con un hombre que nadie habría imaginado. Nadie sabe con exactitud quién fue su esposo; cuando sus amigos le preguntaban por su identidad, ella se limitaba a responder con una risa enigmática.

Mathilda
Mathilda dejó las armas tras su boda con Clive. Rara vez se la volvió a ver en público, ya que quizá decidiera apoyar a su marido entre bambalinas, aunque sus legendarias proezas bélicas pasaron a la historia de Valentia.

Sonya
Sonya viajó por todo el continente en busca de un remedio para las mujeres que se convirtieron en brujas. Se le perdió la pista en una región remota, aunque se rumorea que poco más tarde una nueva bruja ocupó el lugar de Nuibaba en la Montaña del Terror.

Delthea
Al acabar la guerra, Delthea dejó la magia y buscó la felicidad llevando una vida convencional. Encontró un buen partido y se casó. Siempre que podía volvía a su aldea, donde animaba a todos con los relatos de su hermano.

Tatiana
Tatiana rezó para que Zeke nunca recuperase la memoria. Ambos lograron por fin llevar una vida más o menos feliz. Aunque en más de una ocasión se separaron, al final Zeke siempre volvía con ella.

Catria
Tras conseguir rescatar a Est, Catria regresó triunfalmente a su hogar. Las crónicas de Akaneia recogen numerosos relatos de sus impresionantes proezas.

Palla
Tras conseguir rescatar a Est, Palla regresó triunfalmente a su hogar. Las crónicas de Akaneia recogen numerosos relatos de sus impresionantes proezas.

Est
Tras reunirse con sus hermanas, Est regresó triunfalmente a su hogar. Las crónicas de Akaneia recogen numerosos relatos de sus impresionantes proezas.

 
Finales de DLC

Randal
Tras la guerra, Randal abandonó Valentia en busca de otras tierras. Hay quien dice que se forjó una reputación como mercenario en múltiples campos de batalla, blandiendo diversos tipos de arma, y siempre con una en cada mano.

Shade
Tras la guerra, Shade abandonó Valentia en busca de otras tierras. Hay quien dice que logró dominar un sinnúmero de hechizos y bastones, y legó todo su conocimiento a las generaciones venideras con un tipo de enseñanza estricto, pero amable.

Yuzu
Tras la guerra, Yuzu abandonó Valentia en busca de otras tierras. Hay quien dice que logró dominar diversas clases en su afán por perfeccionar las artes marciales. Día y noche se dedicaba a refinar sus habilidades en el campo de batalla.

Emma
Tras la guerra, Emma abandonó Valentia en busca de otras tierras. Hay quien dice que se convirtió en caballero sin par y domó pegasos, halcones, wyverns y todo tipo de bestias aladas, sin perder la sonrisa, fuera cual fuera la montura.

 
Finales si algún aliado muere

Tobin (si Gray murió)
Tobin no pudo superar la muerte de Gray y desapareció de súbito para regresar años más tarde. A instancias del rey Alm, se unió a la Hermandad de Caballería de Gran Valentia, pero el Tobin bromista y dicharachero se había ido para siempre.

Gray (si Tobin murió)
Desolado por la muerte de Tobin, Gray buscó consuelo en la bebida hasta que Clair lo salvó. Declinó el título de caballero de Gran Valentia y se casó con Clair. Tuvieron un hijo por el que Gray sentía devoción y a quien llamó como a su amigo.

Gray (si Clair murió)
Tras perder a la mujer que amaba, Gray se abandonó por completo, comenzó a vivir como un vagabundo y un buen día desapareció. Sus amigos no escatimaron esfuerzos para dar con él, pero en vano.

Clive (si Mathilda murió)
Todavía apesadumbrado por la pérdida de Mathilda, Clive fue nombrado capitán de la Hermandad de Caballería de Gran Valentia. Pocos años más tarde murió en una escaramuza con los piratas. Todos lamentaron amargamente la pérdida de tan joven y valeroso caballero.

Forsyth (si Clive murió)
Tras la guerra, Forsyth sirvió en los caballeros de Gran Valentia como le hubiera gustado al difunto Clive. Su carácter mordaz se atenuó con el tiempo y llegó a ser un hombre atento y moderado que recordaba a su antiguo capitán.

Forsyth (si Python murió)
Tras la guerra, Forsyth sirvió en los caballeros de Gran Valentia. Estaba desolado por la pérdida de Python, por lo que se ofreció voluntario para ir destinado a un puesto fronterizo. Se desposó con una lugareña y nunca más volvió a la capital.

Phyton (si Forsyth murió)
Como si estuviese poseído por Forsyth, Python aceptó entrar en los caballeros de Gran Valentia y sirvió con gran desempeño. Murió a una edad temprana pocos años más tarde a resultas de las heridas que sufrió luchando para sofocar una rebelión.

Boey (si Mae murió)
Boey solo comprendió el alcance de su amor por Mae una vez que ella falleció. Roto por el dolor, se volcó en su labor y llegó a suceder a Nomah. Dedicó el resto de sus días a ayudar con humildad y dedicación a los más necesitados.

Kamui (si Jesse murió)
Kamui fundó un reino de y para mercenarios en lo que una vez fue el reino de Grieth. Mantuvo una buena relación con Valentia y ayudó a su rey en momentos de apuro. Sus proezas le granjearon una gran fama y el sobrenombre de "la Espada de las Dunas".

Leon (si Valbar murió)
Desolado por la muerte de Valbar, Leon desapareció un tiempo. A su regreso, se unió a la Hermandad de Caballería de Gran Valentia. Allí lucho con el arrojo de cien hombres y más tarde pasó a ser instructor y se encargó de adiestrar a los nuevos reclutas.

Saber (si Jesse murió)
Junto a su hermosa mujer, Saber participó en la reconstrucción de Gran Valentia. A pesar de que nunca fue nombrado oficialmente caballero, puso en práctica sus dotes de mercenario mediando en conflictos allá donde iba... ya fuese por las buenas o por las malas.

Zeke (si Tatiana murió)
La pérdida de Tatiana, la mujer que lo amó incondicionalmente, sumió a Ezekiel en la desesperación y, tras la guerra, desapareció. Hay quienes dicen haberlo visto en Akaneia, pero no se sabe nada con certeza.

Clair (si Gray murió)
La muerte de Gray sumió a Clair en una profunda tristeza, pero se dedicó en cuerpo y alma a los caballeros de Gran Valentia. Todos admiraban su melancólica belleza, que destacaba entre la adustez de sus compañeros masculinos.

Mae (si Boey murió)
Al perder a Boey, el objetivo de sus invectivas, Mae cayó en una profunda depresión, aunque logró sobreponerse gracias a sus amigos. Dedicó sus días a ayudar al prójimo en el priorato, donde era muy apreciada merced a su amabilidad y su peculiar sentido del humor.

Mathilda (si Clive murió)
La muerte de Clive llevó a Mathilda a continuar sirviendo como capitana en la nueva orden de caballería del joven reino. Curtida por el dolor, llegó a ser una figura clave en el desarrollo del país. Sus hazañas pasaron a la historia de Valentia.

Tatiana (si Zeke murió)
Sin su gran amor, Tatiana se recluyó en su priorato y buscó solaz en la oración. Un viejo amigo que no soportaba verla sufrir en soledad empezó a cortejarla. Finalmente, el amor fue más fuerte que su aflicción y se casaron.

Catria (si una de sus hermanas murió)
Aunque su terrible pérdida empañó el regreso a casa, las crónicas de Akaneia recogen numerosos relatos de las impresionantes proezas posteriores de Catria.

Palla (si una de sus hermanas murió)
Aunque su terrible pérdida empañó el regreso a casa, las crónicas de Akaneia recogen numerosos relatos de las impresionantes proezas posteriores de Palla.

Est (si una de sus hermanas murió)
Aunque su terrible pérdida empañó el regreso a casa, las crónicas de Akaneia recogen numerosos relatos de las impresionantes proezas posteriores de Est.

 
Finales genéricos

[Personaje DLC caído]
Cayó en batalla y abandonó este mundo.

[Personaje caído]
Descansa en: (...)
Murió poco después de la guerra a resultas de las terribles heridas que sufrió en combate. El mundo es un lugar más sombrío tras esta pérdida.

Ir a la sección de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia