Resumen de Thracia 776

La historia comienza en el año 776. Un día como cualquier otro, Leif partió junto con los Valientes a defender una aldea cercana de un ataque pirata, dejando a su hogar Fiana completamente descuidado. No eran capaces de saber que este sería el día en el que el el Imperio dio con el paradero de Leif. Raydrik, barón de Munster y subordinado del Imperio Grannvaliano, vino en persona para supervisar su captura. Tras descubrir la ausencia del Príncipe, es recibido con la noticia de que han conseguido a dos invaluables rehenes: Nanna, la hija de Finn; y Mareeta, la hija de Eyvel. Raydrik las toma y se retira rumbo a Munster, dejando que sus lacayos se encarguen del resto.
Los Valientes regresan a Fiana, descubriendo la situación grave del pueblo. Leif, harto de huir, decide quedarse a defender el pueblo para salvar a Nanna y a Mareeta, con el consentimiento de su caballero Finn y de Eyvel, a quien ve como una madre. Durante la batalla llegan refuerzos para los Valientes: Dagdar, ex-líder bandido del Monte Violdrake y cofundador de los Valientes, su hija Tanya y su subordinado Marty. Tras acabar con las fuerzas imperiales, descubren que Nanna y Mareeta han sido secuestradas por Raydrik, con lo que Leif decide ir a su rescate.

Poco después llegan al pueblo de Iz, que se encuentra bajo ataque de los Piratas de Lifis, un grupo conocido que aterroriza la zona. Aquí se observa a Bucks, subordinado de Lifis, charlando con su supuesto estratega sobre cómo Lifis delató la ubicación de Leif al Imperio, consiguiendo dicha información torturando a un aldeano hasta la muerte. El estratega reacciona ante la mención del Principe Leif, murmurando que solo es cuestión de encontrarlo para poder abandonar a Lifis. Tras salvar el pueblo, Leif se encuentra con el estratega, quien se presenta como August y le propone a Leif guiarlos hacia las Islas Corsarias, la base de los piratas, para eliminar el problema de raíz.
En las Islas Corsarias, Lifis tiene como huésped a una clériga llamada Safy, que intenta convencerlo de apoyar la causa de la ciudad de Tahra, que se ha mantenido independiente del Imperio pero que ahora corre peligro. Lifis acepta, con la condición de que si él le hace ese favor, ella le hará un favor a él. Más tarde Lifis les cuenta a su tripulación que solo era una mentira, ya que solo quiere quedar bien para seducirla, declarando que desafiar al Imperio es un suicidio. Sin embargo, sus planes se ven truncados cuando Leif y sus tropas atacan la isla, arrasando con su tripulación y capturandolo con vida.
Tras salvar a Safy, esta revela haber conocido a Leif en Tahra, y explica su grave situación: tras la huida de Leif, el Duque fue ejecutado por el Imperio y estos quisieron imponer su autoridad, pero la gente se reveló y declaró a Linoan como legítima duquesa, tras lo cual la paciencia del Imperio disminuye con cada dia. Leif ofrece su ayuda, tras lo cual Safy pide clemencia para Lifis, aun sin saber su mentira y declarando una buena persona. a defender la ciudad.

Siguiendo su camino hacia Munster, Leif y sus tropas llegan a la puerta de Kerberos, lugar que sirve como frontera para el territorio. Aquí es donde Raydrik se encuentra actualmente descansando, tras asegurarse de que suficientes niños hayan sido capturados en la zona para entregarselos a los Loptrianos. Aquí Leif y Augustus parten caminos, con Leif un tanto incrédulo sobre las cacerías de niños pero aún dispuesto a ayudar. Leif libera a los niños y toma Kerberos, pero su victoria es arruinada por Raydrik, quien sale de sus aposentos con Nanna como rehén, forzando a Leif a tirar sus armas y rendirse. Eyvel le ordena a los Valientes escapar y planear un rescate, mientras ella también se entrega para proteger a Leif y a Nanna desde adentro.
En las mazmorras de Munster, Eyvel es escoltada por Raydrik al coliseo bajo la promesa de poder ver a Nanna y Mareeta; mientras que Leif es dejado en una celda junto con dos caras nuevas: Fergus, un mercenario, y Karin, una caballera pegaso de Silesse. Mientras tanto, los rebeldes Magi, liderados por el Príncipe Ced de Silesse, se han infiltrado para rescatar a los civiles que han sido apresados. Tras ser liberados por los Magi, Fergus y Karin deciden apoyar la causa de Leif y estos se unen a los Magi en su misión de rescate. Poco después, Karin se reúne con Ced, dando las noticias del fallecimiento de su madre y de la falta que hace en Silesse, pero comprende el rol que está jugando en la península de Thracia. Leif por su parte se reúne con Asbel, un amigo que hizo en Tahra que lo ha buscado desde entonces y es el aprendiz de Ced.
En su escape del castillo, Leif pasa por el coliseo donde Raydrik ha puesto a Eyvel y Nanna, queriendo ver su verdadera fuerza. Raydrik entonces manda a Mareeta, bajo la influencia de la Espada Oscura, a pelear contra su madre. Mareeta es consciente pero incapaz de romper la voluntad de la espada, mientras que Leif se apresura a las puertas del coliseo para rescatarlas. Raydrik entra en pánico pero es calmado por el Obispo Veld, líder de la Orden Loptriana en Thracia, quien era su huésped y espectador.
Este toma a Eyvel por sorpresa, convirtiéndola en piedra y llevandose a Mareeta. Leif consigue huir con Nanna y el resto de sus tropas, tras lo cual se ve reunido con Augustus, quien lo confronta con la realidad tan cruel de Thracia y le pide a Leif convertirse en su rayo de esperanza. Leif, lleno de odio hacia el Imperio por todo lo que han causado, acepta su papel y escapa de Munster hacia la frontera sur.

Leif se reúne con Finn y Safy en su camino hacia Meath, frontera entre Munster y Thracia. Aquí Leif conoce al General Hannibal, usando un nombre falso y pidiéndole que libere a sus amigos, ya que Osian, Halvan y Ronan habían sido confundidos por bandidos y encarcelados. Hannibal asigna a Callion, un joven caballero, para garantizar su seguro pasaje hacia Tahra, tras lo cual Callion hace varias revelaciones: Hannibal sabía quién era, habiendo pasado años ayudando a los últimos supervivientes de Leonster a ocultarse, y Callion se revela como hijo de un caballero leonstino, más que dispuesto a unirse a la lucha.
Para llegar a la villa donde los supervivientes de Leonster se ocultan, primero deben pasar por el Monte Violdrake, hogar de Dagdar y su grupo. Gomez, un subordinado de Dagdar, se sublevó tras la escasez de comida que los había plagado por años, determinado a matar a Dagdar y a su hija Tanya. Leif llega a tiempo para rescatarlos, reuniéndose con Dagdar, quien lo consuela tras la enorme pérdida de Eyvel y le garantiza que nada de lo que pasó fue culpa suya. Es aquí donde Leif aprende la verdad sobre el norte y el sur, que la razón por la que los Thracianos se relegan a labor mercenaria es porque los monarcas del norte se rehúsan a romper con el odio irracional de sus antepasados, viendo a los Thracianos como hienas y prohibiendo todo comercio con ellos. Leif se decide a no cometer los mismos errores que su abuelo y que su padre, partiendo hacia la villa secreta de Hannibal con una nueva perspectiva.
Al llegar a la villa, esta se encuentra bajo ataque de los Thracianos, quienes erróneamente han confundido la villa con una base de bandidos. Leif se apresura para ayudarles, y consigue reunirse con sus viejos aliados: el Duque Dryas y su hija Selphina.

Con la nueva generación de caballeros Leonstinos, los Magi, y los Valientes bajo su mando, Leif se dirige hacia Tahra, teniendo que pasar por varios lugares en el camino. Primero pasa por el Valle Nowell, donde se enfrenta a las fuerzas de Friege por primera vez, entre las que se encuentran la maga Olwen y su subordinado Fred.
Después, Leif llega al Fuerte Dundrum, donde el General Kempf provoca a Olwen y consigue enojarla, lo suficiente para alzar su espada y conseguir que sea arrestada, mandando a Fred a una mision suicida contra Leif. Todo esto se debe a que Kempf siempre se ha visto como rival de Reinhardt, hermano mayor de Olwen y un condecorado caballero mago de Friege. Leif y Fred llegan a un acuerdo en el que no se enfrentarán, ya que ambos tienen cosas pendientes que hacer en el fuerte, con lo que Leif consigue tomar Dundrum, y Fred consigue rescatar a Olwen y a unos niños de la prisión del fuerte. Olwen se encuentra sumamente abrumada, habiendo apenas descubierto de primera mano que las cacerías de niños no eran solo propaganda rebelde, poniendo en duda la lealtad a su hogar, con Fred convenciéndola de que ambos se unan a Leif.
Su último obstáculo es el Bosque Dacia, hogar de los Dientes de León, un grupo de bandidos que roban a los ricos y reparten sus ganancias con las aldeas pobres, y también se encargan de su protección. Tras eliminar a sus miembros más salvajes, Leif consigue convencer a su líder, Perne, de que unan fuerzas contra el imperio.

Finalmente consiguen llegar a Tahra, que ya se encuentra bajo asedio y en medio del caos logran reunirse con el caballero Glade, tras lo cual son forzados a retirarse y fortificar la ciudad. Leif se reúne con Linoan, la duquesa de Tahra, quien le explica la situación antes de que el verdadero asedio comience. Leif y su ejército se esfuerzan por defender la ciudad de los Friege, los Thracianos y los Loptrianos, pero cuando están en un punto crítico se hace presente el Príncipe Arion de Thracia, prometido de Linoan, quien la convence de cederle Tahra a los Thracianos, para evitar el sufrimiento de su gente y así garantizar que atrocidades imperiales como las cacerías de niños no sucederán. Linoan cede, bajo la promesa de que cuando ella y Leif derroten al imperio le devolverá Tahra, dejando a Arion con intriga en cuanto al principe leonstino.

Leif y Linoan se ven forzados a escapar de Tahra, y su ejército decide que su siguiente movimiento será liberar Leonster. Tras ayudar a la remota aldea de Solwood, Leif debe decidir que ruta tomar: Si asaltar directamente los fuertes imperiales por la costa de Nordrhein como recomienda Dryas, o si escabullirse por el Bosque Milfeil y tomar al enemigo por sorpresa como recomienda August.

  • Ruta A / Ruta Solar:
    Leif sigue el consejo de Dryas y opta por un ataque directo contra los fuertes imperiales. La batalla por Nordrhein es una difícil, donde son atacados por todas direcciones y Olwen puede acabar con Kempf de una vez por todas. Sin embargo, su batalla más dura será en las puertas de Leonster, donde caballeras pegaso Silesianas, los Gelbenritter (la unidad a cargo de Reinhardt), y el arzobispo Saias dan su presencia. Leif encuentra a una misteriosa chica llamada Sara que insiste en unirsele por motivos desconocidos, y finalmente pueden abrirse paso dentro del Castillo Leonster.

  • Ruta B / Ruta Lunar:
    Leif sigue el consejo de August y opta por cruzar el Bosque Milfeil, también llamado el Bosque de los Espejismos por su fama local que dice que nadie que entra vuelve a salir. Aquí Leif se encuentra personalmente a Sara en un bosque, quedándose sin palabras después de que Sara habla de su vida como si siempre se hubieran conocido. Tras desmantelar el templo loptiano que había en el centro del bosque, Leif se reúne con Miranda, la Princesa de Ulster, quien fue apresada y llevada a ese remoto lugar por el Imperio para así evitar cualquier insurrección de los Ulstinos. Posteriormente llegan a la entrada sur de Leonster, donde los pueblerinos se ofrecen como carne de cañón ante las balistas enemigas en un intento desesperado de ayudar a sus niños y mujeres que les habían sido arrebatados.

Al entrar al castillo, Leif se reúne con Xavier, un ex-general leonstino visto como un traidor que se vendió al imperio, pero que en realidad juró lealtad a este con la promesa de que no le pondrían un dedo a los civiles leonstinos. Tras derrotar a Gustav, general imperial que llevó a cabo todas las atrocidades que ocurrían en su hogar, Leif retoma Leonster y asume su título como Principe. Poco después esta victoria se ve interrumpida por refugiados de Ulster, quienes alertan que su pueblo se hartó del imperio y ha empezado una rebelión en la que están siendo aplastados. Leif apresuradamente insiste en partir hacia Ulster, ignorando el cansancio de sus tropas y los consejos de Dryas y August sobre fortificar el castillo primero. Finalmente Dorius toma la decisión de partir con la mitad de sus tropas mientras las demás descansan. Al día siguiente, Leif recibe una noticia trágica y alarmante: su ofensiva ha fracasado, y Dryas carga contra el enemigo para que el resto de las tropas pudieran escapar. Leif, incapaz de hablar o tan siquiera pensar bien, es forzado a ayudar a sus tropas restantes, volver al castillo y prepararse para combatir la furia del imperio.

Tras 6 meses de asedios constantes, las fuerzas de Leif son acorraladas en un ala del castillo. August, sin embargo, trae noticias de que una rebelión liderada por Lord Seliph se ha alzado en Isaach, con sus tropas actualmente en camino para ayudarlos. Tras detener un último asedio, Leif es salvado por la milagrosa llegada de Seliph, con quien finalmente se reúne y juntos planean cómo tomar el resto del norte. Acuerdan que Seliph y sus tropas irán hacia Connaught, mientras que Leif y sus tropas van hacia Munster. Los últimos dos obstáculos de Leif son el Fuerte Danzig, donde sus tropas capturadas fueron encarceladas; y el Río Thracia, lugar donde su abuelo Kalf pereció hace tanto ante la traición de Raydrik. Es en este río donde Leif se enfrenta a Reinhardt, un estimado general de Friege llamado por muchos como ‘La Segunda Llegada de Thrud’.

Finalmente Leif se encuentra ante las puertas de Munster, donde es confrontado por el Arzobispo Saias, quien se encuentra escoltando a los niños fuera de la ciudad y a quien Ced le encargó que le entregara la Espada de Bragi, un arma que disipa el conjuro del Colmillo Loptiano, el cual hace a Raydrik inmune a todo daño. Tras llegar a la ciudad, Leif se reúne con Ced, quien le agradeció por su fuerza y perseverancia ante todo, y le ofrece su ayuda para acabar con Raydrik. Mientras los Magi luchan en las calles de la ciudad, Leif se dirige al castillo donde Mareeta se reúne con Galzus, a quien reconoce como su padre gracias a un recuerdo que su tiempo bajo la influencia de la Espada oscura le hizo recordar. Tras acabar con Raydrik, Leif obtiene el bastón Kia, un bastón que puede curar la petrificación pero que fue sellado para solo ser usado por el linaje de Manfroy. Sara se revela como la nieta de Manfroy, declarando que odia a su abuelo y que por supuesto que ayudará a Leif.

Tras arrasar con el templo loptiano que se encontraba debajo del castillo, Leif rescata a Eyvel y tanto él como los Valientes tienen una conmovedora reunión. Es entonces que Leif y su ejército pueden tomar la última ala del templo, donde Manfroy se encuentra visitando a Veld. Manfroy regaña a Veld por su ineptitud, mientras que este se excusa con como Leif ha hecho un espléndido trabajo aniquilando las tropas de la Casa Friege: una de las pocas fuerzas militares que podrían haberle hecho frente a los Loptrianos. Aquí también se revela que años atrás, fueron los Loptrianos quienes le dieron a Travant la ubicación de Quan y Ethlyn y la ruta que tomaron en el desierto. Manfroy acepta entregarle a Veld 5 Resurgidos como último recurso, lo que complace a Veld, ya quien había tomado el cadáver de Raydrik y había convertido a este en un Resurgido. Veld usa estos 6 Resurgidos para activar una barrera a su refugio, pero todo es en vano ya que Veld termina cayendo ante el ejército de Leif, usando su último aliento para advertir que su muerte no significa nada, ya que la resurrección de Loptr es inminente. Con la muerte de Veld, toda la influencia tanto Imperial como Loptriana había sido erradicada del norte de Thracia, y en medio de celebraciones Seliph llega con refuerzos, sorprendido de ver que la pelea ya había acabado. Eyvel y los Valientes anuncian su regreso a Fiana, ya que han dejado a las aldeas desprotegidas demasiado tiempo, pero prometen que cuando la guerra acabe ellos le darán a Leif una bienvenida más que merecida. Es entonces que Leif y Seliph juran ser aliados por el resto de sus vidas, con un vínculo tal y como el que compartían sus padres, listos para continuar la lucha hasta que todo Jugdral haya sido liberado de la tiranía de Arvis y el Principe Julius.


Ir a la sección de Fire Emblem Thracia 776