Capítulo 1: El guerrero de Fiana

Introducción en el Mapa
Después de escapar con vida del castillo de Lenster que colapsaba, Leaf, junto a su leal caballero Finn y la hija de éste, Nanna, continúan su camino para vencer a las fuerzas de Thracia y tomar control sobre el territorio norte de Thracia. Librándose de las persecuciones del imperio oriental de Grandbell, Leaf escapa hacia varias ciudades como Alster y Tahra antes de llegar finalmente a Fiana, una pequeña villa ubicada en la costa este de Thracia.

Fiana era una villa independiente liderada por una espadachina llamada Eyvel, y ella guiaba a un grupo de luchadores para que cuidaran de las villas vecinas de los ataques de bandidos. Eyvel dio a Leaf y a sus camaradas una calurosa bienvenida, y Leaf gradualmente creció entre los otros jóvenes que residían en Fiana.

Y ahora, en el año 776…


[Comienzo]

- Leidrick: ¿Encontraste al príncipe?
- Wiseman: No, señor. Registramos la aldea, pero el príncipe no se encuentra en ningún lugar.
- Leidrick: ¡Idiota! No tenemos mucho tiempo. Sé que el príncipe está aquí. ¡Reúnan a los aldeanos y háganlos hablar! ¡Tenemos que encontrarlo!
- Wiseman: Sí, lo estamos haciendo, señor. Pero los aldeanos dicen que no está aquí. Aparentemente partió junto a la Milicia de Fiana a rescatar una villa del ataque de unos piratas.
- Leidrick: ¿La Milicia de Fiana? ¿Qué es eso?
- Wiseman: Originalmente esta villa era el cuartel general de un gran grupo de forajidos. Hace algo menos de 10 años una mercenaria ambulante llamada Eyvel, sacó a los bandidos y tomó la aldea. Luego estableció una milicia para proteger las aldeas cercanas de ataques de bandidos. Aparentemente es muy buena con la espada…
- Leidrick: Hmm… ella podría ser un problema.
- Wiseman: No se preocupe, señor. Hemos tomado a la hija de Eyvel como rehén. También capturamos a la hija de Finn, el caballero que protege al príncipe. Ellos no tendrán más remedio que entregarse.
- Leidrick: Bueno, no está mal, para ti. Bien, llevaré a las chicas a Manster conmigo. Tú te quedas y esperas a los rebeldes. ¡Asegúrate de capturar al príncipe cuando regrese!
- Wiseman: Sí, señor. ¡Que alguien traiga a las niñas!
- Leidrick: ¿Cuál es tu nombre, niña?
- Mareeta: Hmpf…
- Leidrick: Ja, su firmeza es muy linda también. Y la otra chica…Ah, así que tú eres la hija de Finn. Tengo entendido que tu madre es una princesa de Nodion. Veo que no has perdido tu dignidad al vivir en un lugar como este.
- Nanna:
- Leidrick: Bueno, tengo agradables sorpresas que llevar conmigo a casa. Wiseman, regresaré a Manster. Estás a cargo de lo demás.
- Wiseman: Sí, señor.


[Escena con Leaf]

- Eyvel: ¿Qué está pasando? Algo anda mal…
- Halvan: Iré a echar un vistazo, Lady Eyvel. Por favor espera aquí.

- Halvan: Lady Eyvel, la aldea está llena de tropas imperiales. Al parecer atacaron mientras estuvimos ausentes…
- Othin: ¿Qué? Maldición, ¡bastardos! ¡Vamos, Lady Eyvel!
- Halvan: Cálmate, Othin. Si corremos hacia la aldea sin pensar, seremos aplastados.
- Othin: ¿¡Por qué estás tan calmado, Halvan!? Nuestra villa está siendo atacada.
- Eyvel: No, Halvan tiene razón. Cálmate, Othin. Lord Leaf, parece que el imperio nos ha estado buscando. Por favor, escapa mientras nosotros distraemos a las tropas imperiales. Finn, cuida de él…
- Leaf: ¡Eyvel! Nanna aun sigue en la aldea. No puedo abandonarla y escapar como si nada.
- Eyvel: Yo velaré por su seguridad. No te preocupes.
- Leaf: No, no es eso…He decidido ya no escapar.
- Eyvel: Finn, ¿tú qué dices? ¿Vas a permitir que Lord Leaf se exponga al peligro?
- Finn: Lord Leaf ya tiene 15 años. Es edad suficiente para tomar sus propias decisiones. Como su sirviente, respetaré sus juicios y seguiré sus órdenes.
- Eyvel: 15… Bueno, lo llevamos con nosotros a vencer a los piratas. Bien, Finn, si tú lo dices, está bien por mí.
- Othin: Bueno, ¿ya estamos listos? ¡Démonos prisa y a patear sus traseros!
- Eyvel: Sí, pero tengan cuidado. Aunque son tropas imperiales, los soldados de menor rango son aldeanos forzados a pelear en el ejército. Si pueden, no los maten, tomen sus armas y déjenlos escapar. ¿Entendido?
- Othin: Pero podemos lastimarlos hasta que se rindan, ¿cierto? Nos matarán si no lo hacemos.
- Eyvel: Sí, pero no se sobrepasen, ¿está bien? especialmente tú, Othin.
- Othin: Vamos, ¿no confías en mí, Lady Eyvel?
- Eyvel: Muy bien, vamos. ¡Les enseñaremos el poder de la Milicia de Fiana!


[Al tercer turno]

- Tanhya: Papá, la batalla ya comenzó.
- Dadgar: Esto no es bueno… Eyvel es fuerte, pero no sé si es capaz de arreglárselas ella sola con las tropas imperiales. Vamos.
- Marty: Aquí vamos de nuevo…


[Conversación de Eyvel y Dadgar]

- Eyvel: ¿¡Dadgar!? Viniste.
- Dadgar: Ah, Eyvel. Me alegra que estés bien. Pero… ¿qué asunto tiene el Imperio en un lugar como este? ¿Ese niño…?
- Eyvel: Sí… ese chico es en realidad el heredero al trono del actualmente vencido Lenster. Yo lo escondía de sus perseguidores. Lamento no habértelo contado antes…
- Dadgar: Ya me imaginaba algo así. Pero por mí está bien, mientras pueda pelear contra el Imperio.


[Conversación Othin - Tanhya]
- Othin: ¿Tanhya? ¿Qué demonios haces aquí?
- Tanhya: ¿¡Othin!? ¿Qué no ves? Vine a ayudarlos.
- Othin: Ayudarnos, ¿eh? Bueno, no estamos tan desesperados como para pedirle ayuda a una niña. Ahora vete.
- Tanhya: ¿¡A quién estás llamando niña!? ¡Tú eres el niño! Bien, me voy. Como sea, yo ni siquiera quería venir. ¡Hmpf!


[Conversación de la casa derecha del mapa cuando usas a Halvan]
- Patricia: ¡Oh, hermano mayor! Toma, te doy esto. Tú puedes usarlo, ¿cierto?
- Halvan: ¿Un hacha?
- Patricia: Es una linda hacha, ¿no? La conseguí de una extraña anciana que vino del lago en la montaña. Pero yo no puedo usarla, así que tómala.

[Conversación de la misma casa si no usas a Halvan]
- Patricia: ¿Han visto a mi hermano mayor Halvan? Tengo fe en que está bien...


[Conversación en la casa de abajo con Othin]

- Papá: Othin, ¿estás trabajando duro? Será mejor que no seas un fastidio para Lady Eyvel.
- Othin: Vamos, ahórrate los sermones, viejo.
- Papá: Ja, no ha mejorado esa tonta boca tuya, ¿no, niño? Bueno, como sea, toma. Viniste a buscar esto, ¿cierto?
- Othin: Sí, ¡gracias! No me siento bien a menos que pelee usando esta hacha.
- Papá: Niño tonto. Nunca había escuchado de alguien que olvidara sus armas para la batalla.
- Othin: Oye, te dije que no necesito de tus sermones.
- Papá: Hmpf. Bueno, ¿qué estás esperando? ¡Ve a ayudar a Lady Eyvel!
- Othin: Sí, ya voy.

[Conversación de la misma casa sin Othin]
- Papá: ¡Donde está el idiota de Othin! ¿De nuevo está perdiendo el tiempo?


[Al luchar con Wiseman (El Jefe)]

- Wiseman: Si yo muero, los rehenes pagarán. ¿No entienden eso?

[Cuando vences a Wiseman]
- Wiseman: Maldición... lamentarán esto...

[Si capturas y liberas a Wiseman]
- Wiseman: ¡Maldición! ¡Regresaré!


Al finalizar el capítulo
(Si Eyvel no fue capturada)
- Leaf: ¡Nanna! ¡Mareeta! ¿Dónde están? ¡Respóndanme!
- Eyvel: Al parecer Lord Leidrick se las llevó con él.
- Leaf: ¿¡Qué!? ¿Entonces están en Manster?
- Eyvel: Han sido tomadas como rehenes. Es exactamente lo que Leidrick tenía pensado…
- Leaf: Maldición…Eyvel, ¡vamos! Debemos rescatarlas.
- Eyvel: Pero Lord Leaf…
- Leaf: Eyvel, ellas fueron capturadas en mi lugar. Ya no soy un niño. ¡Ya no quiero sacrificar a nadie por mi propia seguridad!
- Eyvel: …Muy bien. Partiremos mañana en la mañana. Será un viaje duro…Por favor, asegúrate de descansar.

(Si Eyvel fue capturada)
- Leaf: ¡Nanna! ¡Mareeta! ¿Dónde están? ¡Respóndanme!
- Hombre: Lord Leaf, ¡estás a salvo! Perdóname, no pudimos proteger a Lady Nanna…
- Leaf: ¿Nanna? ¿Qué le sucedió?
- Hombre: Las tropas imperiales se la llevaron. Mareeta intentó dejarla escapar, pero al final ambas fueron capturadas…
- Leaf: ¿Adónde las llevaron?
- Hombre: Honestamente no lo sé… Oh, uno de los soldados estaba diciendo que regresarían a Manster, así que quizá…
- Leaf: ¿Manster? Muy bien. Por favor, no se preocupen, salvaré a ambas, Nanna y Mareeta, ¡y también a Eyvel!

Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Thracia 776