Capítulo 17A: La Puerta de Lenster

Introducción en el Mapa
Tras atravesar el Fuerte Norden, el Ejército de Liberación al fin llega hasta la puerta Este de Lenster.
Sin embargo, una legión incluso más grande que la del Fuerte Norden les esperaba.


[Comienzo]

- Gustav: Nicaraf, ¡todavía no has acabado con los rebeldes!
- Nicaraf: No... perdimos nuestra oportunidad de vencer por culpa de las egoístas acciones de Kempf. ¡Perdóneme!
- Gustav: Maldito Kempf... ¿así que así es como me paga? Deberíamos haber hecho lo que dijiste y haberle enviado de vuelta al Imperio.
- Nicaraf: No, señor, es todo culpa mía. De todas formas, no tenemos nada de lo que preocuparnos. Tenemos mi infantería acorazada y los magos del Obispo Moore defendiendo la puerta del castillo. Y el Gelpritter de Rinehard atacará al enemigo desde la retaguardia. También hemos llamado a las Caballeros Pegaso de Silesia como refuerzo extra. Con todas esas fuerzas, seremos capaces de defendernos contra cualquier cosa.
- Gustav: Ya veo... Bueno, sé que puedo confiar en tu juicio. Oh, y el Obispo Cyas vendrá pronto. Está en un viaje, pero dijo que nos ayudaría un rato.
- Nicaraf: ¡¿El genio táctico Cyas?!
- Gustav: Debería llegar en una horas.
- Nicaraf: Sí. Nos concentraremos en la defensa, y pasaremos al ataque cuando el Obispo llegue. Por favor, Lord Gustav, permanezca en el castillo y espere nuestra victoria.
- Gustav: Sé que dejo esto en buenas manos, Nicaraf.


[La escena cambia a Leaf]

- August: Esto podría ser complicado, Príncipe. La formación enemiga está cercana a la perfección.
- Leaf: ¿Qué quieres decir?
August: El problema son los mercenarios silesianos del noroeste. Si nos aproximamos al castillo, seremos atacados desde atrás.
- Leaf: ¿Podemos enviar una división de nuestro ejército para enfrentarse a ellos?
- August: Ya hemos dejado la mitad de nuestras fuerzas para defendernos contra las fuerzas de Rinehard. No podemos dividir más nuestras tropas.
- Leaf: Entonces, ¿qué deberíamos hacer?
- August: Depende de la voluntad de luchar de los mercenarios silesianos...


[La escena cambia a Misha]

- Nicaraf: ¿Has entendido nuestro plan, General Misha?
- Misha: Sí...
- Nicaraf: Bien. Y si no te importa que pregunte...
- Misha: ¿Sí?
- Nicaraf: He oído que tu madre fue asesinada por el rebelde Sigurd en la guerra civil. ¿Es cierto?
- Misha: ...
- Nicaraf: ¿Es por eso por lo que te convertiste en mercenaria para el Imperio?
- Misha: Mi madre no tiene nada que ver. Trabajamos para alimentar a nuestros hambrientos niños en casa. Necesitamos dinero para leche y pan... eso es todo.
- Nicaraf: Ya veo... Perdona mi entrometimiento. Puedes olvidarte de lo que te he dicho.
- Misha: ......


[Décimo turno]

(Si Nicaraf está vivo)
- Cyas: Buenos días, General Nicaraf.
- Nicaraf: ¡Ah, Obispo Cyas! Estábamos esperándole.
- Cyas: ¿Cómo está la situación?
- Nicaraf: El enemigo está luchando mejor de lo que esperábamos, y lamento decir que estamos teniendo problemas. Pero ahora, con el genial Obispo Cyas de nuestro lado, ¡no tenemos nada que temer!
- Cyas: ¿El Gelpritter de Rinehard ha llegado ya?
- Nicaraf: Debería atravesar la retaguardia enemiga y unirse a nosotros en breve.
- Cyas: Bien. Entonces comencemos la ofensiva. Decid a los mercenarios silesianos que se preparen para atacar.
- Nicaraf: ¡Por supuesto, Obispo Cyas!

(Si Nicaraf está muerto)
- Cyas: ...¿Cómo está la situación?
- Soldado: ¿O-Obispo Cyas? ...El enemigo está luchando mejor de lo que esperábamos, y estamos teniendo problemas... El General Nicaraf también ha caído...
- Cyas: Ya veo...
- Soldado: Pero hemos sido bendecidos con la presencia del genial Obispo Cyas. ¡Ya no tenemos nada que temer!
- Cyas: ¿El Gelpritter de Rinehard ha llegado ya?
- Soldado: Debería atravesar la retaguardia enemiga y unirse a nosotros en breve.
- Cyas: Bien. Entonces comencemos la ofensiva. Decid a los mercenarios silesianos que se preparen para atacar.
Soldado: ¡Por supuesto, Obispo Cyas!

[La escena cambia a Leaf]
- Leaf: Qué... ¡¿Qué está pasando?! Parece que la moral del enemigo ha aumentado de repente...
- Dorias: Nuestros peores temores se han hecho realidad, Lord Leaf. No tenemos tiempo que perder. ¡Debemos retirarnos!
- Leaf: ¿Qué? ¡¿Qué quieres decir?!
- Dorias: El joven arzobispo y genio táctico de Velthomer... el Obispo Cyas, está ayudando al enemigo. Mientras se enfrente a nosotros, no tenemos ninguna posibilidad de ganar.
- Leaf: ¿Hay una persona así en el Imperio?...
- August: Es el hijo de la General Aida, la consejera de mayor confianza del Emperador. Tras su misteriosa muerte, entró en un monasterio Blaggi...
- Leaf: ...Pero si nos retiramos ahora, perderemos muchos soldados... ¿Qué debería hacer?...

[La escena cambia a un soldado]
- Soldado: ¡Es nuestra oportunidad! ¡Aniquilad a los rebeldes! ¡Bajad el puente!


[Duodécimo turno]

- Myuler: Maldición, esto está tardando más de lo que esperaba. ¡Ordenad a las tropas atacar!
- Soldado: General Myuler, ¿qué le ha ocurrido a Lord Rinehard?
- Myuler: Se retiró a Conote con la Reina Ishtar. Actuaba de una manera extraña... creo que estaba preocupado por ella.
- Soldado: ¿Corriendo con la reina en medio de la guerra? Buf...
- Myuler: ¡Vigila tu lengua, soldado!
- Soldado: ¡S-sí! ¡Lo siento!
- Myuler: Pero... no tenerle aquí es sin duda un problema


[Decimoquinto turno]

- Ishtar: ¡Obispo Cyas!
- Cyas: ¿Reina Ishtar? Y Lord Rinehard... ¿Cuál es el problema? Pareces preocupada.
- Ishtar: ¡Yurius no está bien! Tiene una fiebre muy alta...
- Cyas: Nunca ha sido muy fuerte, pero parece que últimamente se está poniendo peor... ¿Has llamado a los sacerdotes Lopto?
- Ishtar: ¡No voy a dejar que se le acerquen!
- Cyas: ¡¿Ni siquiera a Lord Manfloy?! ¿Por qué no?
- Ishtar: Sabes la razón mejor que nadie, Lord Cyas... Entiéndelo, por favor.
- Cyas: ...Muy bien. Intentaré ser de alguna ayuda. ¿Dónde está Lord Yurius?
- Ishtar: En mi habitación de Conote...
- Cyas: Ya veo... Está bien, vamos, Reina Ishtar.

[La escena cambia a un soldado]
- Soldado: ¿Qué? ¡¿El Obispo Cyas se ha ido a Conote?! Maldición... ¡hay que asegurar nuestras defensas! ¡Destruid el puente!


[Conversación Karin - Misha]

- Karin: General Misha, ¿acaso el Imperio no es un odiado enemigo para nosotros los silesianos? ¡¿Por qué les ayudas?!
- Misha: Tengo algo que debo proteger... Eso es todo.
- Karin: ...¿Algo que debes proteger?...
- Misha: No te incumbe. Ahora vete... nuestro ataque va a comenzar.


[Iglesia]

- Sara: ...
- Obispo: Sara, ¿a dónde vas?
- Sara: ....
- Obispo: Ah, ¿eres del Ejército de Liberación? ¿Ella te ha dicho algo? Por favor, perdónala. Murmura cosas extrañas de vez en cuando. A veces puede ser una chica extraña.
- Sara: ...Iré...
- Obispo: ¿Ir? ¿Ir adónde?
- Sara: ...Iré... Iré con esta persona...
- Obispo: Ir con... pero esta persona es del ejército. ¿Sara? ¡Espera, Sara!
- Sara: Iré... Por favor, llévame contigo...


[Lucha contra Nicaraf]

- Nicaraf: ¡No eres lo suficientemente fuerte como para vencerme! ¡Vamos!

[Al vencer a Nicaraf]
- Nicaraf: Ugh... Eres... mejor... de lo que... pensaba...


[Lucha contra Moore]

- Moore: .......

[Al vencer a Moore]
- Moore: Querido Loputousu... Daré mi vida... por tu nueva era...

[Al liberar a Moore]
- Moore: .......


[Lucha contra Misha]

- Misha: ¡Te atreves a interponerte en mi camino!

[Al vencer a Misha]
- Misha: Ja... jaja... Así que me voy... al lugar de mi madre... Al lugar de Deetvar... también...

[Al liberar a Misha]
- Misha: Gracias por dejarme vivir. Pero debo luchar...


[Lucha contra Myuler]

- Myuler: ¡Siente la ira del Gelpritter!

[Al vencer a Myuler]
- Myuler: Agh... Cómo... he podido perder...

[Al liberar a Myuler]
- Myuler: ...Hmpf...


[Lucha contra Cyas]

- Cyas: Suelta tu espada... No eres rival para mí...


Al finalizar el capítulo
- Dorias: Hemos conseguido atravesar la puerta del castillo, pero todavía quedan enemigos dentro. No bajes la guardia, Lord Leaf.
- Leaf: Tenemos que acabar con ellos de una sola vez, aunque estemos agotando a nuestras tropas. El Conde Gustav ha oprimido al pueblo de Lenster como la mano derecha del Rey Blume. No puedo imaginar a cuántas personas habrá enviado a la muerte...
- August: Exacto. ¡Debemos matar a Gustav y colgar su cabeza de la puerta del castillo! No hay necesidad de compasión, Lord Leaf. ¡Debes cumplir tus obligaciones como el señor de Lenster!


(Si Karin ha hablado con Misha, y la has capturado)
- Dorias: Lord Leaf, hemos capturado a una comandante de Silesia. ¿Qué deberíamos hacer?
- Leaf: Quiero verla. ¿Eres tú la comandante de los mercenarios silesianos?
- Misha: ¡No necesito tu simpatía! Si vas a matarme, ¡hazlo!
- Dorias: Es inútil, Lord Leaf. Las Caballeros Pegaso silesianas ponen el honor ante todo. Ella no sería capaz de aguantar la vida en cautividad tras liderar a su escuadrón hasta la muerte. Deberíamos respetar sus deseos y acabar con su miseria...
- Karin: ¡No, Conde Dorias! Misha, ¿tienes algo que proteger, no es así? ¡Qué vas a hacer si mueres aquí! ¿Qué le ocurrirá a los niños que te esperan en Silesia?
- Misha: ¡! ...Dónde has oído...
- Karin: Un miembro de tu escuadrón me lo dijo. La vi herida e intenté ayudarla... entonces me lo dijo... No lo sabía. No sabía que tanta gente sufriera en los lugares bajo el control imperial... los niños están muriendo de hambre. Me dijo que se hizo mercenaria para poder comprarles comida.
- Misha: ......
- August: Estás equivocada, Lady Misha. Es imperdonable hacer sufrir a otros niños para salvar a los tuyos. La caza de niños ya ha ocurrido en el Imperio y Thracia. Silesia tampoco será una excepción. ¿Quién protegerá a vuestros hijos entonces?
- Misha: ¿Caza de niños?... ¿De qué estás hablando?
- Leaf: No lo sabes... En ese caso, tienes que vivir para ver la realidad. ¡Quiero que entiendas nuestro dolor y sufrimiento!
- Misha: ...Lo siento. Yo... tengo que pensar sobre esto...

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Thracia 776