Capítulo Final: Inquebrantable

[Comienzo]
- Veld: Hum... así que Raydrik no sirvió para nada... Y ahora a ver como mato a estos asquerosos...
- Manfloy: ...Veld...
- Veld: ¿O-obispo Manfloy? Cuándo ha...
- Manfloy: Eso no importa. ¿Por qué estás tardando tanto en matar a ese chico de Leonster?
- Veld: Sí, lo siento. Prometo que le llevaré la cabeza del Príncipe Leif pronto...
- Manfloy: Asegúrate de matarlo. Si no lo haces, nuestros esfuerzos para matar a Quan habrán sido en vano.
- Veld: ...Siguen pensando que Trabant es el hombre responsable de la muerte de Quan...
- Manfloy: Jajaja... patéticos estúpidos. Thracia no tiene los medios para obtener información en Leonster. Aprovecharse de Trabant para que Thracia del Norte y del Sur se maten entre ellas... Tu plan ha sido un completo éxito.
- Veld: Gracias, Obispo Manfloy.
- Manfloy: Pero el problema va más allá... hemos subestimado al heredero de Leonster. Quizás debimos haberlo matado cuando Leonster cayó...
- Veld: Sí, pero Leif ha conseguido unir con éxito las fuerzas rebeldes del Norte de Thracia. Si podemos golpearlos cuando su confianza en el príncipe está en su punto máximo, su moral se desplomará. Además, el príncipe se ha ocupado de los Freeges por nosotros. Ha demostrado ser de alguna utilidad. Y de cualquier forma, aunque sea un descendiente de los Guerreros Santos, es sólo un chiquillo incapaz de utilizar la Ge Bolg. No es un rival para mi.
- Manfloy: Eso espero... En ese caso, te daré a cinco de mis Guerreros Oscuros.
- Veld: Ah, gracias. Ahora tengo seis contando el que yo mismo hice. El campo de fuerza debería ser impenetrable ahora...
- Manfloy: Hum. Bueno, Veld, te dejo el resto. Estaré esperando nuevas noticias...
- Veld: Claro, Obispo Manfloy...


(La escena cambia a Leif)

- Leif: August, ¿todo va bien?
- August: Sí, todos están en sus puestos. Ahora tienen que cumplir las tareas encomendadas...
- Leif: Debemos destruir los seis sellos para llegar al altar.
- August: Sí... debemos capturar los seis puntos a la vez. Si tardamos demasiado, llegarán refuerzos. Tenemos que darnos prisa, aunque eso suponga perder alguna de nuestras unidades.
- Leif: Ya veo... De acuerdo, vamos.


[Cuando todos los puntos mágicos son capturados]

- Veld: ¿¡Q-qué!? ¡¿Han roto el sello?! Argh... Leif... siempre en mi camino... ¡¡Si debo morir, os arrastraré a todos conmigo!! ¡Os aplastaré con mi hechizo Piedra!


[Lucha contra Veld]

- Veld: Jajajajaja... ¿Os atrevéis a desafiarme, estúpidos ignorantes? Maldice tu destino... ¡y sé testigo de mi poder!

[Al vencer a Veld]
- Veld: Ugh... I-imposible... Cómo he podido... Pero... aún no ha acabado... Aunque yo caiga... Loptous vivirá... Nadie puede detener... el renacimiento del Imperio Lopto... Y entonces, os retorceréis de dolor... estúpidos... Je, je... jajajajaja...ja...

[Al liberar a Veld]
- Veld: Obispo Manfloy... perdóneme... ¡Ugh!


Al finalizar el capítulo
- Leif: Hemos... ganado.
- August: Sí... Todas las fuerzas Lopto del norte de Thracia han sido eliminadas. La gente de Thracia al fin ha sido liberada de las garras de la Iglesia de Loptous... Enhorabuena, Lord Leif. Has luchado muy bien.
- Leif: No... ha sido todo gracias a ti, August. Fuiste quien me guiaste, y me enseñaste a ser un líder fuerte. Sin ti, habría estado completamente perdido. Gracias, August... Estoy encantado de haberte conocido. Tienes mi eterna gratitud.
- August: Bueno, bueno... creo que ha llegado la hora de contártelo. Me ofrecí para convertirme en tu consejero porque me lo ordenó... uno de mis superiores. Francamente, al principio no pensaba que fuésemos a ser capaces de liberar Thracia del Norte. Pero al ver que seguías intentándolo y que nunca te rendías... Empecé a sentir esperanza, y me encontré creyendo en ti. Puede que mis palabras pasadas hayan sido insultantes... perdóname, Lord Leif.
- Leif: August... verdaderamente algunas palabras tuyas han sido golpes bajos, pero para mí fueron más importantes las enseñanzas que contenían. Me enseñaste a entender el sufrimiento y el dolor de la gente. August, me gustaría pedirte que siguieras a mi lado. Te necesito, August...
- August: Sí... Como desees, Lord Leif...


(Si Finn está vivo)

- Finn: Lord Leif, ¡ha llegado la noticia de que el ejército de Lord Seliph ha capturado Conote!
- Leif: ¿Qué? ¿Ya? ¿Y qué hay de Lord Seliph?
- Finn: Se dirige hacia aquí para ayudarnos a capturar Manster. Probablemente no se ha enterado de nuestra victoria todavía.
- Leif: Ya veo. Lord Seliph... ha sido capaz de atravesar los fuertes muros de Conote en un sólo día... Sin embargo, me hubiera gustado matar al Rey Blume con mis propias manos.
- Finn: Sí... Pero, Lord Leif, ahora Thracia del Norte es libre. La gente rebosa de alegría por nuestra victoria. Aclaman tu nombre, diciendo que Thracia ha sido salvada por el hijo de Lord Quan.
- Leif: Finn, hemos pasado por muchas cosas. Ha sido gracias a ti que fui capaz de soportar las dificultades y llegar tan lejos. Pero tu siempre sufrías más que yo... lo diste todo por criarme. Verdaderamente no sé cómo darte las gracias, Finn...
- Finn: Lord Leif, la única nación del Norte de Thracia con un heredero varón es Leonster. La gente quiere que tomes el trono y unifiques Leonster, Alster, Conote y Manster bajo una única bandera. Haz sus deseos realidad, Lord Leif. Unificar Thracia en una pacífica y próspera nación como en los tiempos de Dáinn y Nova... era lo que tu padre quería, y es también lo que yo te pido ahora.
- Leif: Lo sé. Ya no hay vuelta atrás. Es mi responsabilidad cuidar de Thracia del Norte. La unión del norte y el sur depende del Rey Trabant, pero haré lo que pueda. ¿De acuerdo, Finn?
- Finn: Sí, Lord Leif...


(Si Eyvel está viva)

- Eyvel: Lord Leif, lamento decir que debo regresar ahora a Fiana.
- Leif: ¿Qué? ¿No vienes con nosotros?
- Eyvel: Los piratas están atacando los pueblos costeros de nuevo, así que debo volver para proteger a los aldeanos. Y además, no seré de ninguna ayuda en las batallas futuras...
- Leif: Pero... Eyvel...
- Eyvel: Lord Leif, estaré esperando el día que derrotes al Imperio y regreses a Leonster. Cuando lo hagas, seguro que podremos visitarte y celebrarlo.
- Leif: Supongo que sí... De acuerdo, Eyvel. Te prometo que volveré cuando todo acabe. Así que hasta entonces...
- Eyvel: Sí... estaremos esperándote, Lord Leif.


(Si Miranda está viva)

- Miranda: Perdóname, Lord Leif.
- Leif: ¿Princesa Miranda? ¿Qué ocurre?
- Miranda: Yo... debo disculparme.
- Leif: Si es algo acerca de Dorias, no te preocupes por ello. Fue responsabilidad mía, no tuya. Y Alster fue liberada con éxito por Lord Seliph, así que la gente debería estar contenta de que su princesa esté a salvo.
- Miranda: Bueno, sí, pero... la gente necesita más que eso. Mis consejeros me insisten para que me case contigo para que nos podamos unir con Leonster. Creen que pueden decirme lo que debo hacer sólo porque soy una chica...
- Leif: Bueno, tú y yo somos los únicos herederos que hemos sobrevivido a todo este caos. Lo que tus consejeros dicen tiene sentido. Pero no estoy seguro...
- Miranda: ¿No te gusto? Está bien, pero...
- Leif: No, no es eso. Todavía tengo cosas que hacer. Todavía quedan el Imperio Grandbell y otras divisiones de la Iglesia Lopto a los que enfrentarse, y también debemos proteger Thracia del Norte de los invasores. Tengo demasiadas cosas en la cabeza en las que pensar como para estar pensando si estoy enamorado de alguien o no...
- Miranda: ......Muy bien, esperaré a que vuelvas a Alster. Pero, ¡no esperes conseguir mi mano hasta que hayas logrado todo lo que pretendes! ¿Entendido, Príncipe Leif?


(Si Linoan está viva)

- Linoan: Lord Leif...
- Leif: Linoan... Thracia del Norte está de nuevo en nuestra manos, pero Tahra sigue capturada. Te prometo que la reclamaré algún día. Entonces vendrás conmigo, ¿no, Linoan?
- Linoan: Sí, ¡por supuesto, Lord Leif!

(Si Deen está vivo)
- Deen: No puedo ir contigo, Lady Linoan.
- Linoan: ¿Qué? ¿Por qué, Deen? ¡¿Por qué no puedes venir con nosotros?!
- Deen: Thracia es mi país... no puedo seguir luchando. Deberías ir con el Príncipe. Él te protegerá.
- Linoan: Deen... ¿Qué estás diciendo? Yo... no puedo hacerlo sin ti, Deen...
- Deen: ¿Lady Linoan?
- Linoan: Preferiría perder Tahra que perderte a ti... Así que por favor, Deen, sigue conmigo...
- Deen: ¡Deja de ser una niña, Lady Linoan! ...Pero... Puede que lo reconsidere... Haría daño tanto a Lord Leif como a mi señor si me voy ahora...


(Si Nanna y Mareeta están vivas)

- Nanna: .....
- Mareeta: ¡Vamos, Lady Nanna! ¡Díselo!
- Nanna: P-pero...
- Mareeta: Lo lamentarás siempre si no se lo dices ahora. ¿O quieres seguir siendo su "linda hermanita"?
- Nanna: Pero Mareeta...
- Mareeta: ¡Vamos, Lady Nanna! De acuerdo, te ayudaré. ¡Lord Leif!
- Leif: ¿Mareeta? ¿Qué ocurre?
- Mareeta: Aquí le tienes, Lady Nanna...
- Nanna: Leif...
- Leif: Gracias, Nanna. He sido capaz de llegar hasta aquí gracias a ti.
- Nanna: No... yo no he hecho nada...
- Leif: Sí, lo has hecho. Crecimos como hermano y hermana, pero tu siempre eras la que me ayudaba. He podido llegar tan lejos porque tu siempre estabas ahí para mí, para ayudarme y alegrarme. Nanna, cuando esta guerra acabe, yo también iré a buscar a Lachesis. Y cuando la encuentre, le pediré directamente tu mano, Nanna...
- Nanna: ¡! ...Leif...
- Leif: Nuestra lucha está lejos de acabar... Pero, ¿vendrás conmigo?
- Nanna: Sí, Leif...


(Continúa el diálogo normal)

- August:
Lord Leif, Lord Seliph está aquí para verte.
- Seliph: Lord Leif, me he dado prisa en venir a ayudarte, pero bueno... parece que no has necesitado mi ayuda después de todo. Estoy contento de ver que estás bien.
- Leif: ¡Lord Seliph! Ha sido todo gracias a ti. Muchas gracias.
- Seliph: No, tú has liberado Thracia del Norte solo. Yo no he hecho nada. Thracia del Norte será ahora unificada bajo tu mando. Nuestro sueño se hará realidad si una nación grande y rica como ésta nos ayuda a luchar contra el Imperio. Lord Leif, me gustaría pedirte que nos ayudes en nuestra lucha. Todavía nos quedan muchas cosa que hacer, y muchas dificultades que superar. Pero pienso que juntos podremos triunfar sobre todo. Quiero comprometernos en un juramento para ser amigos eternos, como lo fueron nuestros padres antes que nosotros.
- Leif: ¡Sí! Siempre pensé en ti como un hermano mayor. Será un honor poder ayudarte, Lord Seliph.
- Seliph: ¡Bien! Entonces juremos sobre esta espada. Cuando nacimos éramos diferentes, pero cuando muramos será lo mismo. Juntos, como camaradas, hermanos, y amigos para siempre... ¡juro que uniremos nuestras manos y resistiremos para salvar a este mundo del mal!
- Leif: ¡Sí, Lord Seliph!

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Thracia 776