Capítulo 11A: Héroe de las Islas Occidentales

Introducción en el Mapa
Roy no puede creer a la historia de Lalum.  Rápidamente manda una carta a Cecilia contándole sobre los horrores que ocurren en las Islas Occidentales. Él además le da a conocer de las acciones que ha planeado tomar desde ahora. 

Después de enviar la carta, Roy y compañía se mueven hacia la mina en la montaña Ebrakhm para tratar de rescatar a la gente que sufre de trabajos forzados. Etruria asignó al Obispo Oro de la Iglesia de Elimine para supervisar la mina. Ya ha sido extraída una gran cantidad de minerales, pero parece que ellos siempre quieren más y más... 

Ebrakhm... ahora conocida como la Mina de la Muerte.  Los lamentos de la gente forzada a trabajar ahí son ecos a través de las minas, como gemidos de fantasmas... 


= Escena de Apertura =

*Interior del castillo*
- Miledy: Ya veo...  ¿Entonces la Princesa Guinevere no se encuentra en las Islas Occidentales?
- Oro: Hemos buscado por todas las islas, y además hemos enviado espías al Ejército de la Alianza Lyciana, pero no pudimos encontrar a la princesa por ningún lado.  Lo lamento.
- Miledy: Entiendo.  Supongo que buscaré en otro lugar.  Obispo Oro, agradezco su cooperación con Biran.
- Oro: Rezaré para que sea capaz de encontrar pronto a la Princesa Guinevere.
- Miledy: Gracias.
*Miledy se va.  Un Soldado aparece*
- Soldado: Obispo Oro, ¿quién era?
- Oro: Una Caballero Dragón de Biran.  Su nombre es Miledy.  Ella esta buscando a la Princesa Guinevere, quien es su señora.
- Soldado: ¿Le dijo dónde se encuentra la princesa?
- Oro: Por supuesto que no.  Guinevere es una rehén valiosa.  Cuando el Consejero Roartz escuchó las noticias de que la General Cecilia estaba oculta con Guinevere en Aquleia, él estaba tan excitado como el día en el que reportaron que el asesinato del Príncipe Mildain fue exitoso.
- Soldado : ¡Obispo Oro!  No debería decir que él fue asesinado...
- Oro: Oh, debo cuidar mi lengua.  De todos modos, Guinevere vale todo eso.
- Soldado: Ya veo...
- Oro: Y ahora, ¿por qué viniste ante mi?  ¿Tienes algo que decirme?
- Soldado: Sí mi Lord.  Es sobre esa aldea donde el líder de la Resistencia se oculta.  Ahora estamos preparados para lanzar un ataque a la aldea, entonces vine a reportar.
- Oro: Muy bien, bien hecho.  Entonces empiecen el ataque de inmediato, antes de que ocurra cualquier interrupción imprevista... 


*La escena cambia a Roy*
- Roy: ¿Entonces el escondite de la Resistencia está en una de estas aldeas?
- Lalum: Sí.  Pero es posible que las tropas del terrateniente ya hayan atacado.
- Merlinus: Debo decirlo, ese Oro es un hombre despreciable.  Un obispo debería sermonear las palabras de Dios para ayudar a la gente.  ¡Pero en realidad él tortura a su gente!  Esto está más allá de lo perdonable.
- Roy: Probablemente debamos esperar por la respuesta de la General Cecilia, pero...
*Un Soldado aparece*
- Soldado: ¡Lord Roy!  ¡Tropas del castillo atacan las aldeas!
- Merlinus: ¡Qué!  Lord Roy, ¿deberíamos atacar?
- Roy: Supongo que entonces no podemos esperar por la respuesta...  Pero quiero ayudar a la gente de aquí.  Incluso si eso significa que estaremos en malos términos con Etruria...
- Lalum: Roy...
- Roy: ¡Luchemos!  ¡Entonces podremos estar orgullosos de nuestras acciones cuando regresemos a Lycia! 


[1er Turno]
*Gale y Miledy aparecen*
- Gale: Miledy, ¿ya encontraste la ubicación de la Princesa Guinevere?
- Miledy: No...  parece que ella dejó al Ejército de la Alianza Lyciana.  Justo cuando pensé que la había encontrado...
- Gale: Entonces no tiene sentido buscar aquí.
- Miledy: Gale... lo lamento.  El Rey Zephiel deseó mantener en secreto el caso de la Princesa Guinevere, así que él sólo asigno a mi grupo en su búsqueda.  Lamento que yo te haya mezclado en esto...
- Gale: No deberías preocuparte por cosas como esa.
- Miledy: Pero tú eres uno de los capitanes que trabajan directamente bajo las órdenes del General Murdock.
- Gale: El General Murdock está de acuerdo en que te ayude.  De todos modos, la Princesa Guinevere todavía debe estar en tierra firme.  Bueno entonces, supongo que podemos pedir al General Narshen alguna ayuda.
- Miledy: ¿Vas a inclinarte ante el General Narshen?
- Gale: ¿?  Por supuesto.  Él es uno de los Tres Lords Dragones, y él está a cargo de los ejércitos que atacan Lycia and Etruria.
- Miledy: Gale, ¿no te... molesta?
- Gale: ¿Sobre qué?
- Miledy: Quiero decir...  En términos de habilidad, tú deberías ser uno de los Tres Lords Dragones.  Pero Narshen te acusó de no ser un nativo de Biran, y él te arrebató esa posición.  ¿Y ahora vas a ir a inclinarte ante él para pedirle ayuda?
- Gale: Bueno, lo que él dijo es verdad.  Yo no nací en Biran.
- Miledy: Pero...
- Gale: Estoy feliz con la posición en la que me encuentro ahora.  Y el Rey Zephiel y el General Murdock pusieron su confianza en mi, incluso si no nací en Biran.  ¿Qué más debo pedir?
- Miledy: Gale... 


[5to Turno]
- Oro: Ja ja ja...  Tengo una idea...  ¡Alguien!
- Soldado: ¿Sí mi Lord?
- Oro: Dile a los forajidos que las aldeas están en estado de confusión.  Quiero que saqueen las aldeas y recolecten todo el dinero y tesoros.
- Soldado: Sí.  Pero...  ¿está seguro?  Si esto se vuelve público...
- Oro: Olvidas que yo hablo por el Propio Dios.  Si alguien trata de acusarme, él irá contra Dios.  Por tanto, ¡no hay nadie en esta isla que pueda acusarme!  De todas formas, de prisa.  No habrá ningún caso si la crisis en las aldeas se calma.
- Soldado : Sí. 


*Klein, Tate, y sus tropas aparecen como unidades enemigas*
- Klein: Entonces ése es el Ejército de la Alianza Lyciana...
- Tate: Se supone que deberían estar luchando contra los bandidos…
- Klein: Lo sé.  Pero Lord Arcard dice que ellos están peleando con los bandidos a los aldeanos.  ¿Por qué hacen lo opuesto de lo que deberían hacer?...
- Tate: ......
- Klein: Tate, ¿puedes tomar tus tropas y atacar desde el norte?  Yo empezaré a atacar desde aquí.
- Tate: Sí señor.
*Tate se va*
- Klein: ¡Tate!  Espera.
*Tate regresa*
- Tate: ¿Sí?
- Klein: Escuché que tienes algunas hermanas.
- Tate: Sí.  Tengo dos hermanas, una mayor, la otra menor.
- Klein: ¿Todas ellas son Jinetes Pegaso como tú?
- Tate: Sí.  ¿Por qué pregunta?
- Klein: Bueno, realmente, yo tengo una hermana menor...
- Tate: Ella debe ser muy hermosa si es su hermana.
- Klein: Gracias.  Sí, ella es bonita.  Pero he oído que ella se ha enredado en algún desorden y no sé dónde está ahora...
- Tate: ¿Qué?  Oh cielos...
- Klein: He enviado a gente a buscarla pero ellos todavía no la han encontrado.  Si sólo yo no estuviera en esta misión, podría ir a buscarla por mí mismo.
- Tate: ...
- Klein: Tate, ten cuidado.  Por el bien de tu familia.
- Tate: Sí, gracias.
*Tate se va volando*
- Klein: Muy bien, vamos.
- Soldado: Señor, ¿está seguro?
- Klein: ¿Sobre qué?
- Soldado: Lord Arcard dijo que dejáramos la mayor parte de la pelea al grupo de las Jinete Pegaso mercenarias de Ilia para que nosotros del Ejército de Etruria suframos menos bajas.
- Klein: No seas ridículo, ellas son compañeras que merecen nuestra confianza.  Nosotros atacaremos al mismo tiempo... o incluso antes que ellas.  ¿Entendido?
- Soldado: Si señor.
- Klein: ...Aún así, la historia de Lord Arcard es extraña...  El ejército de Lycia acaba de llegar aquí.  ...¿Podrían estar implicados con los bandidos tan rápidamente...? 


[6to Turno]
- Bandido: ¿Entonces estás seguro de que podemos saquear de las villas tanto como queramos?
- Soldado: Sí.  Pero en regreso...
- Bandido: Sí, sí, se supone que le daremos la mitad del botín al castillo, ¿verdad?  Ese obispo del demonio que ustedes mantienen allá.
- Soldado: Gracias por tu cooperación.
*El Soldado se va*
- Bandido: ¡Muy bien, chicos!  ¡Saqueen las aldeas!  ¡Recojan todo el tesoro! 


[7mo Turno]
- Soldado: Lord Roy, bandidos aparecen desde las montañas en el este.
- Roy: Ellos piensan atacar las aldeas en medio de la confusión...  ¡Tenemos que detenerles y debemos rescatar a la gente! 


[7mo Turno]
(Turno de Tate)
- Tate: ¿Están listas?  ¡Vamos a avanzar hacia el sur!
- Soldado: Capitán...  ¿Estás segura que estaremos bien?
- Tate: ¿Por qué?
- Soldado: Tal vez el Ejército de Etruria trata de usarnos en el frente como unidades desechables...
- Tate: ¿Quién dice eso?
- Soldado: Una de nuestro grupo escuchó rumores como ese en el Ejército de Etruria.
- Tate: Si toman seriamente rumores como ese todo el tiempo, no serán capaces de hacer nada.
- Soldado: pero...
- Tate: Además, incluso si fuera verdad, el General Klein no lo aprobaría.
- Soldado: ¿En verdad crees eso?
- Tate: El General Klein no es así.  Confío en él.
- Soldado: ...Muy bien.  Entonces todas nosotras confiaremos en él, por que nosotras confiamos en ti, Capitán.
- Tate: Gracias.  Entonces vamos. 


[8vo Turno]
*Soldados rodean una aldea*
- Soldado: ¡Echidna!  ¡Hemos rodeado toda esta área!  ¡Sabemos que te ocultas ahí!  ¡Tira tus armas y sal de inmediato!
*Echidna aparece*
- Echidna: ......
- Soldado: ¿Eres Echidna, líder de las fuerzas de Resistencia?
- Aldeano: ¡Señorita Echidna, lo lamento!  Ellos tomaron como rehenes a mi familia para hacerme hablar...
- Echidna: Yo entiendo.  Déjame esto a mi.  Ahora regresa deprisa a casa con tu familia.
- Aldeano: En verdad... lo lamento.
*El Aldeano se va*
- Soldado: Si te rindes pacíficamente, tal vez el Obispo Oro te tenga alguna misericordia.
- Echidna: Perdona, pero soy del tipo de mujer obstinada.
- Soldado: ¿Vas a resistir?  Entonces no nos dejas otra opción.  ¡Mátenla!
*Echidna aparece como una unidad aliada* 


[9no Turno]
- Oro: ¿¡Por qué está tomando tanto!?  ¿Las fuerzas de Resistencia dan tantos problemas?
- Soldado: ¡El Ejército de la Alianza Lyciana!  Ellos están apoyando a las fuerzas de Resistencia...
- Oro: ¡Qué!  ¿¡La Alianza Lyciana se ha vuelto contra Etruria!?
- Soldado: ¡Acabamos de recibir un mensaje desde la capital en Djuto!  Dice... “El ejército de la Alianza Lyciana es responsable del asesinato del Duque Nord y se sospecha que se ha rebelado contra Etruria.  También hay la posibilidad de que estén aliados a los bandidos.  Captúrenlos, o mátenlos si es necesario”.
- Oro: Así que ellos asesinaron al Duque Nord...  De todas formas, ha venido una buena excusa para deshacernos del Ejército de la Alianza Lyciana...  Ja ja ja...  Aliados con los bandidos ¿eh? Que irónico…
- Soldado: Lord Arcard además nos envía algunos refuerzos para ayudarnos a capturar al Ejército de la Alianza Lyciana.  Ellos deberían llegar pronto.
- Oro: ¡Que generoso!  Él dijo “captúrenlos”, pero probablemente planea matarlos de todos modos, así que hagamos el trabajo por él.  ¡Mátenlos a todos!
- Soldado: ¡Sí mi Lord! 


[Conversación Clarine-Klein]
- Clarine: ¡Klein!
- Klein: ¿Clarine?  ¡Estás bien!  Gracias a Dios...
- Clarine: Lamento haberme ido sin decirte...  Pero quería verte tanto…
- Klein: Las cosas que te podrían haber...  Bueno, estás segura, y eso es todo lo que importa.  ¿Y que te trae aquí?  ¿Encontraste a alguien de confianza a quien contratar?
- Clarine: No, me uní al Ejército de la Alianza Lyciana y he estado peleando junto a ellos.
- Klein: ¿¡El Ejército de la Alianza Lyciana!?
- Clarine: ¡Sí, mis bastones de curación han sido muy útiles!
- Klein: ..Ya veo.  Pienso que tus ojos lucen más... penetrantes.
- Clarine: Ahora soy una dama, lo soy.
- Klein: ...Déjame preguntarte esto.  ¿Qué tipo de persona es el General Roy?
- Klein: Hmm...  El carece un poco de fineza a pesar de ser noble...  Especialmente creo que él debe de cuidar de su cabello un poco más...
- Klein: ...Déjame replantear mi pregunta.  ¿El General Roy está trabajando con los bandidos y ataca a la gente viviendo en esta isla?
- Clarine: ¡No, claro que no!  ¡Estamos aquí para derrotar a los bandidos!
- Klein: Ya veo...
- Clarine: Los Etrurianos de aquí son todos gente mala y perversa... es tan vergonzoso.  Klein... ¿estás trabajando para ellos?
- Klein: No.  Al menos no más después de oír tu historia.
- Clarine: ¿Qué?
- Klein: Fui enviado aquí para proteger a los aldeanos.  Para cumplir mi misión, por esto me uniré al Ejército de la Alianza Lyciana.
- Clarine: ¡Klein!
- Klein: Entonces, ¿nos vamos?  ¿Me presentarás con el General Roy?
- Clarine: ¡Por supuesto!  Te amo Klein.
*Klein se une.  Sus tropas se vuelven unidades aliadas* 


[Conversación Thany-Tate] Sólo con Tate como enemiga.
- Thany: ¡Her-hermana mayor!
- Tate: ¿Thany?
- Thany: ¿Qué haces aquí?
- Tate: ...Tengo un contrato con el General Klein de Etruria.  Thany... ¿estás con el Ejército de la Alianza?
- Thany: Sí.
- Tate: Ya veo.  Entonces sólo hay una cosa que hacer.  ¡Presenta tu lanza!
- Thany: No...  ¡No quiero luchar contra ti!
- Tate: Thany, sabes el código de los Caballeros Mercenarios de Ilia.
- Thany: Nunca traicionar a tu patrón...
- Tate: Cierto.  Y debemos seguir el código, aún si eso significa pelear contra nuestra propia familia.
- Thany: Pero...  ¡Una de nosotras puede morir!
- Tate: ¡Lo sé perfectamente!  ¡Pero tenemos que pelear!  No podemos perder la confianza que las otras naciones tienen en los mercenarios de Ilia.  ¡Es la única cosa que tenemos que nos avala a nosotras mismas!
- Thany: Tate...
- Tate: Ahora, ¡presenta tu lanza Thany!
*Thany desaparece*
- Tate: ...Por qué...  ¿Por qué debe ser así...?
*Tate no se une todavía, ni siquiera se vuelve aliada* 


[Conversación Klein-Tate]
- Klein: ¡Tate!
- Tate: ¡General Klein!  ¿Qué ocurre?
- Klein: He tomado una decisión.  Vamos a pelear junto al General Roy en el Ejército de la Alianza Lyciana.
- Tate: Entendido señor.  Entonces nosotras también lo haremos.
- Klein: ¿No me vas a preguntar el por qué?
- Tate: Somos mercenarias.  Seguimos cada orden de nuestro patrón.  Además...
- Klein: ¿Además...?
- Tate: Confío en que usted no tomaría las decisiones equivocadas.
- Klein: Gracias, Tate.
*Tate se une.  Sus Jinetes Pegaso se vuelven unidades aliadas* 


[Conversación Lalum-Echidna]
- Lalum: ¡Echidna!
- Echidna: ¿Lalum?  ¿Estás bien?  Que bueno...  Si algo te pasara, no sé que le podría decir a Elphin.
- Lalum: Lo lamento...  Si no me hubieran capturado, podría haberte contado sobre esto antes...
- Echidna: Está bien.  No te preocupes.
- Lalum: Pero...
- Echidna: No hay que llorar después de derramar la leche.  No es como tú.  Y además, estoy bien.  Esas son buenas noticias, ¿no?
- Lalum: ...Sí.
- Echidna: Así que de todos modos, ¿de quién es el ejército que está atacando el castillo?
- Lalum: ¡Roy y el Ejército de la Alianza Lyciana!  Ellos vinieron aquí para derrotar a los bandidos.
- Echidna: Lycia, ¿eh?  Seguramente han recorrido un gran trecho para llegar aquí...  ¿Y parece que ellos nos ayudarán?
- Lalum: ¡Sí!  Ellos me ayudaron a mi también.
- Echidna: Muy bien, ¡entonces creo que yo también me les uniré!  ¿Esta bien, no?
- Lalum: ¿De verdad?  ¡Eso sería fantástico!  Estoy segura que Roy también estará contento.
*Echidna se une* 


[Batalla contra Oro]
- Oro: Ir en contra de mi… es lo mismo que ir contra Dios.  ¡Recibe Su castigo de mis manos! 

*Si se usa a Ellen*
- Ellen: Tú eres... un sacerdote, ¿no lo eres?
- Oro: ¿Qué si lo soy?  ¡Todo puede hacerse impunemente si es hecho en nombre de Dios!  Conveniente, ¿no lo es?
- Ellen: ...Eso es imperdonable. 

*Si se usa a Saul*
- Saul: Ciertamente ahora tenemos aquí a un malvado obispo, ¿no es así?
- Oro: Simplemente vivo mi vida de la forma en que veo que me sienta bien. Todo puede hacerse impunemente si es hecho en nombre de Dios.  Conveniente, ¿no lo es?
- Saul: Tu deshonras a Dios...  ¡Entonces serás castigado por ello! 

[Oro derrotado]
- Oro: Ustedes... tú pagano...  Yo... represento a Dios... ¡Gah...! 


= Después de acabar el mapa =

- Merlinus: Lord Roy, aquí hay un hombre joven que dice que él es miembro de las fuerzas de Resistencia…
- Roy: Le recibiré.  Déjalo pasar.
*Elphin aparece*
- Elphin: Ah, ¿entonces tú eres Roy?  Encantado de conocerte, mi nombre es Elphin.  Soy un miembro de las fuerzas de Resistencia.
- Roy: Yo soy Roy del Ejército de la Alianza Lyciana.
- Elphin: Mis agradecimientos por salvar a las aldeas de esta zona.
- Roy: No, simplemente hicimos lo que creíamos era lo correcto.
- Elphin: Pero ahora ustedes se han rebelado contra Etruria.  ¿Ciertamente ustedes pensaron en eso antes de realizar su acción?
- Roy: Aún así, hicimos lo que creímos era lo correcto.  Aunque lo que hicimos es una señal de rebelión contra Etruria, si la verdad de lo que pasa en estas islas se hace público, ellos entenderán.  He enviado una carta a un miembro de confianza de la nobleza Etruriana.  Si ella toma las medidas apropiadas, creo que podemos cambiar las circunstancias a nuestro favor.
- Elphin: No estaría tan seguro de ello.
- Roy: ¿Qué quieres decir?
- Elphin: ¿No has pensado que es extraño de que Etruria te haya enviado hasta aquí para encargarte de los forajidos?
- Roy: Realmente sí... por supuesto.
- Elphin: Esto es meramente sólo una teoría...  pero yo creo que quienes pidieron tu ayuda fueron el Consejero Roartz y Lord Arcard.
- Roy: ...¿Cómo sabes eso?
- Elphin: ¿Por qué aquellos dos sacaron tu ejército del continente?  ¿Podría haber algún tipo de problema si permanecías en Lycia?
- Roy: Oh... Nunca lo pensé desde esa perspectiva...
- Elphin: Hay rumores... que Roartz y Arcard actualmente son cómplices de Biran.
- Roy: ¿¡Qué!?  ¡Entonces Lycia podría estar en peligro!
- Merlinus: ¡L-lord Roy!
- Elphin: Su país podría estar en peligro.  ¿Estás seguro que quieres desperdiciar tu tiempo en una pequeña isla como esta?
- Merlinus: ¡Él tiene razón!  Si Biran nos quería fuera de Lycia para que ellos pudieran invadir, entonces debemos regresar de inmediato...
- Roy: ...No voy a regresar.
- Merlinus: ¿¡Qué!?  ¿¡Por qué!?
- Elphin: ......
- Roy: Justo ahora, es muy difícil juzgar cual información es verdadera y cual es falsa.  En tiempos como este, la peor cosa que podemos hacer es saltar directo a información que se presenta en frente de ti, y si tomas una decisión basada en ella.  Seguro, estoy preocupado por Lycia, pero mi padre está ahí, y la General Cecilia además esta también cuidando a Lycia.  Pero sólo nuestro ejército está en estas islas.
- Merlinus: Eso es verdad, pero…
- Roy: Si sencillamente nos vamos sin expulsar a los bandidos, entonces todo lo que hemos hecho hasta ahora podría perderse...
- Elphin: ...Veo que estás bendecido con un sabio sentido de liderazgo.
- Roy: ¿Qué?
- Elphin: Lord Roy, lamento haberte probado de esa manera.
- Merlinus: ¿Probarnos?  ¿¡Entonces lo que nos dijiste eran mentiras!?
- Elphin: No he mentido.  Pero, yo presenté el rumor de manera en que él pudiera caer fácilmente en ello. Pero Lord Roy mantuvo su cabeza fría.  Siento que puedo unirme a una persona como tú.  Lord Roy, por favor permíteme contarme entre tus filas.
- Roy: ...No me gusta la idea de que nos estuvieras probando, pero si piensas darnos ayuda, entonces te damos la bienvenida.
- Elphin: Entonces...
- Roy: Sí, por favor lucha a nuestro lado.  Bueno entonces, de regreso a los negocios.  ¿Qué podemos hacer para ayudar a la gente de estas islas?
- Elphin: Debemos ir a Djuto.  La capital Etruriana está ahí.  Debemos tomarla para liberar completamente a la gente.
- Roy: Muy bien.  ¡Vamos hacia Djuto!  ¡Pelearemos por la gente que vive aquí, y para derrotar a nuestro verdadero enemigo! 


*Si se visitaron todas las aldeas y no fueron destruidas*
- Hombre: Ah, ¿usted es el General Roy?
- Roy: Sí.
- Hombre: Usted salvó nuestra aldea.  Por favor tome esto como una muestra de nuestro agradecimiento.
*Se obtiene un Blasón de Campeón* 


*Si todas las tropas de Klein sobreviven*
- Soldado:: General Klein, permaneceremos aquí y reestructuraremos el área como usted nos indicó.
- Klein: Bien.
- Soldado: Desearíamos poder pelear junto a usted.  Oh, y aquí, aquí está el cinturón que quiso que nosotros mantuviéramos.  Se lo doy de regreso.  Adiós, y buena suerte, General Klein.
- Klein: Gracias.
*Se obtiene un Cinturón de Orion* 


*Si todas las tropas de Tate sobreviven*
- Soldado: ¡Capitán!  Regresaremos a Ilia para hacer nuestro reporte.
- Tate: Gracias
- Soldado: Oh, y esto...  Tu hermana me lo dió antes de que nos fuéramos.  Por favor ten cuidado.
- Tate: Gracias.  Ustedes también tengan cuidado.
*Se obtiene un Látigo Elyciano* 

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Sword of the Seals