Capítulo 5: El emblema de fuego

Introducción en el Mapa
Lord Erik, Marqués de Lahus, ha estado trabajando para Biran contra sus aliados de Lycia.  Esto le ocasiona a Roy un fuerte choque. Roy tiene la impresión de que Erik no es el único traidor en Lycia.  Lycia, donde Roy ha crecido, ya no más es un lugar seguro para estar. Dirigiéndose a Ositia, Roy decide moverse a través de las montañas donde la gente rara vez buscaba evitar problemas innecesarios. 


= Dialogo =

*Interior del castillo*
- Bandido: ¡Jefe!  Nuestros muchachos que bajaron a las aldeas acaban de regresar.
- Dory: Muy bien, entonces vamos a nuestra visita usual a las aldeas y recolectemos el botín
- Bandido: Sí, pero jefe, hay algo diferente hoy.  ¡Hay un ejército estacionado verdaderamente cerca de nosotros!
- Dory: ¿¡Un ejército!?  ¿¡Qué demonios hace un ejército aquí arriba en las montañas!?
- Bandido: Ellos parecen ser tropas de Lycia.
- Dory: ¿Lycia?  Entonces no habrá problema…  Deben ser los remanentes del ejército al que Biran les pateó el trasero.  Entonces podemos vencerlos.
- Bandido: ¡Oh sí, jefe!
- Dory: Bueno, de todos modos vamos a tomar nuestras precauciones.  ¡Tal vez también podamos saquear de ellos algún botín!  ¡Muy bien chicos, vamos por ellos! 

*La escena cambia a Roy*
- Merlinus: Un aldeano está aquí para verle, Lord Roy.  Oye, tú, espera sólo un segundo…
*El Aldeano aparece*
- Aldeano: ¡Oh!  ¿Usted es Roy, de la familia de Pherae?
- Roy: Sí,  ¿Como te puedo ayudar?
- Aldeano: ¡Señor!  Queremos que derrote a los bandidos!
- Roy: ¿Bandidos?
- Aldeano: Hay un grupo de bandidos que han hecho su base en un viejo castillo cerca de  los riscos.
- Roy: ¿Dónde están los guardianes del castillo?
- Aldeano: Ellos se fueron una vez que oyeron que Lycia perdió ante Biran...  Nosotros los aldeanos fuimos dejados atrás.  Pasamos nuestros días temiendo los ataques de los bandidos.
- Roy: ......
- Aldeano: No tenemos a alguien más a quien pedirle ayuda.  ¡Por favor, ayúdenos!
- Merlinus: Lord Roy, debemos mantener nuestro paso hacia Ositia…
- Roy: Sí, lo sé.  ¡Pero no podemos sencillamente ignorar a gente necesitada de ayuda!
- Merlinus: ¿¡Lord Roy!?"
- Aldeano: ¿¡Nos ayudará!?  ¡Gracias!  Por favor haga uso de la puerta.  Le llevará directamente al castillo.
- Roy: Está bien.
- Aldeano: Entonces iré y haré arreglos para que la puerta se abra.
*El Aldeano se va*

- Roy: ¡Merlinus!  ¡Vamos a ir al castillo para expulsar a los bandidos!
- Merlinus: suspiro... tan lleno de energía cuando eres joven. 


[2do Turno]
*En la aldea cerca del límite superior del Mapa*
- Yodel: Gracias, Dorothy.  Por favor dile también a Saul.
- Dorothy: Sí, Obispo Yodel.
*Yodel se va*
- Dorothy: ¿Pero a donde fue el Padre Saul?  ¿Cómo se supone que debo cuidarlo si sigue desapareciendo?

*La escena cambia a Saul*
- Chica: Er... Padre Saul, gracias por su oferta, pero mejor hoy no...
- Saul: Ven ahora, por favor no seas tan fría.  Podemos sentarnos confortablemente esta noche y puedes escuchar mi sermón...
- Dorothy: ¡Ahí estás!  ¡Padre Saul!
- Saul: Oops.  Dorothy...
- Chica: Bueno entonces, buen día.
*La Chica se va*

- Saul: ¡Por favor espera!  ...tsk tsk... [Es el sonido de chasquear la lengua]  Mira ahora lo que has hecho, Dorothy.  Ella se fue por que avanzaste hacia nosotros con esa expresión atemorizante en tu cara.
- Dorothy: ¡Esta es la cara con la cual nací!  Padre Saul, estabas cortejando a otra muchacha.
- Saul: ¡Lo haces sonar tan malvado!  Simplemente le ofrecía una mano solícita a aquellas pobres almas en necesidad.
- Dorothy: ¿¡Y por qué debe ser en la noche!?
- Saul: ...Bueno, dejando eso a lado...  ¿No tienes algo que decirme?
- Dorothy: Oh, cierto.  El Ejército de la Alianza Lyciana se supone que está en algún lugar cerca de aquí.
- Saul: ¡Qué!  La Princesa Guinevere todavía está con ellos, ¿no es verdad?
- Dorothy: Sí, si los reportes de la Suprema Iglesia de Elimine son correctos.
- Saul: ¡Démonos prisa!  Debemos ir y unirnos a ese ejército.
- Dorothy: ......
- Saul: ¿Qué ocurre, Dorothy?
- Dorothy: Quieres unirte por que la Princesa Guinevere es muuuuuy hermosa, ¿cierto?
- Saul; No seas ridícula...  Vamos, debemos apresurarnos.
- Dorothy: ¡Sí, señor!
*Dorothy y Saul dejan la aldea* 


[Cuando una tropa azul se para junto a la puerta]
- Hombre: Oh, son ustedes chicos.  Oí que venían.  Esperen un momento, abriré la puerta para ustedes.
*La puerta se abre*
- Dory: ¿Qué demonios?  ¿Había una puerta ahí?  Astutos bastardos... 


[Pueblo]
- Pueblo: ¡Oye tú, espera!  ¿Por qué no llevas esta lanza contigo?  Creo que alguna vez, un poderoso Caballero con Armadura la usó.  ¡Es sólo un rumor, pero él atravesó a muchos soldados con esta lanza!
*Se recibe la Lanza de Gant* 


[Casas]
- Casa 1: Cuando el castillo del Noreste, Araphen, fue tomado... yo estaba ahí.  Los Dragones de Biran son terribles... Un solo dragón arrasó con todo el Ejército de Lycia...  Oh Elimine por favor dime que fue un sueño...
- Casa 2: ¡Recuerda siempre tomar los fuertes, para que los enemigos no puedan salir!
- Casa 3: Toda la región es como el jardín de los bandidos.  Ellos saben cómo pelear en las montañas, y ellos pueden cruzarlas fácilmente.  Oh, que miedo... 


[Batalla contra Dory]
- Dory: ¡Todavía nadie se ha levantado después de recibir uno de mis golpes!  Tú, el de allá, ¿quieres probar? 

[Dory derrotado]
- Dory: ¡Gah...!  No... no quiero morir... todavía... 


= Después de acabar el mapa =

*Dentro del castillo*
- Merlinus: ¡Lord Roy!  ¡Un sacerdote de la Iglesia de Elimine está buscándolo...  y también a la Princesa Guinevere!
- Roy: ¿Él sabe que la Princesa Guinevere está con nosotros?
- Merlinus: Sí.  Me pregunto cómo.
- Roy: Yo tampoco lo sé....  De todos modos, iré a hablar con él yo mismo.
- Guinevere: Roy, estaré bien.  También yo deseo ver a este sacerdote.
- Roy: ¿Princesa?
- Guinevere: La relación entre mi hermano y la Iglesia de Elimine se ha vuelto conflictiva últimamente.  No creo que la Iglesia pueda ser hostil con nosotros.
- Roy: Ya veo.  Bueno entonces, Merlinus, deja pasar al sacerdote.

*Merlinus se va.  Saul aparece*

- Saul: Lord Roy, es un placer verlo al fin.  Yo soy Saul, un sacerdote de la Iglesia de Elimine.
- Roy: Encantado de conocerte.
- Saul: Y además… ¡Oh!  ¡Usted debe ser la Princesa Guinevere!  ¡Es tan hermosa como los rumores dicen!
- Guinevere: ...¿?
- Saul: Ejem... Su Alteza, deseo conocer la localización del “Emblema de Fuego.  Usted lo lleva con usted ¿estoy en lo correcto?
- Guinevere: ¡¡!!  ¿Cómo sabes eso?
- Saul: La Alta Iglesia de Biran nos informó a nosotros que el Emblema de Fuego desapareció misteriosamente del Templo de Sellos. Ellos además informaron que usted abandonó Biran al mismo tiempo.
- Guinevere: ......
- Saul: Fui enviado por la Iglesia para confirmar la verdad.  ¿Por qué tomó el Emblema de Fuego?
- Guinevere: ...Deseaba detener a mi hermano.
- Saul: Su hermano… Rey Zephiel, el soberano de Biran.
- Guinevere: Sí.
- Saul: ¿Sabe para qué se usa el Emblema de Fuego?
- Guinevere: ... El Emblema de Fuego es la llave que despierta la espada que se usó para derrotar a los poderosos Dragones en el pasado.  O al menos, eso fue lo que mi padre me dijo.  Pero no estoy segura de cómo el Emblema de Fuego o la espada funcionan.  Sin embargo, la posibilidad de que el Emblema de Fuego caiga en manos enemigas parece preocupar a mi hermano... considerablemente.
- Saul: ¿Así que tomó el Emblema de Fuego, esperando hacer creer a su hermano que cayó en manos enemigas para que interrumpiera su conquista?
- Guinevere: Sí... pero se desató la guerra de todas maneras.
- Saul: Como un representante de la Iglesia de Elimine, deseo preguntarle esto.  ¿Qué planea hacer a partir de ahora?
- Guinevere: …¿Debo contestar en este momento?
- Saul: Ah, entonces Su Alteza tiene un plan.
- Guinevere: Sí.  No me quedaré sin la esperanza de acabar esta guerra sin un baño de sangre.
- Saul: Ya veo.  En ese caso, por favor déjeme acompañar el viaje de Su Majestad.
- Guinevere: Si Roy acepta.
- Roy: Yo no tengo objeción.
- Guinevere: Me disculpo, Roy.  Pareciera que he sido muy atrevida contigo.
- Roy: No, no es eso, Princesa.  Espero que todavía podamos acabar esta guerra pacíficamente.
- Guinevere: ...Sí, yo también lo espero.

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Sword of the Seals