Capítulo 8x: La espada llameante

Este es un capitulo opcional. Si no lo conseguiste afectara a la historia.
Mira la guía de Rutas y cap. opcionales para ver como conseguirlo

Introducción en el Mapa
Roy jura proteger a Lilina para siempre.  Sin embargo, con Biran viniendo con todas sus fuerzas hacia ellos, el ejército de Roy no tiene oportunidad. Por tanto, ellos deciden hacer el intento y tomar el Arma Divina antes de que Biran ponga sus manos sobre ella. Lilina les muestra una cueva a las afueras de Ositia, donde la primera Arma Divina está oculta.  La cueva, localizada a los pies de un volcán,  va a ser una situación penosa para Roy


= Dialogo =

- Bandido: ¡Je-jefe!  ¡Un ejército invade nuestra cueva!
- Henning: ¡Qué!  ¿Cuántos de ellos hay?
- Bandido: No lo sé, Jefe.  Espero que no haya muchos de ellos.
- Henning: Es extraño...  Los marqueses de Lycia deberían tener problemas más importantes que negociar con unos bandidos como nosotros.
- Bandido: ¿Y bien?  ¿Qué hacemos?
- Henning: Probablemente ellos no conocen mucho sobre esta cueva.  Sólo atráiganlos para que pisen en las planchas del piso de donde sale la lava y encárguense de ellos. 

*La escena cambia a Roy*
- Lilina: ¡Roy, por allá!  El Arma Divina está localizada del otro lado de esta poza de lava.
- Roy: Lilina, ¿estás bien?  ¿Ya te has clamado?
- Lilina: Bueno... tal vez no estoy completamente bien todavía, pero ahora no es el tiempo de estar triste.  Necesito proteger Ositia, como mi padre lo hizo antes de mí.
- Roy: Muy bien...  Bien por ti, Lilina.
- Lilina: Estoy bien por que tú estás conmigo, Roy...
- Roy: ¿Qué?  ¿Acabas de decir algo?
- Lilina: No, nada.  De todas maneras, te diré lo que sé sobre esta Arma Divina.  La que yace aquí es la espada que fue usada por Roland, uno de los Ocho Héroes.
- Roy: Ese Roland... ¿es el Rey Roland, el primer rey de Ositia?
- Lilina: Cierto, él es nuestro ancestro.  La espada es llamada “La Espada Llameante” o la Durandal.
- Roy: La Durandal... el nombre tiene un eco fuerte en el.  Entonces Roland usó la Durandal para pelear contra los Dragones en la Batida.
- Lilina: Eso es lo que la leyenda dice.  También dicen que después que la guerra acabó, Roland regresó a su ciudad natal de Ositia.  Él levantó la Durandal arriba de su cabeza, y la tierra que se había quedado estéril después de la guerra de repente se volvió exuberante con vegetación y vida de nuevo.
- Roy: Wow... esa debe ser una buena espada.
- Lilina: Bueno, es una arma que puede derrotar Dragones.  Debe tener algunos poderes especiales en ella.
- Roy: Sí.  ...Oh es verdad, oí que un grupo de bandidos han hecho su base aquí.  ¿Estará todo bien?
- Lilina: ¿?  ¿Qué es lo que estará todo bien?
- Roy: Quiero decir, siempre hay la posibilidad de que ellos hayan podido tomar la Durandal.
- Lilina: No, no te preocupes.  Sólo aquellos quienes son los sucesores de Roland saben cómo remover la Durandal de su pedestal.
- Roy: Oh, esta bien.  Entonces todo está en orden.  Todo lo que tenemos que hacer es expulsar a los bandidos y obtener la Durandal. 


[Batalla contra Henning]
- Henning: *suspiro*  ¿Qué hacen ustedes en un lugar como este? Oh bien, pero como ustedes ya están aquí... No puedo dejarlos ir, ¿cierto? 

[Henning Derrotado]
- Henning: Mierda... sabía que esto podría pasar... 


= Después de acabar el mapa =

- Lilina: ¡Roy!  ¡Aquí está!
- Roy: Así que esta es la Durandal...  Es una espada muy larga.  No creo que muchos de nosotros sean capaces de blandirla.
- Lilina: Pero la historia dice que Roland era un hombre pequeño. Pienso que es la habilidad de la persona lo que determina si es capaz de usarla o no.
- Roy: Entonces si me vuelvo mejor con mi espada, ¿podré usarla también?
- Lilina: Bueno... tal vez.
- Roy: ¿Tal vez?  Vamos... al menos di “probablemente”.
- Lilina: *se ríe* 
*Se obtiene la Durandal*

*Merlinus aparece* 
- Merlinus: ¡Lord Roy!  Los Caballeros Wyvern de Biran han aparecido en el Castillo de Ositia!
- Roy: ¡Qué!  ¿Ellos ya han llegado? 

*La escena cambia hacia afuera.  Dentro de la ciudad de Ositia*
- Narshen: Jejeje...  ¿Eres Roy?  Debo agradecerte por hacerte cargo de ese idiota de Leygance por mi. Ahora, me dejarás a Ositia a mi.
- Roy: ¡No seas ridículo!  ¡Quién daría a Ositia a alguien como tú...!
- Narshen: ¿Oh?  ¿Entonces deseas pelear contra nosotros con ese pequeño y triste grupo tuyo?  Está bien por mí.  ¡Los aniquilaré a todos ustedes, como hice con Hector!
- Roy: ¡Maldición!
- Una voz fuera del mapa: ¡Es suficiente! 

*Tropas de Etruria aparecen y rodean al grupo de Narshen*

- Soldado: ¡General Narshen!  ¡Una legión ha arribado de Etruria!
- Narshen: ¡Puedo ver eso idiota!  Por qué…
-Percival: Yo soy Percival, General Caballero de Etruria.  Ayer, la General Hechicera Cecilia me informó que Ositia ha pedido la protección de Etruria.  Siendo así, Ositia se vuelve protectorado de Etruria desde ahora.
- Narshen: ¡Qué…!
- Cecilia: Pareces estar descontento.  Estamos preparados para luchar.  ¿Pero esos Caballeros Wyvern tuyos tendrán oportunidad contra nosotros?
- Narshen: ¡Tú…!
- Cecilia: Yo soy Cecilia, General Hechicera de Etruria.  Ositia está ahora bajo nuestra protección.
- Narshen: ¡¡¡Argh... ustedes... TÚ...!!!
- Soldado: ¡General Narshen, por favor controle su temperamento!  El General Percival es uno de los guerreros más fuertes de Etruria.  ¡Y con la General Cecilia aquí también, seremos masacrados!
- Narshen: ¡Lo sé!  ¡Nos vamos!  Cecilia, ¿es correcto?  ¡Cuida tu espalda de ahora en adelante!

*Narshen y sus tropas se van* 
- Percival: ¿Eres el General Roy del Ejército de la Alianza Lyciana?
- Roy: ¡S-sí!  Estoy a cargo de la Alianza Lyciana en lugar de Lord Hector.
- Percival: Ya veo.  Lycia está pasando tiempos difíciles.  Nuestro Rey también manda su mensaje de pésame por la muerte de Lord Hector.
-Roy: Gracias por su consideración.  Si Etruria no nos hubiera ayudado...  Ositia podría haber estado ahora bajo el control de Biran.  En verdad, muchas gracias.
- Percival: No debe ser a mi a quien agradezcas.  Simplemente seguí las órdenes de mi Rey.  Deberías agradecer a Cecilia, quien fue contra el Rey para ayudarte.
- Roy: Ella... ¿desobedeció las órdenes de su rey?
- Percival: Sí, ¿no es eso algo?  Bueno, debo retirarme.  Dos de los Tres Generales de Etruria no deberían dejar el país por demasiado tiempo.  Cecilia, ¿puedes encargarte del resto?
- Cecilia: Sí.  Gracias, Percival.  Puedes dejar el resto a mí.

*Percival se va* 
- Roy: Uff... General Percival... él en verdad es alguien.
- Cecilia: ¿Estabas nervioso?
- Roy: ¡General Cecilia!  Es bueno verte otra vez.
- Cecilia: ¿Cómo lo vas haciendo, Roy?  Pareces un poco cansado, pero pareces estar bien.
- Roy: Sí, gracias a Etruria, hemos sido capaces de evitar una catástrofe.
- Cecilia: Estoy contenta que lo hayamos hecho a tiempo.
- Roy: Lo lamento.  Te puse a través de muchos problemas.
- Cecilia: No.  Será benéfico para Etruria que Ositia esté bajo nuestra protección.
- Roy: ¿Benéfico?
- Cecilia: Sí.  Biran ha estado actuando agresivamente estos años, como tú sabes. Nosotros también queremos hacer algo sobre ello, pero nosotros no hemos sido invadidos directamente, así que no tenemos una razón por la cual ir a la guerra contra ellos.  Pero si Biran se hace más fuerte, entonces el balance de poder podría romperse.
- Roy: Entonces cuando Ositia buscó protección, ¿viste una buena razón para declarar la guerra a Biran?
- Cecilia: Cierto.  Sólo hicimos lo que era mejor para nosotros.  No necesitas sentir que estas en deuda con nosotros.
- Roy: Sí.
- Cecilia: Así que no deberías agradecer a nosotros.
- Roy: Entiendo.  No lo haré.  Bueno de todos modos, por favor ven y conoce al resto de nuestro ejército.

*Roy se va* 
- Cecilia: ...Él se ha vuelto tan atrevido en el poco tiempo que no le he visto.  Bueno, él es un chico, después de todo.

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Sword of the Seals