Hector/Matthew

[Apoyo C]
- Matthew: Buenos días, joven maestro. ¿Qué tal?
- Hector: ¿Eh? ¡Matthew!
- Matthew: Me han dicho que eres bastante fuerte. Pero quizá puedas requerir algún servicio mío. Tú avísame, y te traeré pociones de los enemigos hasta hartarte.
- Hector: Sí, puede que me vengas bien luego.
- Matthew: Oye, ¿no tienes hambre?
- Hector: Hombre, ahora que lo dices... Debería haberme traído algunas raciones, me parece.
- Matthew: Yo me encargo. Pensé que igual las necesitábamos, así que me traje unas cuantas. Toma, te las meto en la mochila...
- Hector: Muy previsor... Eh, un momento. ¿Qué estás fisgando en mi mochila?
- Matthew: Eres fuerte, joven maestro.
- Hector: ¡A qué viene eso! Y yo que creía que me pesaba bastante la mochila... ¿No estarás haciendo que cargue yo con lo de los dos, no?
- Matthew: Siempre has sido muy generoso, mi señor.
- Hector: Te voy a... ¿Por qué me tocan a mí los peores enemigos?
- Matthew: ¡Joven maestro! ¡Espérame!

[Apoyo B]
- Matthew: ¡Joven maestro! ¡Espérame!
- Hector: ¿Te has olvidado de coger la pimienta, o qué?
- Matthew: No, no es eso. ¿Por qué sigues enfadado por eso? Déjame acompañarte, hombre.
- Hector: Matthew. ¿Qué quieres? ¿No tienes cosas que hacer en la retaguardia? ¿Qué haces en primera linea?
- Matthew: Yo también sé, luchar, mi señor.
- Hector: Ya, pero...
- Matthew: No temas. Siempre estarás para protegerme si la cosa se pone fea.
- Hector: Pero...
- Matthew: Lo siento, joven maestro. Por favor, déjame que te sirva. No seré ninguna carga, lo prometo.
- Hector: Es que no para... Bueno. Si tanto quieres ayudar, no te lo impediré. Pero no te metas en líos, ¿quieres?
- Matthew: Sí, joven maestro.

[Apoyo A]
- Matthew: ¡Joven maestro!
- Hector: Mira por dónde: Matthew, tienes más recursos de lo que imaginaba.
- Matthew: Ni a la suela te llego, mi señor.
- Hector: Sí, pero has cambiado. Y le he dicho a Leila que los espías no deberían luchar...
- Matthew: Ya, yo también pensaba así antes. En lugar de machacarse en combate, uno puede dejar esa parte a otros y dedicarse a otros asuntos menos agitados. Pero desde que empezó el viaje... he experimentado algo así como un cambio de mentalidad.
- Hector: Y que lo digas... Bien. ¿Te apetece que practiquemos un poco?
- Matthew: ¡Mi señor! ¡Sé clemente! ¡Con una astilla de tu hacha me podrías dar una paliza!
- Hector: Nunca se sabe hasta que se prueba. Además, tengo que vengarme. Tenemos cuentas pendientes.
- Matthew: Me da igual, a mí no me líes. No es propio de ti guardar rencor a alguien tanto tiempo...
- Hector: ¡Basta de cháchara! ¡Vamos!

Ver los otros apoyos

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword