Kent/Heath

[Apoyo C]
- Kent: ¿Lord Heath?
- Heath: Sí. Me he unido a tus filas... Soy de Biran... pero no me lo reproches... ¿Quién eres tu?
- Kent: Perdón. Soy Kent, caballero de Caelin.
- Heath: Caelin... Entonces sirves a un señor de Lycia...
- Kent: Exacto. Puede que nuestro territorio sea pequeño, pero nuestros caballeros se cuentan entre los más valientes.
- Heath: Bien. Eso se ve a simple vista. Por cierto, ¿no estarán buscando reclutas, verdad?
- Kent: ¿Cómo dices?
- Heath: Soy un soldado independiente, ya no pertenezco a Biran... No fui capaz de... cumplir mi servicio... Estoy buscando a alguien a quien merezca la pena servir.
- Kent: Es algo muy audaz, he de decir. Las puertas de Caelin están siempre abiertas. Si eres fuerte, te aceptaremos de buen grado.

[Apoyo B]
- Kent: Lord Heath... Perdona mi impertinencia, pero debo preguntarte algo ¿por qué tuviste que abandonar a los caballeros de Biran?
- Heath: Cierto que eres impertinente...
- Kent: Perdóname. Como comandante de los caballeros de Caelin, mi deber es comprobar la lealtad de los reclutas nuevos, indagar su pasado...
- Heath: ¿¡Qué!? ¿Eres comandante? Eres muy... joven.
- Kent: Lor Heath, por favor, ayúdame a entenderlo. Los jinetes de wyvern de Biran se consideran los más fuertes guerreros del país. Seguro que cualquier caballero de Caelin caería ante ellos en combate singular... ¿Por qué dejarías Biran por Lycia?
- Heath: Biran no es lo que era. Nuestro soberano ha apresado a todos los nobles que no obedecen sus caprichos. Y su supuesto poder es un chiste ridículo. El único poder real de los caballeros de Biran hoy en día es su arrogancia. Y su general no sirve para nada más que reirles las gracias al rey.
- Kent: ...
- Heath: Hubo un levantamiento en la frontera, una suerte de rebelión. Se ordenó a los caballeros que la extinguiesen y mataran a los rebeldes. Nuestro comandante fue a explorar el campamento enemigo. Los «rebeldes» no eran más que un grupo de campesinos desarmados.
- Kent: Entiendo...
- Heath: Luego averigüé la verdad gracias a nuestro comandante. Uno de los generales había esparcido la noticia falsa de una rebelión para lanzar su carrera militar. Aquella gente no quería luchar. Huían con solo vernos. Luego los famosos jinetes wyvern de Biran hicieron una carnicería con aquellos pobres diablos.
- Kent: ...
- Heath: Mi unidad trató de impedírselo. Se nos condenó a muerte a todos por traición. Sin embargo, nuestro general dio alas al rumor de que debíamos ser colgados por matar inocentes. Antes de que nos rodeasen, decidimos volver grupas y huir. Algunos se quedaron atrás como señuelo, y el resto huimos hacia la frontera. Después nos dispersamos. Todos han muerto menos yo. ¿Contento?
- Kent: Bien... entonces, Biran...
- Heath: Biran ya no significa nada para mí... no guardo ningún aprecio por un país que mata a su gente. Kent, ¿qué hay de tu señor? ¿Darías tu vida al servicio de tu señor?
- Kent: Sí. El honor de un caballero está en su lealtad infinita. Mi servicio es mi destino.

[Apoyo A]
- Heath: ¡Kent!
- Kent: Heath, me alegro de que estés con nosotros.
- Heath: Es lo que tú dijiste. No conozco al marquéz de Caelin, pero lady Lyndis es exactamente como me dijiste.
- Kent: Sí que lo es. Es sabia, amable, bella y fuerte. Es honrada y sus vasallos conocen la modesta amabilidad que les dispensa en el trato...
- Heath: Bueno, es probable que exageres un poco... Pero te envidio, es cierto... Por fin he encontrado a una noble a quien puedo jurar lealtad verdadera.
- Kent: Si lo deseas, lucharemos juntos bajo el mismo mando. Yo ya sabía que acabarías uniéndote a nosotros.
- Heath: Sí... Tal vez deba hacerlo... Nunca imaginé que a tus ordenes y con los caballeros de Caelin volvería a vérmelas con la nostalgia que sentí en Biran... Cuando termine esta batalla, seguiremos habalando...

Ver los otros apoyos

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword