Priscilla/Heath

[Apoyo C]
- Heath: Tú. ¿Eres el medico?
- Priscilla: Pues sí... ¿Y tú quién eres?
- Heath: Me llamo Heath. Soy jinete de wyvern, como ves. Mi cabalgadura se llama Hyperion. Tiene cara de pocos amigos, pero es bueno. Tú nos podrás ayudar si nos pasa algo.
- Priscilla: Claro. Me llamo Priscilla.
- Heath: Bien. Me voy. ¡Vuela, Hyperion! ¿Eh?
- Priscilla: Tu wyvern parece herido...
- Heath: Tienes razón. Hum... Quizá sea el ala.
- Priscilla: No veo ninguna herida...
- Heath: Qué raro...
- Priscilla: Quizá ha comido demasiado.
- Heath: ¿Si ha comido demasiado?
- Priscilla: Sí. Mira, tiene el estómago abultado.
- Heath: Qué raro, si siempre le doy lo mismo para comer. ¿Has comido algo extraño, Hyperion?
- Priscilla: ¿Qué habrá comido? Eso me recuerda algo... Esta mañana el mercader Merlinus no dejaba de gritar... No sé qué decía sobre que habían desaparecido provisiones...
- Heath: Su pongo que no podremos dejarlo en un secreto entre tú y yo...
- Priscilla: Yo no diré ni mu.

[Apoyo B]
- Heath: Hola, Priscilla. ¿Estás bien?
- Priscilla: Sí. ¿Y tú, Heath? ¿Estás herido?
- Heath: No, qué ve. Un par de cortes y rasguños, nada más. Si ganamos la batalla, ya descansaré después.
- Priscilla: Pero...
- Heath: Cuando pertenecía a los jinetes de wyvern de Biran, el capitán solía decir: <<Si sientes dolor de la herida, significa que no es muy grave.>>
- Priscilla: ¡Uy!
- Heath: Nuestro capitán era un soldado de verdad. Cargaba contra los tiradores enemigos para apartar las flechas de nosotros... Y aunque tuviera el hombro atravesado por un dardo, seguía cargando.
- Priscilla: Ah... ...
- Heath: ¡Priscilla! ¿Estás bien?
- Priscilla: Lo siento... Me he desvanecido...
- Heath: Perdona, me parece que me he excedido con los detalles de la historia... Por favor, acepta mis disculpas.
- Priscilla: Heath... Quizá sea demasiado pedir, pero ven a verme aunque no tengas más que heridas leves. No des por sentado que no serán nada... Vendrás, ¿no?
- Heath: Eres muy bondadosa... Estamos en el mismo ejército, sí, pero preocuparte por un vagabundo... Bien. Me dejaré caer para que me des un vistazo.
- Priscilla: ¿Prometido?
- Heath: Prometido.

[Apoyo A]
- Priscilla: ¡Sir Heath!
- Heath: Ah, Priscilla...
- Priscilla: ¿Por qué me evitas de un tiempo a esta parte?
- Heath: ¿Evitarte? Yo no lo diría así.
- Priscilla: ¡Pero sí que me evitas! Y ahora apartas la vista. ¿Qué sucede?
- Heath: ... Me han dicho que eres hija de un conde de Etruria... No tenía ni idea, pero aún aí me temo que he sido demasiado directo. Perdóname.
- Priscilla: No, no has hecho nada malo.
- Heath: Quizá no lo sepas, pero... soy fugitivo de Biran. En condiciones normales no podríamos ni siquiera hablar. Debo irme. Por favor, haz como si no me vieras si volvemos a coincidir.
- Priscilla: No puedo hacer tal cosa. ¿Cómo iba a...? No después de habernos hecho amigos.
- Heath: ¿Lady Priscilla?
- Priscilla: ¡Lo has prometido! Dijiste que vendrías a que te viera cuando te hirieran. ¿Es que rompes tus promesas con tanta facilidad? El hecho de que desconocieras mi categoría es indiferente. ¿Qué hay de mí...? ¿Mis sentimientos no cuentan? ...
- Heath: No llores. Yo no decía eso. Solo pensé que si averiguabas quién soy, no querrías verme más...
- Priscilla: ...
- Heath: Priscilla... Solo era eso. Si tanto te conmueve que te echas a llorar, me quedaré contigo. Aunque solo sea esta batalla. Estaré a tu lado...
- Priscilla: Heath... Ojalá se detuviera el tiempo...
- Heath: Sí... Ojalá...

Ver los otros apoyos

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword