Capítulo 11E: Despedida

»» Introducción
Hubo en tiempos una guerra entre hombre y dragones: la Batida...
La especie humana derrotó a los dragones gracias al esfuerzo de ocho héroes.
Estos ocho generales forjaron la paz en Elibe.
El continente se dividió en naciones, y las gentes vivían en prosperidad.
El héroe Hartmut se instaló en el este y fundó Biran, afamada por su poderío militar.
Santa Elimine fue al oeste, y su nombre se difundio entre los artesanos de Etruria.
El legado del jinete Hanon pervive en los nómadas de las llanuras de Sacae.
La tierra natal del caballero Barigan es ahora hogar de los caballeros de Ilia.
El berséker Durban creó un clan de guerreros en las islas del oeste.
Se dice que el archisabio Athos se retiró a los páramos de Nabata.
Los herederos del campeón Roland se convirtieron en señores de la Liga Lyciana.
Elibe ha vivido en una paz que dura ya 980 años...
¿Cuánto tiempo trascurrirá hasta que se tambaleen sus cimientos y se desmorone?
En el interior de la Liga Lyciana se encuentra Pherae, una tierra que no ha conocido la guerra durante generaciones, pero que ahora se ve acosada por una sombra de intranquilidad.
Su amado y benévolo dirigente, lord Elbert, ha desaparecido misteriosamente... al igual que varios de sus hombres, caballeros leales que sirven a su lado.
Ha pasado un mes sin noticias del marqués. Corren rumores sobre su muerte.
Sin embargo, el hijo del marqués cree que su padre vive, y ha jurado encontrarlo.
El hijo del marqués de Pherae, Eliwood: Un joven pelirrojo que un día se convertirá en el mejor caballero de Lycia.
Su largo camino comienza aquí.


» Escena de apertura
- Marcus: Lord Eliwood, nos iremos cuando lo ordenes.
- Eliwood: Bien. Gracias, Marcus.
*aparece Eleonora*
- Eliwood: Madre, debemos partir.
- Eleonora: Eliwood... prométeme que volveréis sanos y salvos. Me preocupa tu padre, pero... Si te pasara algo a ti... Mi corazón no lo soportaría.
- Eliwood: Lo sé, madre. No te preocupes. Padre está vivo, lo sé. Juro que lo encontraré y lo traeré a tu lado otra vez.
- Eleonora: ¿Me lo prometes?
- Eliwood: Sí, por supuesto.
*Aparece Isadora*
- Eliwood: Isadora, te confío a mi madre durante mi ausencia.
Isadora: Sí, mi señor. La cuidaré bien.
- Eliwood: Madre, volveré. Descansa tranquila.
*se retira Eleonora, Isadora y un jinete del mapa*
*Marcus se acerca a Eliwood*
- Eliwood: Bueno, Marcus, parece ser que nos toca ir solos.
- Marcus: No, señor. Mi fiel Lowen viajará con nosotros.
- Eliwood: ¿Lowen? Me alegro.
- Marcus: Lo he enviado a la aldea. Confía en dar con algunos hombres que sepan manejar un arma. En circunstancias normales no partiría sin mayor compañia, pero... me pliego a tus deseos en este asunto, lord Eliwood.
- Eliwood: Lo siento, Marcus, pero prefiero no privar a mi madre ni de un solo guardia. Los mejores caballeros del reino se esfumaron con mi padre. Si le pasara algo a mi madre mientras estoy fuera...
- Marcus: Lo entiendo, mi señor. Hum. ¿Qué retendrá tanto a Lowen?
*Escena cambia a un pueblo*
- Groznyi: Todos hemos oído que los caballeros de Pherae han desaparecido. Vuestra desgracia me beneficia. ¡Escuchadme todos: a partir de ahora, esta aldea me pertenece! ¡Groznyi es vuestro señor! ¡Traedme hasta la ultima moneda de oro que tengáis!

*Jinete sale del pueblo con un arquero*
*Aparece Lowen*
- Lowen: ¡Lord Eliwood! ¡Comandante Marcus! Ay...
*Aparece Marcus*
- Marcus: ¡Lowen! ¡Cálmate! Un caballero debe controlarse siempre.
- Lowen: ¡Han atacado la aldea! Son bandidos.
- Marcus: ¿Qué? ¿Bandidos? ¿Aquí?
- Eliwood: ¿Estás seguro, Lowen?
- Lowen: La chica sabe más cosas.
*Aparece Rebecca*
- Rebecca: Mi señor Eliwood, soy la hija del magistrado de la aldea. Me llamo Rebecca. Los bandidos llegaron de repente. Nos están saqueando. ¡Por favor! ¡Ayudadnos!
- Eliwood: Aja.
*Aparecen Marcus y Lowen*
- Eliwood: ¡Marcus! ¡Lowen! ¡Tenemos que ayudar a los aldeanos!
- Lowen: ¡Sí, mi señor!
*Marcus y Lowen se van y Aparece Rebecca*
- Eliwood: Rebecca. Quédate aquí y escóndete.
- Rebecca: Si te place, mi señor, preferiría luchar. Cazo casi todos los días y sé manejar el arco.
- Eliwood: ¿Es eso cierto? Bien, pero ten cuidado.
- Rebecca: Sí, mi señor.
*Rebecca se va y Aparece Lowen*
- Lowen: Lord Eliwood, una cosa más. Hay otro en la aldea que se ha ofrecido a ayudar. Un estratega que está de paso en la posada.
- Eliwood: ¿Un estratega?
- Lowen: Sí, señor. Te presento a Mark.
*Mark aparece en el mapa*
- Eliwood: ¡Mark!
*Lowen aparece*
- Lowen: ¿Lo conoces, mi señor?
- Eliwood: Sí. Conocí a Mark en Caelin el año pasado. Es un excelente consejero, si la memoria no me falla. De no se por él, el marqués de Caelin y su nieta, Lyn, no habrían sobrevivido a la rebelión de Lundgren. ¿Qué te trae a Pherae, amigo mío?
- Eliwood: ¡Ja! Sigues viajando para aprender... Claro... Es un esfuerzo digno. Gracias a los cielos que nos hemos encontrado. Te necesitamos. Préstanos tus conocimientos.


» Comienza la Batalla
*Turno 2*
*Aparece Dorcas y Bartre*
- Bartre: Mira, Dorcas. ¿Te lo puedes creer? Es como dijo el caballero. ¡Eliwood!
- Dorcas: Eso Parece.
- Bartre: ¿Qué hace? Mira, va a por esos bandidos. ¿Defiende a los inocentes? Eso sí que es digno de un lord. ¿No, Dorcas?
- Dorcas: Hablas demasiado. Tenemos que ayudarle...
- Bartre: ¡Bien! ¡Dejadme a mí a estos montañeses! ¡Dejádselos a Bartre el Valiente!


[Villa]

- Señora: ¿Esta bien lord Elbert? Hemos oído rumores despreciables... Todo Pherae está preocupado por su bienestar. Hemos oído que lord Eliwood ha partido en busca del marqués. Este escudo dragón en el tesoro de la aldea... Potencia la defensa de su portador. Tómalo, por favor. Y que os acompañe a ti y a lord Elbert ilesos a casa.

[Casa 1]
- Señor: Sabes manejar armas, está claro, pero, ¿sabes que hay niveles? Cuanto más uses un arma, más diestro serás con ella. Sin embargo, solo puedes alcanzar el nivel máximo con una clase de armas. Aunque a ti todavía te queda mucho tiempo para lograrlo.

[Casa 2]
- Joven: Aguien [sic] de paso ha estado con el magistrado. Lleva ya unos días en la ciudad. Sé que piensas que se trata de otro cortesano inútil en busca de limosna. Pero hay algo más en él... Sus ojos... Es muy observador. Tiene una misión, seguro.


*Batalla con Groznyi*
- Groznyi: ¿Qué es esto? ¿Un puñado de críos ociosos? ¿Creéis que podéis desafiarme? ¿Qué, caballeros de Pherae? ¡Es imposible!

*Al morir Groznyi*
Ah... Creía que mi suerte... iba a cambiar por fin...


» Al terminar el capítulo
- Magistrado: Ah, tú has de ser lord Eliwood, ¿no? Muchas gracias por acudir en ayuda de nuestra aldea.
- Eliwood: No hay de qué. Proteger a los súbditos es tarea de los nobles.
- Magistrado: Ojalá fuera verdad, mi señor. El pueblo de Lahus no conoce tal protección. El marqués, lord Darin, está demasiado ocupado con la guerra. Desatiende todas las quejas debidas a bandidos y ladrones.
- Eliwood: ¿Ocupado con la guerra? ¿Seguro?
- Magistrado: No miento, mi señor. Mi hermano vivió en Lahus hasta hace unos días. Incendiaron su casa y no tuvo mas remedio que huir hasta aquí. Según dice, Lahus podría entrar en guerra cualquier día. Es de lo que habla todo el mundo en Lahus.
*Aparece Marcus*
- Marcus: Lord Eliwood, si eso es cierto, la situación es grave. Si el marqués de Lahus se prepara para la guerra... es probable que su objetivo sea otro territorio lyciano. Quizá esto tenga relación con la desaparición de lord Elbert.
- Eliwood: ¿Mi padre y el marqués de Lahus? Parece una pista frágil, pero no tenemos nada más. Vayamos a Lahus. Hay mucho que investigar.
*Eliwood, Marcus y Mark salen del pueblo*
- Eliwood: Gracias por tus consejos, Mark. ¿Adónde irás ahora? Si no tienes ningún destino, quizá podrías viajar con nosotros. Nuestro grupo es pequeño y nuestra misión, clara: encontrar a mi padre. No sé adónde nos llevará nuestro camino, pero... sería más fuertes si nos acompañaras. ¿Viajarás con nosotros? ¡Estupendo! ¡Gracias! Espero que no te demos motivos para arrepentirte.
*Eliwood, Mark y Marcus se retiran. Aparece Rebecca y su padre*
- Magistrado: ¡Rebecca! ¿Adónde crees que vas, jovencita?
- Rebecca: Padre, yo... quiero acompañar a lor Eliwood.
- Magistrado: No seas ridícula, niña. Lord Eliwood no se va de paseo. Le acechan muchos peligros.
- Rebecca: Lo sé, padre. Por eso quiero ir. Le debemos la vida y quiero compensarle. Puede que mi arco no sea para tanto, pero sé que puedo ayudar.
- Magistrado: Pero...
- Rebecca: Y padre..., puede que encuentre a mi hermano por el camino. Tú eres el magistrado, tienes responsabilidades. Es... es todo lo que puedo hacer. ¡Tengo que hacerlo! Por favor, padre, déjame ir.
- Magistrado: Querida... Eres tan teca como tu madre.
- Rebecca: Lo siento, padre...
- Magistrado: Deberás plegarte a los deseos de lord Eliwood en este asunto. Deberás plegarte a los deseos d lord Eliwood en este asunto. Si te acepta, podrás ir.
- Rebecca: Gracias, padre.
- Magistrado: Lord Elbert siempre ha sido amable con nosotros. Sigue a su hijo con lealtad, Rebecca. Sirve bien a lord Eliwood como yo serví a su padre.
- Rebecca: ¡Lo haré, padre!
*Rebecca se va*

Anterior (Historia de Lyn) - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword