Capítulo 14E: Falsos amigos

»» Introducción
*Sí fuiste al capítulo 13x*
Un curioso mercader llamado Merlinus se une al grupo de Eliwood. Acompañados por Merlinus, parten todos hacia Lahus al día siguiente. Lahus está en el corazón de Lycia, un territorio dominado por un hombre ávido de poder, el marqués lord Darin. Preparativos para la guerra de la que habló el magistrado de Pherae… La desaparición del padre de Eliwood, Elbert… La muerte del marqués de Santaruz… ¿Tendrá todo esto que ver con lord Darin? En el corazón de Eliwood, se mezclan el miedo y la sed de verdad… Miedo de que pueda encerrar la verdad.

*Si no fuiste al capítulo 13x*
Lahus está en el corazón de Lycia, un territorio dominado por un hombre ávido de poder, el marqués lord Darin. Preparativos para la guerra de la que habló el magistrado de Pherae… La desaparición del padre de Eliwood, Elbert… La muerte del marqués de Santaruz… ¿Tendrá todo esto que ver con lord Darin? En el corazón de Eliwood, se mezclan el miedo y la sed de verdad… Miedo de que pueda encerrar la verdad.


» Escena de apertura

*Castillo de Lahus*
- Darin: ¿Estás seguro? ¿Está aquí el heredero de Pherae?
- Erik: Sí, padre. Hemos recibido el aviso de nuestros vigías. Está detrás de la colina, pero llegará en breve.
- Darin: Lord Ephidel, ¿qué significa esto?
*Erik se va y Aparece Ephidel*
- Ephidel: Quizá cuando llegaron al castillo de Santaruz lord Helman seguía con vida.
- Darin: ¡No puede ser verdad!
- Ephidel: No puede haber aguantado tanto, pero… quizá les dijera algo.
- Darin: ¡Maldición! ¡Nuestro plan está arruinado!
- Ephidel: No hay por qué alarmarse, mi Señor. Aunque le hubiera contado algo a Eliwood sobre nuestras intenciones, Pherae ya no tiene poder alguno. Todo lo que Eliwood podría hacer es informar al marqués de Ositia.
- Darin: ¿Ositia? ¡Eso sería catastrófico! Puede que lord Uther sea joven y nuevo en el trono, pero es peligroso. ¡Maldito sea Helman! ¡Siempre fue un cobarde! Traicionarnos ahora, cuando estábamos tan cerca… Solo necesitamos un poco más de tiempo para preparar la rebelión.
- Ephidel: Entonces, antes de que el marqués de Ositia tenga noticia de esto, harías bien en detenerlos.
- Darin: Sí, tienes razón, por supuesto. Podemos conseguirlo. Tienen que cruzar Lahus para llegar a Ositia. Todavía podemos evitar que hablen.
- Ephidel: No deben pasar. Cueste lo que cueste.
- Darin: Apresurémonos. Reúne a los mejores soldados.
*Ephidel se va y Aparece Erik*
- Erik: ¡Padre! Por favor, déjame asumir el mando.
- Darin: ¡Erik! Dime, hijo, ¿podrás conseguirlo?
- Erik: Ese canalla de Eliwood y yo estudiamos juntos en Ositia. Es muy confiado. Si me ve, bajará la guardia. Cuando lo haga, atacaremos.
- Darin: Bien.
*Erik se va y Aparece Ephidel*
- Ephidel: Perdón… ¿No será demasiado para él? Si por alguna razón cayera, las cosas se pondrían muy negras.
- Darin: No, soy el padre del chico. Y sé que dará la talla, seguro. Acabar con cachorros de Pherae no le supondrá ningún problema.
*Ephidel se va y Aparece Erik*
- Darin: ¡Decidido! Ahora te toca a ti, Erik. Tráeme la cabeza del hijo predilecto de Pherae.
- Erik: Sí, padre. No fallaré.

*Escena cambia al aire libre*
- Hector: Mira… Sí que se preparan para la guerra. Maldición. ¡Marqués de Lahus! ¿Qué estás tramando?
- Eliwood:
- Hector: No pareces tener muchas ganas de ir al castillo.
- Eliwood: Si vamos y averiguamos la verdad, quizá debamos ir a la guerra. Por mí no hay problema.
- Eliwood: Yo… A mí no me gusta la guerra. Si me concentro en el enemigo que tengo delante, bien. Pero si me imagino a sus familias, inocentes víctimas de nuestras intrigas políticas… Si me lo imagino… Todo lo que hago es rezar por que hallemos una solución pacífica.
- Hector: Eliwood…
*Un jinete sale del castillo*
- Marcus: ¡Lord Eliwood! Un caballero ha salido del castillo.
- Eliwood: ¿Uno solo?
- Marcus: Sí, - Señor:. Según los vigías se trata de Erik, el hijo del marqués. Quiere hablar contigo.
- Eliwood: ¿Erik?
*Aparece Hector*
- Hector: ¿Por qué enviarán a semejante bufón?
- Eliwood: Hablaré con él. Traédmelo.
*Marcus se va*
- Hector: Me voy, Nunca lo he aguantado. Daré una vuelta para inspeccionar los alrededores.
*Hector se va y Erik se acerca*
- Erik: ¡Hola! Cuánto tiempo, Eliwood.
- Eliwood: Erik… ¿Qué quieres?
- Erik: ¿Qué qué quiero? ¿De qué hablas? Oí que mi viejo amigo estaba en Lahus. Solo quería salir a saludarte.
- Eliwood:
- Erik: Dime, amigo, ¿qué te trae a Lahus? ¿Vas de camino a Ositia?
- Eliwood: ¿Hum? ¿Qué te hace pensar eso?
- Erik: Bueno, siempre has sido muy amigo de Hector. Yo nunca… me entendí bien con él. Para ser noble, es de maneras rudas, y no contiene su lengua… A primera vista se le puede confundir con un campesino. Sigues siendo amigo de Hector, ¿no? ¿Cuándo lo viste por última vez? ¿Cómo os comunicáis?
- Eliwood: Erik… Buscas algo. ¿Qué es?
- Erik: ¿Cómo dices?
- Eliwood: Lahus se prepara para la guerra, es obvio. ¿Qué planes tenéis tú y tu padre? ¡Quiero la verdad!
- Erik: Hum… Quería esperar a que me hablaras de Ositia. Se si has hablado o no con el marqués.
- Eliwood: ¿De qué hablas?
- Erik: Hum, je, je, je… Eliwood, me has desagradado siempre. Qué ganas tenía de aplastarte a ti y a tu lamentable sentido de la ética. ¡He soñado con este día toda mi vida!
*Aparece Hector*
- Hector: Lástima que no vayas a vivir para ver el final.
- Eliwood: ¡Hector!
- Erik: ¡Tú! ¡Hector! No has podido… ¿Has hablado ya con Ositia?
- Hector: Quizá sí, quizá no. Eliwood este perro tiene soldados apostados rodeándonos. Son todos de Lahus. Nos espera una buena.
- Erik: Je, je… Luchar no tiene mucho sentido. ¡Estáis atrapados! Os superamos en número, se pierde la cuenta de los soldados. Y también están listos los caballeros de Lahus. Je, je… ¿Cuánto tiempo creéis que sobreviviréis?
- Eliwood: ¡Maldito canalla!

*Se despliegan los enemigos y Aparece Hannah*
- Hannah: Je, je, je… Has aterrizado en un lugar complicado, ¿no?
- Hector: ¿Quién…? Me has asustado, vieja. Vete de aquí. No es el mejor lugar para estar si pretendes seguir viva.
- Hannah: Quiero ver al que está buscando a su padre. Al hijo del marqués de Pherae.
- Hector: Escúchame vieja: estás a punto de morir. Deja de quejarte y muévete.
*Aparece Eliwood*
- Eliwood: ¡Hector! Cuida tus maneras. Soy Eliwood. ¿Puedo saber tu nombre, mi Señora?
- Hannah: Jo, jo, jo. Qué hombre más educado. Soy Hannah., una adivina. He venido a ayudarte.
- Eliwood: ¿Puedes decirme dónde está mi padre?
- Hannah: No…, pero… veo más cosas útiles… muy útiles. Puedo decirte qué armas debes llevar al combate, y cómo manejarlas. Cosas de esa naturaleza.
- Eliwood: Entiendo…
- Hector: No me digas que crees lo que dice.
- Eliwood: No tengo motivos para creer ni para no creer en los poderes de Hannah. Pero no descartaré nada que pueda ayudarme a encontrar a mi padre.


[Pantalla de Preparación]
- Merlinus: ¡Lord Eliwood! ¡Lord Hector! Me gano la vida como un humilde mercader. Si no necesitáis algunos de los objetos que lleváis, dádselos al pobre Merlinus.
*Merlinus se va y Aparece Hannah*
- Hannah: Je, je, je. Yo también estoy aquí. Consúltame antes de enfrentarte a tu enemigo. Mis servicios no son gratuitos, pero seguro que te ahorra un precio mayor.

*Antes de comenzar en el mapa*
- Merlinus: ¡Lord Eliwood! ¿Puedo ir contigo? Si despliegas mi tienda, me encargaré del equipo. Puedo intercambiar objetos y guardarlos. Pero mi tienda no se puede mover, así que, si la despliegas, tendrás que protegerla. Espero que lo entiendas.

*Tutorial*
Puedes desplegar la tienda de Merlinus en este mapa. Si la despliegas, todos los objetos que no puedas llevar serán enviados a ella. Sin embargo, es vulnerable a los ataques enemigos. Si la tienda pierde todos sus PV, desaparecerá del mapa y no aparecerá hasta el siguiente. La tienda de Merlinus sube un nivel por cada batalla a la que sobrevive. Cuanto mayor sea el nivel de la tienda, más resistente será.
*Pantalla de Confirmación*
¿Desplegar tienda de Merl.? Sí No


» Comienza la Batalla
*Antes de comenzar primer turno*
- Marcus: ¡Mark! Déjame ir primero. Puede que sean muchos, pero los números no importan. Somos caballeros de Pherae. La escoria de Lahus no podrá con nosotros.

*En un pueblo*
- Erk: Hum. No nos vendría mal algo de ayuda…
- Señor:: Lo siento, pero no es posible. Si desobedecemos al marqués de Lahus podría ocurrirnos cualquier cosa.
- Erk: Ya. Pues buscaremos ayuda en otra parte.
- Señor:: Os darán la misma respuesta en todas partes. Al final deberéis plegaros a las órdenes del marqués. Harías bien en comentárselo a tu jefe.
- Erk: Hum. Hasta la vista.


[Casa 1]

¡Escuchadme! ¿Habéis oído hablar del encaprichamiento del marqués? Hay una mujer en la aldea que está cerca del puerto. Su voz, su apariencia, toda ella recuerda al aspecto de una princesa. La atención del marqués raya la obsesión. Ha enviado infinidad de emisarios para invitarla al castillo, pero ella los rechaza a todos. Ahora el marqués la tiene prisionera en la aldea, rodeada por soldados. No tiene escapatoria. Es una historia muy triste.

[Casa 2]
Los piratas de la ciudadela del sur suelen asaltar una aldea cercana. El marqués desatiende nuestras súplicas. Alguna vez nos tocará. Alguien debería de avisar a los habitantes de esa aldea…

[Casa 3]
¿Es verdad que nos enfrentamos al castillo de Ositia? ¿En qué estaría pensando el mentecato del marqués? Lahus no tiene ninguna oportunidad contra el territorio más fuerte de Lycia. Erik, el hijo del marqués, no es más que un memo ávido de poder. Y el marqués es un depravado, así de claro. ¡Vaya par! ¿Creen que están a la altura de un general de Ositia? Uy… Olvida todo lo que te he dicho. No nos conocemos, ¿entendido?

[Pueblo 1]
Te enfrentas a Erik y sus hombres, ¿no? Yo estoy en tu bando. Mi nieta… El marqués se la llevó. Le pareció guapa, y la obligó a ir al castillo. No es mucho, pero, por favor, toma esto. Es una espada larga; debes de ser fuerte para empuñarla. Es algo pesada, pero muy poderosa. Espero que puedas vencer a Erik, el hijo del marqués. Así nuestras vidas serían más agradables. Buena suerte.
*Tienes H de hierro*

[Pueblo 2]
- Priscilla: ¿Otra vez? ¿Eres otro mensajero del marqués? Por favor, no desperdicies tu tiempo. No cambiaré de opinión. ¿Perdón? ¿No te envía el marqués de Lahus? Lo lamento mucho… Ha sido un error. Dime… Si no te importa demasiado, ¿podría irme contigo? Estoy de viaje. El marqués de Lahus me impide el paso y… estoy atrapada. Sé manejar bastones. Por favor, ayúdame.
*Priscilla se une*


*Al terminar capítulo 1*
Pueblo
- Señor:: Priscilla. ¿Ha vuelto ya tu escolta?
- Priscilla: No. Partió ayer en busca de una salida… Espero que los soldados de Lahus no lo hayan capturado.
- Señor:: Su búsqueda de ayuda habrá sido infructuosa. El marqués de Lahus ha ordenado que no se te socorra. Realmente no hay nada que podamos hacer. Lo siento, pero…
- Priscilla: No, no. Podrías haberme entregado al marqués, y sin embargo sigues acogiéndome. Te lo agradezco. Por supuesto, si fuera al castillo todo se acabaría.
- Señor:: No te preocupes. Ninguno de nosotros aprecia demasiado al marqués. Nos amenaza constantemente. Nos trata como a esclavos. ¿Y qué me dices de los preparativos? Nadie quiera guerra. Estaremos divididos en territorios, pero somos todos lycianos. Puede que un día nos invada otro país, pero, ¿para qué íbamos a empezar una guerra en casa? Nadie comprende qué está tramando.


[Conversación de Serra y Erk]
- Serra: ¡Cielos! ¡Erk! ¡Cuánto tiempo! ¿Qué haces por aquí?
- Erk: Ah… Serra. Eres la última persona que esperaba ver…
- Serra: ¡Qué amable! ¡Querías verme otra vez!
- Erk:
- Serra: Espera. Esto es genial. Ven con nosotros y echa una mano, Erk.
- Erk: ¿Cómo dices?
- Serra: ¡Vamos! ¡Te presentaré a lord Hector y a lord Eliwood! Te conozco. Seguro que andas sin trabajo.
- Erk: Te equivocas, Serra, estoy contratado. Pero… Si luchas contra Lahus… Puede que me sirva…
- Serra: ¿Qué estás farfullando? ¿Quieres decidirte?
- Erk: Mi cliente está escondida en una aldea hacia el sur. Si me ayudas a protegerla, me uniré a ti.


*Al terminar turno 2*
*Aparece un Bandido*
- Bandido: ¿Eh? ¿Qué ocurre? Parece que ha estallado la guerra. ¡Ja, ja, ja! ¡Perfecto! ¡Al pillaje! ¡A por ellos, mis valientes! ¡Esa aldea está lista para el asalto!
*Aparecen Bandidos*

*Al terminar turno 3*
*Aparece Hannah*
- Hannah: Mmm… Me duelen los huesos… Todo indica que lloverá. Tened cuidado.

*Al terminar turno 4*
*Habla Erik*
- Erik: ¡Maldición! Son más fuertes de lo que pensaba. ¡Al Castillo! ¡Quiero todos los refuerzos disponibles, y los quiero ya!


*Escena cambia a dentro del castillo*
- Soldado: ¡Lord Erik tiene problemas! ¡Solicita refuerzos!
- Darin: ¿Cómo? Preparad a los hombres.
*Soldado se va y aparece Ephidel*
- Ephidel: Increíble. Ni siquiera con tantos soldados se detienen…
- Darin: ¿Ephidel? ¿Adónde se supone que vas?
- Ephidel: Parece ser que conquistar Lycia es algo que te supera, después de todo. Debo informar a mi maestro. El Colmillo Negro partirá enseguida.
- Darin: ¡No! No puedes… ¡No puedes abandonarnos! ¡No en estas circunstancias!
- Ephidel: ¿Quién dijo que Ositia no debía descubrir nuestros planes? ¿No fuiste tú, lord Darin? ¿El marqués de Lahus en persona?
- Darin: Sí, sí. No hay vuelta atrás para mí. Ya no. ¡Por favor! Una… Dame una oportunidad más. Te aseguro que no decepcionaré a lord Nergal.
- Ephidel: Bien… Reúne a tus hombres. Nos reagruparemos en otra parte.
- Darin: ¿Eh? No puedes querer decir… Mi hijo… mi casa… ¿Tengo que abandonarlos?
- Ephidel: ¿Caerías en desgracia junto a tu hijo? Nuestro maestro, lord Nergal, te ofrece el trono de toda Lycia… Seguro que no es mucho pedir un par de sacrificios.
- Darin: Sí… Tienes razón. Mi destino es mayor que esto. Nací para ser rey de Lycia.
- Ephidel: ¿Y qué hay del heredero? Eres joven, mi Señor. Hay tiempo de sobra. No debes permitir que un momento de debilidad nuble tu juicio.
- Darin:

*Escena cambia al exterior*
- Erik: ¿Dónde están los refuerzos? ¿Por qué no llegan? No me queda elección; he de atacar.
*Aparece un Soldado*
- Erik: ¡Tú! ¡Al castillo! ¡Trae más hombres!
- Soldado: ¡Sí, Señor!


*Al terminar el turno 6*
*Aparece Hannah*
- Hannah: Mm… Hum… Esta lluvia no durará mucho.


*Batalla con Erik*
- Erik: ¡Lahus es el auténtico trono de Lycia! ¡Prueba mi lanza!

*Si pelea con Eliwood*
- Eliwood: ¡Erik! Basta de locuras. No quiero matar a un compañero de estudio.
- Erik: ¡Idiota sentimental! Ya no estamos en la escuela. Yo te daré lecciones a partir de ahora. Primero caerás tú, y luego, Hector. Pherae y Ositia acabarán aplastados bajo mi bota. ¡Pronto toda Lycia estará en mi poder!

*Si pelea con Hector*
- Erik: Habéis arruinado mi vida… Por mucho que me esforzara… Vosotros dos recibíais toda la atención y las alabanzas. En clase… En los entrenamientos… ¡Siempre, siempre!
- Hector:: Erik. Siempre te ha preocupado más las apariencias que la habilidad. Si hubieras tenido algo de habilidad…
- Erik: ¡Cállate! ¡No tendré que oírte jamás!

*Al morir Erik*
- Erik: ¡Soltadme! ¡No soy prisionero de nadie! ¡Aaaah!


» Al terminar el capítulo
- Hector: Vamos, Erik. ¡En pie!
*Aparece Erik*
- Erik: Bellacos… ¡No podéis tratar asía un noble!
- Hector: No hay tiempo para lindezas. Da gracias por seguir respirando.
*Hector se va*
- Eliwood: Erik, dime: ¿dónde está tu padre? Hemos registrado todo el castillo y no hemos visto a nadie.
- Erik: N-no seas ridículo. Mi padre nunca me abandon… ¡No! Él nunca… Ephidel…
- Eliwood: ¿Ephidel? ¿Quién es ese?
- Erik:
*Aparece Hector*
- Hector: ¡Habla, perro! ¿Quieres morir aquí?
- Erik: ¡Ah!
- Eliwood: ¡Hector!
*Hector se va*
- Eliwood: Erik… por favor. Tienes que contarnos todo lo que sepas. Solo quiero saber dónde está mi padre.
- Erik: … Ephidel… Llegó al castillo hace cosa d un año. Desde entonces mi padre cambió. La posición de Ositia siempre preocupó a mi padre… Él creía que Lahus merecía gobernar toda Lycia. Pero nunca llego al punto de insinuar una rebelión.
*Aparece Hector*
- Hector: ¿Has dicho… <<rebelión>>?
- Erik: Ephidel tenía algo…, algo con lo que convenció a mi padre para poner en práctica su plan. Mi padre envió heraldos a otros marqueses. El marqués de Pherae aprobó la idea.
- Hector: ¿Qué?
- Eliwood: ¡No! ¡Mi padre nunca participaría en algo semejante!
- Erik: Puedes creerlo o no. Esa fue su elección. Primero fue el marqués de Santaruz. Después llegó la respuesta de Pherae. El marqués en persona estuvo aquí hace seis meses para sellar su acuerdo.
- Eliwood: Eso es… imposible…
- Erik: Mi padre y el tuyo discutieron acaloradamente ese día. El marqués de Pherae siempre desconfió de Ephidel. Trató de convencer a mi padre para expulsar de Lycia a Ephidel y los asesinos del Colmillo Negro. Mi padre no accedió, y el marqués de Pherae partió. Como ya sabes, luego desapareció. Dudo que siga con vida.
- Eliwood: ¡No!
- Hector: ¡Calla!
- Erik: Eliwood dijo que quería oírlo todo. Mi padre… no es más que un pelele de Ephidel. Escucha a ese maldito sin pensar. Incluso será cómplice de la muerte de su hijo… Esa es la clase de gente que os enfrentáis. El marqués de Pherae los traicionó. No tardarán en matarlo. Ja, ja… Ja, ja, ja, ja, ja,…
- Eliwood: Ah…
* Eliwood se va*
- Hector: ¡Espera! ¡Eliwood!

*Escena cambia al Exterior*
- Hector: Eliwood…
- Eliwood: Mi padre está vivo… Y… No me creo que apoye una rebelión. Tiene que haber… Debe haber una razón…
- Hector: Lo sé. No creo nada de lo que han contado. Mi hermano confiaba en el marqués de Pherae más que en nadie. Encontraremos a tu padre y averiguaremos la verdad. Después iremos a ver a mi hermano.
- Eliwood: Hector, lo siento…
- Hector: No te abrumes. Seguro que tu padre está vivo. ¿Entendido?
- Eliwood: Sí, claro… El marqués de Lahus… Los asesinos del Colmillo Negro… Y ahora este misterioso Ephidel… Los encontraré a todos y demostraré la inocencia de mi padre.

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword