Capítulo 16E: Paradero desconocido

»» Introducción
Eliwood y sus amigos derrotan a Bauker, uno de los lacayos del marqués de Lahus. Después prosiguen hacia el castillo de Caelin. Pero en el interior del castillo quedan muchos soldados de Lahus. Eliwood y sus amigos asaltan el castillo para salvar al marqués de Caelin.

» Escena de apertura
*En el interior del castillo*
- Eliwood: Aún quedan algunos soldados de Lahus en el castillo.
*Aparece Lyn y Hector*
- Hector:: ¿Dónde están los guardianes de Caelin?
- Lyn: Creo que la mitad murió en un ataque sorpresa. Los supervivientes deben de estar escondidos en alguna parte.
- Eliwood: Puede que los hayan encerrado… Será mejor que los rescatemos. Si el marqués de Lahus los retiene como rehenes, será más difícil recuperar el trono.
- Hector:: Bien. Busquemos a los guardias y recuperemos el castillo.
- Lyn: Aguanta, abuelo… Llegaremos pronto.
- Eliwood: ¡A por el trono! ¡Es hora de recuperar el castillo!


» Comienza la batalla
[Antes de comenzar primer turno]

- Eliwood: Mark. Probablemente, los soldados de Caelin estarán agotados. Me gustaría protegerlos y evitar que entren en combate. Sé que eso dificulta la planificación de una estrategia, pero… Haré lo posible por ocuparme de su ración de enemigos. Por favor, dinos qué hemos de hacer, Mark.


*Al terminar el turno 1*
*En una Celda*
- Raven: Eh, tú. Déjame salir de aquí.
- Soldado: ¿Cómo?
- Raven: El hermano del marqués de Ositia es enemigo tuyo, ¿no? Suéltame y te ayudaré. Pero me quedo con el hermano. Tengo que arreglar cuentas con Ositia.
- Soldado: ¿Crees que soy idiota? ¡Trabajas para la casa de Caelin! No puedo fiarme de tu palabra.
- Raven: Entonces echaré abajo esta puerta y pasaré por encima de ti. Lucius es tu rehén, pero ahora verás…
- Soldado: Eh…
*Aparece Lucius*
- Lucius: ¡No, lord Raven! ¡No lo hagas! No puedes traicionar al marqués de Caelin.
- Raven: Cállate, Lucius. Crees que soy un necio, pero no entiendes nada… ¿Qué te parece?
- Soldado: Muy bien. ¡Tu! ¡Fuera! Recuérdalo: si nos traicionas, tu compañero morirá.
- Raven: Ya. Si eso ocurre, recuerda que tú serás el siguiente.
- Soldado: Grr…
- Lucius: ¡Espera! ¡No puedes ir solo! ¡Es demasiado peligroso!
- Raven: Lucius, quédate aquí y no hagas ruido. Volveré a recogerte.
*Raven se va*
- Lucius: ¡Lord Raven!
*Raven sale de la celda y se hace enemigo*

*Al terminar turno 6*
*Adentro de una Celda*
- Soldado: ¿Qué demonios…? Hace más ruido que antes.
*Aparece Lucius*
- Lucius: ¿No suena eso como un combate?
- Soldado: ¡Debe de ser lady Lyndis! ¡Ha traído refuerzos! Es la hora…
- Lucius: ¿Eh? ¿Qué… qué estás haciendo?
- Soldado: Pensé que podría llegar ayuda, así que escondí llaves y armas aquí.
- Lucius: Vaya.
- Soldado: ¿Qué vais a hacer?
- Lucius: Eh…
- Soldado: Tu amo… nos ha traicionado. Lucius, he de preguntártelo. ¿Qué vas a hacer?
- Lucius: Quiero… detener a lord Raven. Sin embargo… En este estado, no creo que me escuches. Por eso… debo esperar. Esperaré a lord Raven aquí. Lo siento… No puedo luchar. Compréndelo.
- Soldado: Lo entiendo. Toma, para ti.
- Lucius: ¿Para mí? ¿Una poción y un libro de magia luz?
- Soldado: No tienes que luchar, pero protégete. Te conozco desde hace poco tiempo, pero eres amigo. No quiero verte morir.
- Lucius: Gracias… Gracias.
*Lucius se va*
- Soldado: Bien, muchachos. ¡Abrid esa puerta! Por nuestro honor de caballeros de Caelin, salvaremos al marqués.


[Si Priscilla habla con Raven]
- Raven: Tú…
- Priscilla: ¿Eh?
- Raven: ¿Es posible?
- Priscilla: Yo…
- Raven: No me… No me reconoces. No me extrañas. Éras muy joven cuando nos separaron.
- Priscilla: ¿Cómo? ¿Eres…? ¿Raymond? ¿Mi hermano Raymond?
- Raven: Has crecido, Priscilla…
- Priscilla: ¡Hermano! ¡Mi hermano!
- Raven: ¿Qué estás haciendo aquí? Han pasado diez años desde que el conde Caerleon de Etruria te adoptó…
- Priscilla: Así es. Y me ha tratado con mucho cariño. Pero soy de la casa de Cormwell de Caelin de nacimiento. Todavía recuerdo a padre y madre. Nunca los he olvidado. Ni a ti, Raymond.
- Raven: Priscilla.
- Priscilla: Cuando oí que la casa de Cornwell había desaparecido… me temí lo peor.
- Raven: ¿Por eso saliste de Etruria? Has recorrido un buen trecho.
- Priscilla: Unos buenos amigos de Etruria me ayudaron. Me proporcionaron un mago como escolta. Luego atravesamos Lahus… El marqués supo de mi linaje y no quiso dejarme ir. Todavía seguiría allí de no ser por lord Eliwood y sus amigos.
- Raven: ¿Sus… amigos?
- Priscilla: Lord Hector, lady Lyndis… Son todos buena gente. Me alegro de haber venido a Lycia. Y de haberte encontrado…
- Raven: ¿Te has hecho amigo de… él?
- Priscilla: ¿Raymond?
- Raven: … Entiendo. Pues me uniré a vosotros.
- Priscilla: ¡Hermano querido! ¿Vendrás de verdad con nosotros?
- Raven: No podría renunciar a mi hermana pequeña. Además…
- Priscilla: ¿Qué ocurre?
- Raven: Nada. Será mejor que no lo sepas. Dime… ¿Saben algo Eliwood y los demás sobre tu herencia?
- Priscilla: No, nunca hemos hablado de ello.
- Raven: Bien… Mejor así.
- Priscilla: ¿Hermano?
- Raven: Priscilla, debemos mantener nuestra relación en secreto. ¿Vale?
- Priscilla: Sí… Si tú lo dices…
- Raven: Otra cosa: ahora me llamo Raven. Raymond es… es parte del pasado.
- Priscilla: Hermano… Supongo que tendrás tus motivos. Lo entiendo. Mientras podamos viajar juntos, seré feliz.
- Raven:
- Priscilla: Si proseguimos, también podremos ver a padre y madre.
- Raven: Priscilla… Eso es…
*Raven se une*


[Si Raven habla con Lucius]
- Raven: Lucius.
- Lucius: ¡Lord Raven! ¡Me alegro de verte en buen estado!
- Raven: Las cosas han cambiado. Por el momento iremos con Caelin.
- Lucius: Bien… ¿Es una corazonada?
- Raven: No, todavía me cobraré mi venganza ante la casa de Ositia. Cuanto más te acerques al enemigo, más fácil será golpearle, ¿no es así?
- Lucius: Lo-lord Raven…
- Raven: Vamos, Lucius.
- Lucius: Sí…
*Lucius se une*


[Si Eliwood abre la celda de los Soldados]

- Soldado: ¿Eh? ¿Qué estás…? ¡Ajá! Lady Lyndis ha vuelto, ¿no? ¿A qué esperamos? ¡Unámonos a ella! No hay que preocuparse por las armas. Esperábamos el rescate, así que escondimos algunas.
*Luego aparece la escena del final del turno 6*

[Si Lyndis abre la celda de los Soldados]
- Lyn: ¿Está bien todo el mundo?
- Soldado: ¡Lady Lyndis! ¡Estás bien!
- Lyn: ¿Y mi abuelo?
- Soldado: Estaba bien cuando nos metieron en estas celdas… Ha pasado mucho tiempo desde entonces; debemos apresurarnos.
- Lyn: Primero debemos conseguir armas para todos.
- Soldado: Tenemos armas. Esperábamos el rescate, así que escondimos algunas.
- Lyn: Bien, pues vamos.
- Soldado: Sí, ¡mi Señora!
*Luego aparece la escena del final del turno 6*

[Si Kent abre la celda de los Soldados]
- Kent: ¿Está bien todo el mundo?
- Soldado: ¡Comandante Kent! ¡Estás bien!
- Kent: Lady Lyndis está conmigo. ¿Lord Hausen?
- Soldado: Estaba ileso cuando nos encerraron, pero… Ha pasado mucho tiempo desde entonces; debemos apresurarnos.
- Kent: Primero debemos conseguir armas para todos.
- Soldado: Ya tenemos armas. Esperábamos el rescate, así que escondimos algunas.
- Kent: ¡Bien hecho! Sois verdaderos caballeros de Caelin, ¡todos vosotros! Y ahora, ¡expulsemos a esos bellacos del castillo!
- Soldado: ¡Sí, mi Señor!
*Luego aparece la escena del final del turno 6*

[Si Sain abre la celda de los Soldados]
- Sain: ¡Alegraos todos! Vuestro subcomandante ha venido al rescate.
- Soldado: ¡Subcomandante! ¡Está bien!
- Sain: Y me acompaña la encantadora lady Lyndis. ¿Qué hay de lord Hausen?
- Soldado: Estaba bien cuando nos encerraron, pero… Ha pasado mucho tiempo desde entonces; debemos apresurarnos.
- Sain: Primero debemos conseguir armas para todos.
- Soldado: Ya tenemos armas. Esperábamos el rescate, así que escondimos algunas.
- Sain: ¡Bien hecho! Sois verdaderos caballeros de Caelin, ¡todos vosotros! ¡Ahora mostradme vuestro valor y expulsad a esos truhanes!
- Soldado: ¡Sí, Señor!

[Si Florina abre la celda de los Soldados]
- Florina: ¿Estáis todos bien?
- Soldado: ¡Oh! ¡Florina! ¡Estás viva!
- Florina: sí… Estoy con lady Lyndis. Eh, es… ¿Dónde…? ¿Dónde está lord Hausen?
- Soldado: Estaba bien cuando nos encerraron, pero… Ha pasado mucho tiempo desde entonces; debemos apresurarnos.
- Florina: Bien…, pero antes… necesitáis armas.
- Soldado: Tenemos armas. Esperábamos el rescate, así que escondimos algunas.
- Florina: Oh… Bueno…, pues entonces…
- Soldado: No te preocupes, nosotros nos ocupamos de todo.
*Luego aparece la escena del final del turno 6*

[Si Wil abre la celda de los Soldados]
- Wil: ¿Estáis todos bien?
- Soldado: ¡Wil! ¡Me alegro de verte!
- Wil: Estoy con lady Lyndis. ¿Dónde está lord Hausen?
- Soldado: Estaba bien cuando nos encerraron, pero… Ha pasado mucho tiempo desde entonces; debemos apresurarnos.
- Wil: Primero debemos conseguir armas para todos.
- Soldado: Ya tenemos armas. Esperábamos el rescate, así que escondimos algunas.
- Wil: ¡Los caballeros de Caelin son asombrosos! ¡Vamos a por esos truhanes!
- Soldado: ¡A por ellos!
*Luego aparece la escena del final del turno 6*


[Si Lyn habla con los Soldados]

- Lyn: ¿Estás bien?
- Soldado: ¡Lady Lyndis! ¡No te ha ocurrido nada!
- Lyn: Por favor, necesito que me ayudéis todos vosotros.
- Soldado: ¡Sí, mi Señora! Estamos a tus órdenes.

[Si Kent habla con los Soldados]
- Kent: ¿Estáis todos bien?
- Soldado: ¡Comandante Kent! ¡Estás bien!
- Kent: ¿Puedes luchar?
- Soldado: Claro que sí, señor.
- Kent: Pues entonces expulsemos a esos malandrines del castillo.
- Soldado: ¡Sí, señor!

[Si Sain habla con los Soldados]
- Sain: ¡Animaos todos! ¡Vuestro querido subcomandante ha venido a rescataros!
- Soldado: ¡Subcomandante! ¡Estás bien!
- Sain: ¿Listos para luchar?
- Soldado: ¡Sí, señor!
- Sain: ¡Bien, pues dirigid vuestras energías contra los enemigos y aplastadlos!
- Soldado: ¡Sí, señor!

[Si Florina habla con los Soldados]
- Florina: ¿Estáis todos bien?
- Soldado: ¡Oh! ¡Florina! ¡Estás bien!
- Florina: Sí, eh… Estoy con Lady Lyndis.
- Soldado: ¡Bien! ¡Nosotros nos ocupamos del resto!
*Soldado se va*
- Florina: Os… llevaré junto a lord Eliwood. ¿Eh? ¡Esperadme!

[Si Wil habla con los soldados]
- Wil: ¿Estáis todos bien?
- Soldado: ¡Wil! ¡Me alegro de verte!
- Wil: Sí, contra toda esperanza. Lahus dispone de buenos soldados, pero no podrán con nosotros, ¿no es así?
- Soldado: ¡NUNCA! ¡Mostrémosles el poder de los soldados de Caelin!


[Tutorial]
Te voy a explicar algo sobre la magia. La magia se divide en tres grandes grupos. La de tipo anima, se basa en la naturaleza. Sus ataques son con fuego y trueno. El ataque elemental de la luz es el rayo, mientras que la magia negra emplea el hechizo Flux. Cada tipo de magia posee una relación concreta con otros tipos de magia, como el triángulo de las armas. La luz supera a la Negra, la negra supera a la de anima, y la de anima supera a la luz. Es la trinidad de la magia. Es decir, la magia de un monje supera a la de un chamán. Recuerda siempre qué clase aventaja a cuál.


[Batalla con Bernard]
- Bernard: Me llamo Bernard, caballero comandante de Lahus. Quiero comprobar el poder de quienes ganaron a Bauker.

[Bernard al morir]
- Bernard: Es solo una recompensa… por la brutalidad de Lahus.


» Al terminar el capítulo
- Lyn: ¡Abuelo! ¡Abuelo! ¿Dónde…?
*Aparece Eliwood*
- Eliwood: ¿Lord Hausen? ¿Dónde estás?
*Aparece Hector*
- Hector: Eliwood. Aquí, en el trono… Hay sangre.
*- Hector: se va*
- Lyn: ¿Sangre? ¡No! ¡No puede ser!
- Eliwood: ¡Lyndis! Tranquila. Puede que solo esté herido. Vamos a buscarlo.
- Lyn: Sí, tienes razón. Debo calmarme. ¡Ahí! ¡Ahí delante! Hay alguien…
- Eliwood: ¿Quién va? ¡Sal a la luz!
*Aparece Leila*
- Leila:
*Aparece Hector*
- Hector:: Tú… ¡Leila!
- Leila: Sí, soy yo, lord Hector. Ha pasado mucho tiempo.
- Eliwood: ¿La conoces?
- Hector:: Sí, se llama Leila. Trabaja para Ositia. Bueno, es una espía.
- Leila: Lord Eliwood de Pherae y lady Lyndis de Caelin, ¿no es así? Me llamo Leila. Encantada de conoceros. Lady Lyndis, el marqués de Caelin está ahí detrás. Lo están cuidando.
- Lyn: ¿Mi abuelo está a salvo?
- Leila: Sigue con vida.
- Lyn: ¡Ah! ¡Padre Cielo y madre Tierra! ¡Gracias por vuestra misericordia!
- Hector:: Leila, ¿qué estás haciendo aquí?
- Leila: Yo… Sigo órdenes de lord Uther. Estoy investigando la desaparición del marqués de Pherae.
- Eliwood: ¿Mi padre? ¿Qué has averiguado?
- Leila: Ven conmigo. Debemos hablar en privado.
*- Hector:, Leila y Lyn se van*
- Eliwood:
*Aparece Hector*
- Hector:: ¿Eh? Ven, Eliwood.
- Eliwood: Ah…
- Hector:: Preocuparse por las cosas no las va a cambiar.
- Eliwood: Lo sé. Estoy bien. ¡Vamos!

*Escena cambia a una Habitación*
- Leila: Déjame que te cuente mi parecer.
- Eliwood:
- Leila: El marqués de Pherae… está vivo.
*Aparece Hector*
- Hector:: ¡Bien! ¡Eliwood!
*Aparece Lyn*
- Lyn: ¡Maravilloso!
- Eliwood: ¿Estás segura?
- Leila: Me he hecho pasar por un miembro del Colmillo Negro durante varios meses. Por esto tengo la información. Creo que es cierta.
- Eliwood: El Colmillo Negro… Es el gremio de asesinos que mencionó Erik.
- Leila: Sí, conocemos su existencia desde hace un tiempo.
- Hector:: Explícate.
- Leila: El Colmillo Negro es un gremio de asesinos fundado por Brendan Reed hace unos diez años. Tienen su sede en Biran. Sus tentáculos se han extendido por muchos otros países. En principio se centraban en nobles que abusan de su poder. El vulgo los veía como defensores del hombre común. Recibieron gran apoyo por ello.
- Hector:: Defensores…
- Leila: Hace un año, Brendan se casó de nuevo. Desde entonces, las actividades del Colmillo Negro han cambiado. Ahora van a por cualquier objetico, por difícil que sea. Solo importa el dinero. Y ya no se limitan a matara criminales, les vale cualquiera.
- Lyn: ¿Es responsable el Colmillo Negro de los que le ha ocurrido a mi abuelo?
- Leila: Sí. Descubrimos la existencia de un tal Nergal, relacionado con la mujer de Reed. Parece ser que el Colmillo Negro trabaja en secreto para Nergal en Lycia. El leal sirviente de Nergal, Ephidel, está con el marqués de Lahus. Manipulo a Lahus para iniciar una rebelión contra Ositia. El primer en contestar a la llamada a la rebelión fue… el marqués de Santaruz.
- Eliwood: Lord Helman… ¿Por qué ibas a…?
- Hector:: …
- Leila: Luego fue lord Elbert, el marqués de Pherae.
- Eliwood: ¿Quieres decir que mi padre secundó el plan?
- Leila: Lo ignoro. Pero sé que ahora está con el marqués de Lahus. En un lugar llamado… la Puerta del Dragón.
- Eliwood: ¿La Puerta del Dragón? ¿Dónde está?
- Leila: En una isla llamada Valor, en la costa sur de Lycia. Lo siento, pero es toda la información que tengo.
- Hector:: Tenía que ser Valor… ¡Maldición!
- Lyn: ¿Qué clase de lugar es ese?
- Eliwood: Se cuenta que todo el que pisa la isla no regresa nunca. El vulgo la conoce cono la isla del Terror. Si es donde está mi padre, no obstante, iré y lo encontraré. Y también la <<Puerta del Dragón>>.
- Hector:: Yo te acompaño. Y te aviso de que no podrás impedirlo.
- Lyn: Yo voy también.
- Eliwood: Lyndis, aprecio tu amabilidad, pero… ¿No deberías quedarte con el marqués de Caelin?
- Lyn: Hay que detener a Lahus. Si no, podrían ir otra vez a por mi abuelo. También quiero ayudar al padre de Eliwood. Perder un pariente… es un dolor insoportable. Es algo que no te deseo sufrir todavía.
- Eliwood: Lyndis… Hector… Gracias. Me dais fuerza.
- Hector:: No te preocupes.
- Lyn: Somos amigos. Es lo que hacen los amigos, Eliwood.
- Leila: Yo proseguiré con mis investigaciones. Lady Lyndis, me parece prudente dar a entender al mundo que el marqués ha muerto.
- Lyn: Entiendo. Así haré. Gracias.
- Leila: No hay de qué. Si me disculpas.
*Leila se va*
- Hector:: ¡Leila!
*Aparece Leila*
- Leila: ¿Sí?
- Hector:: ¿Cómo son Nergal y Ephidel?
- Leila: Aún he de conocer a Nergal. Pero he hablado varias veces con Ephidel. Da miedo. Siempre lleva una capa que le cubre la cara. Pero…
- Hector:: ¿Qué?
- Leila: Tiene un brillo en los ojos… Es inconfundible. No parece… humano.
- Eliwood:

*Escena cambia a un Pasillo*
- Matthew: ¿Eres tú, Leila?
- Leila: Matthew. Ha pasado mucho tiempo.
- Matthew: ¿Qué has hecho? ¿Más trabajos peligrosos?
- Leila: Somos espías, Matthew. Todo lo que hacemos es peligroso.
- Matthew: Es cierto. ¿Cuánto crees que va a durar esta misión?
- Leila: Tengo el mismo objetivo que tú: rescatar al marqués de Pherae. Si las cosas salen bien, estaré en Ositia al mismo tiempo que tú.
- Matthew: ¿Sí? Debes ir a mi ciudad natal.
- Leila: ¿Es allí donde naciste? ¿Por qué?
- Matthew: Para conocer a mis padres.
- Leila: ¿Hum? Matthew…
- Matthew: Ja, ja. Bien, eso es todo. Hasta la vista.
* Matthew se va*
- Leila: Tan escurridizo como siempre… Ni esperó mi contestación.

*Escena cambia a un Pasillo. 3 Soldados y Lyn*
- Soldado 2: ¡Lady Lyndis!
- Lyn: Escuchadme… Me alegro de veros bien a todos. Voy a por el marqués de Lahus. Proteged a mi abuelo.
- Soldado 2: Un momento, Lady Lyndis. Por favor, toma esta joya antes de irte.
- Lyn: ¿Una joya?
- Soldado 3: Pudimos rescatarla antes de que los hombres de Lahus nos saquearan.
- Soldado 1: Me ocuparé de lord Hausen. Por favor, lady Lyndis, vuelve con vida.
- Lyn: Lo haré. Gracias.
*Tienes Gema roja*

 

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword