Cap. 23B E: Ataque de los 4 colmillos

(Four-Fanged Offense)

>> Introducción
Haciendo caso al archisabio Athos, Eliwood parte hacia Biran. Biran: la mayor fuerza militar del continente. La liga Lyciana ha mantenido siempre buenas relaciones con el reino de Biran. Sin embargo, hace poco el rey Desmond ha empezado a exhibir su poderío militar. Los nobles lycianos ya no se pueden mover libremente dentro de Biran. Eliwood y los demás entran en el país disfrazados de simples viajeros.

>> Escena de apertura
- Eliwood: Ya estamos en Biran. ¿Qué habrá pasado? Hay mucha agitación en el pueblo.
- Lyn: Hablé con algunos lugareños de la que veníamos. Me han contado que dentro de diez días es la ceremonia de madurez del príncipe Zephiel. Tanta actividad es natural.
- Hector: No saben la que se les viene encima. Pobres ignorantes.
- Eliwood: ... Dime, Hawkeye, ¿conoces la ubicación del Santuario de los Sellos?
- Hawkeye: He oído que está al norte de Biran. Pero el lugar concreto se guarda en secreto. No creo que nadie que no sea de la familia real sepa dónde está.
- Hector: O sea, si queremos encontrarlo, tenemos que acudir a la familia real, ¿no? ¿Sin revelar nuestra identidad y nuestros motivos? Tiene que haber otra forma de averiguar dónde está.
- Pent: Yo os puedo indicar más o menos dónde está.
- Eliwood: ¿Lord Pent?
- Pent: Estoy al corriente de los mayores secretos militares de Etruria. Cuando supimos del Santuario, nos pusimos a investigar. No obstante, ningún explorador regresó. Las defensas de Biran son excepcionales.
- Hector: Es decir: que aunque demos con el santuario, acabaremos encerrados.
- Pent: Muy probablemente. Y si descubren quiénes sois, Biran lo verá como un pretexto para invadir Lycia.
- Eliwood: Eso ha de evitarse a toda costa.
- Pent: Esa es mi parte.
- Eliwood: ¿Qué quieres decir?
- Pent: El reglamento me obliga a asistir a los festejos tras la ceremonia. Sin embargo, saludaré a la reina en privado antes de la ceremonia.
- Eliwood: ¿En privado? ¿Es eso posible?
- Louise: La reina Hellene nació en Etruria. Ella y yo somos parientes, aunque muy lejanos.
- Pent: Cuando la vea, le preguntaré discretamente por el santuario. Es probable que no me cuente mucho, pero sea lo que sea nos servirá. No os preocupéis: aunque fracase, no delataré vuestra presencia.
- Eliwood: ¡Lord Pent! Pero...
- Pent: Si no regresamos mañana, volved a Lycia y trazad un plan nuevo. ¿Entendido?
- Eliwood: Si fracasas, ¿qué será de ti?
- Pent: Todo saldrá bien. No sería una mala vida. Abandonaría mi cargo... Viviría como fugitivo con Louise...
- Louise: Mientras sigamos juntos, lord Pent, da igual adónde vayamos.
- Hector: Rezaré por que todo salga bien.
- Pent: ¡Hazlo, por favor! Adelante, Louise.
- Lyn: ¡Volved sanos y salvos! ¡Os estaremos esperando!
*Pent y Louise se van*

*Hawkeye le habla a Pent*
- Hawkeye: Pent, espera.
- Pent: ¿Qué sucede, Hawkeye?
- Hawkeye: Guardaba esto para el amo.
- Pent: Es un... sello celestial.
- Hawkeye: Mm... Solo existen tres.
- Pent: ¿Qué pretende el archisabio Athos?
- Hawkeye: Se lo debía dar a ellos cuando llegara el momento.
- Pent: Entiendo.
- Hawkeye: Pero puede que no me dé cuenta cuando suceda. Por eso te lo doy a ti.
- Pent: Gracias, pero ¿qué pasará si no volvemos?
- Hawkeye: Volveréis. Los dos... No hay duda.
- Pent: Bien.
- Louise: Lord Hawkeye..., seguro que volveremos.

*En otro punto del lugar*
- Linus: Vaya, si no será Nino.
- Nino: ¡Eh! ¡Lloyd! ¡Linus! ¿Qué hacéis? ¿Trabajo?
- Lloyd: Eso será.
- Linus: ¿Y tú? ¿Qué te trae tan apresurada?
- Nino: También tengo un trabajo. ¡Llevo mensajes a madre, así que he de hacerlo bien! ¡Nos vemos! Podríamos quedar cuando acabéis de trabajar.
- Lloyd: Es una buena chica.
- Linus: Sí. Es increíble que sea hija de quien es.

*De nuevo junto al trio protagonico*
- Eliwood: La espera se hace larga. Tiene que haber algo que podamos hacer.
- Hector: Sé qué quieres decir, pero quedarnos aquí preparados...
- Legault: ¿Por qué no intentamos conseguir información sobre el Colmillo Negro?
- Lyn: ¿Hum? ¿Información?
- Legault: Sí. El cuartel general del Colmillo está aquí en Biran. Aunque nunca me revelaron su ubicación. El Colmillo Negro ha cambiado mucho. Cualquier cosa que averigüemos nos vendría bien.
- Eliwood: Buena idea. Gracias, Legault.
- Legault: No hay de qué.
- Eliwood: ¿Qué opinas, Mark? Tienes razón. Cualquier dato que consigamos servirá para orientarnos. Pues no se hable más. Adelante. Separémonos. Y mucho cuidado.
- Hector: Sí, será mejor.
- Lyn: Lo digo por ti, Hector.
- Hector: ¡¿Qué?!
*Hector y Lyn se desplazan a otra zona del mapa y Ninian se acerca a Eliwood*
- Eliwood: Pfff... Cualquiera diría que son amigos.
- Ninian: Je, je...
- Eliwood: ¿De qué te ríes, Ninian?
- Ninian: No, solo que... Deberías verte refunfuñando, Eliwood. Me recuerdas a mi institutriz.
- Eliwood: ¿Sí? ¿Eso te parece?
- Ninian: Ajá.
- Eliwood: Genial...
- Ninian: Ja, ja, ja.
- Eliwood: Me gusta verte reír.
- Ninian: ¿Perdón?
- Eliwood: Nada, nada. Venga, vamos.

*Lloyd y Linus ven al grupo protagónico*
- Lloyd: ¿Son ellos de verdad? ¡Creía que estaban en Nabata!
- Linus: ¿Qué más dará donde hayan estado? Los hemos encontrado, así que centrémonos.
- Lloyd: Tienes razón... Pero es mal momento. Atacarles mientras estén en la ciudad va contra nuestro credo. ¿Hablamos con padre y esperamos sus órdenes? Linus, avisaré a padre. Quédate aquí y vigílalos.
- Linus: ¿Por qué no los despachamos tú y yo?
- Lloyd: ¡No podemos! Ten paciencia. Solo tienes que seguirles adonde vayan. ¿Entendido?
- Linus: Sí... ... Vaya, no puedo resistir una tentación tan grande. ¡Eh! ¡Igor!
- Igor: ¿Qué quieres, Linus?
- Linus: ¡Salimos de caza! Les incitaremos y les llevaremos al centro de la ciudad.
- Igor: Espera un poco. ¿No se te ocurrirá desobedecer a Lloyd, no?
- Linus: Ha dicho que no quiere heridos civiles. Eso dijo, ¿no te acuerdas? Y nos ocuparemos de que así sea.
- Igor: Sí, ya, pero...
- Linus: ¡Igor! Le vamos a demostrar a mi hermano de que estamos a la altura, ¿me oyes? ¡Cuento contigo!
- Igor: ¡Grrr! ¡Nunca presta atención a nadie!

*Igor se acerca a Eliwood*
- Igor: ¿Eres tú Eliwood?
- Eliwood: ¿Quién...? ¿Eres del Colmillo Negro?
- Igor: Exacto. Tendrás el honor de morir a manos de los Cuatro Colmillos. Nuestro comandante es Linus, el Perro Loco.
- Hector: ¡Eliwood! ¿Es ese nuestro enemigo?
- Eliwood: Sí. ¡Hagámosles frente!
- Igor: Venid. Os degollaré en persona...

>> Comienza la batalla

[Si llevas a Heath]
- Heath: Biran... Oh, Mark. Tengo pocos recuerdos de mi patria. Soy desertor. Pero no puedo decir que no me alegro de estar aquí. Espero poder limpiar mí nombre pronto y volver a casa.

[Al aparecer Geitz]
- Geitz: ¿Qué pasa aquí? Una pelea... Pero, ¿quién lleva la razón? No sabría decirlo... No hay manera de saberlo. Creo que me quedaré en este bando.

[Al finalizar primer turno enemigo]
*En una de las casas*
- Nino: Vamos a ver... Seguro que este es el sitio, pero... No habrá llegado todavía. ... Hum... Qué niebla más espesa. El tiempo perfecto para machacar a canallas. Y aquí estoy yo haciendo de recadera... Me gustaría ser más valiosa para ayudar en la batalla.
*Aparece Jaffar*
- Nino: ¡Aaaah! No vuelvas a asustarme así, Jaffar. ¿Qué ocurre? Nunca llegas tarde.
- Jaffar: El último encargo me retuvo más de la cuenta.
- Nino: ¿Qué? ¿Acaso hay que pueda retrasarte? Nunca lo hubiera imaginado.
- Jaffar: Si tienes mi próxima... misión... Cuéntame...
- Nino: Bien. Madre me dio esto... ¿Eh? ¿Pero qué ha sucedido? ¡Estás cubierto de sangre!
- Jaffar: Es un arañazo. No es nada...
- Nino: ¡No se sangra así por un arañazo! Déjame ver.
- Jaffar: Déjalo. El siguiente objetivo... ...
- Nino: ¡Jaffar! Venga, despierta... ¡En pie! ¿Qué tengo que hacer?

[Al hacer hablar a Dart con Geitz]
- Dart: Espera un momento. Yo te conozco.
- Geitz: ¿Qué? ¿Te crees que puedes acercarte y hablarme así como así?
- Dart: ¡Ya caigo!: eres el chico que trabajaba para Belger... ¡Geitz!
- Geitz: ¿¡Dart?! ¿Eres tú? ¿Qué haces aquí?
- Dart: Me gusta causar problemas de vez en cuando. ¿Y tú? ¿Qué estás haciendo? ¿Trabajas para tu padre?
- Geitz: ¡Ni me lo menciones! Por mi parte, ya no soy miembro de esa familia.
- Dart: Bien, pues entonces, ¿qué haces aquí?
- Geitz: Nada... Pasaba por aquí cuando se formó esta batalla. Oye, Dart, ¿tú crees que me puedo unir a vosotros?
- Dart: ¿Eh? Vaya ideas que...
- Geitz: ¿No querías <<causar problemas>>? Déjame luchar a tu lado.
- Dart: Por mí, vale. Pero nos las vemos con unos tipos duros, te aviso.
- Geitz: No tengo nada más que hacer. ¡Lucharé hasta que me aburra!
- Dart: Pues adelante.
- Geitz: ¡Bien!

[Al visitar la primera casa]
- Nino: Eh... ¿Puedo ayudarte? Aquí hay un hombre herido. ¡No hables tan alto! No, no sé nada del Colmillo Negro. ¡vete, por favor! ¡Enojarás a mi paciente!

[Casa cercana al coliseo]
- Anciana: Hace mucho, el señor de estas tierras era un tirano. Todas las noches celebraba fiestas extravagantes en el castillo. Mientras tanto, los campesinos se morían de hambre. Pero un día, todo acabó. El señor murió. El Colmillo Negro lo había condenado a muerte. Para nosotros, el Colmillo era bueno. Da igual lo que digan por ahí. Por eso es tan difícil todo... ¿Por qué tuvieron que cambiar? Si os ayudo, traicionaré al Colmillo Negro. Sin embargo, quiero que te lleves esto.
*Obtienes C de Orión*

[Casa pareada a la izquierda]
- Aldeana: Dime, viajero, ¿has oído hablar de los Cuatro Colmillos? El pueblo de Biran los conoce muy bien. Son los cuatro mejores miembros del recto Colmillo Negro. Yo prefiero a Perro Loco. Me salvó de unos bandidos... Me asaltaron de noche, así que no le vi la cara... Últimamente se cuentan pocas cosas buenas del Colmillo Negro. No sé qué estará pasando.

[Casa en la izquierda]
- (?): Alto ahí.
- Visitante: ¿Quién es?
- (?): No hay que alarmarse. Tengo mis motivos para vestir el uniforme del Colmillo Negro, pero soy leal a Lycia, y no soy tu enemigo.
- Visitante: ...
- (?): Una mujer ha tomado el control del Colmillo Negro. Cuando te enfrentes a ella, usa este bastón. Esa mujer es la cabecilla que buscas. Se llama Sonia. No lo olvides: Sonia.
*Obtienes Silenciar*

[Casa en el eje superior]
- Soldado: Lo repetiré cuantas veces haga falta, lord Murdock. Si consentimos la tiranía del rey, Biran acabará...
- Murdock: Cállate
- Soldado: Pero...
- Murdock: Silencio. ¿Quién está ahí?
- Visitante: ¡Oh!

[Casa en la esquina derecha, cercana al mar]
- Anciano: Hace mucho trabajé en el palacio real de Biran. Fui profesor de historia del príncipe Zephiel. El príncipe es sabio. Es todo un prodigio en la familia. Pero el rey Desmond no valora el talento del chico, y este se marchita. Toma... Llévate esto. Es un sello terráqueo. Dentro encierra los poderes de varios artefactos: blasón de caballero, anillo guía, blasón heroico, látigo elysiano... No sé por qué le confío este tesoro a un extraño... No puedo explicarlo, pero es una corazonada. Por alguna razón creo que ayudarás al príncipe... Qué raro... ¡Vete! Complace a un viejo y llévatelo.
*Obtienes S terráqueo*

[Al iniciar combate contra Linus]
- Linus: Reza. Tendrás tiempo. Has cometido muchas fechorías hasta hoy... Arrepiéntete y duerme.

[Al pelear Eliwood con Linus]
- Linus: ¡Eh! ¿Eres Eliwood, no?
- Eliwood: ¿Estás al mando de este grupo?
- Linus: Así es.
- Eliwood: Tengo una pregunta... He oído que el Colmillo Negro respeta ciertas convicciones. Si es así, ¿por qué obedecéis a alguien como Nergal?
- Linus: ¿Nergal? Oh, ese temible hombre que Sonia presentó a mi padre. Esto no tiene nada que ver con él. Yo solo cumplo las órdenes que se me dan.
- Eliwood: ¿Nunca cuestionas la oportunidad de tus misiones?
- Linus: ¿Cuestionar, dices? ¿A qué viene eso? ¡Ni mi padre ni mi hermano cometen errores!
- Eliwood: Pero...
- Linus: ¡Deja de gemir! No necesito a mi hermano para liquidarte. ¡Te aplastaré solo en nombre del Colmillo!
- Eliwood: ¡Ah!

[Al pelear Hector con Linus]
- Hector: ¡Eh! ¿Diriges tú a esta panda de canallas?
- Linus: ¡Soy Linus Reed! ¡Hijo de Brendan Reed, jefe del Colmillo Negro! ¡Malhechores! ¡Preparaos para sufrir la justicia del Colmillo!
- Hector: ¿Malechores? ¡Mírate al espejo! Sois un hatajo de asesinos al servicio de Nergal.
- Linus: ¿Osas intercambiar insultos con tu enemigo? ¿O tienes miedo porque sabes que te enfrentas a la muerte? ¡Somos el Colmillo Negro! ¡No nos insultarás más!

[Al matar a Linus]
- Linus: Ah...

>> Al terminar el capítulo
- Eliwood: ¿Estás bien?
- Linus: He perdido... Mi hermano me lo advirtió... Sois... fuertes... demasiado...
- Eliwood: ...
- Linus: Pero... ¡No moriré tan fácilmente!
- Eliwood: ¿Cómo?
- Linus: ¡Vendrás conmigo!
- Hector: ¡Eliwood!
- Eliwood: Haz lo que debas.
- Linus: ¿Eh? ¿Qué has...?
- Eliwood: He notado algo durante la batalla. Has tratado de salvar a los campesinos de la lucha.
- Linus: Pues claro. No tienen nada que ver con esto. Vosotros erais el objetivo.
- Eliwood: No sois malvados. El Colmillo Negro lucha con honor. ¿Por qué somos enemigos?
- Linus: ¡Es culpa tuya! Tú haces el mal... ¡Bah!
- Eliwood: ¿Eh?
- Linus: ¡Esto no tiene sentido! Sonia le dijo a mi padre que erais criminales. Padre lo creyó y yo le obedecí, pero...
- Eliwood: ¿Sonia? ¿No es...?
- Linus: Tengo que retirarme de momento. Volveré cuando se aclare todo este asunto.

*Cambio de escena*
- Hector: Por poco.
- Eliwood: Perdóname. Quería hablar con él al menos una vez.
- Lyn: Tranquilo. Por lo menos hemos averiguado algo de nuestra adversaria.
- Eliwood: Por lo que se ve, el Colmillo hasta tiene cierto honor. Quizá Nergal los esté usando. Deberíamos hablar con el jefe, con Brendan Reed.
- Lyn: A lo mejor logramos resolver este asunto sin luchar más.
- Hector: No me gusta. Ese plan suena fatal.
- Eliwood: ¿Hector?
- Hector: Volvamos al campamento. Puede que haya noticias de Pent y de los demás.
*Hector se va*
- Lyn: ¿Qué habrá querido decir?
- Eliwood: ...

*Donde Linus*
- Linus: He de hablar con mi hermano... No sé si es sabio fiarse de esa mujer...
*Niebla roja*
- Linus: Ah... ¿Cómo...?
- Limstella: ...
- Linus: Ni siquiera te he... Nada...
- Limstella: Perro Loco. Fabulosa quintaesencia.
- Linus: Maldición... He fracasado... Hermano... Lo siento... ...

*En la casa que descansaba Jaffar*
- Jaffar: ...
- Nino: ¿Estás despierto? Gracias al cielo...
- Jaffar: Yo te conozco...
- Nino: Sí, nos hemos visto mucho. No creo haberte dicho mi nombre, de todas formas. Me llamo Nino. Soy la hija de Sonia.
- Jaffar: ¿Qué estás haciendo?
- Nino: ¿Eh?
- Jaffar: ¿Has olvidado la ley del Colmillo? <<Sacrificad a los heridos para salvar a los fuertes.>>
- Nino: No es...
- Jaffar: He estado inconsciente y solo fuera de nuestros muros. Deberías haber obedecido la ley...: matar y huir. Pero no lo has hecho.
- Nino: Pe... pero... ¿Dejar morir a un compañero? No podría hacerlo.
- Jaffar: No seas estúpida.
- Nino: Snif...
- Jaffar: Tch...
- Nino: ¡No te muevas! ¡Apóyate en mí!
- Jaffar: No me... toques...
- Nino: No te muevas, por favor. Has sagrado mucho... Y vuelves a sangrar. ¿Qué hago? No se detiene.
- Jaffar: ...
- Nino: Por favor... no mueras. ¡No te mueras!

*Mientras tanto, Lloyd...*
- Lloyd: ... Linus... Insensato, te avisé... ... Espérame. Pronto estaré contigo. Y te llevaré sus cadáveres como presente.

*Mansión de Biran*
- Soldado: Su Alteza Real, su Majestad el rey ha llegado.
- Desmond: ¿Dónde está Zephiel?
- Hellene: Majestad... Es un placer verte. En la gloria de este día nos honras con tu presencia.
- Desmond: Basta. ¡Llamad al chico!
- Hellene: Tu hijo está de caza.
- Desmond: Sabías que venía yo y, aun así, le has mandado marchar. Hum... Muy sutil, mujer. Bien, tienes cosas que hacer. Faltan diez días para la ceremonia de madurez del muchacho. Es algo importante.
- Hellene: Por fin... Cuando termine la ceremonia, nuestro hijo abandonará las sombras y será bienvenido como el legítimo heredero al trono. ¿Sabes cuánto tiempo lleva esperando este momento?
- Desmond: Deja de quejarte. Tú y Zephiel, reina y heredero de Biran no habéis carecido de nada.
- Hellene: Vivimos en esta mansión mientras tú estás en palacio con esa... mujer. Debes de estar muy decepcionado porque te haya dado una princesa en vez de un príncipe.
- Desmond: ¡Hellene! ¡Te has excedido!
- Hellene: Mi hijo, que gracias a mi lleva sangre noble de Etruria en las venas, será nombrado heredero legítimo dentro de diez días. ¡Ja, ja, ja! Da igual cuánto la adores: tu hija ilegítima, Guinivere, está destinada a no ser más que una sombra... ¡Será mi hijo quien reine en Biran! ¡Mi hijo Zephiel! ¡Ja, ja, ja, ja! ¡No sabes qué placer me causan esas palabras!
- Desmond: ¿Ya has terminado? Yo también tengo que contarte algo.
- Hellene: ¿De qué se trata?
- Desmond: Ayer noche algún malhechor robó el Emblema de Fuego de palacio.
- Hellene: ¡No puede ser! Ja, ja, ja. Eres retorcido, Majestad. ¿Acaso crees que me iba a tragar una historia así? El Emblema de Fuego es el mayor tesoro de Biran. No hay gema que se le compare. Robar un objeto como ese es imposible, ¿no es así?
- Desmond: Por desgracia, digo la verdad.
- Hellene: No...
- Desmond: Ya conoces la importancia del Emblema de Fuego. Es el símbolo del heredero, la pieza esencial de la ceremonia. Sin el Emblema, no habrá ceremonia.
- Hellene: ¡¡No!! ¡Es un truco tuyo! ¿Cómo puedes rechazar así a Zephiel? Es sangre de tu sangre. Es hijo tuyo, ¿le deseas tanto mal?
- Desmond: He oído que Zephiel es... un estudiante dotado, un gran luchador, un portento en todos los ámbitos. Y también parece gozar del aprecio de la gente.
- Hellene: ¡Sí! Todo eso es cierto. Es un gran hijo.
- Desmond: Yo no destaqué en nada: ni con los libros ni con las espadas...
- Hellene: ¿Qué quieres...?
- Desmond: No puedo decir que sea amado por mis súbditos... Zephiel y yo somos diferentes en todo. Es difícil creer que es mi hijo.
- Hellene: ¡Zephiel es el hijo de su Majestad! ¡Alteza, sabes que es cierto!
- Desmond: Sea así o no, sin la ceremonia... no será nombrado heredero. Haz caso de lo que digo y prepárate, mujer.
- Hellene: ¡Majestad! ¡Rey Desmond! Por favor... ¡Espera, por favor! ¡Es tu heredero! ¡Tu hijo! Por favor... ¿Qué he de hacer? Zephiel...

*Un rato después*
- Mayordomo: Con permiso, Alteza. Tiene visita...
- Hellene: No veré a nadie. Que se marche.
- Mayordomo: Alteza, yo...
- (?): Está bien. vete. Ya me ocupo yo.
- Mayordomo: Sí, mi señora.
- Hellene: ¿Quién es?
- Louise: Lady Hellene, ha pasado mucho tiempo. Soy yo, Louise.
- Hellene: ¿¡Louise!? ¿Eres tú de verdad? Ah... Louise...
- Louise: ¿Qué sucede? Tienes los ojos rojos. Es una lástima ver tanta belleza empañada por unas lágrimas.
- Hellene: Hay algo que... Yo...
- Louise: Si lo tienes a bien, escucharé tus cuitas. Mi marido me acompaña. Quizá pueda prestarnos ayuda.
- Hellene: ¿También ha venido lord Pent? Ah... ... Para ser sincera

*De noche, Pent y Louise se reúne con los protagonistas*
- Eliwood: ¡Lord Pent! ¡Lady Louise!
- Pent: Siento haberos hecho esperar.
- Eliwood: ... ¿Cómo ha ido todo?
- Pent: No puedo decir que haya sido un fracaso absoluto, pero...
- Lyn: ¿Qué quieres decir?
- Louise: Tenemos algo que hacer.
- Hector: ¿Qué quieres decir?
- Louise: La reina Hellene busca algo. Si lo encontramos…
- Eliwood: Escuchará nuestra petición, ¿no es así?
- Pent: Tenemos hasta el amanecer del décimo día a partir de hoy. ¿Qué decís? La decisión es vuestra.
- Eliwood: Lo haremos. Seguro que es una prueba que nos reserva el destino.

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword