Cap. 25A E: Flor pálida del abismo

>> Introducción
Persiguen al Colmillo Negro hacia el sur. Pese a que el rastro desaparece, Lyn emplea su habilidad de rastreo y la persecución continúa. El camino conduce a las infranqueables montañas de Biran. Las cumbres no conocen estaciones, la nieve cubre todo con su manto blanco. En esta tierra de reflejos cegadores, surge un antiguo castillo.

>> Escena de apertura
- Sonia: Así que al final no has podido con ellos, ¿no?
- Vaida: ...
- Sonia: Te presenté a lord Nergal solo por respeto hacia tu cargo. Pero erré al pensar que un antiguo soldado real podría...
- Vaida: No fallaré la próxima vez, lo juro. Te ruego que me concedas una oportunidad más.
- Sonia: Ja, ja, ja... ¿Otra más? Bromeas, no cabe duda.
- Vaida: Sin la recomendación de lord Nergal, no volveré a volar jamás. No como jinete de wyvern real, al menos. ¡Por favor! ¡Una oportunidad más!
- Sonia: Por lo menos se te da bien suplicar. Súmelo: no has decepcionado, y nada lo compensará. Da gracias. Ahora eres un paria, no se te someterá al juicio del Colmillo.
- Vaida: ...
- Sonia: Apestas a fracaso. Vete y déjame respirar en paz.
- Vaida: Mm.
*Vaida se va*
- Sonia: ¿Estás ahí, Ursula?
- Ursula: Sí, lady Sonia.
- Sonia: En el mundo hay dos tipos de personas, Ursula. Los que tienen madera de dirigentes, y los nacidos para servir: deshechos humanos. Y eso es todo. No hay más. Yo soy del primer grupo, un espécimen perfecto elegido por lord Nergal. Quieres ser como yo, ¿no es así, Ursula?
- Ursula: Sí, por supuesto.
- Sonia: Entonces utiliza a los despojos y aprovéchate de ellos. si los tratas como a iguales, te arrastrarán a la desgracia. Vaida es un buen ejemplo. Trata a la basura como si fueran personas. Eso la condena al fracaso... Es una estúpida.
- Ursula: ...
- Sonia: Sin embargo, tú... Debes tener cuidado. No me gustaría verte caer como ha hecho Vaida.
- Ursula: Entiendo. Gracias, eminente lady Sonia.
*La escena cambia a fueras de la fortaleza*
- Eliwood: Esa jinete de wyvern... era la misma mujer con quien luchamos antes. Eso quiere decir que siguieron este sendero de la montaña.
- Lyn: Ahora que han llegado tan lejos, han bajado la guardia. Se pueden ver sus huellas en la nieve con toda claridad.
- Eliwood: Y los has rastreado sin desviarte. Asombroso.
- Lyn: Je, je... ¿Tienes algo que añadir, Hector?
- Hector: Eh... Bue... Me da que me equivoqué.
- Lyn: Por lo menos lo admites.
- Eliwood: Esa fortaleza de allí debe de ser su cuartel general.
- Lyn: Echemos un vistazo a ver qué descubrimos.
- Hector: Bien. Yo iré delante.
- Eliwood: ¿Por qué se lo pasan tan bien esos dos?
- Hector: Vaya... Mira qué tenemos aquí... Sí que es un sitio complejo.
- Eliwood: No son más que susurros, pero oigo voces humanas.
- Lyn: ¡Por ahí! Retrocedamos un poco.
- Eliwood: ¡Marcus! Espera aquí con Ninian y los demás. Estad listos para huir en cualquier momento.
- Marcus: Sí, señor. Así se hará.
*El trío se acerca en donde se encuentra Sonia*
- Nino: ¿De verdad? ¿Me encomiendas una misión? ¿De verdad de la buena? ¡Madre!
- Sonia: Sí. Y además se trata de algo muy importante. Es para el rey de Biran.
- Nino: ¿¡Para el rey!? Qué importante...
- Brendan: Sonia, no estoy de acuerdo. Es una niña; correrá demasiado peligro.
- Nino: ¿Padre?
- Sonia: Tienes razón, sería mejor que se encargasen tus hijos. Pero no hemos sabido nada de ellos desde el último informe.
- Nino: Lloyd... Linus...
- Brendan: ...
- Sonia: Así que lo hará mi hija. Y no quiero oír más quejas por tu parte.
- Brendan: ...
- Nino: ¡Ah! Padre...
- Sonia: ¡Haz lo que te plazca!
- Nino: Pero...
- Sonia: Primero los negocios. ¡Jaffar! ¡Ven aquí!
*Jaffar aparece*
- Nino: ¡Jaffar!
- Lyn: ¡Mira! ¡Aquel de allí! Estaba en la Puerta del Dragón.
- Hector: Es un secuaz de Nergal, de eso no hay duda.
- Eliwood: ...
- Nino: ¡Jaffar! ¿Qué haces levantado? ¿No te duelen las heridas?
- Jaffar: ...
- Sonia: ¿Por qué eres tan impertinente? Llegas a irritarme. ¿Acaso no has oído al rey?
- Jaffar: El príncipe Zephiel... Lo quiere asesinar.
- Nino: ¿Qué? ¿Al príncipe? ¿El rey quiere matar al príncipe? ¿Por qué? ¿No es su hijo?
- Sonia: ¡Nino! Cállate.
- Nino: Ah... Lo siento.
- Sonia: Jaffar, esta misión es para ti... y te llevarás contigo a Nino.
- Jaffar: ... No hablas en serio.
- Sonia: Sí, muy en serio. Es mi hija. Debe demostrar lo que vale cuanto antes.
- Jaffar: No lo hagas. Es demasiado para ella.
- Sonia: Mientras la acompañes tú, no debería haber muchos problemas. No aceptaré un no por respuesta. Necesitamos que el rey esté en deuda con nosotros. Son órdenes explícitas de lord Nergal.
- Jaffar: ...
- Sonia: ¡Nino! Supongo que estás al tanto de las consecuencias en caso al tanto de las consecuencias en caso de fracasar, ¿no?
- Nino: Eh... Sí, sí.
- Sonia: Pues entonces vamos a vigilar la mansión del príncipe. Te daré más detalles por el camino.
*Sonia, Nino y Jaffar salen de la fortaleza*
- Sonia: ¡Kenneth!
- Kenneth: Sí, lady Sonia.
- Sonia: ¿Dónde está Brendan? Ha salido de la sala.
- Kenneth: Está fuera con Jan.
- Sonia: ... ¿Qué tramará? Luego me ocuparé de eso. Escucha, Kenneth. Te encargarás de la guardia hasta que vuelva. Que no le pase nada al objeto.
- Kenneth: Bien. Lo custodiaré con mi vida.
*El enemigo se retira*
- Eliwood: ¿De verdad que planean asesinar al príncipe?
- Hector: Eso parece por lo que le ha dicho el rey. Increíble...
- Lyn: El Emblema es imprescindible para la ceremonia del príncipe, ¿no? De nada vale tener el Emblema si el príncipe está muerto.
- Eliwood: ¡Debemos impedir el asesinato! Quizá si hablamos con la chica esa, Nino, entre en razón.
- Lyn: Jaffar parece mucho más peligroso... No tenemos alternativa.
*Kenneth aparece frente a nuestros personajes*
- Kenneth: Hola, allanadores. Bienvenidos. Vaya, vaya: mira que asaltar una fortaleza de asesinos. ¿Qué divertido, no? ¡Je, je, je, je!
- Eliwood: ¡Oh!
- Kenneth: No saldréis de aquí. Sonia ha delegado en mí durante su ausencia.
- Eliwood: Tú... Tú eres un religioso. ¿Qué estás haciendo aquí?
- Kenneth: ¿Te refieres a mi relación con los <<dioses>>? ¿Sigues siendo esclavo de ese concepto? ¿No conoces a lord Nergal? Entonces debes saber algo. Los dioses son invenciones de la debilidad humana. Si hay un dios, ese es mi señor Nergal. Solo él.
- Eliwood: Loco...
- Hector: ¡Eliwood! ¡No desperdicies más tiempo con ese lunático! ¡Salgamos de...!
- Nils: ¡No podemos! Algo nos obstruye el paso. ¡No podemos salir!
- Ninian: Ese hombre. El que tienes delante... Irradia mal...
- Kenneth: No hay nada más bello que el sufrimiento del hombre. cuando lo contemplo, floto en un mar de dicha... Y vosotros vais a sufrir durante mucho, mucho tiempo.
*Kenneth se teletransporta*
- Eliwood: Se ha ido.
- Ninian: Sí, pero sigue cerca... Está dentro del... edificio...
- Nils: ¡Tenemos que vencerle y destruir su barrera! Si no, no podremos salir nunca.
- Eliwood: ¡Mark! Tenemos que encontrarlo y escapar de aquí. ¿Cuáles son tus órdenes?

>> Comienza la batalla
[Al comienzo. Si Geitz participa en el combate.]
- Geitz:
¡Vamos, Mark! ¿De verdad que me quieres a mí? Venga ya. No soporto el
frío. ¿Cómo? ¿Que todos cuentan conmigo? Bueeeno...

[Al comienzo. Si
Wallace participa en el combate.]

- Wallace: Jua,
jua, jua. ¡Has hecho bien en elegirme a mí para esto, Mark! ¡Debiluchos! ¡Sus
tristes ataques no pueden nada contra mí! ¡Cortaré esta nieve como si
esgrimiera un filo nuevo!

[En cierto momento de la batalla]
- Nils: Ah... ¡Un momento! La nieve cesará pronto. Aprovechemos para avanzar.

[En cierto momento de la batalla]
- Nils: Ah... ¡Espera! Va a nevar otra vez. Cuidado.

[Al aparecer Karel al termino del 9no turno y si cumples los requisitos de aparición]
- Karel: Aquí estamos. Mm... El viento acompaña para la fiesta que va a empezar.

[Al aparecer Harken al inicio del 10mo turno y si cumples los requisitos de aparición]
- Harken: ¿Intrusos? Dejadles ir. No tenemos nada contra ti. Debemos ganarnos la confianza del Colmillo Negro y acercarnos a ese hombre. Debemos vengar la muerte de nuestro señor lord Elbert...

[Al hablar a Karel con Eliwood]
- Eliwood: ¿Quién eres?
- Karel: Karel.
- Eliwood: ¿Luchas también contra el colmillo Negro?
- Karel: He oído que el Colmillo aceptan reclutas. He venido a retarles.
- Eliwood: ¿Tienes alguna razón para ello?
- Karel: Vivo de mi espada. Ella me guía. Tú...
- Eliwood: ¿Qué?
- Karel: Eres bueno, pero aún serás mejor. Serás muy bueno. Me uniré a ti.
- Eliwood: ¿Vas a ayudarnos a mis amigos y a mí? ¿Por qué?
- Karel: Algún día serás un espadachín temido. Sería un desperdicio murieras aquí. He de verte... perfeccionarte. Esperaré ansioso ese momento.
- Eliwood: ...
- Karel: ¿Seguimos? Nos espera una gran fiesta...
*Reclutas a Karel*

[Al hablar a Harken con Eliwood]
- Eliwood: Tú... ¿Es posible? ¿Eres tú, Harken?
- Harken: ...¡Ah!
- Eliwood : ¡Espera, por favor! ¿Eres Harken, el caballero de Pherae?
- Harken: ¿Lord Eliwood?
- Eliwood: Oí que todos los hombres de mi padre habían muerto defendiéndolo. Me alegro de verte. ¿Por qué no volviste a Pherae?
- Harken: Fracasé en el cometido de defender a mi señor... No soy merecedor del honor de ser caballero de Pherae.
- Eliwood: Harken...
- Harken: La magia de Nergal nos redujo a la nada. Cuando se llevaron a lord Elbert, me sentí impotente...
- Eliwood: Nergal...
- Harken: He oído que tiene que ver con el Colmillo Negro. Recorrí el continente en pos de rastros suyos... Quería atacarles con mis últimas fuerzas.
- Eliwood: Por eso has acabado aquí... En tal caso, Harken, deberías unirte a nosotros.
- Harken: Perdóname, lord Eliwood... Preferiría morir como caballero que vivir en la humillación. Cambiaré mi vida por la de varios de ellos.
- Eliwood: ¡Espera! ¡Harken! ¿Crees que mi padre habría querido esto?
- Harken: Lord Eliwood, por favor...
- Eliwood: Únete a mí, Harken. Ni mi padre ni yo aprobaríamos tal muerte sin sentido. Ayúdame a alcanzar el sueño de mi padre: restaurar la paz.
- Harken: Entiendo. Mi vida te pertenece. Ojalá te sirva más que a tu padre.
*Reclutas a Harken*

[Al enfrentar a Kenneth]
- Kenneth: Estáis durando más de lo que creía. Pero es hora de acabar con esto.

[Kenneth al morir]
- Kenneth: ¿Quiere esto decir... que... he fracasado? ...

>> Al terminar el capítulo
- Eliwood: Nergal los ha vuelto locos a todos...
- Lyn: Debe ser terrible perder el dominio de ti mismo... Verte sometido al yugo del poder de Nergal... ... ¡Eh! ¿Qué es esto?
- Eliwood: No puede ser... ¿El Emblema de Fuego?
- Hector: Así que este canalla lo tenía oculto... ¡Cojámoslo y larguémonos!
- Lyn: Por fin hemos recuperado... No malgastemos nuestra buena suerte.
- Hector: ¡Eliwood! ¡No hay razón para permanecer aquí!
- Eliwood: ¡Lo sé! ¡Corramos a la mansión! ¡Hemos de impedir el asesinato! No podemos abandonar al príncipe a su suerte.

*Mientras tanto, en el bosque*
- Sonia: ¿Sabes qué debes hacer, no? el plan debe ejecutarse esta noche.
- Nino: Madre... Aunque sea una sola vez... Solo un instante... ¿Puedo... cogerte de la mano?
- Sonia: Nino, ya sabes que desprecio tales sandeces.
- Nino: Lo... Lo sé. Pero puede que no haya más oportunidades... Creía que...
- Sonia: Bien.
- Nino: ¿Eh?
- Sonia: Si completas esta misión, te daré la mano cuantas veces quieras. Hasta te abrazaré y te acariciaré la cara.
- Nino: ¿De verdad? ¡Entonces haré todo lo que pueda! ¡Sí, sí! ¡Lo conseguiré! ¡Espérame, madre!
- Sonia: Lo haré. ¡Ten cuidado!
- Nino: ¡Bien! ¡Volveré!
- Sonia: Ah, Jaffar, espera un momento.
- Jaffar: ...
- Sonia: Es sobre la misión de esta noche...
- Jaffar: ¿Qué sucede?
- Sonia: Cuando hayas matado al príncipe, mata también a Nino.
- Jaffar: ¿Qué?
- Sonia: Los dos asesinatos... son por orden del rey. El príncipe es muy querido, y su muerte sembrará el caos. Si no se captura y se cuelga al asesino enseguida, el caos se apoderará de Biran. Hace falta un chivo expiatorio. ¿Lo comprendes?
- Jaffar: ¡Nino es tu hija!
- Sonia: Es basura. Un despojo. Un desperdicio humano. Por lo menos le he encontrado una utilidad. Dijo que haría cualquier cosa para complacer a cosa para complacer a su madre, ¿no? Su muerte me agradará más que su vida.
- Jaffar: ...
- Sonia: ¿Qué ocurre? ¿Tienes algo que decir?
- Jaffar: ... Esto... no tiene nada que ver conmigo.
- Sonia: Cuando lord Nergal te encontró, eras huérfano. Te eligió a ti por la dureza de tu corazón y tu destreza con la espada. Lord Nergal no concede segundas oportunidades. No lo olvides.
- Jaffar: ...

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword