Capítulo 3: Banda de mercenarios

»» Introducción
Dos caballeros de Lycia le revelan el secreto de su pasado.
Para reunirse con su abuelo, Lyn se dirige al oeste, hacia Lycia y su destino.
Una cadena montañosa separa las llanuras de Sacae y Biran. Hay muchos bandidos por la zona; los más crueles son los taliver. Causan estragos tanto en Sacae como en Biran, y su maldad no conoce límites. En su décimo día fuera de las llanuras, Lyn es testigo de estas atrocidades.


» Escena de apertura

- Lyn: Este lugar es...
- Sain: Toda la zona está en ruinas. ¿Por qué no les ayudará el marqués?
- Lyn: En la montaña Taliver habita una banda de bandidos muy crueles. Ningún marqués gobierna aquí. Mi pueblo estaba cerca, en la otra parte de la montaña. A mi gente... Los bandidos taliver vinieron de noche. Les bastó una noche. Sobrevivimos menos de diez, incluida yo. Son animales, bestias. No les perdonaré nunca. Nunca.
- Sain: Lyndis...
- Kent: ...
- Lyn: No estoy huyendo. Volveré... algún día. Seré más fuerte... Los aplastaré como un caballo aplasta hierba. Vengaré a mi pueblo. Haré lo que esté en mi mano.
- Sain: Cuando llegue ese día, llévame contigo.
- Lyn: Sain.
- Kent: Tampoco te olvides de mí.
- Lyn: Kent... ¡Oh! ¿Tú también, Mark? Yo... Sois... Gracias.

*En el mapa, dos bandidos rodean a una jinete pegaso*
- Migal: Espera aquí, joven. ¿Qué harás en señal de arrepentimiento? ¿Eh?
- Florina: Eh... Yo... Bueno, yo...
- Bandido: Buena captura, ¿no te parece? Seguro que el jefe nos da una buena recompensa.
- Migal: Sí, esta se ha portado muy mal, así que sería justo. Se lo tiene merecido.
- Florina: Pe... Pero...
- Bandido: ¿Qué hacemos con la mula voladora?
- Florina: ¡No la toques!
- Bandido: ¿Qué? Será mejor que te calles, niña.
- Florina: Hazme lo que quieras, pero... a él déjalo, por favor. Te lo ruego.
- Migal: ¡Ja, ja, ja! ¡Inepta! Solo hay pegasos en Ilia. Son animales escasos. Valen mucho más que tú. Lo venderemos por una montaña de oro ¿Dejarlo, dices? ¡Ja!
- Florina: No, no puedes...
- Migal: ¡Vamos! ¡Adelante!

*El grupo de Lyn se acerca*
- Kent: ¿Qué es esto? En guardia, Lyndis. Parece que hay cierta agitación por allí.
- Lyn: Es..., es un pegaso. ¿Es posible? ¿Florina? ¿Eres tú, Florina?
- Florina: ¡Ah! ¿Lyn?
- Lyn: ¡Florina! ¿Qué estás haciendo en un lugar así?
- Florina: ¡Lyn! ¿Eres tú de verdad? Yo... Yo...
- Lyn: Vamos, no llores.
- Florina: Lo siento.
- Kent: ¿Os conocéis?
- Lyn: Es amiga mía. Esta es Florina, aprendiz de jinete de pegaso de Ilia. Le incomoda la presencia de hombres. Dime, Florina, ¿qué ha pasado?
- Florina: Bueno..., esto... Cuando oí que te habías ido... Decidí seguirte. Luego vi este pueblo... Descendí para ver si tenían noticias de ti. No vi a estos dos, y..., bueno...
- Lyn: Aterrizó tu pegaso sobre ellos?
- Florina: Bueno..., un poco...
- Bandido: ¡Ja! Ya la habéis oído. ¡Admite su agravio! Arrolló a mi amigo, y ahora debe pagarlo.
- Lyn: ¿Te has disculpado, Florina?
- Florina: Sí. Les he dicho que lo siento muchas veces. Pero no me escuchan. ...
- Lyn: No llores; no pasa nada.
- Florina: Lyn...
- Lyn: Mirad, está claro que lo siente. ¿no podemos dejarlo pasar? No parecéis heridos ni nada semejante.
- Migal: Ni hablar. La chica se viene con nosotros, aunque sea por la fuerza.

*Los bandidos se alejan*
- Migal: ¡Eh! Salid, chicos. Los hombres son todos vuestros, pero no toquéis a las chicas.

- Lyn: ¡Mark! ¡Tenemos que defendernos!
- Florina: Lyn... Yo...
- Lyn: ¿No eres una jinete de pegaso? Sabes luchar, ¿no?
- Florina: ¡Sí!
- Lyn: Escúchame bien, Mark. Nos enfrentaremos a bandidos. Son inferiores, pero no podemos subestimarlos. Vamos a expulsarlos de aquí. ¿Listos?


» Inicia el juego

- Lyn: La disposición del terreno podría dificultar la lucha. Lo mismo ocurre al enemigo. Si usamos los muros como tales, podríamos asegurar la victoria.
- Florina: Lyn... ¿Quién es?
- Lyn: Es Mark. Es un aprendiz, pero es mi estratega.
- Florina: Ah, bien... Eh... ¿Mark? Encantada de conocerte.

[Tutorial]
Los edificios con tejados rojos son pueblos. Los pueblos corren peligros de ser atacados. Si un enemigo llega a un pueblo antes que uno de los nuestros, destruirá el pueblo. Visita a los lugareños cuanto antes y avísales del peligro. Solo puede beneficiarte. Vamos a visitarles. Selecciona a Lyn.
*Al hacer la acción*
- Lyn: Si tengo que visitar un pueblo, dame la orden.
*Al entrar al pueblo*
- Lyn: ¿Hay alguien?
- Lugareños: ¡Dejadnos en paz, maleantes! ¡Largo! ¡Fuera! ¡No hay más oro!
- Lyn: No, esperad. No somos bandidos. Queremos ayudaros. Oídme, por favor.
- Wil: Que no salga nadie. Veré qué es lo que pasa. ¿No sois bandidos? Pues, ¿quiénes sois?
- Lyn: Me llamo Lyn. Mis compañeros y yo estamos de paso por aquí. Hemos visto bandidos. Vamos tras ellos, pero... necesitamos que adviertas a los lugareños.
- Wil: ¡Eh,espera! Mi nombre es Wil. También estoy de viaje, más o menos. La gente de por aquí ha sido amable conmigo. ¿Podría luchar con vosotros?
- Lyn: Pues claro. Toda ayuda será poca. Bienvenido, Wil.


[Tutorial]

Por visitar un pueblo, tenemos un compañero nuevo.
Wil es un arquero. Usa un arco para luchar. Los arcos pueden dispararse contra enemigos situados a un espacio. Los obstáculos no interfieren.
Los ataques a enemigos que no están adyacentes se llaman indirectos. Si el enemigo no cuenta con armas válidas para ataques indirectos, no habrá contraataque, lo cual te beneficia. Pero no podrás atacar a espacios adyacentes. Si se te acerca alguien y te ataca, pues mala suerte.
Las unidades con arcos prestarán buen servicio desde la segunda línea. Vamos a probar con un ataque indirecto, ¿vale? Selecciona a Wil.
*Al hacer la acción*
- Wil: Hola. Soy Wil. ¿Te acuerdas? ¿Por qué no me das una orden? Quiero ayudar.


[Tutorial]

Ahora va Florina, una jinete de pegaso. Como habrás supuesto, los jinetes de pegaso pueden volar. Pueden moverse por casi cualquier terreno. Esta pared detendría a casi todas las unidades, pero no supone ningún obstáculo para un jinete de pegaso.
Selecciona a Florina.
-Al realizar la acción-
- Florina: Estoy... Estoy lista para luchar. Acataré tus órdenes.


[Tutorial]

Conocer a tus unidades y sus habilidades y saber cómo usarlas en combate es importante para poder ganar.
Para averiguarlo todo sobre una unidad, coloca el cursor sobre ella y pulsa el Botón R.


*Luego del turno enemigo*
- Florina: ¡Lyn! ¿Qué hago? ¡Hay un arquero!
- Lyn: ¿Qué? ¿Dónde? Ah, es Wil.
- Wil: ¡Hola! ¿Eres amiga de Lyn?
- Florina: Mm...
- Wil: ¿Qué te ocurre? ¿Te encuentras mal?
- Lyn: Lo siento, Wil. Se llama Florina. Es tímida con los hombres y, además, tú llevas un... arco.
- Wil: ¡Ah, claro! Seguro que eres una jinete de pegaso. Siento haberte asustado... Entiendo tu miedo a los arcos.
- Florina: Yo... Eh... Lo siento... Incluso el mirar a un arco... me da mucho miedo...
- Wil: Claro, lo comprendo. Pero solo deberías asustarte de los arqueros enemigos.
- Florina: Sí, tienes razón...


[Tutorial]

Las unidades voladoras, como los jinetes de pegaso, son muy vulnerables a los arcos. Las flechas les producen heridas graves. Si el enemigo posee unidades con arcos, debes poner especial atención.


[Pueblo]

¿Has venido a ayudarnos? Estupendo. Con tanto bandido, no sabía que debía hacer. No es mucho, pero toma, coge este dinero. Hay una armería hacia el sureste. Consigue las armas que necesites y ayúdanos, por favor.
*Obtienes 2000 monedas*
[Tutorial]
Las armas poseen una duración limitada. Conforme las usas, se gastan. Al llegar a cero, se rompen y desaparecen del inventario. Comprueba la resistencia del arma colocando el cursor sobre una unidad y pulsando el Botón R. También puedes usar la ventana de objetos. El número situado junto al arma es su resistencia.
Cuidado: si una unidad no tiene arma no podrá combatir.


[Conversación: Florina vs Migal]
- Florina: Eh... Perdón...
- Migal: ¿Eh? ¡Eres tú! ¿Has cambiado de opinión sobre venir con nosotros, eh?
- Florina: Bueno..., no.... Pero esto es todo por mi culpa... Sí... ¿No podríamos...?
- Migal:¿¡Qué!? ¡Suéltalo de una vez!
- Florina: Lo siento. ¿No podríamos...? ¿No podríamos dejar de luchar?
- Migal: Te estás burlando de mí. ¿Después de haberme ridiculizado? ¡Ni hablar!
- Florina: ¡Aaaaah!
- Migal:¡Tú te vienes conmigo, te lo garantizo! Si quieres salir ilesa, ríndete ahora mismo.

[Conversación: Lyn vs Migal]
- Lyn: Una cosa: me gustaría preguntaros algo.
- Migal:¿Quieres rogar por tu vida, moza?
- Lyn: ¿Sois... bandidos taliver?
- Migal:¿Taliver? ¿Te parecemos monstruos? No tenemos nada que ver. Esas bestias son capaces de matar mujeres y niños. Nosotros somos Ganelon, y sabemos qué significa <<honor>>. No atacamos a las mujeres, para empezar. Je,je,je. ¿Para qué matar algo que puedes vender?
- Lyn: Si no sois taliver, no hay razón para que muráis hoy aquí. Si queréis volver grupas y marcharos, hacedlo ahora.
- Migal: Tú... Serás... ¡Basta de modales! Te voy a enseñar a estarte calladita.


*Batalla contra Migal*

- Migal:¡Desenvainad! No vamos a aceptar ninguna disculpa vuestra.
-Migal derrotado-
- Migal: Ah... Te arrepentirás de esto... Mis hermanos..., los bandidos de Ganelon, no consentirán esto...


» Al derrotar a los bandidos

- Lyn: Asunto resuelto.
- Florina: ¡Lyn!
- Lyn: Florina... ¿Por qué me has seguido? Es muy peligroso.
- Florina: ¿Recuerdas la ceremonia de investidura de los Caballeros de Pegaso de Ilia?
- Lyn: Sí, hay que unirse a unos soldados independientes para formarse. ¿Es lo que te ha traído hasta aquí, Florina?
- Florina: Ajá. Quise hablar contigo antes de partir. Pero cuando fui a Sacae, oí que te habías ido con extranjeros, y...
- Lyn: ¿Te preocupaste por mí? Gracias, pero más me preocupas tú a mí.
- Florina: ¿Yo?
- Lyn: Mira: la mayoría de los mercenarios son hombres. Grupos de hombres. No te imagino entre ellos desenvolviéndote.
- Florina: Ya lo sé, ya. Pero es que siempre he soñado con ser una jinete de pegaso. Pensé que lo conseguiría de una manera u otra. Después de lo de hoy, no sé... A lo mejor debería... desistir...
- Lyn: Florina... no llores... Sí,no hay razón para renunciar a tu sueño. ¿Eh?
- Sain: ¡Querida Florina! Tengo una gran idea.
- Kent: ¡Sain!
- Sain: Vente con nosotros. Con la incorporación de Wil, somos un buen grupo de soldados. Y también muy independientes.
- Wil: Espera, ¿me incluyes a mí?
- Sain: Claro, estábamos destinados a conocernos aquí. Es el destino. La banda de mercenarios de Lyndis será el mejor grupo de entrenamiento que puedas encontrar jamás.
- Kent: Sain... Esto no es cosa de broma.
- Florina: ¿Lyndis? Eh... ¿Lyn? ¿Mercenarios?
- Lyn: Luego te lo explico mejor. Esto es un poco improvisado. Pero Sain tiene razón. ¿Vendrás con nosotros, Florina?
- Florina: ¿Viajar contigo, Lyn? ¿De verdad? ¡Me encantaría!
- Sain: ¡Estupendo! ¡Hermosa Florina! Soy caballero de Caelin. Me llamo Sain...
- Florina: ¡No!¡Retrocede! ¡No te acerques tanto!
- Sain: Ah... bella y sin embargo tan recatada.
- Kent: Te pido perdón por habernos calificado de mercenarios...
- Lyn: No, lo apruebo. No podemos dejar a Florina sola. Necesita una atención especial. ¿Cuento contigo?
- Kent: ¡Sí! No tienes más que pedirlo.
- Wil: Entonces... ¿Os parece bien de verdad que viaje con vosotros?
- Lyn: Pues claro. ¡Faltaría más! Si tú quieres, Wil.
- Wil: La verdad es que estoy muy agradecido. Me robaron todo el dinero y... me he quedado tirado. Me honraría sumamente pertenecer a la Legión de Lyndis.

- Lyn: ¿La <<Legión de Lyndis>>? Esto es cada vez más extraño, Mark.

*Fin del capítulo*

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword