Capítulo 5: Allende las fronteras

»» Introducción
La mañana siguiente llega muy pronto. Lyn ha respondido al ataque de los bandidos. Ahora se apresura a la frontera de Biran. Si logra alcanzarla, Caelin no estará muy lejos.
Por un momento, Lyn se detiene para imaginarse la cara de un abuelo al que nunca ha visto.


» Escena de apertura

- Kent: Casi hemos llegado a la frontera de Lycia.
- Lyn: En cuanto la crucemos estaremos a salvo de bandidos, ¿no?
- Wil: Deberíamos estarlo. No creo que quieran perseguirnos más allá de la frontera.
- Sain: Lycia, por fin. Ha pasado mucho tiempo. ¡Mañana gozaremos de los manjares de Lycia! Y dicen que la mujer de la posada del cruce es una belleza. Ah, comida y amor... No hay mejor forma de restablecer el espíritu de un hombre. Va a ser una noche estupenda, ¿eh, Kent?
- Kent: Si tu comportamiento va a ser el de siempre, mejor nos vamos a otra parte. No hemos venido a ver el paisaje.
- Sain: Venga, hombre. ¡No es justo!
- Lyn: Kent, la posada está bien.
- Kent: Como digas, mi señora.
- Sain: ¡Lyndis! Eres un ángel venido del cielo.
- Lyn: No te preocupes. Olvídalo.
- Florina: ¡Ah! Por fin vamos a dormir en una cama decente.
- Lyn: No... Estos bandidos no ceden... Se van a enterar.

*Los bandidos se acercan*
- Bug: ¡Ah! ¡Ahí están! ¡Los he encontrado!
- Wil: ¿Qué? ¡Otra vez, no! ¿Todavía nos siguen?
- Bug: Je, je, je. No creáis que os vais a librar tan fácilmente.
- Bandido: Si dejamos supervivientes, todos creerían que los bandidos de Ganelon se han ablandado.
- Lyn: ¿Y? Nos importa poco vuestra fama. Tenemos que ir a Lycia. Si nos obstaculizáis, lo pagaréis.
- Bug: Eres un poco descarada, ¿no? ¡A por ellos, chicos! Y nada de reprimirnos por culpa de las mujeres. ¡Acabad con ellos!

*Los bandidos toman sus posiciones, Serra y Erk aparecen en el mapa*
- Serra: Ooooh... Estamos perdidos. Esto sí que me enfada.
- Erk: Dijiste que sabías seguro que este era el camino.
- Serra: ¿Qué quieres decir, Erk? ¿De qué me estás hablando?
- Erk: Te digo que no eres la mujer a quien yo acordé escoltar...
- Serra: ¿Cómo? ¿Qué quieres decir con eso?
- Erk: Oí que hacía falta alguien para acompañar a Ositia a una sacerdotisa licyana indefensa...
- Serra: Pues sí, yo soy la sacerdotisa.
- Erk: ¿Indefensa? ¿Tú? Serra, a ti no te hace falta escolta que te proteja. Hasta el asesino más cruel huiría aterrorizado tras cinco minutos de estar contigo. Te devolveré el dinero gustosamente. Y ahora, ¿quieres irte sola a Ositia?
- Serra: ¡No! ¡Tú eres mi escolta, Erk! Eres muy limpio y pulcro. Una noble como yo no puede prescindir de una escolta apropiada. No tienes una personalidad especial, pero tu apariencia no es mala.
- Erk: En fin, es mi trabajo. ¿Y tengo que acompañarte hasta Ositia? Espero que no se me acabe la paciencia antes.
- Serra: ¿A qué le das tantas vueltas? Pareces apesadumbrado. ¿Eh? Algo ocurre allí adelante. Vamos a mirar.
- Erk: Cómo no. En cuanto surge la oportunidad de meterse en problemas, va de cabeza. No hay dinero que pueda pagar esto. Uf...

*Erk y Serra se acercan*
- Serra: ¡Que bien! ¡Una pelea! ¡Erk! Ven a ver. Hay una pelea contra bandidos... ¡Es una chica!
- Erk: ¡Insensata! ¡No hables tan alto!
- Bandido: ¿Eh? ¿Qué ocurre aquí? ¿Estás con esa diablilla?
- Serra: ¿Eh?
- Erk: Ah... Hay una equivocación...
- Bandido: ¡Jiaa! Te despacharé de un solo golpe.
- Serra: ¡Aaaah! ¡Aaaah! ¡Aaaaah! ¡Erk! ¡Ayúdame!
- Erk: Cómo grita... ¡Serra! ¡Detrás de mí! ¡Eh, tú! ¡A ver si puedes conmigo!

*Erk lucha contra el bandido*
- Lyn: Ese grito... ¡Mira, Mark, ahí hay alguien!


[Tutorial]
A veces podrás hablar con varios PNJ (las unidades verdes del mapa). El proceso es el mismo que para hablar con enemigos. Prueba.
Selecciona a Lyn.
-Al hacer la acción-

- Lyn: ¿Quieres que hable con esa persona? Entendido.

*Conversación*
- Lyn: Esto, perdón... Hola.
- Serra: ¿Eh?
- Lyn: ¿Por qué lucháis contra estos bandidos?
- Erk: ... Casualidad.
- Serra: No es cierto. ¡Esos maleantes creían que íbamos con vosotros! ¡Nos habéis metido en una situación terrible! ¿Cómo pensáis remediarlo ahora?
- Erk: Serra, si no hubieras metido las narices, podría haberse evitado todo. Perdón. No deseamos causaros más molestias.
- Lyn: Pero... si vais a entablar combate de todas formas, ¿no sería mejor unirnos? Así acabaremos antes, ¿no?
- Serra: Es cierto. Sí, es una buena idea. ¡Erk! Vete a ayudar a estas damas.
- Erk: Pero... Vale.
- Lyn: Muy bien. Me llamo Lyn. Entonces, ¿lucharéis a nuestro lado?
- Serra: Sí, de buen grado. Me llamo Serra. Este es mi escolta, Erk. Sé bueno y vete a pelear, Erk.
- Erk: Ay, madre...


[Tutorial]

Erk, un mago, y Serra, una clériga, se han unido a tu grupo.
Los magos usan la magia de la verdad para atacar y dañar a sus enemigos.
Los clérigos usan bastones para restaurar PV a los aliados.
Probemos con los dos. Primero selecciona a Serra.

- Serra: Hola. Tú eres Mark, ¿no? Yo soy Serra. Encantada de conocerte. Por cierto, este terco que me acompaña es un mago. Se llama Erk. Creo que está herido. Lo he contratado. Soy su... <<ama>>, o algo así. Lo que quiero decir es... que creo que le curaré sin cobrarle. Ya, ya, ya sé que de buena parezco tonta. ¿Eh? ¿Por qué me miras así? Deberías alabar mi generosidad. Bueno, son cosas nuestras. Por favor, acércame a él.

Pulsa el Botón A, y selecciona el bastón en el menú.
- Serra: Voy a usar mi bastón. ¡Admirad el milagro!


[Tutorial]

Los clérigos no pueden usar armas, por eso no pueden entrar en combate. Sin embargo, pueden usar los bastones para restaurar PV a unidades aliadas. Además de los bastones curativos, que restauran PV, hay otros bastones con diferentes propiedades. Siempre viene bien probar las habilidades nuevas que se consiguen, así que adelante.
Haz que Erk use su magia. Selecciona a Erk.

- Erk: ¿Eres tú Mark? Yo soy Erk. No sé cómo me he metido en este lío. Pero si voy a combatir, te mostraré el poder de la magia.

La magia, como las hachas de Dorca [sic], puede dañar a enemigos tanto en espacios adyacentes como a distancia. Es muy útil. La magia puede atravesar las defensas más fuertes, así que puede usarse en muchas situaciones.
No obstante, los magos tienen pocos PV y malas habilidades defensivas. Para evitar contraataques, acércate a los arqueros y sepárate de los demás enemigos. Prueba tácticas como esta para salir bien parado del campo de batalla.


*Batalla vs. Bug*
- Bug: ¡Sabrás por qué se teme a los bandidos de Ganelon!

*Bug derrotado*
- Bug: Aaah... Escoria... Sois todos escoria...


[Casas]
1: Con la magia se puede atacar tanto de cerca como de lejos. Además, gracias a la magia podrás herir enemigos que resisten ante armas normales. No obstante... los magos son bastante vulnerables a los ataques físicos. El hecho de que sean muy útiles no significa que debas ponerlos en peligro. No te reportará ningún beneficio el perderlos por dejadez.
2: Así que estás de viaje... Te daré un consejo: administra bien el dinero. Si despilfarras, te quedarás sin él y sufrirás más adelante. Hay más tiendas, así que ahorra más o menos la mitad del dinero.
3: Dime, ¿estás usando el Botón R? Si hay algo que no entiendas, pulsa el Botón R para investigar. Es fundamental. Coloca el cursor sobre una unidad y pulsa el Botón R. Se mostrará información detallada sobre la unidad. Ya lo sabías, ¿no? Mientras esté a la vista la información, pulsa el Botón R otra vez. Así obtendras incluso más información detallada. ¿Sabes qué? El Botón R sirve en muchos otros lugares. En cualquier caso, cuando veas algo desconocido, prueba con el Botón R. ¡No cuesta nada recordarlo!


» Al terminar el capítulo

- Lyn: Bien hecho, Mark. Con eso debería bastar.
- Serra: Qué sorpresa. Eres muy fuerte, Lyn.
- Lyn: Tu bastón es maravilloso. El poder curativo me asombra.
- Serra: Solo pueden portarlo los servidores del bien.
- Lyn: Nos has prestado gran ayuda. Tenemos que irnos.
- Serra: Cuidaos. Adiós, Lyn.
- Lyn: Id en paz. Tú también, Erk.
- Erk: Adiós.

*Cambio de escena*
- Serra: Bueno, vayamos por nuestro camino, Erk.
- Sain: ¿Qué es esto? ¿Otra flor silvestre? ¿Una mariposa? ¡Que criatura tan hermosa!
- Serra: ¡Vaya! ¿Acompañas a Lyn?
- Sain: Llámame Sain, por favor.
- Serra: Soy Serra, sirvo a la casa de Ositia.
- Sain: Serra... Un nombre muy poético. Yo estoy al servicio del castillo Caelin.
- Serra: ¡Oh! Entonces, ¿Lyn es miembro de la familia del marqués?
- Sain: Es la nieta de nuestro señor marqués.
- Serra: Mm... Un miembro de la nobleza.
- Erk: Serra... ¿Se puede saber qué estás maquinando?
- Serra: ¡Ji,ji! Que una persona poderosa te deba algo no está nada mal.
- Erk: ¿No hablarás en serio?
- Serra: ¡Sain! ¿Crees que podríamos unirnos a la compañía de Lyndis? Parece una persona muy amable y me encantaría ayudarla.
- Sain: ¡Claro! Es una gran noticia. Ahora mismo estábamos comentando que necesitamos más combatientes.
- Serra: ¿Os persiguen, por un casual?
- Sain: Sí, es un asunto de herencias. Hay asesinos por doquier.
- Serra: ¡Cielos! Entonces mi bastón curativo y la magia de Erk os vendrán muy bien.
- Erk: Bueno, esto... Suena un poco... peligroso...
- Sain: Vuestro bastón y vuestra magia serían de gran ayuda. Esperad aquí. Iré a hablar con lady Lyndis en vuestro nombre.
- Erk: Increíble...
- Serra: Es fantástico, Erk. Nuestras buenas obras nos supondrán gratitud infinita.
- Erk: Ay... Creo que estoy enfermo.

*Cambio de escena, en el castillo Caelin*
- Lundgren: ¿La chica ha cruzado la frontera?
- Soldado: Sí, lord Lundgren. Va de camino a Araphen...
- Lundgren: ¡Idiota! ¡Envía soldados a su encuentro! ¡No dejéis a nadie! ¡Haz lo que sea para terminar esto ya! Primero el viejo y ahora la chica... ¡Se aferran a la vida como un naúfrago a una tabla! ¡Dobla la dosis del veneno! ¡Si se resiste, inmovilízalo y viérteselo directamente en el buche! En cuanto despachemos a la chica, Caelin será mio. Nadie se interpone en mi camino.

*Fin del capítulo*

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword