Capítulo 8: Vorágine estratégica

»» Introducción
Atravesando Araphen y Khathelet, Lyn y sus amigos llegan a Caelin.
Sin embargo, Caelin está dominada ahora por lord Lundgren.
Los secuaces de Lundgren aguardan a Lyn para asesinarla.
Esperan a que se acerque y preparan un arma especial.

» Escena de apertura
- Lyn: ¡Mira, Mark! Qué lejos se ven las montañas. Hemos recorrido un largo camino...
*Aparece Sain*
- Sain: ¡Mi señora Lyndis! ¡Mark! ¡No podemos estar muy lejos del castillo!
*Aparece Kent*
- Kent: Según mis cálculos, llegaremos al castillo Caelin en dos días a buen paso.
- Lyn: Dos días más... Abuelo, aguanta, por favor...
*Sain y Kent se van, aparece Florina*
- Florina: Anímate, Lyn. Si te ven tan triste, toda la compañía se vendrá abajo.
- Lyn: Florina... Tienes razón. No gano nada preocupándome. Tenemos que seguir adelante.
- Florina: ¡Así me gusta!

*Cambio de Escena*
- Nils: Lyn... Se avecina el peligro...
*Aparece Lyn*
- Lyn: ¿Cómo dices?
*Aparece Sain*
- Sain: No veo nada. ¿Estás seguro?
*Sain se va, aparece Ninian*
- Ninian: Yo lo presiento también. Estoy segura. ¡Ah! ¡Mi señora, alto!
- Lyn: ¿Eh?
*En el mapa un Arquero ataca a Lyn con una Ballesta*

*Cambio de Escena*
- Lyn: ¿Qué...? ¿De dónde ha salido ese dardo?
*Aparece Kent*
- Kent: ¡Tienen una ballesta!
*Aparece Sain*
- Sain: Lord Lundgren se está enfadando. Emplear una máquina de guerra no es cosa despreciable.
- Lyn: ¿Qué es una ballesta?
- Kent: Es un arma diseñada para atacar a distancia. Solo la pueden usar los arqueros, pero es devastadora.
- Sain: ¡Florina! *Aparece Florina* ¡Quédate en tierra! ¡No vueles! La ballesta te apuntaría en un instante.
*Florina se va*
- Lyn: ¿No hay manera de contrarrestarla?
- Kent: La mejor estrategia consiste en usar de cebo a alguien con buena defensa para que el enemigo gaste proyectiles.
- Sain: Así puede llegarse hasta ella y atacar al que la maneja.
*Sain y Kent se van, aparece Will*
- Lyn: Will, ¿sabes usar una ballesta?
- Will: No he probado nunca... Será como un arco enorme, ¿no? Me imagino que me las arreglaré.
- Lyn: Solo podemos pedirte que pruebes... A ver qué se puede hacer.

*Pantalla de Preparación*
Si Matthew esta vivo.
- Matthew: ¡Ah, lady Lyndis! ¡Mark! Debo atender ciertos... negocios... No podré ir con vosotros. Si necesitáis alguna de mis pertenencias, servíos ahora.

» En el mapa
Al terminar el Turno 2
- Yogi: ¿A qué esperáis, perros? ¡No son más que unos insectos! ¡Pedid refuerzos y acabad con ellos!


[Villa]
- Anciano: ¿Te acuerdas del triángulo de las armas? ¿Hachas, espadas, lanzas y tal? Esto es importante, así que presta atención. Hay ciertas armas que no siguen las reglas normales. Esta rompelanzas es una de ellas. Es una espada que invierte el triangulo. Con esta espada puedes superar a una lanza. Claro que hay un inconveniente... las hachas superan a esta espada. Tómala como regalo. Es tu recompensa por escuhar la cháchara de un viejo. Cógela, venga. A mí no me sirve de nada. No todo el mundo puede esgrimir una espada de este calibre. Pero seguro que tú conoces a alguien capaz de hacerlo.

*Batalla con Yogi*
¡Maldición! Deben haber capturado la ballesta... ¿Qué está pasando aquí? ¡Que alguien coja a esa chica!
*Yogi Vencido*
Lord Lundgren... Te he fallado... Te ruego que envíes pronto... los refuerzos que prometiste...


» Al vencer a Todos los Enemigos
- Lyn: ¿Ya está?
- Kent: Sí. No veo más soldados enemigos. Pero hay algo que me preocupa.
- Lyn: ¿Qué es?
- Kent: Lo noté durante la pelea. Nuestros rivales... Eran soldados de Caelin. Incluso reconocí a varios de ellos. Me entrené con muchos... Y, sin embargo, nos atacaron sin dudar.
*Aparece Sain*
- Sain: Son viles traidores que se han unido a lord Lundgren. Tanto mejor, diría yo. Eso significa menos resistencia en el castillo.
- Kent: Espero que tengas razón...
*Sain y Kent se van, aparecen Ninian y Nils*
- Lyn: Me alegro de que Nils y Ninian estuvieran con nosotros. Si me hubiera alcanzado el primer disparo, podría no haber sobrevivido.
- Ninian: Nos honra haberte sido útiles.
- Nils: No te defraudaremos.
- Lyn: Lo sé. Confío en vosotros.
*Ninian y Nils se van, llega Matthew*
- Matthew: ¿Qué es esto? ¿También os encargasteis de la ballesta? ¡Muy bien!
- Lyn: Matthew, ¿dónde has estado todo el rato?
- Matthew: Me acerqué al pueblo para sacar información. Y el esfuerzo ha valido la pena.
- Lyn: Cuenta, pues.
*Matthew se acerca*
- Matthew: En primer lugar, la enfermedad del marqués de Caelin. Está enfermo de verdad. Lleva en la cama casi tres meses.
- Lyn: No... Abuelo...
- Matthew: Pero he oído un rumor interesante sobre su estado. La gente piensa que alguien ha envenenado al marqués...
- Lyn: ¡Envenenado!
- Matthew: Y ese alguien... Bueno, nadie se atreve a pronunciar su nombre. Sin embargo, dicen que en cuanto el marqués se puso enfermo, un noble tomó el control del castillo como si fuera suyo. Con una pequeña inversión, el posadero me dio un nombre. Es el propio hermano del marqués de Caelin: lord Lundgren.
*Lyn se acerca*
- Lyn: ¿Cómo es posible? ¿Cómo le dejan salirse con la suya? Los lugareños saben que es quien está matando a mi abuelo, ¿y nadie mueve un dedo contra él? ¿Por qué?
*Aparece Kent*
- Kent: Tienen miedo y faltan pruebas. Los cuchicheos de la gente corriente no significan nada.
- Matthew: Eso es lo que hay. Y de los sirvientes leales del marqués que habrían podido creer los rumores, no queda ni rastro.
- Lyn: ¿Quieres decir que le han cerrado la boca?
- Matthew: Es una suposición justificable.
- Kent: Esto es increíble.
- Matthew: Pero queda la peor noticia.
*Aparece Sain*
- Sain: ¿Cuál es? ¿Hay más?
- Matthew: Ha aparecido una impostora que afirma ser la nieta del marqués. Por lo menos es lo que Lundgren cuenta a quien quiere oírle.
- Lyn: ¿Qué significa eso?
- Matthew: Pues que la gente esperaba a dos caballeros traidores y a una bellaca que pretende reclamar el trono del castillo de Caelin.
- Sain: Pero... Pero... ¡No puede ser!
- Kent: ¿Traidores? ¿Nosotros? ¡Es ridículo!
- Lyn: ¿Dice que yo... soy una impostora?
- Matthew: ¿Puedes demostrar tu linaje de alguna forma?
- Lyn: Cuando mi madre se unió a los lorca, no trajo nada de Lycia consigo.
- Sain: Me señora, el propio marqués de Araphen reconoció tu parecido con lady Madelyn. ¡Tu rostro es tu prueba!
- Kent: Dirán que nos encontramos a una parecida en cualquier parte... Ahora nos ven como traidores de nuestra promesa de caballeros. Nuestra palabra no vale nada. No, nuestra única esperanza es ver al propio marqués de Caelin.
- Lyn: Debemos apresurarnos. Si no, mi abuelo... ¡Tengo que verlo! Aunque sea lo último que haga.
- Matthew: Pero debemos trazar alguna suerte de plan. Aunque partamos hacia el castillo, los soldados de la zona nos causarán no pocos problemas. Os han tachado de traidores al fin y al cabo.
- Lyn: ¡Lo tengo! Eliwood... Parecía agradarle nuestra intención. Todavía estará en Kathelet. Si hablamos con él, podría ayudarnos.
- Kent: ¡Claro! Una gran idea.
- Sain: ¡Aprisa!
- Lyn: ¡Sí! ¡De vuelta a Kathelet!

Anterior - Siguiente

Volver al índice de diálogos de Fire Emblem (Blazing Sword)

Ir a la sección de Fire Emblem Blazing Sword