Astrid / Makalov

Apoyo C (Versión 1)
Astrid Buenos días, señor.
Makalov ¿Eh? ¿Hablas conmigo?
Astrid Sí, señor. Me llamo Astrid. ¿Puedo saber vuestro nombre?
Makalov No soy caballero de verdad, así que puedes dejarte de formalidades. Me llamo Makalov. Encantado.
Astrid El placer es mío. Por cierto, se te han caído estas flores.
Makalov Vaya. Ni me había dado cuenta.
Astrid ¡Qué bonitas!
Makalov No están mal para ser flores silvestres sacadas de la vera del camino.
Astrid ¿Las has cogido tú? Qué tierno.
Makalov Eh... No sé cómo decirlo... Las he recogido para suavizar a mi hermana.
Astrid Qué hermano más detallista. Entonces será mejor que te las devuelva. Tómalas.
Makalov Llévate un par, si quieres.
Astrid ¿De verdad?
Makalov Será mi forma de darte las gracias por haberlas recogido del suelo. Además, te quedan muy bien. En fin, si me disculpas, continuaré.
Astrid ¡Gracias! Makalov...

Apoyo C (Versión 2)
Astrid Buenos días, señor.
Makalov ¿Eh? ¿Hablas conmigo?
Astrid Sí, señor. Me llamo Astrid. ¿Puedo saber vuestro nombre?
Makalov No soy caballero de verdad, así que puedes dejarte de formalidades. Me llamo Makalov. Encantado.
Astrid El placer es mío. Por cierto, se te han caído estas flores.
Makalov Vaya. Ni me había dado cuenta.
Astrid ¡Qué bonitas!
Makalov No están mal para ser flores silvestres sacadas de la vera del camino.
Astrid ¿Las has cogido tú? Qué tierno.
Makalov Sí, son para mi hermana... Bueno, para su tumba. Siempre le gustaron las flores.
Astrid Qué triste... Lo siento. Será mejor que te las devuelva. Tómalas.
Makalov Llévate un par, si quieres.
Astrid ¿De verdad?
Makalov Será mi forma de darte las gracias por haberlas recogido del suelo. Además, te quedan muy bien. En fin, si me disculpas, continuaré.
Astrid ¡Gracias! Makalov...

Apoyo B
Astrid Hola, Makalov.
Makalov Hola, Astrid. Nos vemos hasta en la sopa. ¿Crees que será cosa del destino?
Astrid No sé... Aunque para mí constituiría todo un honor.
Makalov Por cierto, ya que estamos, quería pedirte un favor.
Astrid ¿De qué se trata? Te ayudaré en lo que esté en mi mano.
Makalov Eh... Bueno, resulta que... A ver... ¿Puedes prestarme dinero?
Astrid ¿Dinero?
Makalov Me basta con 200 o 300 monedas...
Astrid Te equivocas de persona. No tengo ni una moneda de oro a mi nombre.
Makalov ¿Cómo es posible? ¿Ya te lo has gastado todo?
Astrid La última vez que fui a la ciudad, me tropecé con una familia de indigentes. Como no habían comido en días...
Makalov ¡¿Que qué?! ¿Les diste todas tus monedas? ¡Estás loca! ¡La próxima vez que te entre la vena caritativa, acuérdate de tus compañeros de fatigas primero! Habrase visto...
Astrid Lo siento. No sabía que necesitabas ayuda.
Makalov ¡Grrr! En fin. Iré a preguntarle a otro.
Astrid Espera...
Makalov ¿Mmm?
Astrid ¿Te sirve esto?
Makalov ¡Vaya! ¡Qué preciosidad! Este colgante debe de valer una fortuna... ¿Seguro que quieres dármelo?
Astrid Sí, si te es de ayuda.
Makalov ¡Toma ya! Gracias, Astrid. ¡Eres la mejor! Hasta luego.
Astrid (...)

Apoyo A (Versión 1)
Astrid (...)
? ¡Astrid! ¡Eh!
Astrid (...) Hola, Makalov.
Makalov Oye... Esto... Toma, te lo devuelvo.
Astrid ¿Es que no te ha servido el colgante?
Makalov ¡No! ¡Qué va! Sólo la gema valdrá 5000 monedas fácilmente.
Astrid Entonces, ¿por qué me lo devuelves? ¿No estabas necesitado?
Makalov Bueno, mira... Justo cuando iba a la casa de empeños, me tuve que encontrar a mi hermana. ¡Qué mala suerte! Quería saber de dónde lo había sacado. Se enfadó y se puso a gritarme, para variar. Creía que lo había robado.
Astrid Pero te lo regalé yo.
Makalov Explícaselo a ella. Empezó a llorar y demás, y dijo que si era un estafador, que si engañaba a los demás... Pensé que lo más sensato sería devolvértelo. Si no, me ganaré un garrotazo en la cabeza.
Astrid Ah.
Makalov Tienes suerte. Puedes regalar sin más un colgante carísimo, como si fuera una baratija. Mi hermana no tiene ni un mísero collar de latón. No hablemos ya de joyas. La diosa es muy injusta. Sólo favorece a la aristocracia.
Astrid Lo... siento.
Makalov Oye, no te he pedido que te disculpes.
Astrid ¿De verdad valía tanto mi colgante? Sólo lo llevo puesto porque me lo regaló mi abuela de niña. No tenía ni idea de que-
Makalov Espera, espera... ¿Es un recuerdo? ¿Se puede saber por qué me regalas algo de tanto valor?
Astrid Es sólo un objeto. Los recuerdos de mi abuela los llevo grabados en el corazón, no en el colgante. Supuse que haría mejor servicio a alguien necesitado que a mí.
Makalov Pero... Eres demasiado buena. Oye, lo siento. Soy un aprovechado. Quería sacarte algo de dinero para las apuestas. Ay... Soy un gusano infecto. ¡Un canalla y un golfo! ¡Por favor, perdóname!
Astrid Tranquilo... No me he enfadado.
Makalov Eres más misericordiosa que la misma diosa.
Astrid No digas tonterías.
Makalov ¡En serio! ¡Eres un faro de grandeza moral que nos debería guiar a todos!
Astrid Deja de tomarme el pelo. No resisto que me mire así un seductor como tú... Me pongo... nerviosa.
Makalov Mmm... ¿Un... seductor? ¿Yo?
Astrid ¡Ay! No me creo que haya dicho eso. Perdón... Tengo que irme.
Makalov ¿Qué ha pasado aquí? Supongo que con una infancia como la suya, ni siquiera le gustarán los hombres.

Apoyo A (Versión 2)
Astrid (...)
? ¡Astrid! ¡Eh!
Astrid (...) Hola.
Makalov Oye... Esto... Toma, te lo devuelvo.
Astrid ¿Es que no te ha servido el colgante?
Makalov ¡No! ¡Qué va! Sólo la gema valdrá 5000 monedas fácilmente.
Astrid Entonces, ¿por qué me lo devuelves? ¿No estabas necesitado?
Makalov Bueno, mira... Justo cuando iba a la casa de empeños, me tuve que encontrar con Ike. ¡Ike, precisamente! Me preguntó que de dónde lo había sacado. Se enfadó y me cantó las cuarenta. Me dijo que no toleraría abusos entre los miembros del grupo.
Astrid Pero te lo regalé yo.
Makalov Se lo dije, pero fue peor. Me recordó que Marcia se habría avergonzado. Eso fue un golpe bajo. Entonces decidí que lo mejor era devolverlo antes de que Soren se colara en mi tienda y me convirtiera en rana.
Astrid Ah.
Makalov Tienes suerte. Puedes regalar sin más un colgante carísimo, como si fuera una baratija. Mi hermana no tuvo ni un mísero collar de latón. No digamos ya joyas. La diosa es muy injusta. Sólo favorece a la aristocracia.
Astrid Lo... siento.
Makalov Oye, no te he pedido que te disculpes.
Astrid ¿De verdad valía tanto mi colgante? Sólo lo llevo puesto porque me lo regaló mi abuela de niña. No tenía ni idea de que...
Makalov Espera, espera... ¿Es un recuerdo? ¿Por qué demonios me regalas algo tan valioso?
Astrid Es sólo un objeto. Los recuerdos de mi abuela los llevo grabados en el corazón, no en el colgante. Supuse que haría mejor servicio a alguien necesitado que a mí.
Makalov Pero... Eres demasiado buena. Oye, lo siento. Soy un aprovechado. Quería sacarte algo de dinero para las apuestas. Ay... Soy un gusano infecto. ¡Un canalla y un golfo! ¡Por favor, perdóname!
Astrid Tranquilo... No me he enfadado.
Makalov Eres más misericordiosa que la misma diosa.
Astrid No digas tonterías.
Makalov ¡En serio! ¡Eres un faro de grandeza moral que nos debería guiar a todos!
Astrid Deja de tomarme el pelo. No resisto que me mire así un seductor como tú... Me pongo... nerviosa.
Makalov Mmm... ¿Un... seductor? ¿Yo?
Astrid ¡Ay! No me creo que haya dicho eso. Perdón... Tengo que irme.
Makalov ¿Qué ha pasado aquí? Supongo que con una infancia como la suya, ni siquiera le gustarán los hombres.


Ver los otros apoyos de Fire Emblem Path of Radiance

Ir a la sección de Fire Emblem Path of Radiance