Reyson / Tanith

Apoyo C
Tanith ¿Tenéis un momento, príncipe Reyson?
Reyson Oh, tú acompañas a la apóstol…
Tanith Sí, alteza. Mi nombre es Tanith. Estoy al mando de la Guardia Sagrada de los caballeros de pegaso.
Reyson ¿Qué asunto os trae por aquí?
Tanith Vengo a informaros de que la apóstol me ha ordenado protegeros. Su deseo de ayudar es muy sincero.
Reyson Busca la redención por lo que ocurrió hace años. No necesito guardaespaldas. Me sé cuidar solo.
Tanith No quiero contrariaros, alteza, pero hasta el niño más ingenuo de Begnion sabe que las garzas rechazan la lucha. Si os negáis a tomar las armas, ¿cómo os defenderéis?
Reyson Eso es asunto mío, no tuyo.
Tanith Siento disentir. He recibido órdenes. No puedo desatender mi deber, de modo que vuestra seguridad sí me incumbe.
Reyson No me interesan las órdenes de un beorc. Ya he perdido demasiado tiempo contigo. Me retiro.
Tanith Su cuerpo parece frágil, pero es de voluntad férrea. No me va a poner fácil el cumplimiento de mi deber. ¿Qué he de hacer?

Apoyo B
Tanith Alteza.
Reyson Tanith.
Tanith La herida que sufristeis en nuestra última batalla parece haber sanado.
Reyson
Tanith No deseo ser irrespetuosa, alteza, pero considero imprudente que os quedéis en el campo de batalla. Varios soldados del séquito imperial protestan porque os exponéis a grandes peligros. Por favor, permitidnos que os protejamos y obrad con más cautela. Si no, todos lo pagaremos.
Reyson Seguiré combatiendo hasta que el comandante Ike decida prescindir de mis poderes. No acataré órdenes de nadie más.
Tanith Pero, alteza…
Reyson Por lo demás, aprecio tu preocupación. Sin embargo, te repito que no necesito guardaespaldas. Deja de perseguirme.
Tanith En verdad digo que, de no ser por la orden imperial, él necesitaría que lo protegieran de mí.

Apoyo A
Tanith Alteza. Debo daros las gracias. Vuestros cantos me salvaron la vida el otro día.
Reyson Me alegro de que estés bien. Nunca había visto rezongar a un pegaso ante el enemigo. Suelen ser rápidos como el viento.
Tanith Llevamos muchas batallas. Debe de estar cansada. No era su intención defraudarme... Si no hubierais entonado vuestra canción... No sé que hubiera sido de nosotros. Reitero mi agradecimiento, alteza.
Reyson ¿Sigues pensando que no aporto nada porque no lucho?
Tanith No, alteza. No me había percatado de lo útil que podéis ser. Pequé de arrogante. Me equivoqué. Yo debía protegeros a vos, y al final os debo la vida. He deshonrado a Begnion.
Reyson No importa, mientras hayas aprendido que no necesito protección.
Tanith Sí importa. Es injustificable. No puedo permanecer aquí tras semejante humillación. Regresaré a Begnion y aguardaré el juicio de la apóstol allí.
Reyson ¡Tonterías! No fue más que un error de cálculo. No es necesario que nos abandones por ...
Tanith No... El único castigo posible para mí es la licencia sin honores. La apóstol me encomendó una misión y fracasé.
Reyson Si no atiendes a razones, sólo me queda una opción. Te designo mi escolta privada. Así cumplirás las órdenes de la apóstol.
Tanith Pero, alteza, soy consciente de que sólo supondré un estorbo para vos. ¿Cómo voy a protegeros?
Reyson Yo te protegeré. Nos protegeremos mutuamente. Quédate y cumple con tu deber.
Tanith Alteza, me honraría aceptar vuestra petición. Os juzgué mal una vez, pero no se repetirá.


Ver los otros apoyos de Fire Emblem Path of Radiance

Ir a la sección de Fire Emblem Path of Radiance