Ike / Elincia

Apoyo C
Ike ¿Necesitas ayuda, princesa?
Elincia Ah... Hola, Ike. Bueno, me estaba preparando para la batalla, pero no consigo enganchar esta vaina al cinto.
Ike Vamos a ver... Ajá. Aquí está el problema. La hebilla está suelta. Hay un truco para esto. No te muevas. ... Hale. Ya está listo.
Elincia Gracias, Ike. Me siento torpe. Ni siquiera puedo vestirme para el combate sola. Los demás ya están preparados.
Ike A todos nos ha pasado lo mismo al principio. A decir verdad, no hace tanto que dejé de tener problemas colocándome la vaina.
Elincia ¿Sí?
Ike Ajá. Pero mi padre no me quitaba el ojo de encima y siempre me ponía a prueba, incluso antes de desayunar. Venimos de mundos diferentes, princesa.
Elincia O sea que por eso sabéis tantas cosas...
Ike Pero tu no necesitas ser tan exigente. No has nacido para ser mercenaria, como nosotros los coleccionistas de cicatrices. En la guerra no puede confiarse nada a la suerte.
Elincia Entiendo...
Ike El caso es que no te preocupes. No dudes en pedirnos ayuda a los demás. Estamos aquí para eso.
Elincia Gracias, Ike.
Ike A tu servicio, princesa.

Apoyo B
Ike Princesa Elincia, ¿sigues aquí?
Elincia Ah, hola, Ike. Estaba... entrenándome. No quiero ser una carga ni entorpecer a los demás.
Ike En ese caso... ¿no te convendría buscarte un compañero?
Elincia Me sentiría culpable si tuviera que hacerlo. Para la otra persona no sería más que una pérdida de tiempo.
- Ike: Ya te lo dije antes: no dudes en pedir ayuda. Es evidente que me ninguneas.
Elincia No, no... En absoluto. Os presté atención, pero no puedo evitar sentirme así.
Ike Comprendo tu sensación de impotencia y frustración. Cuando mi padre me dejó al cargo de los mercenarios de Greil, pasé por lo mismo.
Elincia ...
Ike No obstante, media un trecho entre heredar el trono de un país entero, y una banda de mercenarios
Elincia No lo creo... Estáis en lo cierto. Es difícil aceptar... que uno no está preparado para asumir sus responsabilidades.
Ike Durante el año pasado aprendí muchas cosas de las batallas. Sobre todo, que no puedo ocuparme solo de todo. Todo lo que hice fue posible gracias a los demás. Confío en ellos ciegamente. Y no me importa pedirles ayuda. Lo digo también por ti. No estás sola.
Elincia Es una buena forma de verlo. ¡Gracias!

Apoyo A
Elincia ...
Ike Mañana llegaremos a la capital.
Elincia Sí...
Ike ¿Qué sientes?
Elincia Impaciencia... Por fin lo conseguimos. Volvemos a casa. Sobre todo, estoy aliviada.
Ike Te has hecho fuerte, princesa.
Elincia Quizás se deba al ejemplo por el que me guío.
Ike Uf. Entonces te darías cuenta de que era el ejemplo de lo que no se debe hacer, espero. Por cierto, ¿te acuerdas de lo que me dijiste en el Mar del Sur?
Elincia ¿Qué dije? Confío en que no fuera demasiado ridículo.
Ike Algo así como: “Acuchilladlos como a cerdos, y que pidan misericordia a berridos”.
Elincia Eh... Ah... ¿aquello? Bueno... Esto... Me pareció apropiado en la situación. Es decir, trataba de imitar al resto.
Ike Confieso que me cogiste desprevenido.
Elincia Je, je, je. Qué recuerdos. Cuando huí de la capital y me enteré de la derrota de Crimea en Gallia... creí que viviría el resto de mis días sumida en la más terrible desesperación. Pero al mirar atrás, ahora veo que había algún rayo de esperanza... Siempre lo hay.
Ike Tienes razón...
Elincia Mañana haré frente al rey de Daein y recuperaré Crimea. Nada más ocupa mi pensamiento.
Ike Me contrataste como mercenario. Haré valer hasta la última moneda que me has pagado.
Elincia Gracias, Ike...


Ver los otros apoyos de Fire Emblem Path of Radiance

Ir a la sección de Fire Emblem Path of Radiance