Capitulo 1: Primera misión

» Fortín de los mercenarios
- Titania: Buenos días, ike. Hoy es tu primer día como soldado profesional, ¿verdad?
- Ike: Sí, pero estoy preparado para todo lo que pueda ocurrir.
- Greil: De momento empiezas llegando tarde. El resto de tus compañeros ya hace un buen rato que están listos y a punto.
- Ike: Lo siento. A partir de ahora intentaré venir más temprano. De todos modos, ¿cuál será mi primera misión?
- Greil: Ahora estaba hablando con Titania sobre eso. Espéranos fuera hasta que hayamos tomado una decisión.
- Ike: Sí, señor.
- Titania: Y bien, comandante Greil, siguiendo con nuestra conversación...
- Greil: Me habías comentado algo acerca de unos forajidos a los que había que poner a buen recaudo, si mal no recuerdo
- Titania: Así es. Nos ha llegado la petición desde una aldea cercana. Aunque por lo que he podido averiguar, no son demasiado fuertes. Creo que será mejor que primero vaya a echar un vistazo. Había pensado en llevarme a Oscar y a Boyd conmigo.
- Greil: ¿Solo los hermanos? Podrías considerar la posibilidad de incluir a Ike en el grupo. Shinon, Gatrie y yo podemos hacernos cargo de los otros dos trabajos sin mayor dificultad. Escúchame, dejo a Ike en tus manos. Confío en que serás capaz de enseñarle en qué consiste todo esto.
- Titania: De acuerdo, comandante. Prepárate, Ike. Enseguida nos pondremos en marcha.
- Ike: Bien... Por fin han llegado la hora de mi primera misión.

* Ike y Titania salen del fuerte y se reunen con Boyd y Oscar *

- Oscar: ¡Capitana Titania! Ya he terminado con los preparativos.
- Titania: Muchas gracias, Oscar. Es una suerte poder contar con alguien tan presto y veloz.
- Boyd: ¡Yo también estoy a punto, listo para luchar!
- Titania: ¿Lo dices de veras, Boyd? Viniendo de ti es toda una sorpresa.
- Boyd: Puede ser, pero a partir de hoy será la norma. Y eso es porque tengo que darle ejemplo a nuestro nuevo compañero, Ike.
- Ike: Si tú lo dices...
- Oscar: Ha llegado la hora de afrontar tu primera misión, Ike. ¿Estás nervioso?
- Ike: Creo que estaba más nervioso anoche. Apenas pude dormir. Pero cuando me he levantado esta mañana estaba bastante mejor, mucho más calmado.
- Oscar: No deberías preocuparte ni ponerte demasiado tenso. Piensa que nosotros estaremos contigo todo el tiempo.
- Ike: Sí, tienes razón.
- Titania: Bueno, ¿estamos todos a punto? Pues entonces, ¡en marcha!

* Pueblo de Kariwa *
- Titania: Déjame que te explique lo que está pasando. Esto es un mapa del pueblo. Los lugareño quieren que expulsemos a unos forajidos que les acosan. Nosotros somos los puntos azules de aquí... Y los forajidos son los puntos rojos. No son muy numerosos, pero tampoco podemos confiarnos. El que está ante el edificio del norte es su jefe. Nuestra misión consiste en derrotarlo para poder recuperar el edificio.
- Boyd: ¡Presta atención, Ike! Te daré un consejo muy valioso que luego me agradecerás. Primero, no te lances a la carga y te pongas en primera línea de combate. Solo acabarás recibiendo.
- Oscar: No te esfuerces más de lo necesario, Ike. No dudes en confiar en nosotros siempre que te sientas en peligro. No habrá ningún problema con que te dediques a observar los movimientos del enemgio. Tómate esta salida como una misión de entrenamiento.
- Ike: Lo tendré en cuenta. Oscar, Boyd; muchas gracias por vuestros consejos.
- Oscar: Encantado de ayudarte.
- Boyd: Tú solo ponte en un lugar seguro y observa cómo lucho. ¡Ya verás lo que aprendes!
- Titania: ¡Vosotros tres, ya basta de cháchara! ¡Hemos venido a trabajar!


» Durante la batalla
- Titania: Ike, no te olvides de comprobar el arma del enemigo antes de luchar con él. El arma que usas a menudo determina quién posee ventaja en el combate. Por ejemplo, mi hacha me ofrece una ventaja especial ante las lanzas, pero me hace débil ante las espadas.
- Oscar: Del mismo modo, mi lanza es fuerte ante las espadas, pero no contra las hachas, Y para cerrar el triángulo...
- Ike: Claro, mi espada... es fuerte contra las hachas pero débil contra las lanzas. Es así, ¿verdad?
- Titania: Exactamente. Si recuerdas esto podrás luchar con cierta ventaja.
- Boyd: Estas son las reglas más elementales de los combates, así que métetelas bien dentro de la cabeza.
- Ike: Las espadas ganan ... No lo olvidaré. Por lo menos no mientras recuerde que mi arma supera a la tuya.
- Boyd: Hombre, gracias... ¿No se te ha ocurrido una forma mejor de recordarlo?

- Titania: Déjame añadir una cosa más... En la medida de lo posible no te olvides de visitar a los lugareños. Después de todo, hemos venido aquí a socorrerlos, así que deberían mostrarse colaboradores con nosotros.


[Visitar casa 1]
- Señor: ¡Ah! Vosotros soís los mercenariós, ¿verdad? ¡Muchas gracias por venir! Os hemos estado esperando. Toma, llévate esta arma. Nosotros somos granjeros, no guerreros. Seguro que vosotros le sacáis mayor provecho.
* Conseguido: E de acero *


[Al terminar el Turno 1]
- Zawana: ¿Qué está ocurriendo? ¿Nos ataca algún ejercito? Bah... No es más que una banda de mercenarios muertos de hambre. Los habrán llamado los viejos del pueblo. ¡Escuchadme todos! ¡No os andéis con chiquitas con estos tipos! Si dejamos que huyan, volverán para hacernos la vida imposible. Así que... ¡terminad con ellos!
- Forajido: Los viejos del pueblo, ¿eh? Si piensan que por llamar a unos mercenarios de segunda nos van a echar del pueblo, se equivocan. Lo único que conseguirán es que nos pongamos más furiosos. ¡Venga démosles una leccíon a estos paletos!
* Casa destruida *


[Visitar casa 2]
- Mujer: No hemos conocido la tranquilidad en esta aldea desde que llegaron los forajidos. ¡Por favor, ayudadnos a recuperar la paz! Toma. Esto es un recuerdo de mi difunta madre. Espero que te sirva de ayuda.
* Conseguido: Túnica Angelical *


[Al terminar el Turno 2]
- Forajido: Me encanta reducir casas a escombros... Sin embargo, va siendo hora de medirme con esos mercenarios.


[Lucha contra Zawana]
*Normal*
- Zawana: ¿Qué pasa contigo? ¿Estás buscando pelea? Pues no te preocupes, je, je , je... ¡Ya verás lo que nos divertimos!

* Ike vs Zawana*
- Zawana: ¡Pero si no eres más que un chaval! Bueno, todos los mocosos necesitan un escarmiento. ¿Estás preparado?
- Ike: Te devuelvo la pregunta. Si prefieres huir, huye ahora que puedes.
- Zawana: Je, je, je... ¡No me hagas reír! ¿Piensas que me voy a acobardar por la palabrería de un criajo insolente?

[Al vencer a Zawana]
- Zawana: ¡Aaaah! No... No puede ser... No puedo creerme que me hayas...


» Después de la batalla
- Titania: Parece que con esto ya hemos terminando. ¿Estás bien, Ike?
- Ike: Sí, sí, Yo me encuentro bien.
- Titania: Aunque debo admitir que me has dejado sorprendida. No pensaba que ya estuvieras tan preparado para salir a luchar.
- Ike: Aunque todavía me queda un largo camino por delante para poder llegar a compararme con mi padre...
- Titania: ¿Y qué quieres hacerle...? Al fin y al cabo, el comandate Greil es el...
- Ike: ¿Qué ibas a decir? ´Que mi padre es qué?
- Titania: Ah, nada, nada. No he dicho nada.
- Ike: Esa forma que has tenido de excusarte todavía me parece más sospechosa...
- Titania: No le des más vueltas ahora. Algún dia lo sabrás.
- Ike: Hmmm...
- Boyd: ¿Qué tal, Ike? No ha estado nada mal para ser tu primera batalla. Aunque no has destacado tanto como lo hice en su día...
- Oscar: Y tanto que destacaste. Todavía recuerdo la cara de asombro que pusiste cuando rompiste tu hacha...
- Boyd: ¡No sigas, Oscar! ¡No hacía falta que te acordaras ahora de eso!
- Oscar: De todos modos hay que felicitarte por el éxito en tu primera misión, Ike. ¡Bienvenido al grupo!
- Titania: ¡Estáis todos bien, verdad? Regresemos al fortín, pues seguro que Mist nos recibirá con una deliciosa cena en la mesa.

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Path of Radiance