Capitulo 17: Al romper el Alba (Parte 1)

» Castillo de Phoenicis
- Tibarn: ¿Ya has terminado?
- Nealuchi: ¡No, hay más! Parece que el príncipe Reyson consiguió escapar de la mansión del duque de Tanas y llegar al bosque de Serenes. Aunque… he oído que los hombres de Tanas han entrado en el bosque con la esperanza de capturar al príncipe. ¡No hay tiempo que perder! ¡Por favor, rey de los halcones! Hunde tus poderosas garras en la carne del enemigo y salva al príncipe Reyson. ¡Os lo ruego, majestad, acudid en nuestra ayuda!
- Tibarn: ¿Por qué no esta aquí Naesala?
- Nealuchi: Esto… No conviene que su alteza el rey sea visto ahora aquí
- Janaff: ¿Qué pasa, viejo piojoso? El rey de Kilvas es amigo del príncipe Blanco, ¿no?
- Nealuchi: Bueno.., ¿Cómo explicarlo? Mmm… Es mas complicado…
- Tibarn: No necesito oír excusas. Si le ocurre algo a Reyson, alguien lo pagará.
- Nealuchi: ¡Por favor! ¡No te alarmes! No hay de que preocuparse. El duque de Tanas trata a sus obras de arte con una delicadeza extrema. Se podría decir que es,… inhumana. No permitiría que le ocurriese nada al príncipe Reyson. Estoy seguro de que no sería capaz ni de tocarlo siquiera. El propio rey me lo dijo. Esta fue la única razón por la cual acepto su prop…
- Ulki: ¿Propuesta?
- Nealuchi: ¡Ah! Eh… Lo que quiero decir… es…
- Janaff: ¡Espera! ¿Vendisteis al príncipe?
- Nealuchi: ¿Venderlo? ¡No, no! No exactamente. Eh… ¡No me hagas daño!
- Tibarn: Con que eso fue lo que paso eh? Naesala trato a Reyson si fuera un trozo de carne y lo vendió… al mejor postor… Un humano.
- Nealuchi: No, no es… El único que lo trato como si fuera mercancía fue el duque de Tanas. Nosotros…
- Tibarn: ¡No me importa! La ignorancia no excusa al culpable. ¡Tratasteis a Reyson como un trozo de carne en un mercado!
- Nealuchi: Oh…
- Tibarn: Si no se hubiera escapado solo, puede que el rey de los cuervos lo hubiese salvado cuando se enfriaran las cosas- De todas formas, Reyson confiaba en su amigo y lo habría seguido a cualquier lugar… Naesala escupió en esa amistad ¡No se lo perdonare!
- Nealuchi: Tienes razón con lo que piensas de este viejo pájaro. Solo soy un sirviente. Pero, por favor, te lo ruego… No te dejes dominar por la ira.
- Janaff: Eres increíble. ¿Por qué sois así los cuervos? Todo lo que hacéis es traicionero y ladino. Nunca os comprenderemos, ¿Me has oído alas sucias?
- Nealuchi: Perfectamente, joven halcón. Pero nuestra nación… Nuestra nación… tiene sus propios problemas también. Te lo ruego, no es momento de estar gritando a este pobre viejo. ¡Corre a salvar al príncipe Reyson! En cuanto este a salvo, tendrás el tiempo que quieras para castigarme. Podrás arrancarme las plumas una a una… Pero, por favor, ayuda al príncipe Reyson. ¡Te lo suplico!
- Tibarn: No necesito que me supliques nada. Rescataremos a Reyson al margen de este estúpido ejemplo de lágrimas lamentable. Vuelve a Kilvas y lleva noticias de esto a tu maldito rey. Dile que cuanto todo esto termine, el rey de Tibarn de Phoenicis ira a visitarlo.
- Nealuchi: ¡Si, alteza!

*Se va Nealuchi*

- Janaff: Ah... Se que se lo merece, pero sigo sintiéndome mal acosando a ese pobre viejo.
- Ulki: Majestad, ¿que hacemos ahora?
- Tibarn: Ulki, usa tu oído para detectar el sonido de las alas de Reyson y dime de que dirección viene.
- Ulki: Ahora mismo.

*Se va Ulki*

- Tibarn: Janaff, usa tu vista para encontrar un camino entre los árboles.
- Janaff: ¡Muy bien!

*Se va Janaff*

- Tibarn: Malditos humanos… Si lo que queréis es repetir la noche de hace 20 años, no tendré piedad.


» Catedral de Mainal
- Ike: ¿Eh? Eres tu Soren? Te despiertas muy temprano.
- Soren: Siempre estoy despierto a estas horas.
- Ike: ¿De veras?
- Soren: Si. Eres tu quien se ha despertado antes que de costumbre.
- Ike: quiero terminar nuestra misión hoy. Creo que me han despertado los nervios.
-Soren: Entiendo… Los últimos 2 días hemos estado buscando al garza en el bosque de Serenes sin resultados. Estoy seguro de que esta allí, pero…
- Ike: De acuerdo. Los hombres del duque de Tanas siguen de caza. Deben de creer que el garza esta allí
- Soren: El único lugar que nos queda es el corazón del bosque. Hoy iremos allí. Con un poco de suerte, puede que lo encontremos.
- Ike: Presiento que va a ser un día muy largo.


» Conversaciones de la base
[Sirviente]
- Tanith: ¡Comandante Ike! Un monje de la mansión del duque de Tanas quiere hablar con vos.
- Ike: ¿Si? ¿Qué quiere?
- Cortesano: Mmm… señor. Según tengo entendido, buscáis… al duque de Tanas. He oído que rastreáis el bosque de Serenes con la esperanza de encontrarlo
- Ike: ¿Y qué?
- Cortesano: Las tierras del duque de Tanas bordean el bosque. Lo conoce bien. Hace tiempo que manda a cazadores para buscar supervivientes de la tribu garza.
- Ike: Entiendo… Así que sus hombres conocen bien el bosque.
- Cortesano: Yo también… me he adentrado en ese bosque
- Ike: ¿Tu? ¿Un monje?
- Cortesano: Pensó que las garzas no se esconderían si un monje las buscaba. También hizo que decenas de vírgenes llamaran a las garzas
- Ike: No encontró ninguna, ¿verdad?
- Cortesano: No. Pero esta vez… La satisfacción que mostró tras pagar aquel precio por el noble de serenes fue obscena. Era… antinatural. El duque se ha vuelto loco. Pensar que se atrevería a desafiar a la apóstol… Esta acabado.
- Ike: Y aquí estas. Cuéntame todo lo que recuerdes del bosque, aunque eso signifique traicionar al duque de Tanas… ¿De acuerdo?
- Cortesano: Bien, en primer lugar, el corazón del bosque estaba dividido en 3 partes. Puede que en mas. Estaba descolorido y era difícil ver a lo lejos. El lodo del suelo dificultaba el avance muchos hombres temían no haber traído víveres suficientes. Decían que serian vitales si nos perdíamos, porque no resultaría fácil encontrar un camino de vuelta.
- Ike: ¿Qué sabes acerca de las fuerzas del duque de Tanas?
- Cortesano: Había muchos hombres… Tiene soldados de todos los tipos. Se decía que sus jinetes y sus magos eran especialmente fuertes. Al menos, deberíais estar preparados para enfrentaros a estos dos tipos.
- Ike: Gracias
- Cortesano: Mis padres… Ambos participaron en la masacre de Serenes. Están llegando al final de sus vidas, pero les cuesta dormir y todas las noches rezan pidiendo perdón a la diosa. Me hice monje para ayudarlos, pero me destinaron a la mansión del duque de Tanas… Allí supe de sus terribles acciones, pero su cargo de senador imperial me imponía respeto. Llevo mucho tiempo callándome. Señor…, debéis salvar a la juventud de Serenes. Os lo suplico. Que la diosa os acompañe.
- Ike: No te preocupes. No dejare que ese monstruo se salga con la suya


[Jill]
- Ike: Aquí estas.
- Jill:
- Ike: Llevamos en Begnion bastante tiempo ya. Dime… ¿Por qué sigues aquí? ¿Pretendes ganarte nuestra confianza para poder apuñalarnos mejor?
- Jill: Escucha… Yo,… Yo sabia nada. Nací y crecí en Talrega, una región de Daein. Esta muy aislada. Mi padre era soldado y crecí pensando que algún día también sería una gran soldado. Quería que estuviera orgulloso de mí. Tenía una vida feliz… No me cuestionaba nada. No dudaba de nada.
- Ike:
- Jill: ¿Sabes que es lo primero que enseñan en las escuelas de Daein? Jill: “Los subhumanos son malos” “Los subhumanos son nuestros enemigos” “¡Deben ser eliminados!” El ejército suele organizar cacerías de subhumanos. A menudo encuentran refugiados de Begnion en los bosques…
- Ike: ¿Has participado en alguna?
- Jill: ¡No lo entiendes! ¡Así funcionaban las cosas en Daein! ¡No conocía a los laguz! Nadie me dijo que los subhumanos podían ser… como son. A nadie le importaba
- Ike:
- Jill: Cuando vi a los tribus aladas en el mar, creí que me lo habían dicho era verdad. A mis ojos eran monstruos. Mas tarde vi a los dragones sacar tu barco del arrecife y me sorprendió ¿me habían hecho creer mentiras? Mi corazón me dio un vuelco. Y surgieron las dudas.
- Ike; Entonces has decidió quedarte para averiguar la verdad. Esa es la razón ¿no?
- Jill: ¿Por qué lo dices?
- Ike: He conocido a muchos soldados, pero ningún acepta compasión de un enemigo. Su orgullo no lo permitiría. Esta claro que tu orgullo es grande, así que pensé que tenías otras razones.
- Jill: Oh…
- Ike: Bien, ¿has llegado a alguna conclusión? ¿Qué harás?
- Jill: Quiero quedarme. Al principio pensé que mis creencias se demostrarían observando a los subhumanos. Estaba equivocada. Ahora todo ha cambiado. Los sub… Perdón, los laguz… Quiero saber la verdad sobre ellos, pero necesitare verla con mis propios ojos, no quiero que me la cuenten toros.
- Ike: En ese aso, puedes quedarte con nosotros.
- Jill: Gracias. Creo… que conoceros ha sido muy bueno para mí.


[Devdan]
- Devdan: ¡Nianonianonaaa! ¡Nianonianonaio! La, laaaa. ¡Nianoniaaaaa! Lolailo lolailolaaaaooouu…
- Ike: Eh,… tu. ¿Tienes un momento?
- Devdan: Oh, ¡capitán! ¿Qué tale estas?
- Ike: Soy comandante, no capitán. Parece que te lo estas pasando bien.
- Devdan: Es por la belleza de este jardín. A Devdan le gustan las plantas y las flores. ¿A ti comandante?
- Ike: Supongo que también.
- Devdan: Eso entristece a Devdan. Se que no es un sentimiento muy intenso. Es aburrido. Tú deberías ser un comandante más emocionante. Podrás ver cosas nuevas incluso en las que ya conozcas muy bien. ¡La cosas nuevas gustan! ¡Hay que buscarlas en la vida! Eso es lo que opina Devdan. Alguno no piensan así… ¡Eso enfada a Devdan!
- Ike: Puede que tengas razón. En Crimea, cuando mi padre vivía, estaba más abierto a nuevas experiencias. Pero ahora… no tengo tiempo. Sinceramente lo único que pienso es en derrotar a Daein. No me queda energía para admirar las flores.
- Devdan: Con un espíritu así nunca derrotaras a Daein.
- Ike: ¿Qué has dicho?
- Devdan: La guerra es algo nuevo. Si te concentras tanto en los preparativos, te agotaras antes de que empiece la batalla.
- Ike: ¡Espera!


» Al salir de la base
» Bosque de Serenes

- Soren: Creo que ayer dejamos la búsqueda justo en este lugar.
- Ike: Hace unos días me di cuenta de algo… Incluso en este bosque, ¿tu siempre sabes donde estas no?
- Soren: ¿eh?
- Ike: ¿Cómo lo haces? Creo que es el hecho de verlo quemado, pero me da la impresión de que no nos movemos.
- Soren: Si, no es fácil orientarse….
- Nasir: ¡Ike! Nos acercamos a un claro muy grande. Creo que la apóstol y los demás deberían esperar aquí.
- Ike: Buena idea. Incluso si encontramos al garza hoy, no hace falta que vengan todos con nosotros.
- Soren: Mmm…

- Ike: Nos adentraremos más en el bosque y continuaremos la búsqueda. Esperad aquí. Si encontramos al garza, lo sabréis inmediatamente.
- Elincia: Bien, Ike… Tened mucho cuidado.
- Sanaki: Confiamos en ti.
- Ike: ¿Sigrun? ¿Tanith? ¿Puedo dejaros la tarea de proteger a Elincia y a la apóstol?
- Por supuesto
- Tanith: No te preocupes. La protegeremos con nuestras vidas.
- Ike: Muy bien. Hasta luego.


» Bosque de Serenes
- Ike: Adelante, mercenarios, ¡nos vamos!

*A lo lejos, los hombres de Oliver*

- Oliver: ¡Ah! ¿Todavía no habéis encontrado a mi pajarito? Estoy seguro que el pobre estará piando de frío y hambre. Pobrecito.
- Soldado: ¡Duque de Tanas! ¡Los mercenarios que entraron en vuestra mansión están en este bosque!
- Oliver: ¡Demonios! Esos malditos… ¡Han venido a robarme a mi pájaro! Están llenos de avaricia y envidia. ¡He encontrado la belleza más pura y no renunciare a ella! ¡Solo yo, el duque de Tanas, se apreciarla!
- Soldado: Mmm… Estoy… seguro que si, eminencia. Pero… ¿Qué hacemos con los mercenarios? ¿Tenéis algún plan?
- Oliver: ¡Cazadlos como a perros! ¡Que no salga ninguno con vida del bosque! No me quitaran mi premio.
- Soldado: ¡Pero, eminencia, acompañan a la Apóstol! Atacarlos significaría…
- Oliver: ¡Déjame a la apóstol a mi! Me ocupare de ella cuando todo esto termine. Lo único que quiero es que te calles y obedezcas. ¿Esta claro?
- Soldado: ¡Si Eminencia! Os ruego que me perdonéis.

*SOLDADOS TOMAN POSICIONES*

- Soldado: ¡Ahí están! ¡Obedeced al duque Oliver! ¡Matadlos! ¡Qué no salga ninguno vivo del bosque ya sea hombre, mujer o niño!
- Ike: Más solados del duque… Va siendo hora de libarnos de ellos de una vez por todas. ¡Escuchadme todos! ¡Pongamos fin a esto!


[Al acabar]
- Ike: ¡Maldición! ¡Todavía hay más! ¿Cuántos soldados tienen a sus órdenes?
- Soren: No lo se. Es obispo y senador. Su titulo nobiliario le otorga el poder de usar a casi cualquier hombre
- Nasir: Quizá nosotros también deberíamos pedir refuerzos. ¿Qué opinas?
- Ike: No sería mala idea. Mientras esperamos, podríamos descansar y reorganizarnos… Si, hagámoslo.

*Fin de la parte 1*

 

Capitulo 17: Al romper el Alba (Parte 2)

- Tibarn: ¿Qué ha sido ese ruido?
- Janaff: Yo también he oído algo.
- Ulki: Venia del noreste. No se parece a nada que haya oído antes.
- Janaff: ¿Del noreste? ¡Aja! Hay unas ruinas por ahí. Puede que el príncipe Blanco se haya refugiado en esa zona.
- Tibarn: Vayamos a comprobarlo. Quizás lo encontremos y podamos escapar mientras los humanos se pelean.
- Janaff: ¿En que pensaran? ¿Por qué se enfrentaran así entre ellos?
- Ulki: ¿Quieres que investigue?
- Tibarn: Déjalos, solo traen problemas.
- Janaff: ¡Estoy de acuerdo! Si queremos evitar la lucha entre los humanos, deberíamos ir.,.. ¡Por aquí! ¡Por esos árboles!
- Tibarn: Vamos.
- Ulki: ¡Si, señor!


[Grupo de Ike]
- Ike: Bien, ahora hay que pensar nuestro próximo movimiento.
- Mist: hermano.
- Ike: ¿Que?
- Mist: ¿Has oído… algo ahora mismo?
- Ike: Eh? No, nada.
- Mist: ¿De verdad? Serán imaginaciones mías.

(Si llevas a Lethe en el grupo)
- Lethe: ¿era un sonido agudo, como el tañido de una campanilla?

- Mist: ¡Si, eso era! ¡Exactamente eso!
- Ike: No he oído nada.
- Lethe: Flotaba casi imperceptible en el aire. Solo los que tienen un oído muy desarrollado han podido oírlo Así que el odio de tu hermana es comparable al de un laguz.
- Mist: ¡Vaya! ¿Lo ves? ¡Que bien!

- Ike: Que no se te suba a la cabeza. Un sonido que no puede oír los beorcs… Mmm… interesante.
- Nasir: Se dice que la tribu garza practica la magia seid. ¿Es posible que ese sonido tuviera algo que ver?
- Mist: ¿Magia seid? ¿Qué es eso?
- Nasir: Se hace con antiguos cantos galdrar. Los galdrar actúan en quien los escucha según la melodía y la letra. Por ejemplo, un galdrar puede devolver la fuerza y vitalidad a quien lo escucha. Si el que lo canta es de sangre real, el galdrar puede ser tan poderoso como para quien lo escuche podes asombrosos. He oído que hay galdrars que otorgan al hombre energía para realizar el trabajo de dos hombres. Los galdrar son muy poderosos.
- Mist: Vaya… Suena increíble, ¿no Ike?
- Ike: Si, pero incluso con ese poder, los beorcs lograron exterminarlos.
- Mist: Ya…
- Nasir: El clan garza esta en sincronía con las fueras del equilibrio. Aunque hubieran podido responder, no lo habrían hecho.
- Ike: … Saldremos en cuanto lleguen los refuerzos. ¡Debemos detener al duque de Tanas! ¡Salvemos al garza, rápido!
- Mist: ¡De acuerdo!
- Lethe: Dirijámonos a las ruinas, hacia el noreste. Siento algo extraño que viene de allí.
- Ike: Bien gracias por la información.
- Lethe: No es nada. Es normal… que los compañeros se ayuden entre si.
- Ike: Estoy totalmente de acuerdo.
- Nasir:


*Reyson en otra parte*
- Reyson: Malditos humanos… ¿Cómo se atreven a mancillar este bosque de nuevo? ¡No tolerare su brutalidad! Antes pude comunicarme con el bosque, pero debo expulsarlos o, si no, será imposible Iré al altar… ¡Usare la magia prohibida para acabar con los humanos de una vez!


[Batalla]
- Soldado: ¡Aquí están! ¡Los mercenarios de Crimea! ¡Rodeadlos! ¡Matadlos a todos!
- Ike: ¡Escuchadme todos! Debemos dirigirnos hacia las ruinas del noreste. Luchad si es necesario, pero no dejéis de avanzar.
- Soren: ¡Ike! ¿Qué pasa con los refuerzos?
- Ike: Tendrán que alcanzarnos. ¡No podemos seguir esperando!
- Soren: Entendido.
- Ike: Uf… Lo conseguimos. Dividámonos para inspeccionar los alrededores.
- Nasir: Ike, ¿crees que deberíamos pedir refuerzos?
- Ike: El ejército del duque parece no tener fin. Me preocupa el estado de nuestras armas. Si, pidamos refuerzos.

*Fin parte 2*

 

Capitulo 17: Al romper el Alba (Parte 3)

- Ike: ¿Qué es esto?
- Nasir: ¿Qué, Ike?
- Ike: Mira... Es el único lugar en todas las ruinas en el que crece la hierba. Y parece sana y fuerte.
- Nasir: Tienes razón.
- Ike: También he encontrado esto…
- Nasir: ¿Una pluma blanca? Claro. Entonces aquí…
- Ike: ¿Aquí qué?
- Nasir: ven, sígueme.
- Ike: ¿Qué quieres?

*Van a esa parte*

- Ike: ¡Nasir! ¿Qué has encontrado?
- Nasir: Una garza.

*Aparece Leanne*

- Leanne: ¿Qué esta pasando? (Lenguaje antiguo)
- Ike: Mmm… Es una chica. Nasir, dijiste que la garza macho que encontramos era el único superviviente de su raza.
- Nasir: Eso creía. Encontrar a otro superviviente… es un milagro.
- Leanne: … ¿Quién eres? (Lenguaje antiguo)
- Ike: ¡Eh, espera, por favor! Tenemos que hablar…*Ike se acerca a Leanne*
- Leanne: ¡Aaa…! ¡Aléjate humano! (Lenguaje antiguo)
- Ike: Venga. Despierta.
- Leanne:
- Nasir: Ha perdido el conocimiento.
- Ike: Supongo que lo único que se puede hacer es esperar. No quería asustarla.

*Llega Oliver*

- Oliver:¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! ¡Por fin te encuentro! ¡Mi precioso tesoro!
- Ike: ¡Ya era hora de que aparecieses, duque de Tanas!
- Oliver: ¡Oh! Oh… ¡Que maravilla! Esto es una obra de arte que me ha costado una fortuna…
- Ike: ¿Así que aun sigues creyendo de verdad que es tuya?
- Oliver: No, espera… Hay algo raro,… Esta es… ¿¡Una hembra!? ¿Todavía quedan mas vivas? ¡Espectacular! ¡Soldados! ¡Traed a esa garza! ¡Pero no le hagáis daño!
- Ike: ¡Nunca será tuya!

*Salen soldados e Ike coge a Leanne*

- Ike: ¿Otra vez? ¿Nunca aprenderá este gordo charlatán? ¡Formad todos! ¡Hemos de proteger a la garza!


[Al acabar]
- Oliver: Aah… ¡Aaaah! ¡Malditos insectos! ¡Me han… vencido! No puedo creerlo… ¡Hay otra garza blanca! ¡Re-retirada! ¡Qué se queden con su premio!

*Oliver huye*


- Ike: ¡Demonios! ¡El duque ha desaparecido!
- Soren: Ike, creo que intentar luchar mientras cargas con una garza no es una buena idea. ¿Por qué no la llevamos a la apóstol antes de seguir?
- Ike: ¡El duque esta casi acabado! No me detendré hasta que capturemos o matemos a ese monstruo.
- Soren: Entiendo, pero ¿no deberías dejar que cargue otro con la garza?
- Ike: La verdad que es muy ligera. Casi no noto su peso.
- Soren: ¿Si? Vaya.
- Ike: Creo que pesa… como mucho la mitad que Mist.
- Mist: ¿Eh? Estas bromeando, ¿no?
- Soren: Mmm… Entiendo.
- Mist: ¿Entiendes? ¿Qué es lo que entiendes, Soren? ¿Te has dado cuenta de que Ike se burla de mi, no? ¡Es un idiota!
- Ike: De acuerdo, puede que exagera un poco. Pero tú pesas más.
- Mist: ¡¿Y que esperas?! ¡¡Es un pájaro!!
- Nasir: Si esto sigue así, ¡lo mejor sería que pidiéramos refuerzos!

*SI BOYD ESTA EN EL EQUIPO*

- Ike: ¡Demonios! ¡El duque ha desaparecido!
- Soren: Ike, creo que intentar luchar mientras cargas con una garza no es una buena idea. ¿Por qué no la llevamos a la apóstol antes de seguir?
- Ike: ¡El duque esta casi acabado! No me detendré hasta que capturemos o matemos a ese monstruo.
- Soren: Entiendo, pero ¿no deberías dejar que cargue otro con la garza?
- Ike: La verdad que es muy ligera. Casi no noto su peso.
- Soren: ¿Si? Vaya.
- Ike: Creo que pesa… como mucho la mitad que Mist.
- Mist: ¿Eh? Estas bromeando, ¿no?
- Boyd: Jaja ya veo.
- Mist: ¿El que ves Boyd?
- Boyd: Me reía de que es una suerte de que yo no te este llevando en brazos, porque entonces debes pesar tanto como si cargara con una segunda armadura jaja.
- Mist: Eres un idiota.

*Mist le mete un empujón a Boyd*

- Boyd: Aaaaayyy.
- Ike: De acuerdo, puede que exagera un poco. Pero tú pesas más.
- Mist: ¡¿Y que esperas?! ¡¡Es un pájaro!!
- Nasir: Si esto sigue así, ¡lo mejor sería que pidiéramos refuerzos!

*Fin parte 3*

 

Capitulo 17: Al romper el Alba (Parte 4)

[Reyson en el altar]
- Reyson: Me ha costado esquivar a esa escoria humana… Ya casi he llegado al altar.

*Llegan Tibarn, Ulki y Janaff*

- Tibarn: ¡Reyson! ¿Estas bien?
- Reyson: ¡Tibarn! ¿Cómo?
- Tibarn: Nealuchi nos lo ha contado todo.
- Reyson: Oh… Permite que me disculpe Me fui solo sin avisarte y al final tuvo que pasar todo esto.
- Tibarn: Mientras tu este ileso, todo va bien. Volvamos a casa.
- Reyson: Por favor, dame tiempo. No puedo permitir que esos humanos profanen el bosque.
- Tibarn: Entiendo como te sientes, pero son demasiados. Lo mejor será esperar a…
- Reyson: Si llego al altar, podré librarme de todos. De todos juntos.
- Tibarn: No estarás… ¿Quieres usar la magia prohibida?
- Reyson: Si… Cantare a esos monstruos su propio réquiem.
- Tibarn: ¿¡Estas loco!? ¡No puedes hacer eso! ¡No lo permitiré!
- Reyson: ¡Lo are con tu permiso o sin el! ¡Es el precio que deben pagar! ¡Se lo deben al bosque! ¡Nos lo deben!
- Tibarn: ¡Reyson! No dejes que la desesperación te domine. Cada miembro de la tribu garza es una personificación del equilibrio. ¡Si lo haces, acabaras con todo!
- Reyson: Eso es lo que decían todos… Mi familia. Mi tribu. Sin embargo…, todos murieron. Y los humanos disfrutaban matándonos. Se… reían… ¡Cantaban! Nos sacrificaron como al ganado Mi madre, mi hermano, míos hermanas… ¡Mi hermana Leanne era un bebe! Todos muertos en una noche.
- Tibarn: Reyson…
- Reyson: Ya lo se. Lo que voy a hacer traerá el deshonor a mi casa. Sin embargo…, no puedo perdonar. No han enmendado sus crímenes; ¡Ahora se atreven a profanar este bosque sagrado sin remordimientos! Malditos humanos… ¡nunca los perdonare!
- Tibarn: ¿Crees que no comprendemos tu dolo?
- Reyson:
- Janaff: ¡Eso es! Príncipe Reyson, no hace falta que pierdas tu honor por seres como los humanos.
- Ulki: La tragedia de los garzas…, el horror y el sufrimiento de aquella noche.,.. Viven en nosotros.
- Tibarn: Volvamos a Phoenicis y pensemos en un plan. De acuerdo. Esto no quedara así. El poder del país de los halcones esta contigo, Pagaran por esto.
- Reyson: Como desees…


[Oliver es encontrado por Ike]
- Ike: ¡Ya basta! Deja las armas y ríndete. ¡Te dejaremos vivir!
- Oliver: Grrrr… ¡No! ¡Nunca! ¡No me rendiré! ¡Todavía no! ¡Fuera de mi camino estúpido! Vuestra propia existencia es un insulto para tanta belleza. Lo único que queréis son mis riquezas y mi belleza. Canallas asquerosos… ¡Apestáis a envidia y pobreza! Sin embargo, os comprendo… Si, lo entiendo. ¿Cómo no vais a querer ser alguien tan bello como yo, sucios vagabundos?
- Ike: ¡¿Qué!? No, eso sería lo último que…
- Oliver: ¡Silencio! No me gusta que me interrumpan pedigüeños como tu. ¡Jo, jo, jo! ¡Yo, Oliver, duque de Tanas, me librare al mundo de vuestra existencia!
- Ike: Mmm…
- Oliver: ¡Alarma! ¡Alarma! ¡Defendedme con todas vuestras fuerzas! Ah... Y traedme al pajarito que lleva el vándalo de pelo azul
- Ike:

*Salen solados de Oliver*

- Ike: ¡Ahí vienen! ¡Todos en formación de combate!

*Tras pasar la mitad del escenario, la parte del lodo*
*Llegan Janaff, Ulki, Tibarn y Reyson*

- Janaff: ¡Oh, no! Siguen a lo suyo o por allí ¿Nos acercamos?
- Tibarn: Supongo que si. 2 ejércitos de humanos peleándose entre si… ¿Qué buscaran?
- Reyson: ¡Ah!

*Se oye la voz del bosque*

- Tibarn: Otra vez ese sonido. Reyson, ¿Eres tu?
- Reyson:
- Tibarn: No, creo que no.
- Reyson: El bosque intenta decirnos algo...
- Reyson: ¿Qué es? ¿Qué estás tratando de decirme? (En lenguaje antiguo)
- Janaff: ¡Príncipe! ¡Príncipe Reyson! ¡Mira! ¡Allí!
- Tibarn: ¿Eh?
- Reyson: ¿Qué?
- Janaff: EL humano de pelo azul lleva algo a su espalda… No puede ser…
- Tibarn: Es… ¿Otra garza?
- Reyson: Pero… si es…
- Tibarn: Creo que algunos humanos luchan por proteger esa garza. Grr… Me duele admitir esto, pero… ¡Deberíamos ayudarlos! ¡Janaff! ¡Ulki! ¡A mi!
- Janaff: ¡Bien!
- Ulki: ¡Si., señor!
- Reyson: Tibarn! Por favor… Permíteme ir contigo.
- Tibarn: Puedes venir, si prometes no usar la magia prohibida.
- Reyson: De acuerdo.


[Pelea normal contra Oliver]
- Oliver: Escuchadme, patanes! No podéis entender mi búsqueda de la belleza ¡Sois unos salvajes! Ensucias el mundo y debéis morir por ello.

*Ike VS Oliver*
- Oliver: ¡Asqueroso y repugnante! ¡Devuélveme a mi pájaro! La belleza sirve para ser admirada. Solo yo sabré apreciar la suya como se merece.
- Ike: ¡Estoy muy cansado de escucharte decir tonterías, charlatán! ¡Esto se acaba aquí y ahora!

*Lethe VS Oliver*
- Oliver: ¡Chst! ¡Vete! Nadie quiere a un monstruo felino… ¡Aah! ¡Fiera de aquí!
- Lethe: Eres el tipo de escoria que hace que los laguz odien a los beorcs. Creo que matarte me gustara, gordo.

*Tibarn VS Oliver*
- Oliver: ¡Aaah! ¿Qui… quién eres tu?
- Tibarn: ¡Cállate maldito gordo, no te importa porque vas a morir aquí

[Derrota de Oliver]
- Oliver: Ah... No... Puedo… acabar así… No debo… Ah… Cuanta belleza… se pierde…


» Después de la batalla
*En el bosque de Serenes*
- Ike: Tu...
- Reyson: ¿A quien llevas en la espalda?
- Ike: ¿Esta chica? Es posible que la conozcas, aunque…
- Leanne:
- Leanne: ...
- Reyson: ¡Leanne! (Lenguaje antiguo)
- Leanne:
¿Reyson, mi hermano? ¡Hermano! ¡¡Hermano!! (Lenguaje antiguo)
- Reyson:
¿Realmente eres tú Leanne? ¿No es un sueño? (Lenguaje antiguo)
- Reyson: ¿Cómo es posible? ¿Cómo sobreviviste todo este tiempo?
- Tibarn: ¿Leanne? ¿Sabes quién soy?
- Leanne: ¿Tibarn? De la tribu halcón ¿cierto? (Lenguaje antiguo)
- Tibarn:
Correcto. Puedes recordarme. ¿Has estado aquí por ti misma por todos estos años?
- Leanne:
No lo sé... Esa noche... Mis hermanas me llevaron y escondieron en el altar pequeño. Estoy segura que me cantaron un galdr... Y luego tuve mucho sueño... (Lenguaje antiguo)
- Reyson: El bosque la protegió. Mantuvo su sueño por tanto tiempo... No hay forma de expresar mi gratitud.
- Reyson: Gracias... Con todo lo que soy, te lo agradezco. (Lenguaje antiguo)
- Tibarn: Tu, beorc
- Ike: ¿Yo?
- Tibarn: Soy Tibarn, rey de Phoenicis. Desde que perdió sus tierras, la familia real de Serenes esta bajo mi protección ¿Quién eres y por que ayudas a las garzas?
- Ike: Me llamo Ike. Soy el comandante de los mercenarios de Greil. Sigo las órdenes de la emperatriz, el apóstol Sanaki, de proteger a las garzas.
- Tibarn: ¿La emperatriz de este país quiere proteger a las garzas? ¡Ja! Qué historia más interesante. Se culpo a las garzas por el asesinato de la última emperatriz. Fueron exterminadas por un simple rumor ¿Y ahora su descendiente quiere protegerlas? Que tierno.
- Ike: La emperatriz sabe que las garzas no son asesinas Solo intenta reparar los crímenes de su pueblo
- Reyson: No. No puedo creerlo.
- Tibarn:
- Reyson: ¡La excusas son muy fáciles de pedir a la ligera! Los humanos arrasaron el bosque de Serenes. Mataron a mi familia. No puedo confiar en quien se alía con ellos.
- Ike: Por favor, no nos juzgues hasta que hables con la apóstol. Nos espera en el linde del bosque.
- Reyson: ¿La apóstol esta aquí?

*linde del bosque*

- Reyson: Tú… ¿eres la apóstol?
- Sanaki: Lo soy.
- Reyson:

*Sanaki se arrodilla ante Reyson*

- Sanaki: Lo… siento… No conozco las palabras que puedan saldar mi deuda con la tribu garza. Sin embargo, sabed que aquí represento a mi pueblo… Y desde el fondo de mi alma os pido perdón Lo siento… Lo siento muchísimo.
- Sigrun: ¡Emperatriz Sanaki! ¿Qué hacéis? ¡Vos sois la Apóstol! No debéis arrodillaros ante nadie.
- Ike: ¡Basta! Deja que su corazón hable.
- Sigrun: Yo…
- Reyson:
- Sanaki: Lo siento...lo siento...
- Leanne: Basta... (Lenguaje antiguo)
- Sanaki:
... ¿?
- Reyson:
¿Leanne?
- Leanne:
Levántate por favor, Apóstol Sanaki. (Lenguaje antiguo)
- Sanaki:
Tú... ¿Qué es lo que quieres? ¿Me estás diciendo que me levante?

*Sanaki se levanta*

- Sanaki: Tú...
- Leanne: Es suficiente. No fue tu culpa. (Lenguaje antiguo)
- Reyson: ¡Leanne!
- Leanne: Hermano... es suficiente ¿cierto? Perdona a esta niña. Su disculpa...tan sincera. (Lenguaje antiguo)
- Reyson: ¡Leanne! ¡No puedes pedirme que los perdone! Estabas dormida... No sabes lo que nos hicieron estos humanos...
- Leanne: ...Ya lo sé. El bosque... me contó todo. (Lenguaje antiguo)
- Reyson: ¿Tú...sabes?
- Leanne:
...Todos...se...fueron ¿cierto? (Lenguaje antiguo)
- Reyson: Correcto... Todos se fueron. Por eso no puedo dejar de odiarlos.
- Leanne: Hermano, mi querido hermano Reyson. La tristeza y el dolor están en ti, hermano. Oscurece tu alma. El verte así. Me lastima, me duele. Por favor... no te pierdas en el odio. (Lenguaje antiguo)
- Reyson: Leanne, hermana. (Lenguaje antiguo)
- Reyson: Entiendo. Si así es cómo te sientes.
- Reyson: Apóstol Sanaki… Aceptamos tus disculpas. Puede que no sepamos olvidar pronto el odio a los... beorcs, pero… No deberías dejar que la suerte del bosque de Serenes te atormente mas. No tienes ninguna culpa…
- Sanaki: Gracias…
- Ike: Bien hecho.
- Sanaki: Si…

*Pasado unos minutos*

- Elincia: Señor Ike, ¿Qué haremos ahora?
- Ike: Los garzas dicen que habrá una especie de ceremonia, pero no entiendo bien a que se refieren.
- Janaff: ¡Vosotros! ¡Mercenarios beorcs! El príncipe Reyson quiere que os acerquéis hasta el altar de Serenes Que vengan también la princesa de Crimea y la apóstol
- Ike: ¿El altar?
- Janaff: Venid conmigo. Por aquí
- Elincia: Emperatriz Sanaki, comandante Sigrun. Vamos.
- Sanaki: Muy bien.
- Mist: Aprisa Ike!
- Ike: De acuerdo.

*Bosque restaurado*

- Tibarn: Ha estado muy bien.
- Elincia: Cuanta belleza…
- Sanaki: El bosque de Serenes, tesoro de la diosa, vive de nuevo.
- Sigrun: Antes hablasteis muy bien, emperatriz Sanaki. Mi corazón se enorgulleció… Sniff…
- Sanaki: ¡Por favor! Nada de eso. No es el momento de llorar.
- Sigrun: Lo siento… Es que soy muy feliz,…

*Un lugar un mas apartado*

- Nasir: Perfecto. El abismo que separa a laguz y beorcs se va cerrando. Puede que esto sea suficiente…
- Soren:
- Titania: ¿Qué ocurre, Soren? Pareces preocupado. ¿Qué miras?
- Soren: Nada. No es nada
- Titania: Espera, Soren! ¿Qué rayos le pasa?

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Path of Radiance