Capítulo Final: El retorno

» Introducción
*Una imagen del palacio de Crimea aparece*
El palacio real de Crimea, sito en el centro de Melior, es conocido por sus magníficos jardines, otrora remanso de paz. Pero los tiempos han cambiado. La guerra devasta todo paraje idílico a su paso, azuzada como una fiera por un nuevo señor oscuro. Afortunadamente, el palacio no ha sufrido, sigue siendo un modelo de belleza y elegancia. Mas la paz se ha desvanecido. En su lugar, una pesada tensión lo asfixia todo en un silencio sepulcral.
*Aparece una imagen de Ashnard*
En el interior del palacio, el trono es ocupado por el artífice de la barbarie: Ashnard, rey de Daein.
*Aparece la imagen de Ike y Elincia*
Ike, comandante supremo del ejército de Crimea, y Elincia, princesa de Crimea, ultiman los preparativos para la batalla. Aguardan en esta intranquila mañana el desenlace brutal de una odisea que empezó hace un año... Aguardan el principio del fin.

» Conversaciones de la base
- Soren: Ike, el informe de la última batalla está listo.

- *Si hubo bajas*:
- Ike: Ajá.

- *Si no hubo bajas*:
- Soren: No hubo bajas ni heridos que no puedan recuperarse. Nuestra actuación ha sido excelente.

Al terminar el reporte:
- Soren: Es todo. Con tu permiso, me retiro.

 

[Amigo]
- Ike: La he traído, Nasir.
- Mist: ...
- Nasir: Perdón, Mist.
- Mist: ...
- Nasir: Sabía cuánto significaba para ti el medallón y, no obstante, te lo robé. Aunque me disculpe ante ti mil veces, seguiré cargando con la culpa de lo que hice. Es imperdonable. Me gané tu confianza y la de Ike, y luego os traicioné. Para más deshonra mía, hui. Lo siento muchísimo...
- Mist: ... Gracias por volver, Nasir. Quería... volver a verte. Me alegro de haberlo conseguido. Sé bienvenido otra vez.
- Nasir: Mist. No me merezco tu amabilidad.
- Ena: Mist, yo también quiero pedirte perdón. Yo fui la causante de su error. Lo que hizo, fue por mí.
- Mist: Estoy segura de que hay un motivo muy importante para todo lo que pasó. Y puede que el asunto no esté todavía resuelto. Tengo curiosidad por saberlo. Además, quiero ayudar. Aunque... no creo que pueda hacer nada, la verdad. Así que esperaré. Esperaré hasta que me podáis decir a qué se debió. No tenéis que preocuparos más. Yo os perdono.
- Nasir: Gracias, Mist.
- Ena: Gracias.
- Ike: ...

[Amigo]
- Janaff: Hm. Mañana tomaremos la capital. Estoy preparado. ¡Sí! Siempre me pasa lo mismo. Da igual lo difícil que se presente la batalla; siempre me altero la noche previa.
- Ulki: Me gustaría hacerte ver lo contraproducente que es eso, pero no puedo... Yo tampoco logró mantener a raya los nervios.
- Janaff: Vamos a ganar. Sin ninguna duda. El rey de Daein no sobrevivirá a mañana.
- Ulki: Hmmm... Tendremos que verlo.
- Ike: ¿Estáis de guardia?
- Janaff: Ah, hola, Ike.
- Ulki: ¿Quieres ver al rey?
- Ike: Lo cierto es que sí. ¿Podrías avisarle de que he venido?
- Ulki: Sí. Espera aquí.
- Ike: ...
*Aparecen Tibarn y Reyson*
- Tibarn: Mañana es el día. ¿Te has pasado a supervisar los preparativos?
- Ike: Soy previsible, ¿eh? Volaréis en círculo sobre la capital y os ocuparéis de las unidades aladas. Está claro, ¿no?
- Tibarn: Sí. Me parece una buena idea. Protegeremos el flanco oeste y os liberaremos de ataques aéreos. Los ejércitos de Phoenicis y Kilvas son imbatibles en el aire.
- Ike: ¿Kilvas? ¿Combatirán de nuestro lado?
- Reyson: Por supuesto.
- Tibarn: Después de lo visto en las mazmorras de la torre de Gritnea, todos acordamos que el rey Ashnard debía ser castigado. Reyson y Leanne influyeron en ciertas opiniones. Fue duro, pero al final comprendimos lo que tiene que pasar. Dicho esto, los cuervos son traicioneros por naturaleza. Si se cumplen los peores pronósticos, nos dejarán solos.
- Ike: No importa. Por lo menos sé que me puedo fiar de vosotros.
- Tibarn: En realidad, para ser sincero... No me importaría tener la oportunidad de arrancarle la cabeza de los hombros a Ashnard.
- Ike: Es igual que con el Caballero Negro. No participarás en la batalla principal. Lo siento, rey halcón.
- Tibarn: Está bien. Pero si te ves superado, no dudes en llamarme.
- Ike: Entendido.
- Tibarn: En cuanto a ti, Reyson... Imagino que estarás harto de oírlo, pero...
- Reyson: Ya, ya. Tendré cuidado. Procuraré que no me maten. No dejaré a Leanne y a mi padre solos.
*Mientras tanto, Naesala y Nealuchi observan de lejos la conversación*
- Nealuchi: Joven, están hablando de los planes para mañana. ¿No deberías participar tú también?
- Naesala: No, no lo creo. Tibarn basta y sobra. Él en realidad no desea ninguna ayuda de Kilvas.
- Nealuchi: Puede que al rey halcón no le importe, pero...el príncipe Reyson seguramente se sentirá traicionado otra vez, joven.
- Naesala: ¿Cómo?
- Nealuchi: Ah, y también la querida Leanne. Si huyes del enemigo en este momento, le romperías el corazón. Ah... Sería muy triste... ¡Aaaaah! ¡Uuuuuuh!
*Nealuchi se retira*
- Naesala: Cuervo senil. Crees que por chantajearme con esos dos obedeceré las órdenes que se me han dado y lucharé.¡Maldito seas!

 

[Amigo]
- Ranulf: Esta guerra dura ya un año... Sin embargo, todo podría terminar mañana a mediodía. ¿Qué piensas, Ike? ¿Crees que ganaremos?
- Ike: Ganaremos.
- Ranulf: ¡Lo sabía! ¡Ja! Te leo el pensamiento. Sin embargo, aprecio tu exhibición de valentía...
*Aparece Giffca*
- Giffca: Sin coraje, no sería posible enfrentarse al rey de Daein.
- Ranulf: ¡Gran Giffca! ¿Qué haces aquí?
- Giffca: Al rey le preocupa que te lances solo a la batalla. Vengo en su representación.
- Ranulf: ¿Lucharás con nosotros?
- Giffca: Esa es mi intención. Es decir, si lord Ike lo consiente.
- Ike: Naturalmente. El ejército de Daein es grande, de modo que atacaremos por el frente y cubriremos las dos puertas del este. Me gustaría mucho que accedieras a dirigir ese avance.
- Giffca: Si así lo quieres, así será.
- Ranulf: ¿Qué ocurre? ¿Acaso te desagrada el trabajo que he estado haciendo yo? A ver, soy consciente de que no estoy a la altura del Gran Giffca, pero, por favor...
- Ike: Ranulf, quiero que tú me acompañes. ¿Estás de acuerdo?
- Ranulf: Vaya. Claro, me parece perfecto. Formar parte de la manada principal será todo un honor.
*Giffca se acerca a saludar a Mordecai y Lethe*
- Mordecai: Gran Giffca.
- Lethe: Cuánto tiempo. ¿Qué tal está el rey?
- Giffca: Su salud es buena. El rey... os envía un mensaje a los dos.
- Lethe: ¿Un mensaje? ¿No es una orden?
- Giffca: No lo es. Ha dicho que conservéis vuestra vida mañana. También reconoce la enorme labor que habéis realizado durante el año pasado y desea expresaros su gratitud.
- Lethe: Es... todo un honor.
- Mordecai: Nos hemos dejado la piel. Pero... lo hicimos convencidos. Ike y los demás son buenos beorcs... Nos alegramos de luchar a su lado.
- Giffca: Bien.

 

» Al salir de la base
*Si Bastian, Geoffrey y Lucia estan vivos*
- Bastian: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Lucia: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Para bien o para mal, esta será nuestra última batalla. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Geoffrey: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Bastian, Lucia y Geoffrey están muertos*
- Titania: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Soldado: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Soldado: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, tal vez la de Tellius. Hoy lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Bastian está muerto*
- Geoffrey: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Lucia: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Para bien o para mal, esta será nuestra última batalla.Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Soldado: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Geoffrey está muerto*
- Bastian: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Lucia: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Para bien o para mal, esta será nuestra última batalla. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Lucia: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Lucia está muerta*
- Bastian: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Geoffrey: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Para bien o para mal, esta será nuestra última batalla. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Geoffrey: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Lucia y Geoffrey están muertos*
- Bastian: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Soldado: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Soldado: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Bastián y Geoffrey están muertos*
- Lucia: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Soldado: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Soldado: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.

*Si Lucia y Bastian están muertos*
- Geoffrey: ¿Princesa? Ha llegado la hora.
- Elincia: Ahí está... Veo la capital. Padre, madre, tío... Vuestra Elincia ha vuelto...
- Soldado: Los soldados están en formación. Esperan vuestra orden, princesa. Antes de marchar..., ¿hablaréis a los hombres?
- Elincia: ¿C-cómo? ¿Q-quieres que les dé una arenga a los soldados?
- Soldado: Esta batalla decidirá la suerte de Ashnard y, por ende, la de nuestra amada patria. Hoy, princesa, lo arriesgamos todo. Es deber de un dirigente dar coraje a sus hombres en trances como este.
- Elincia: No sé si sabré..., pero... lo intentaré.
*Elincia se para en medio del campamento*
- Elincia: Ejem... Hm...¡Escuchadme, bravos guerreros de Crimea! ¡Habéis sacrificado mucho por vuestra patria!¡Oídme, amigos laguz!
¡Vosotros también habéis sufrido por una causa noble!¡Escuchadme, compañeros de fatigas! ¡Vosotros, mercenarios de Greil, habéis sido fieles hasta el final! Hoy estoy aquí porque todos vosotros arriesgasteis vuestras vidas por mí. La deuda de gratitud que he contraído con vosotros no se puede expresar con palabras... Ha llegado la hora de acatar el destino; nuestro enemigo espera en esa colina. Si mañana Ashnard ya no camina entre los vivos, os daré las gracias a cada uno de vosotros en persona. ¡No sucumbáis a la desesperación! ¡Venceremos al opresor rey de Daein! Recuperaremos la tierra que amamos.¡Prestadme vuestra fuerza! ¡Prestadme vuestro valor! ¡Nuestro destino se decide hoy! Una sola vida puede cambiar el curso de la historia. Una sola vida puede salvar el mundo. ¡Que sea la vuestra esa vida! ¡Luchad! Venced.
*Se escuchan gritos de aprobación*
*Cambio de escena*
- Ranulf: ¿De dónde ha sacado ese discurso? Ha sido magnífico. Al parecer, también la princesa ha madurado.
- Ike: Como suele decirse, el tiempo pone a cada uno en su lugar. Elincia será una gran reina.
- Ranulf: ...
- Ike: Es... ¡Es lo que dijo Nasir! ¿Qué pasa? Es cierto. Déjalo ya, no me mires con esa cara de incredulidad.
- Ranulf: O sea... que lo dijo Nasir. ¡Uf! Menos mal. Pensaba que el mundo se había vuelto loco.
- Ike: Gato estúpido.
*Cambio de escena*
- Ike: Bien, ¡vamos! ¡Hoy se acaba todo!
- Titania: Estoy lista.
- Soren: Yo ya tengo todo lo que necesito.
- Ike: Perfecto. Estamos todos preparados...
- Titania: Oye, Ike.Este es el final de verdad. En vez de darnos órdenes..., ¿por qué no dices tú también unas palabras?
- Ike: ¿¡Cómo!? La princesa ya lo ha dicho todo.
- Mist: Yo quiero oír lo que tú tengas que decir. Papá siempre lo hacía. ¿No?
- Ike: ¿Queréis que os hable... como habría hecho padre?
- Mist: Sí.

*Aparece la opción de arengar al ejército o no hacerlo*

*Si Ike decide hablar*
- Ike: Esto... Escuchadme...Antes de que desenvainemos hoy las espadas, quiero deciros una cosa... ¡No quiero que nadie muera por mí! ¡Recordadlo: solo tenéis una vida! Llegados a este punto, no importa cuáles sean nuestros vínculos de sangre. Somos una familia. Es lo que decía siempre mi padre. Hoy..., por vez primera..., comprendo por qué lo decía. ¡Si no queréis causar tristeza a vuestra familia, vivid! ¡No bajéis la guardia nunca! ¡No cedáis! ¡Sacad fuerzas de flaqueza! ¡Hemos recorrido un largo camino que hoy llega a su fin! ¡Liberemos Crimea! ¡Liberemos a nuestros amigos y a nuestras familias de la tiranía de Daein! Soldados de Crimea... Laguz de Tellius... Mercenarios de Greil...¡Adelanteeeeeeeee!
*El ejército grita con aprobación*

*Si Ike decide no arengar al ejército*
- Ike: No, no es mi estilo. Nada de discursos.
- Mist: ¿Cómo? ¡Qué soso!
- Ike: Me encuentro muy a gusto siendo soso. Vamos, hay que irse.
*Ike se retira*
- Titania: En fin, lo hemos intentado. Él tiene la última palabra. Tendremos que aceptarlo.
- Mist: ¡Bah!

*Un poco más tarde, el ejército marcha hacia el castillo de Crimea y empieza el asalto*
- Desconocido: ¡Nos atacan! ¡Nos atacan!
*Aparece un soldado*
- Soldado: ¡Han derribado el portón! ¡No podemos contener al ejército de Crimea!
- Bryce: El fin está cerca... Majestad, huid por la puerta trasera. Cubriremos vuestra retirada.
- Ashnard: No me voy a ninguna parte.
- Bryce: Pero si... Majestad, si perdemos, el linaje de Daein morirá con vos.
- Ashnard: ¿Insinúas que yo seré derrotado? ¿Hm? ¿Es eso lo que me estás diciendo?
- Bryce: ¡Por supuesto que no! No obstante, nuestro ejército está en jaque. Os lo digo por prudencia, majestad. Os ruego que preservéis ante todo la sangre real de Daein. Naturalmente, sois vos quien deberá...
- Ashnard: El valor de la 13a generación de la familia real de Daein no es tan alto como para merecer tu lamentable actuación. Yo soy Daein. Si he de ser destruido, mi linaje desaparecerá conmigo.
- Bryce: Ma... Majestad... No creo que...
- Ashnard: No necesito que ningún siervo piense por mí. Me estorbas. Vete.
- Bryce: P-pero..., majestad...
- Ashnard: Mi única ambición es imponerme por la fuerza. El débil morirá y el más fuerte vencerá. Es ley de vida. La ley que nos dio en persona la diosa cuando creó el mundo.
- Bryce: Imagino que cualquier intento de disuasión será una pérdida de tiempo. Aun en contra de la voluntad de su majestad, me quedaré a protegeros. No puedo permitir que el legado de Daein desaparezca hoy.
- Ashnard: Dime, Bryce... Fuiste siervo de mi padre, ¿no es así?
- Bryce: Desde mis 15 años de vida y durante otros 20, hasta su muerte... Le serví con lealtad.
- Ashnard: Lo que acabó con la vida de mi padre no fue la peste ni ninguna enfermedad. Fui yo.
- Bryce: ¿C-cómo?
- Ashnard: Oh, pero eso no es todo. También eliminé a mi madrastra. Y a todos los hermanos con derecho a la sucesión. A todos los maté con mis propias manos.
- Bryce: ...
- Ashnard: ¿Todavía quieres protegerme? ¿Aun sabiendo esto?
- Bryce: Sí... A pesar de todo..., seguís siendo hijo de vuestro padre. La sangre de Daein corre por vuestras venas... Sois el último heredero. Con vuestro permiso.
*Bryce se retira*
- Ashnard: Qué lealtad a un cadáver... En verdad que no hay otra cosa más cómica en el mundo que un caballero.

*Cambio de escena. En los jardines interiores del palacio. Se escucha el rugido de los feralis. Ashnard montado en su wyvern se dirige al ejército Crimeo*
- Ike: ¡Atención! ¡Cuidado!
- Elincia: Es él...
*Elincia se pone al frente*
- Elincia: ...
- Ike: ¡Elincia!, ¿¡qué haces!? ¡Retrocede!
- Elincia: Ashnard...
- Ike: ¿C-cómo? ¿¡Es ese el rey de Daein!?
- Ashnard: Je, je, je, je... Cuánto tiempo, princesa de Crimea.
- Elincia: ...
- Ashnard: Has cambiado desde el día en que rajé como a cerdos a tu padre y a tu madre. No reconozco a la misma niña que no hacía más que temblar y mirarme aterrorizada.
- Elincia: Monstruo... ¡He venido a verte morir!¡No permitiré que sigas torturando al pueblo de Crimea por capricho!
- Ashnard: ¡Ja, ja, ja, ja! Qué noble y qué valiente. Sin embargo, no es a ti a quien busco.
*Ashnard empuja al pegaso de Elincia haciendola retroceder*
- Elincia: ¡Aaah!
- Ike: ¡Elincia!
*Ike se interpone*
- Ashnard: ¿Eres tú el supuesto hijo de Gawain?
- Ike: ¡Rey Ashnard de Daein! Hoy pondré fin a tu traición.
- Ashnard: ¡Ooooh! ¡Ja, ja, ja, jaaaa! Te has buscado una buena espada... Es una hoja sagrada, ¿verdad? El único tipo de arma que puede perforar mi armadura. Hm. Pero poco importa la fama de la espada. Si quien la blande carece de la destreza necesaria, ni el mejor filo del mundo deja de ser un cuchillo embotado.
- Ike: Pronto podrás comprobarlo en persona.
- Ashnard: Espero mucho de ti, hijo de Gawain. Ante ti tienes a mi élite, soldados escogidos personalmente por mí. ¿Qué harás? Estoy impaciente por verte. No me defraudes.
- Ike: ¡Quieto!
*Ashnard se aleja*
- Ike: ¡Aquellos cuyas armas estén sedientas de sangre, dad un paso adelante! ¡Os pido ahora que luchéis a mi lado!

 

» Durante la batalla
*Si Elincia participa*
- Elincia: ...
- Ike: ¿Estás nerviosa?
- Elincia: Sí. ¿Y vos, lord Ike?
- Ike: No. Estoy muy tranquilo, es extraño... Ahora que hemos llegado hasta aquí, me concentro en derrotar a Ashnard. Nada me distrae de esa idea.
- Elincia: No sé si podremos ganar...
- Ike: Ganaremos. No he llegado tan lejos para caer derrotado. Y tú lo has logrado también, así que no dudes de ti misma.
- Elincia: Tenéis razón.

*Si Elincia no participa en la batalla*
- Elincia: ¡Mi señor Ike! Ayudaré a los nuestros a combatir al enemigo en las calles de la ciudad. Nos veremos... cuando todo haya acabado.
- Ike: Muy bien. Yo me ocuparé del rey Ashnard.
- Elincia: Entendido.

*Cuando la batalla ha avanzado un par de turnos en el modo fácil o normal*

*Si Ena participa en la Batalla*
- Ena: Señor Ike. Tras evaluar la situación, creo que corremos el riesgo de sufrir muchas bajas. Me atrevo a sugerir que solicitemos ayuda a otros batallones. Un único guerrero podría darnos la victoria.

*Si Nasir participa en la batalla*
- Nasir: Ike, estamos en desventaja. Es probable que tengamos muchas bajas. Creo que deberíamos solicitar la ayuda de algún otro comandante.

*Aparece la opción de pedir ayuda a Tibarn, Giffca, Naesala o no llamar a nadie*

*Si Ike escoge a Tibarn de refuerzo*
- Tibarn: Lamento la tardanza. Respirad tranquilos, porque ya he llegado. Os prometo que el rey de Daein morirá por mi mano.

*Si Ike escoge a Naesala de refuerzo*
- Naesala: Aquí estoy. Pero prestadme atención: solo he venido a ayudar. No tratéis de cargar sobre mi espalda el peso de esta batalla.

*Si Ike escoge a Giffca de refuerzo*
- Giffca: Respondo a vuestra llamada. Los soldados de élite de Daein ya no os darán más problemas.

*Si Ike elige no pedir refuerzos*

*Si Ena participa en la batalla*
- Ena: Entendido... Acataré tu decisión. Sin embargo, te ruego que te mantengas en guardia permanentemente. Debemos avanzar con cautela.

*Si Nasir participa en la batall*
- Nasir: Bien. De acuerdo, tú estás al mando. ¡Avancemos con cautela! El menor despiste nos podría costar muy caro.

 

*Cuando entras en el rango de ataque de Ashnard o llegas al turno 9 sin hacerlo (Difícil)*
- Ashnard: ¿No os acercáis? En ese caso, llevaré la lucha hasta vosotros.

*Cuando derrotas a Ashnard (modo difícil)*

- Ashnard: ¿Crees que puedes derrotarme? ¡Ja, ja, ja, ja! Esto no se ha acabado todavía. Aún no sé hasta dónde puedes llegar.
- Ike: ¿Qué estás haciendo?
- Ashnard: Es el momento de recurrir a esto.
- Ike: ¡No! ¡No lo hagas, insensato!
*Ashnard saca el medallón de Lehram*
- Ike: ¡Huid! ¡Corred! ¡Fuera de aquí!
- Ashnard: ¡GRRRRRRRRRRRRRAAAAAH! ¡GRRRRRRRR! ¡JA, JA, JAAAA! Sí... Más...
- Ike: ¡Está tocando el medallón! P-pero... no ha perdido el juicio.
- Ashnard: ¡GRRRRRRRRRRR! ¡GRRRRRRRRAAAAAAH!

*Si Ena participa en la batalla*
- Ena: Señor Ike. No podremos ganar sin ayuda. Debemos pedir auxilio a alguno de los otros comandantes.

*Si Nasir participa en la batalla*
- Nasir: ¡Ike, no tenemos ninguna posibilidad! ¡Llama a alguno de los otros comandantes!¡Rápido!

*Aparece la opción de pedir ayuda a Tibarn, Giffca, Naesala o no llamar a nadie*

*Si Ike escoge a Tibarn de refuerzo*
- Tibarn: Siento haberos hecho esperar...¿¡Es ese el rey de Daein!? ¡Se ha convertido en un monstruo! Su cuerpo rebosa la energía caótica del medallón. No importa. Dejádmelo a mí. Ashnard morirá hoy por mi mano.

*Si Ike escoge a Naesala de refuerzo*
- Naesala: Sí, sí, ya estoy aquí. ¿A qué viene tanto albo...?¡Por las alas de Vodan! ¿¡Es ese... el rey de Daein!? ¡Es un monstruo! Un momento..., no estaréis esperando a que me enfrente a eso, ¿no? ¿Estáis locos? Os equivocáis de pájaro, me temo. Maldición... No me gusta nada el cariz que está tomando esto...

*Si Ike escoge a Giffca de refuerzo*
- Giffca: He llegado. ¿Qué es esa cosa? Ajá... Ashnard ha tocado el medallón, ¿no es así? Estúpido.

*Si Ike elige no pedir refuerzos*

*Si Ena participa en la batalla*
- Ena: ¿E-estás seguro? Bien. Si este es el camino que quieres tomar, no trataré de disuadirte.

*Si Nasir participa en la batalla*
- Nasir: ¿¡C-cómo!? ¿Estás loco? Bien... De acuerdo. Sí así quieres que sea, no insistiré más. Creo en ti.

*Si Ranulf muere*
- Ranulf: Ah, qué mala suerte. ¿Qué haré si no puedo luchar más? Las labores del campo se me dan mal... ¡Maldita sea! Lo siento, Ike, debo retirarme. Ten cuidado y vence por mí.

*Si Ena muere*
- Ena: Ah... Solo... un poco más... y estaré junto a él.
- Ike: ¡Ena! ¡No puedes continuar con esa herida! ¡Retírate!
- Ena: No... ¡No! ¡Por favor, general Ike! Déjame continuar...
- Ike: Si pudieras pensar con claridad, te darías cuenta de que ahora eres un estorbo para el resto.
- Ena: ¡Oh!
- Ike: Nos acompañaste aquí porque tenías un asunto pendiente, ¿no es así? Pues confía en nosotros y deja que te ayudemos.
- Ena: Bien...

*Si Nasir muere*
- Nasir: No... Ahora no... Está... muy cerca... ¡Ah!
- Ike: ¡Nasir! ¡No puedes seguir en ese estado! ¡Vete de aquí ahora mismo!
- Nasir: Ike, por favor. Estamos muy cerca. Por favor...
- Ike: ¿Quieres decirme que estás dispuesto a morir aquí?
- Nasir: ...
- Ike: Prometiste no volver a traicionar mi confianza en ti jamás. Así pues, retírate. No eres de los que se dejan dominar por las emociones. No permitiré que demuestres lo contrario muriendo hoy.
- Nasir: De acuerdo... Lo siento, Ike.

[Lucha contra Bryce]
- Bryce: ¡Soy Bryce, general de Daein!

[Cuando Ike lucha contra Bryce]
- Bryce: Tú eres el general enemigo. Eres mucho más joven de lo que había imaginado.
- Ike: Poco importa mi edad. Hoy tomaremos el palacio.
- Bryce: No cederemos fácilmente. Permíteme que me presente, como corresponde a un guerrero: soy Bryce de Daein.
- Ike: Yo soy Ike de los mercenarios de Greil.¡En guardia!

[Cuando Ena lucha contra Bryce]
- Bryce: Ena... Tu destino también fue torcido por la voluntad del rey. Reza por que tus últimos momentos transcurran en paz.

[Cuando Tauroneo lucha contra Bryce]
- Bryce: Tauroneo... Veo que has elegido otro camino. Quizás mi viejo amigo Gawain te inspirara.
- Tauroneo: Dime, Bryce. Aparte de montañas de cadáveres, ¿qué crees que aportará Ashnard al futuro de esta tierra?
- Bryce: Nada, excepto un manto de oscuridad y terror.
- Tauroneo: Entonces, ¿por qué luchas de su parte?
- Bryce: Algunos hombres pueden cambiar, Tauroneo. Otros, no... Yo soy de los segundos. No hay ninguna otra razón.

[Al vencer a Bryce]
- Bryce: No fui... lo bastante... fuerte. No he sabido... proteger... mi patria... Daein... Perdóname, Daein...

[Si Ike vence a Bryce]
- Ike: Bryce era tu nombre, ¿verdad? Has luchado como un valiente.
- Bryce: Igual... que... tú, Ike. Tu... esgrima... es... magistral. Te admiro. ¿Quién fue... tu maestro?
- Ike: Mi padre. Greil.
- Bryce: Creí... reconocer... esa... forma de luchar. Eres el hijo de Gawain..., no cabe duda. Lo veo... claramente... El parecido... es grande...
- Ike: Adiós, caballero.

 

[Lucha contra Ashnard]
- Ashnard: Un solo golpe basta. Con despojos anónimos como tú, es suficiente un golpe.

[Lucha contra Ashnard] +++
- Ashnard: Je, je, je, je, je. Es evidente que te has hecho más fuerte. Bien. Por fin un enemigo digno de mi espada. ¡Excelente! Hoy presenciarás hasta dónde llega mi poder.

[Cuando Ike lucha contra Ashnard]
- Ike: ...
- Ashnard: Je, je, je, je. Recuerdo bien esa postura. Tu padre te enseñó a manejar la espada, ¿eh? No sabes cuánto me alegro.
- Ike: ¡Rey Ashnard! ¡Hoy pondré fin a esta locura! Mi espada se teñirá con tu sangre y tu reino de terror morirá contigo.
- Ashnard: ¿Tú? Ja, ja, ja... Bien. Si posees la fuerza para lograrlo, que así sea. Es el principio sobre el que se sustenta mi visión del mundo.
- Ike: ¿De qué estás hablando?

[Cuando Ena lucha contra Ashnard]
- Ashnard: Je, je... Je, je, je, je... Sigues viva, al parecer.
- Ena: ...
- Ashnard: ¿De verdad quieres hacerlo? ¿Crees que puedes derrotarme?
- Ena: Me... Me equivoqué. Estás realmente loco... Pese... a todo..., quería estar cerca de ti. Si hubiera podido estar junto a ti, todo habría ido bien.
- Ashnard: ¿Piensas que lo habría permitido? ¡Ja, ja, ja, ja!
- Ena: Rey Ashnard de Daein. Hoy morirás por mi mano.

[Cuando Nasir lucha contra Ashnard sin estar transformado en dragón]
- Ashnard: ¿Eh? No eres humano. Pero tu aura... No eres ni un felino ni un pájaro... ¡Entonces eres un dragón!
- Nasir: Rey de Daein... Hay un motivo por el que tenía que verte.
- Ashnard: ¿Cuál es?
- Nasir: Dime cómo curar a mis hermanos laguz torturados y endemoniados. Si tú los creaste, debes saber cómo curarlos.
- Ashnard: ¿Era eso? ¿Eso es lo que quieres? ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Estúpido! Nunca ha habido curación.
- Nasir: Qué has hecho... Es demasiado... tarde.
- Ashnard: Dime, dragón, ¿eras tú nuestro topo? Je, je, je. Ya lo entiendo. Tu objetivo era evitar que Goldoa entrara en guerra. Tche, tche, tche.
- Nasir: A los dragones se nos conoce por nuestra ira. Derramar hoy tu sangre no bastará para compensar lo que has hecho.
- Ashnard: ¡Ódiame! ¡Detéstame! ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Me alimentaré de tu odio! ¡Deja que te domine la ira, dragón! ¡Atácame! ¡Mátame! ¡Sé que no te han abandonado las fuerzas!

[Cuando Nasir lucha contra Ashnard trasformado como dragón]
- Ashnard: ¡Un dragón blanco! ¡Y nos encontramos justo ahora! ¡Ja, ja! No esperaba una dicha mayor.
- Nasir: Estoy aquí por un motivo, rey de Daein.
- Ashnard: ¿Cuál es?
- Nasir: Dime cómo curar a mis hermanos laguz torturados y endemoniados. Si tú los creaste, debes saber cómo curarlos.
- Ashnard: ¿Era eso? ¿Eso es lo que quieres? ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Estúpido! Nunca ha habido curación.
- Nasir: ¿Qué has hecho...? Es demasiado... tarde.
- Ashnard: Dime, dragón, ¿eras tú nuestro topo?Je, je, je. Ya lo entiendo. Tu objetivo era evitar que Goldoa entrara en guerra. Tche, tche, tche.
- Nasir: A los dragones se nos conoce por nuestra ira. Derramar hoy tu sangre no bastará para compensar lo que has hecho.
- Ashnard: ¡Ódiame! ¡Detéstame! ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Me alimentaré de tu odio! ¡Deja que te domine la ira, dragón! ¡Atácame! ¡Mátame! ¡Sé que no te han abandonado las fuerzas!

[Cuando Elincia lucha contra Ashnard]
- Ashnard: ¿Cómo? ¿Otra vez tú, princesa? Ya te he dicho que no eres el enemigo que estoy buscando.
- Elincia: Puede ser. Pero mi intención es acabar contigo. En nombre de mi padre, mi madre, mi tío y todas las víctimas de Crimea. ¡Tú los mataste a todos! Nunca te perdonaré por lo que hiciste.
- Ashnard: En el mundo que estoy moldeando, solo hay sitio para los poderosos. ¡Ven aquí y muere, débil!

[Cuando Mist lucha contra Ashnard]
- Mist: Mientras vivas, la guerra no cesará. ¿Cuántas vidas ha costado tu egoísmo?
- Ashnard: ¿Quién lo pregunta? ¿Tú? ¿Una niña? ¡Bah! Da igual. No mereces ni el esfuerzo de cortarte la cabeza.
- Mist: ¡Devuélveme el medallón! ¡No es para ti!
- Ashnard: Ah... ¿Eres la hija de Gawain?
- Mist: ¡Sí! ¡Y al igual que mi padre y mi madre hicieron antes que yo, protegeré al mundo de tu locura!
- Ashnard: Je, je... Ja, ja, ja, ja... ¡Jua, jua, jua, jua! Quizás sí te mate, al final. Si eres hija de tus padres, te concederé ese privilegio. ¡Muéstrame tu poder!

[Cuando Reyson lucha contra Ashnard]
- Ashnard: Trovador del galdr, ¿has venido para aceptar a tu verdadero amo?
- Reyson: Tengo una pregunta para ti. ¿Fuiste tú quien robó el medallón y raptó a mi hermana Lillia del bosque de Serenes?
- Ashnard: Ya conoces la respuesta, ¿no? ¿Por qué has recorrido todo este camino para hacer una pregunta cuya respuesta sabes?¿Quieres que te mienta?
- Reyson: Si el dios oscuro es despertado, el caos se apoderará del mundo una vez más. Si así fuera, en esta ocasión desaparecería incluso nuestro continente. Ni tú sobrevivirías. ¿Deseas realmente ese final?
- Ashnard: Claro que sí. Y tanto que lo deseo... Es cierto. Puede que el advenimiento del dios oscuro destruya el mundo... O puede que no. No me gusta cómo está organizada nuestra sociedad. Independientemente de la fuerza de cada uno, el destino lo determina el estamento en el que se nace. Y nadie decide dónde nace. ¿Acaso una persona de baja alcurnia debe soportar la maldición de su estamento? No lo creo. Si una persona es más fuerte que los demás, debe beneficiarse de esa fuerza.Por eso yo emplearé la mía para rehacer el mundo. La categoría social y la autoridad no importarán. La raza tampoco. El fuerte lo poseerá todo. El débil se someterá a su voluntad. ¿No es ese el mejor camino hacia la paz?
- Reyson: ¿Estás diciendo que las vidas de los que carecen de fuerza no tienen valor?
- Ashnard: Así lo ha querido la naturaleza. El débil solo sobrevivirá gracias al fuerte. Aquí acaba nuestra discusión. Dime, frágil e indefenso pájaro: ¿qué eliges? ¿Sumisión o muerte?
- Reyson: Si mi vida dependiera de ti, no querría seguir viviendo.
- Ashnard: Bien... Entonces escoges la alternativa. Un lastre menos que colgará de mi cuello.

[Cuando un Laguz de Gallia lucha contra Ashnard]
- Ashnard: ¡Esa no es toda la fuerza que encierra tu cuerpo, guerrero de la tribu felina! No te dejaré morir mientras no desates toda la energía que llevas dentro. ¡Libera tu ira! ¡Libera tu odio! ¡Muéstrame tu verdadero poder!

[Cuando un Laguz de Phoenicis lucha contra Ashnard]
- Ashnard: ¡Halcones de Phoenicis! ¿Qué poder atesoráis, capaz de inspirar miedo a Begnion? Espero grandes cosas de esta batalla.

[Cuando Tauroneo lucha contra Ashnard]
- Ashnard: ¿Eres tú, Tauroneo? Como imaginaba..., al final me has traicionado.
- Tauroneo: ...
- Ashnard: En tiempos de mi padre, hubo un hombre que perteneció a los Cuatro Leales. Ese hombre envejeció y se hizo inútil. Y se retiró del frente. Te preguntarás cómo termina su historia. Ven y escribamos juntos el final.
- Tauroneo: Mi rey... En toda la historia de Daein, tal vez ningún otro regente haya empleado sus recursos tan hábilmente como vos. Pero, al mismo tiempo, ningún otro ha escogido un sendero tan increíblemente estúpido.
- Ashnard: Je, je, je, je... La historia juzgará si fui justo o no, pero no lo sabremos hasta que todo esto haya terminado.
- Tauroneo: Una vez que os he conocido e intercambiado palabras con vos, he tomado una decisión. En todo Daein, yo, Tauroneo, seré conocido como aquel que mató al rey. ¡Vamos! ¡Dadme mi fama!

[Cuando Haar lucha contra Ashnard]
- Ashnard: ¿Quién eres tú, perro?
- Haar: No recuerdas mi nombre... Soy un hombre que una vez perteneció a tu ejército, aunque a mi manera.
- Ashnard: No eres nadie. Solo un traidor que se ha aliado con Crimea. No me interesas. Desaparece.
- Haar: Me iré en cuanto acabe. He venido a por tu cabeza.

[Cuando Jill lucha contra Ashnard]
- Ashnard: Insecto. ¿A quién crees que intentas cerrarle el paso?
- Jill: Mi padre murió por tu culpa. Lo intentó... Intentó por todos los medios probar su lealtad a Daein. Y tú nunca reconociste su esfuerzo. Ni una sola vez.
- Ashnard: ¿Vienes con quejas al rey? Vuelve en otro momento. Estoy ocupado.
- Jill: ¡Contéstame! Mi padre era el general Shiharam. ¿Por qué tuvo que morir?
- Ashnard: ¿Eh? ¿De quién me hablas? Ese nombre no me suena... No ha existido nunca ningún general llamado así.
- Jill: ¿Qué?
- Ashnard: Me estás haciendo perder el tiempo. Sal de mi vista inmediatamente.
- Jill: ... Ashnard...¡¡Ashnard!! ¡¡ASHNARD!! ¡Nunca te perdonaré! ¡¡NUNCA!!

[Cuando Tibarn lucha contra Ashnard (En cualquier dificultad)]
- Ashnard: Vaya... El rey de los halcones. Es todo un placer conocer a tu cadáver en un día como hoy. ¡Fantástico! ¡Qué oportuno!
- Tibarn: Lo mismo digo. Ardo en deseos de clavarte las garras en la cara. Apenas puedo controlarme.
- Ashnard: ¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja! ¡Perfecto! ¡¡Perfecto!! En eso consiste la guerra.
- Tibarn: Vamos. Es hora de empezar.

[Cuando Naesala lucha contra Ashnard]
- Naesala: Oye, mira, solo de pensar en luchar contra ti me dan ganas de olvidarlo todo. Si es que ni me pagan por esto... Oye..., ¿no te interesa contratarme?
- Ashnard: ¿Cómo? ¿Quieres retornar al cálido seno de Daein?
- Naesala: Sí... Si lo permites y me haces muy, muy rico.
- Ashnard: Basta de mentiras, cuervo. Ahora mismo tus pequeños ojos están buscando un resquicio en mi coraza.
- Naesala: Vaya, me has descubierto. En fin. Pongámonos serios, pues, nada de trucos. ¡Eh! ¡Mira allí! No picas, ¿eh? Pues entonces muere, loco. No te haría ningún favor dejándote vivir.

[Cuando Naesala lucha contra Ashnard (Difícil)]
- Naesala: Oye, mira, solo de verte así me dan ganas de olvidarlo todo. Si es que ni me pagan por esto... Oye..., ¿no te interesa contratarme?
- Ashnard: ¿Cómo? ¿Quieres retornar al cálido seno de Daein?
- Naesala: Sí... Si lo permites y me haces muy, muy rico.
- Ashnard: Basta de mentiras, cuervo. Ahora mismo tus pequeños ojos están buscando un resquicio en mi coraza.
- Naesala: Vaya, me has descubierto. En fin. Pongámonos serios, pues, nada de trucos. ¡Eh! ¡Mira allí! No picas, ¿eh? Pues entonces muere, loco. No te haría ningún favor dejándote vivir.

[Cuando Giffca lucha contra Ashnard (En cualquier dificultad)]
- Ashnard: Tú eres de quien hablan en susurros. La sombra del rey león. ¿Qué haces tan lejos de tu cuerpo, sombra? ¿Soy tan terrible que tu rey huye con el rabo entre las piernas?
- Giffca: Tu fuerza, rey de Daein, no es suficiente. Por eso basto yo. Si no logro detenerte hoy, tu próximo rival será nuestro rey. Pero midamos nuestro poder antes de opinar.
- Ashnard: ¡Imprudente! ¿Estás dispuesto a convertirte en una pila de huesos por tu rey? Ya estás muerto, gato.

[Al vencer a Ashnard (En cualquier dificultad)]
- Ashnard: Je, je... Excelente... ¡Excelente! Esto es magnífico. Más... Quiero más. En estos momentos de ascensión, nada es suficiente. ¡Más!

 

» Después de la batalla
*Al terminar la pelea en cualquier dificultad*
- Ike: Este... es el fin de verdad.

*El atardecer cae sobre el castillo. En el suelo yace el Wyvern de Ashnard, pero Ena se acerca*
- Ike: ¡Ena, atrás! ¡La montura del rey sigue viva!
- Ena: ...
*El Wyvern intenta ponerse de pie*
- Ike: ¡Atrás!
*El Wyvern lanza un rugido*
- Ike: ¡Ena!
- Elincia: ¡No!
*Repentinamente Ena se arrodilla junto al Wyvern, quien no le hace daño*
- Ike: ¿Qué pasa aquí? ¿Por qué está tan tranquila la montura?
- Nasir: Ike... Déjalos.
- Ike: Nasir, ¿qué pasa aquí?
- Nasir: Es... su pareja. A medida que se le escapa la vida, recupera su ser.
- Ike: La montura del rey de Daein ¿es la pareja de Ena?

*Diálogo suelto* +++
- Ike: ¿Eh?

*Ena intenta comunicarse con su amado*
- Ena: Rajaion...
*Leanne nota una presencia*
- Leanne: (Lenguaje antiguo) Hermano...
- Reyson: Leanne, ¿qué ocurre?
- Leanne: (Lenguaje antiguo) Ese dragón de grandes alas... me pregunto si es ¿un laguz?
- Reyson: ¿Un laguz? No, no puede ser. La montura de Ashnard tenía que ser un wyvern. ¿No es así?
- Leanne: (Lenguaje antiguo) No puedo asegurarlo pero es lo que siento.
- Reyson: (Lenguaje antiguo) Si es un laguz, el galdr de la transformación lo volverá a la normalidad.
- Leanne: (Lenguaje antiguo) Cantémoslo.
- Ike: ¿Qué estáis haciendo?
- Reyson: Calma, por favor. Vamos a intentar una cosa.
- Ike: ¿Cómo?

*Si Nasir está vivo*
- Nasir: ...

*Reyson y Leanne cantan el Galdr de la transformación. Rajaion recupera su forma*
- Rajaion: ...
- Ike: Reyson..., pero...
- Reyson: Leanne me dijo que habían inducido la forma del dragón con artes oscuras. Por eso cantamos el galdr, para resucitarlo.
- Ena: Ra... Raja... ion...
- Rajaion: Ah... Aaah...
- Ena: ¿Rajaion? ¿S-sabes quién soy?
- Rajaion: E... ¿Ena?
- Ena: Sí... ¡Sí! ¡Me has reconocido!
- Rajaion: Has sufrido por... mi... culpa. Lo siento.
- Ena: Snif... ¡Rajaion! ¡Rajaion! Oh, Rajaion...
- Rajaion: Ena... Regresemos a Goldoa. Los dos... juntos.
- Ena: Iré a donde quieras, mi amor, con tal de estar contigo.
- Rajaion: Ena..., de hoy en adelante..., siempre estaremos... juntos... ...
- Ena: ... Snif...Snif... Rajaion...

*Si Nasir está vivo*
- Nasir: ...
- Ike: ¿Es de la tribu dragón?
- Nasir: Sí. Él y Ena estaban prometidos. El rey de Daein enloqueció a Rajaion y lo transformó en dragón perpetuamente.
- Ike: Entiendo.

*Si Nasir está muerto*
- Ike: ¿Es de la tribu dragón?
- Reyson: Sí.
- Leanne: (Lenguaje antiguo)Pobre...

*Mist parece buscar algo*
- Mist: Hm... Hmm... ¡Ah! Aquí... No. Vaya. Hmm... ¡Ahora sí! ¡Ahí está!
- Ike: ¿Qué has encontrado, Mist?
- Mist: El medallón, Ike. ¡Es el medallón! Por fin lo recupero...
- Ike: Mist, el medallón es...
- Mist: Ya, ya lo sé. ¡Reyson! ¡Leanne!
- Leanne: (Lenguaje antiguo)¿Mm? ¿Qué quieres Mist?
- Reyson: ¿Qué ocurre?
- Mist: Toma.
- Reyson: ¡Oh!
- Leanne: (Lenguaje antiguo)El medallón.
- Mist: El medallón debe permanecer en el bosque de Serenes. Mi madre solo lo guardaba para dárselo a Lillia.
- Reyson: Leanne, quédatelo tú.
- Leanne: (Lenguaje antiguo)Gracias pequeña Mist.
- Mist: ...
- Ike: ...
- Reyson: Gracias, hija de Elena. En el nombre de mi difunta hermana..., acepto el regalo que me haces.

Anterior - Siguiente

Ir a la sección de Fire Emblem Path of Radiance